El estrés, lo que hay que saber para combatirlo

El estrés, lo que hay que saber para combatirlo

Última actualización: 04-02-2019. Equipo Nutricioni

¿Qué entendemos por estrés? Es un estado de tensión o activación, a causa de una motivación externa o interna.

El estrés es la respuesta del organismo para resolver una situación que requiere más esfuerzo de lo normal. Visto de esta forma el estrés es positivo.

Sin embargo cuando nos referimos al estrés casi siempre le damos una connotación negativa. ¡Estoy estresado porque tengo un examen! En este caso estrés es sinónimo de angustia, nervios, ansiedad.

Si se prolonga,  el estrés provoca cansancio y desgaste, debido a que se está forzando al organismo a actuar por encima de lo normal, en intensidad y rapidez de respuesta.

El estrés mantenido por largo tiempo provoca desgaste fisiológico y psicológico.

Desde el punto de vista fisiológico el estrés tiene las siguientes y no muy agradables consecuencias:

  • Taquicardia o aumento de la frecuencia cardiaca
  • Taquipnea o aumento de la frecuencia respiratoria
  • Vasoconstricción periférica
  • Enlentecimiento de la motilidad intestinal
  • Aumento en de secreciones en el torrente sanguíneo de hormonas como la adrenalina,  el cortisol, la noradrenalina y la encefalina
  • Incremento en la sangre de la glucosa, factores inmunitarios y aminoácidos libres
  • Secreción aumentada de factores de coagulación en sangre, por lo que la sangre tiende a formar trombos y aumentan significativamente el riesgo de accidente cerebro vascular (ACV)

Estos mecanismos fisiológicos fueron diseñados por la evolución, para resolver una situación de amenaza en corto plazo, como en el caso de ser atacado por un depredador, o reaccionar ante la posibilidad de ser atropellado por un vehículo.

En este caso se trata de un estrés agudo, intenso y de poca duración.

Por otra parte, hay situaciones que también mantienen al individuo en alerta, no tan intensa como en los casos nombrados antes, pero muy sostenidas en el tiempo.

Un ejemplo es cuando el dinero no te alcanza para las cosas que necesitas.

Entonces intentas buscar solución, tu mente y cuerpo están en estado de tensión constante, tratando de resolver, pero no lo consigues porque las circunstancias están en tu contra.

Este es un buen ejemplo de lo que se conoce como estrés crónico.

Cuando la situación de alerta, tensión o preocupación se mantienen recurrentes y sostenidas en el tiempo, se produce un desgaste en las reservas del organismo.

Las consecuencias que esto trae son severas, como por ejemplo inmunodepresión, ya que las hormonas del estrés impiden la maduración de los linfocitos.

Cuando las situaciones estresantes permanecen, la respuesta fisiológica, con su carga de hormonas del estrés, conducen a un desgaste y una carga extra para el organismo,que intenta recuperar la estabilidad o homeostasis fisiológica.

Surgen entonces las enfermedades, junto con fatiga, y la capacidad del organismo para recuperarse se ve disminuida.

El estrés crónico, o sostenido en el tiempo, no sólo afecta al organismo, sino a nuestra mente.

Puede causar reacciones psicológicas diversas como: irritabilidad, agresividad, inestabilidad emocional, postración, tristeza, indiferencia, apatía y otras.

El estrés postraumático, una variante del estrés común, es el remanente de una situación traumática, como divorcios, muerte de familiares o de una mascota, o después de un terremoto o conmoción social.

Este tipo de estrés puede durar varios meses, incluso años..

El modelo de la sociedad actual, y sus exigencias, está causando que el estrés crónico sea una afección común a muchas personas.

Se estima  que el 30% de las personas que acuden al médico, tienen problemas de salud relacionados o ocasionados por estrés crónico.

Mujer joven con la mano en la cabeza con signo de estrés mientras al fondo un niño camina

Problemas de salud relacionados con el estrés

  • Debilitamiento del sistema inmune, como ya se ha dicho el estrés provoca la secreción por encima de lo normal de varias hormonas, como adrenalina, noradrenalina y cortisol. La presencia en exceso de estas hormonas reducen la capacidad inmunológica.
  • Gripes, resfriados, herpes y alergias, se sabe que el estrés crónico baja las defensas y como consecuencia aparecen las enfermedades, incluso a largo plazo puede incidir en un cáncer.
  • Enfermedad coronaria, la carga extra de hormonas que produce un estrés crónico aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca, lo que representa una sobrecarga.

Por otra parte las personas con estrés suelen recurrir al cigarrillo, alcohol, drogas y descuidan su alimentación, lo que incide en problemas cardiacos entre otros.

  • Sobrepeso, obesidad, diabetes, puesto que el estrés crónico aumenta el nivel de glucosa en sangre, entonces la probabilidad de sufrir alguna de estas condiciones aumenta significativamente.
  • Angustia y sofocos,  el estrés aumenta el ritmo respiratorio, es posible que se produzcan episodios de hiperventilación o sensación de falta de aire, que conllevan a la angustia y realimentan el estrés.
  • Falta de deseo sexual y disfunción eréctil, el estrés puede ser causante de varios desórdenes relacionadas con el sistema reproductivo.

Además de los ya nombrados puede incidir en una disminución de la fertilidad tanto en hombres como en mujeres, ya que se altera la producción de las hormonas sexuales.

  • Caída del cabello y resequedad de la piel,  es popular la frase “las preocupaciones te van a dejar calvo”, lo cual es verídico, ya que las consecuencias fisiológicas del estrés impiden la correcta hidratación de la epidermis favoreciendo la caída del cabello.
  • Acné, eczema y psoriasis, estas son otras consecuencias del cóctel de las hormonas generadas por el estrés y la baja en las defensas.
  • Ansiedad, estrés y ansiedad no son lo mismo, pero están muy relacionados puesto que las causantes de un estado de estrés también pueden causar ansiedad y viceversa.
  • Pensamientos obsesivos y compulsivos, se sabe que las hormonas del estrés también alteran la sinapsis en determinadas zonas del cerebro, como la corteza prefrontal y el complejo amigdalino.
  • Depresión, el estrés crónico, a consecuencia de situaciones no resueltas, desencadena finalmente  un estado depresivo que termina haciendo al individuo más vulnerable al estrés.

Prevención del estrés crónico

El estrés es el mecanismo de respuesta del organismo para enfrentar situaciones extremas. Cuando los problemas causantes del estrés se mantienen, tenemos que buscar la forma de lidiar con ellos sin que afecten nuestra salud.

Algunas estrategias son las siguientes:

  • El deporte y el ejercicio, libera tensiones y nos ayuda a sentirnos mejor, porque estimula la producción de endorfinas.

Las endorfinas producen en nuestro cerebro sensaciones muy similares a las ciertas drogas, pero desde luego, sin sus efectos negativos.

  • Dormir suficiente, el sueño es el mejor restaurador del organismo e incide directamente en las hormonas del estrés, el sistema inmunitario, la respiración y salud del sistema circulatorio.
  • Desconectarse de las preocupaciones, los problemas de trabajo no deben llevarse a casa. Los fines de semana y vacaciones deben dedicarse a la recreación y el ocio.

Realizar cualquier actividad que nos guste y nos aleje de los problemas.

  • Actuar y afrontar las situaciones con calma, primero se resuelve un asunto y luego el otro. No enfatizar en lo negativo de una situación.

Hacer lo que se considere necesario y correcto sin dejarse llevar por el capricho o presión de los demás.

  • Priorizar y organizar las acciones a tomar, como el tiempo y la energía de nuestro organismo es limitado, entonces nos toca distribuir el tiempo y resolver primero nuestras necesidades básicas: alimentación, descanso e higiene personal, luego ya se verá.
  • Reforzar la autoestima, reconocer y enorgullecernos de lo que hemos hecho bien y reconocer errores o fallas sin sentimiento de culpabilidad, después de todo somos humanos.
  • Dieta sana, prestar atención a lo que comemos, porque muchas veces, por resolver problemas, descuidamos lo que comemos y lo sustituimos por algo rápido que no nos nutre, esto nos hará más vulnerable al estrés.

Atiborrarse de comida es, a veces, la respuesta inconsciente ante el estrés y tampoco es conveniente.

  • Suplementos nutricionales, son muy efectivos por su practicidad. Combinan vitaminas, minerales y extractos vegetales que ayudan en muchas circunstancias: cuando el estilo de vida o una dieta restringida no permiten acceder a todos los alimentos necesarios.

Y para combatir el estrés, SupraEnergía es el suplemento indicado, por sus componentes efectivos que disminuyen la ansiedad y aportan la energía necesaria para superar cualquier reto.

Alimentación y estrés

La alimentación sana y balanceada, ingerir los alimentos en sus horas correspondientes y el ejercicio físico son medidas básicas para regular el estrés y la ansiedad.

Si se tienen niveles bajos de glucosa en sangre, entonces nos costará más concentrarnos, estaremos más inquietos e irritables y más vulnerables al estrés.

Cuando hay estrés, se segregan hormonas que aceleran el metabolismo y se requiere más glucosa, por eso es que aumentan los deseos de consumir carbohidratos.

El consumo de carbohidratos de absorción rápida, como dulces y golosinas, producirán altibajos de glucosa en sangre que inducen el deseo de ingerir más alimentos.

En situaciones de estrés, lo que menos conviene es atiborrarse de alimentos cargados de azúcares, grasas, conservantes y saborizantes con  alto contenido de sodio.

La alimentación recomendada es la siguiente:

  • Cereales integrales ya que contienen triptófano que mejora el estado de ánimo y aportan carbohidratos de absorción lenta, reduciendo la ansiedad y el estrés.
  • Hortalizas como calabaza, zanahoria, cebolla, perejil, col, brócoli aportan dulzor natural y equilibrado.
  • Frutos que aporten azucares de buena calidad y vitamina C, como fresas, arándanos, acerola, kiwis, uvas, ciruelas, manzanas. Todas estas frutas soportan el sistema adrenal e inmune que son los que más desgaste sufren por el estrés crónico.
  • Frutos secos como almendras, avellanas, nueces, semillas de calabaza por su alto contenido de magnesio, muy requerido en situaciones de estrés y depresión.
  • Alimentos que aporten  vitamina B como la espinaca, plátanos, carne roja, de pollo y de pescado.

Mujer joven le da de comer verduras a su hija

Hierbas y plantas que ayudan a combatir el estrés

El estrés no es cosa nueva para la humanidad y existen hierbas y plantas que se han usado durante milenios para tranquilizar y calmar los nervios.

A continuación nombraremos alternativas naturales provenientes de todo el mundo, beneficiosas para reducir el estrés y sus síntomas:

  • La valeriana es una hierba de uso tradicional en el tratamiento del insomnio y ansiedad, consecuencias del estrés. Disminuye el nerviosismo y tiene efecto sedante.
  • El romero tranquiliza, relaja y reduce tensiones.
  • La hierba de San Juan conocida por ser un antidepresivo natural calma la ansiedad y regula el estrés.
  • Raíz de ashwagandha o ginseng indio mejora los síntomas del estrés y estimula el sistema inmunológico.
  • Panax ginseng, la panacea tradicional de oriente, combate la fatiga ocasionada por estrés, disminuye el azúcar en sangre, estimula el sistema inmunológico y mejora la concentración, entre otros muchos beneficios.
  • Raíz de regaliz, produce estimulación y soporte a las glándulas suprarrenales. Durante el estrés estas glándulas producen cortisol y adrenalina por encima del nivel normal y esto las debilita con el tiempo.
  • La rhodiola rosea ha sido usada tradicionalmente en Europa del norte, para mejorar la resistencia al estrés físico y emocional.
  • Raíz de suma, esta planta amazónica mejora la circulación sanguínea, el sistema inmune y aumenta la resistencia al estrés.

SupraEnergía es el suplemento que brinda la energía para afrontar con optimismo los retos del día a día y  ayudar a disminuir el estrés.

Aquí se reúnen las mejores vitaminas para levantar el ánimo: las vitaminas c y las del complejo B, con las maravillosas propiedades de las mejores plantas adaptogénicas, para brindar sus múltiples beneficios.

Disminuir el estrés debe ser la meta para lograr el bienestar integral y una vida tranquila. Para ello, identificar los síntomas y erradicar sus causas debe ser  primordial cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *