Imagen en primera plana de manzanas y peras

El colon, última plaza de la digestión

El colon, última plaza de la digestión

Última actualización: 18-02-2019. Equipo Nutricioni

El colon es la porción final del sistema digestivo. En una persona adulta, el colon mide en promedio 1,50 m y tiene un diámetro de 6,5 cm.

El intestino grueso se une al intestino delgado en el ciego, que está ubicado en la parte inferior derecha del abdomen.

De allí, asciende hasta llegar al área del hígado y atraviesa horizontalmente el abdomen. Al tramo vertical del colon, se le llama colon ascendente, y al horizontal, colon transverso.intestino frueso, aparato digestivo, estomago, Intestino grueso aislado en un fondo blanco. Ilustración médica Anatomía humana. Diagrama etiquetado

Posteriormente, el intestino grueso se dirige hacia abajo, por la parte izquierda del abdomen, en un tramo que es llamado colon descendente.

De allí en adelante adquiere forma de S, por lo que el tramo es llamado colon sigmoide. Al final de la porción sigmoide, se encuentra el recto y posterior a éste, el ano.

El colon tiene dos funciones principales. La primera de ellas, es extraer agua y electrolitos de los alimentos, actividad que se realiza en el colon ascendente y transverso.

La segunda, es almacenar la materia fecal hasta que la misma sea expulsada por el ano, función que ocurre en el colon descendente y el sigmoide.

El colon tiene forma de tubo, por lo que también es conocido, junto con el intestino delgado, como tubo digestivo. La pared de dicho tubo, es llamada pared gastrointestinal, y la misma está compuesta por capas concéntricas de diferentes tejidos especializados.

La capa interna de la pared gastrointestinal, es llamada mucosa intestinal, debido a que segrega una sustancia lubricante conocida como moco. La función del moco, es facilitar el paso de la comida digerida (el quimo) que circula por el tubo digestivo.

El quimo, debe ser transportado por el colon desde el intestino delgado hasta el ano. Ello se logra gracias a una serie de contracciones musculares que ocurren en la pared gastrointestinal.

A este movimiento inconsciente, se denomina peristaltismo. Dicho movimiento genera sonidos, los cuales se amplifican dado el eco que se produce en las paredes gastrointestinales. Esta es la fuente de los ruidos abdominales.

Nuestra gran aliada, la flora bacteriana intestinal

En la mucosa intestinal y al interior de la misma, existe un ecosistema de bacterias especializadas, que ayudan al organismo en el proceso de digestión y en el refuerzo del sistema inmunológico.

Dicho ecosistema o colonia de bacterias, se llama flora bacteriana intestinal, o simplemente, flora intestinal.

La flora bacteriana intestinal del colon, es la colonia de bacterias más grande del interior del cuerpo humano, y representa el 95% de la totalidad de ellas.

Dicha colonia significa entre  600 y 1.200 g del peso corporal de un adulto.Concepto intestinal de la flora con los iconos de las bacterias y de los probioticos. Fondo azul.

Como dato importante, en esta colonia hay 10 bacterias por cada célula del organismo humano.

En el proceso de digestión, las bacterias permiten la asimilación de carbohidratos complejos, como pectina y celulosa, que se encuentran en las paredes de las células vegetales.

Ellas transforman carbonatos en azúcares simples, las cuales se fermenta en ácidos grasos de cadena corta, que las células intestinales pueden adsorber.

Estos ácidos representan el 10% de las calorías requeridas un adulto.

Por otra parte, sustancias requeridas para el funcionamiento del cuerpo son sintetizadas por la flora bacteriana intestinal.

Estas incluyen las vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B7(biotina) y K2 (menaquinona), que luego son absorbidas por las paredes intestinales.  

La flora bacteriana intestinal también impide que bacterias dañinas se emplacen en el intestino.

Muchas de las bacterias de la flora intestinal compiten con las dañinas por el alimento, y de esta forma se controla la reproducción de las segundas.

Otras bacterias identifican y/o detectan los agentes nocivos, y los naturalizan en conjunto con las células especializadas del sistema inmunológico.

Uno de los tipos de bacterias más comunes en la flora bacteriana intestinal son los lactobacilos, que se alojan en la mucosa.

Producen ácido láctico (de donde deriva su nombre), lo que genera un ambiente ácido que inhibe la colonización del recto por bacterias dañinas al organismo.

Otra clase de bacteria común presente en la flora bacteriana, son las bifidobacterias.

Cumplen con una función similar a los lactobacilos, pero adicionalmente sintetizan vitaminas y otras sustancias requeridas por el organismo humano.

¿Qué es la colitis?

Se denomina colitis de forma genérica, a cualquier inflamación del colon, y por extensión, de resto del intestino grueso.

La colitis, abarca gran variedad de afecciones del intestino grueso, que incluyen suaves y agudas según su intensidad, y  transitorios y crónicas, según su duración.

Los síntomas más comunes de la colitis son:

  • Dolor en zona abdominal, a lo largo del desarrollo del colon.
  • Ruidos en la zona del abdomen.
  • Cólicos.
  • Náuseas
  • Vómitos.
  • Estreñimiento o diarrea.

Niñas con nauseas, se tapa la boca y se toma la barrigaCuando la colitis se vuelve crónica, aparecen adicionalmente los siguientes síntomas:

  • Diarrea intensa.
  • Deshidratación.
  • Hemorragia.

Las causas de la colitis son varias, y de diversa naturaleza. Puede producirse por la acción de patógenos, como la colitis amebiana (causada por amibas) y la colitis vírica (originada por diferentes tipos de virus).

También puede aparecer como consecuencia del mal funcionamiento de determinados órganos, como en la colitis isquémica (por falla de la arteria isquémica),

En ocasione la colitis se origina por procesos alérgicos, en cuyo caso se denomina colitis alérgica.

Suele afectar a los lactantes, en cuyo caso el antígeno que desencadena la reacción es alguna proteína de la leche de vaca.

Esta es en parte de la razón por la cual algunos niños deben ser alimentados con fórmulas libre de lactosa.

La colitis también puede originarse por causas que no están plenamente identificadas, en cuyo caso se denomina colitis idiopática.

Un tipo común de colitis idiopática es la colitis ulcerosa, que se caracteriza porque en ella se produce úlceras, específicamente en la pared intestinal del colon.

La colitis es un síntoma del síndrome del colon irritable, nombre con el que se conoce a un trastorno crónico del sistema digestivo. Otros nombres para este trastorno son colitis nerviosa, colon espástico y colon irritable. Se estima que este trastorno afecta al 10 % de la población de los países de Europa del Oeste.

Las causas de la colitis nerviosa no han sido determinada, aunque se ha descartado que se trate de un trastorno psicológico o psiquiátrico, como originalmente  se presumía.

Factores de riesgo para la colitis

Un factor de riesgo para la colitis, es toda circunstancia o situación que aumenta la probabilidad que una persona sufra inflamación del colon.

En particular, si se es propenso a sufrir de colitis transitoria o se padece la misma de forma crónica, deben evitarse los factores de riesgo a continuación señalados.

El estrés emocional es uno de los principales factores de riesgo. Se sabe que el estrés provoca una sobreproducción de jugos gástricos, lo cual aumenta el ph del quimo.

Esto a su vez, altera el funcionamiento del colon, produciendo como resultado, su inflamación.

Por otra parte, las personas cuyo estilo de vida es emocionalmente estresante, suelen descuidar su alimentación.

Estudios realizados a pacientes afectados con el síndrome del colon inflamado, demostraron que dicho descuido era parte fundamental del origen de la colitis que los afectaba.

La ingesta de alcohol es otro factor de riesgo.

 Cuando se ingiere grandes cantidades de alcohol, una porción del mismo llega al colon. Al entrar en contacto con la pared gastrointestinal,  produce irritación, lo que induce su inflamación.

También hay que considerar que el alcohol es un antibacterial, por lo que tiene capacidad de eliminar parte de la flora bacteriana intestinal.

Va alterando la capacidad de asimilación de ciertas sustancias nutritivas y la respuesta del organismo ante determinados patógenos.

Con la finalidad de evitar los efectos del alcohol, el organismo intenta deshacerse rápidamente del quimo que le contiene, y aumenta el ritmo del peristaltismo. Esto también descontrola el funcionamiento del colon.

Aunque resultan menos irritantes y nocivas para el colon que el alcohol, también se debe moderar el consumo de té y café, sobre todo en el caso de colitis ulcerosa.

El abuso de los antibióticos en otro factor de riesgo. Cuando se consume un antibiótico, este termina afectando el equilibrio de la flora bacteriana.pildora para la miositis debe consumirse bajo receta medica Diagnóstico manuscrito en la anamnesis, son pastillas rojas sobre un recetario medico

Por ello, debe evitarse el uso de antibióticos sin prescripción de parte de un especialista en salud. Y luego de un tratamiento con antibióticos, debe restablecerse la flora bacteriana, mediante el uso de probióticos, como el BioBacflor

Frutas y vegetales en el tratamiento casero de la colitis

El jugo de la zanahoria es empleado comúnmente para desinflamar la mucosa del colon.  La zanahoria es rica en antioxidantes y vitaminas, que permiten fortalecer la flora bacteriana, a la par que nutre al organismo.

También la zanahoria es efectiva para eliminar las toxinas presentes en el colon, y los restos fecales que quedan adheridos a la pared gastrointestinal.

La papaya es una fruta tropical empleada en el tratamiento de la colitis. Contiene una enzima digestiva llamada papaína, que es capaz de descomponer las fibras proteicas más fuertes.

Ello ayuda al proceso digestivo, sobre todo en el caso que padecimiento de colitis. Por otra parte, la papaína es un desinflamante natural,  que además inhibe la aparición de hematomas.

En algunos países tropicales, se emplea el fruto del mago en el tratamiento de la colitis. Es consumido en forma directa o en jugo bajo en azúcar.

Estudios médicos han determinado que las galotaninas, contenidas en este fruto, se descomponen durante la digestión en moléculas que resultan muy beneficiosas para la flora bacteriana intestinal.

La piel de la manzana posee sustancias que resultan poderosos desinflamatorios. El consumo de puré de manzana (conservando su piel), es recomendado en caso que la colitis esté acompañada de la irritación de la pared gastrointestinal.

Aparte del efecto sobre la inflamación, el quimo del puré produce un efecto de alivio sobre la zona irritada, y aporta nutrientes y vitaminas.

La pera tiene propiedades similares a la manzana, por lo que es usada igualmente en la elaboración de puré para el tratamiento de la colitis. Como en el caso anterior, se recomienda  emplear la piel del fruto en la elaboración del puré.Imagen en primera plana de manzanas y peras

El preparado de agua de coco con parte de su pulpa, ayuda a desinflamar la pared gastrointestinal. Por otra parte, las grasas saturadas presentes en el aceite de coco eliminan los hongos y bacterias dañinas presentes en el colon.

Igualmente dichas grasas fomentan en la restitución de las células dañadas, lo que beneficia el tratamiento de las úlceras intestinales.

Infusiones caseras para el tratamiento de la colitis

El aloe vera o sábila se emplea en el tratamiento de las diferentes colitis, y en particular de la ulcerosa. El gel de esta planta contiene una sustancia llamada acemanano, la cual estimula la producción de glóbulos blancos.

Estos glóbulos destruyen los hongos, gérmenes y bacterias dañinas del intestino.

La gel de aloe vera contribuye a desinflamar y a reducir la irritación de las paredes gastrointestinales. También es un estupendo cicatrizante, por lo que ayuda en el tratamiento de las úlceras presentes en el colon.

El aloe vera se ingiere en forma de infusión, frecuentemente combinada con hojas de menta.

En este caso el mentol, un alcohol contenido en la menta, también actúa como desinflamante y bactericida. Adicionalmente el mentol reduce el peristaltismo.

Un té elaborado a partir de la flor de manzanilla o camomila, se emplea para tratar la colitis.Té de Manzanilla

Dicha flor contiene una sustancia llamada alfa-bisabolol, que tiene efecto antiinflamatorio y calmante. Por ello, este té disminuye la inflamación del colón y alivia el dolor asociado a ella.

La semilla de linaza es rica en una fibra soluble llamada mucílago.

Esta  fibra reblandece las heces fecales, facilitando su evacuación. Por otra parte, el mucílago desinflama la mucosa, a la par que suaviza y ablanda el moco que la misma segrega. Por ello, el té de semilla de linaza se usa en el tratamiento de la colitis, sobre todo en el caso en que se presenta con estreñimiento.

Otra ventaja del té de linaza es que su consumo fortalece la flora bacteriana, y la protege del ataque de patógenos.

Ello debido a que el mucílago genera en el quimo y la mucosa condiciones para que la flora bacteriana beneficiosa se reproduzca adecuadamente.

La infusión de raíz del regaliz contiene glicirricina, un ácido que resulta eficaz en el tratamiento de la ulceración del colon.

Adicionalmente, dicha sustancia actúa como un desinflamante de la pared gastrointestinal.

Otra propiedad interesante del regaliz es que regula la acidez del quimo, por lo cual favorece la restitución de la flora bacteriana.

Otros tratamientos caseros de la colitis

Hay otros tratamientos caseros para la colitis, basado en la aplicación externa de ungüentos o lociones sobre la zona del abdomen.

Son eficaces en el alivio del dolor, aunque no así en tratar la fuente de los mismos, por lo que suelen combinarse con alguno de los tratamientos antes comentados.

El aceite de ricino contiene ácido ricinoleico, que tiene propiedades desinflamatorias y analgésicas.

Es de fácil absorción por la piel, lo que favorece su efecto cuando se aplica como ungüento externo. Para favorecer la absorción, se suele combinar su aplicación con el uso de compresas tibias.

El aceite de azahar y el de coco también son usados en forma de ungüento en el tratamiento de la colitis.

Tienen propiedades similares a las ya señaladas para el aceite de ricino.  Son tradicionalmente usados en el tratamiento de la colitis en lactantes, debido a que no producen efectos sobre su delicada piel.

El vinagre de manzana, también llamado vinagre de sidra, se emplea en forma de loción para aliviar los dolores asociados a la colitis.Vinagre de Manzana

Previamente se comentó que la manzana contiene sustancias desinflamatorias, las cuales también están presentes en ésta vinagre.

Una investigación realizada por médicos chinos ha determinado que la ingesta de vinagre se sidra puede ser un tratamiento efectivo en el tratamiento de la colitis ulcerosa.

Sin embargo, el uso inadecuado de la vinagre puede alterar el ph del quimo y la mucosa, produciendo un efecto contraproducente.

Por ello, es preferible aplicarlo en forma de loción.    

Otro producto empleado en el tratamiento externo de la colitis, es la Sal de Epsom, cuya denominación química es sulfato de magnesio.

El sulfato de magnesio es un desinflamante natural, de fácil absorción por la piel.

Adicionalmente, es un analgésico que actúa sobre las terminaciones nerviosas, bloqueando las señales de dolor.

Dicha sal se aplica diluida en agua, con la cual se moja un paño que se coloca sobre el abdomen. El efecto de alivio del malestar se potencia con la aplicación simultánea de una compresa de agua tibia.

El yogur y los probióticos en el tratamiento de la colitis

En general, todo suplemento alimenticio que contiene intencionalmente microorganismos vivos benéficos para la salud del humano, es llamado probiótico.

El yogur o yogurt fue el primer probiótico usado en gran escala por el hombre.Vaso de vidrio con yogurt de fresa, sobre mesa con fresas y hojas de fresa.

En particular, el yogur ha sido empleado en el tratamiento de la colitis, incluso antes que la ciencia reconociera la importancia de la flora bacteriana intestinal.

El yogur es un producto que se obtiene por la fermentación de la leche, principalmente la de la vaca.

En el yogur, la lactosa se transforma en ácido láctico, siendo este último quien le da su sabor y textura particular.

A su vez, es ácido láctico propicia el crecimiento de otros géneros de bacterias igualmente beneficiosas para el organismo humano.

La fermentación del yogur es producida principalmente por las bacterias lactobacillus bulgaricus y streptococcus thermophilus.

Cuando estas bacterias ingresan al sistema digestivo humano, bloquean y naturalizan muchas de las toxinas que encuentran en su camino.

Al llegar al intestino grueso lo coloniza, impidiendo la proliferación de otras bacterias y hongos dañinos para el organismo humano.

El avance de la ciencia ha permitido que las bacterias beneficiosas presentes en el yogur y otros fermentados, puedan suministrarse en medios no líquidos, es decir, en cápsulas.

Ello tiene la ventaja que así se evita la contaminación por otras bacterias, y se facilita su transporte.

Por ejemplo, los lactobacillus rhamnosus, acidophilus y casei, presentes en el yogur, están igualmente disponibles en el producto BioBacflor.

Por ello, consumir este producto tiene los mismos beneficios del yogur.

Otro géneros de bacterias empleado en el tratamiento de la colitis y otras enfermedades del aparato digestivo, es el bacillus coagulans.

Estas bacterias pueden desarrollarse en medios muy ácidos, por lo que resulta apropiada para restituir la flora bacteriana intestinal cuando la colitis es acompañada con acidez estomacal.

El bacillus coagulans, al igual que el lactobacillus bulgaricus produce ácido láctico. Este género de bacterias se encuentra en alimentos fermentados de origen asiático, tales como la kombucha y el kimchi. También está presente en complementos probióticos como el BioBacflor.

Los prebióticos en el tratamiento de la colitis

Para su correcto desarrollo, los probióticos necesitan sustancias que generen las condiciones adecuadas para su establecimiento, tales como sustentos y alimentos.

A dichas sustancias se le denominan prebióticos.

Los fructooligosacáridos (FOS  por sus siglas) son fibras que abundan en vegetales como la cebolla,  espárrago y puerro.

Las bacterias del género bifidum, componentes de la flora intestinal bacteriana, usan dichas fibras como sustrato energético.

La inulina  es un grupo de glúcidos complejos.

Las enzimas digestivas no metabolizan estos glúcidos, por lo que llegan intactos hasta la flora bacteriana intestinal.

Allí las bifidobacterias y los lactobacilos usan la inulina como su principal fuente de alimento. Por lo anterior, la inulina resulta un estupendo prebiótico.

La inulina se encuentra naturalmente en los tubérculos, raíces y rizomas del diente de león, yacón y agave.Taza de vidrio con infusión de hierbas, diente de león y ortiga en fondo de madera.

Dado a que no son plantas muy comunes, la inulina está disponible también en complementos alimenticios prebióticos y/o probióticos. Por ejemplo, el producto BioBacflor combina inulina y FOS, por lo que resulta ideal para el tratamiento de la colitis.

Los oligosacáridos de manano (MOS) son un tipo de glúcido, que atrae a algunas bacterias nocivas, tales como la escherichia coli y la salmonella.

Por ello, cuando en el quimo abunda el MOS, las bacterias dañinas se unen a él, en lugar de la mucosa, previendo la infección de las paredes gastrointestinales.

El MOS se encuentra en las paredes de la levadura de cerveza y en probiótico s como el producto BioBacflor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *