Medico ujer realiza revisión a paciente de edad adulta

El climaterio, tratamiento natural para enfrentarlo

El climaterio, tratamiento natural para enfrentarlo

Última actualización: 17-12-2018. Equipo Nutricioni

Hablemos sobre el significado y duración del climaterio, tratamiento natural y el que la medicina tradicional, usualmente, indica para este momento de la vida de la mujer.

La dieta idónea que se debe llevar para suplir las necesidades del organismo femenino en esta etapa y, por supuesto, a intentar que veamos este hecho como un ciclo natural en la vida del ser humano.

Aunque es frecuente confundir climaterio y menopausia, son dos cosas distintas. Ambas se refieren a un mismo proceso, pero tienen significados y conceptos diferentes.

Mujer Mayor de 40 Años de Edad

Conocer qué significa y el tiempo que le puede llevar a una mujer el cubrir esta etapa, es importante para ir realizando los cambios de hábitos, que le permitan sobrellevar estas transformaciones sin que peligre su salud.

Y es que, aunque el climaterio es una etapa normal por la que se debe pasar en la vida, puede traer cambios en la estructura de los tejidos, órganos y funcionamiento de los mismos; que podrían tener como consecuencia algunos procesos patológicos.

Generalmente la mujer ve como una etapa del final de la vida, y esto es un error que debe corregirse y revisarse.

El hecho de que algunas funciones de la edad juvenil puedan verse mermadas, no quiere decir que el cuerpo femenino haya dejado de reflejar su condición de mujer.

La capacidad reproductora sólo está presente en una etapa de la vida, tanto para hombres como para mujeres.

Y probablemente eso tenga que ver con el funcionamiento óptimo que alcanza esta maquinaria en la juventud; dejando que los órganos al relajarse, con el tiempo, tomen el necesario descanso que ocurre en la edad adulta.

En esta etapa, lo importante, es suplir al organismo con los nutrientes que, debido a esa relajación y descanso de los órganos, no pueden ser tomados en la misma forma.

Climaterio y menopausia

Luego de un período de fecundidad, la mujer pasa a una etapa de tranquilidad y liberación de la sexualidad sujeta al cuidado de la posible maternidad.

Este ciclo que conocemos culturalmente como la menopausia, fue tomado en el siglo pasado, de una forma muy negativa; como una etapa de decadencia en la vida de la mujer. Nada más lejos de la realidad.

Actualmente es una etapa de liberación, como hemos dicho. Un ciclo donde la mujer descansa, y su vida más tranquila y equilibrada, puede tomar rumbos nuevos.

Es en esta etapa cuando ocurren cambios en el seno familiar, como la ida de los hijos, el cese de una vida de estrés y de múltiples ocupaciones entre el trabajo y la maternidad.

Es una época que hoy en día significa por mucho, liberación.

La mujer a los 11 años de edad, como edad promedio, se desarrolla; esto implica a nivel biológico que sus ovarios comienzan a funcionar de manera plena, con la secreción de hormonas como estrógenos y progesterona.

Estas hormonas generan cambios corporales que conocemos como el desarrollo femenino, y que implican, además de los cambios físicos, transformaciones en los órganos reproductores que los hacen aptos para procrear.

La menarquia, o primera menstruación, indica que el ciclo reproductivo se ha iniciado.

Desde entonces, y por un lapso que va desde los 11 años hasta aproximadamente los 51 años, la mujer atraviesa una etapa en la que puede traer al mundo nuevos seres.

Durante este tiempo, el funcionamiento de los ovarios determina cambios fisiológicos relacionados con la maternidad, es decir, hay maduración de folículos que contienen óvulos, que cada mes exponen para que sean fecundados.

También se observa turgencia de los senos, útero con capa endometrial acorde para recibir a un embrión y cambios afectivos que caracterizan estos momentos.

El climaterio como cese de la función ovárica

Los ovarios entonces permanecen funcionando, secretando en forma cíclica, las diferentes cantidades de hormonas que favorecen la reproducción.

Este funcionamiento se extiende en promedio  hasta la edad de 51 años aproximadamente, que es cuando ocurre la menopausia.

Es la menopausia entonces, definida como el momento en que la mujer deja de menstruar.

menstruacion en toalla sanitaria, sangre en forma de pequeñas bolitas rojas, días críticos para las mujeres, ciclo de menstruación ginecológica

Pero la sintomatología que presenta una mujer desde que los ovarios comienzan el fin de su fase productiva hasta que cesan, mucho después de la menopausia; es lo que determina el ciclo conocido como climaterio.

Antes de que ocurra la menopausia, ya los síntomas comienzan a evidenciarse y a nivel médico esto es conocido como la etapa premenopáusica.

Vemos que los síntomas y signos que se dan, son la consecuencia de la baja secreción de hormonas estrogénicas de parte de los ovarios.

El climaterio define el tiempo que tardan los ovarios desde que comienzan a fallar en sus funciones de secreción hormonal, hasta que ya no funcionan.

Las hormonas estrógeno y progesterona  actúan en el organismo como soporte a muchas funciones, como por ejemplo, la captación del calcio en los huesos, entre otras; por lo que la sintomatología es consecuencia de la falta de ellas en el organismo.

No todas las mujeres sufren estos trastornos perimenopausicos, en muchas, no pasa nada. De hecho se cree que en el orden del 15 al 20% solo dejan de menstruar.

Pero hay síntomas muy molestos que los sufren hasta el 75% de las mujeres, como es el caso de los sofocos o calores.

Cuando una mujer conoce las posibilidades de sufrir estos trastornos que se dan durante el climaterio, puede realizar una serie de cambios de vida que le permitan, llegado el momento, vivir con menor intensidad estos síntomas.

Síntomas molestos durante el climaterio

La sintomatología que puede presentar una mujer en etapa de climaterio es bastante variada; y pueden presentarse todos o solo algunos de ellos, dependiendo de la persona.

Entre ellos tenemos los relacionados con cambios en los órganos reproductores y sus funciones, como menstruaciones irregulares.

Estas, pueden comenzar a faltar o hacerse más prolongados los días entre ellas o a acortarse. También pueden haber menos o más días de sangramiento a los normales.

Muchas veces, son estas fallas las que nos indican que ha comenzado a darse el climaterio, aun en edades muy jóvenes como son los 40 años.

Tenemos cambios que ocurren a nivel vaginal como resequedad, tendencia a las vaginitis y a las infecciones urinarias.

Mujer saliendo del baño con la mano en el vientre

Hay relaciones sexuales dolorosas conocidas como dispareunia, debido a la sequedad y adelgazamiento de las paredes vaginales y ocurre en muchos casos una anorgasmia, o imposibilidad de llegar al orgasmo.

Esta resequedad vaginal trae consigo la aparición del molesto prurito vaginal.

En esta etapa hay que estar pendiente por la aparición de mastitis o infecciones en las mamas y, con los altos índices de inicio de cáncer mamario y cáncer endometrial.

Otros síntomas incluyen el aumento de peso y la aparición del abdomen, debido al aumento de la grasa corporal y su acumulación en la zona de la cintura.

El vientre también puede verse crecido debido a los trastornos digestivos e intestinales que se presentan en esta etapa.

El gasto de energía es menor y la tendencia a subir de peso es inmediata. Igualmente la acumulación de grasa en órganos y tejidos alrededor de la cintura. Por esto, el control del peso a determinada edad es preventivo.

Molestos sofocos y otros problemas afectivos

Un síntoma muy frecuente, es el de los calores o sofocos; es una sensación súbita de calor debido a la pérdida de la termorregulación corporal por la disminución del estrógeno.

Lo padecen del 75 al 80% de las mujeres; de ellas, el 10% puede llegar a tenerlo por muchos años; se habla de incluso hasta los 70 años de edad.

Las sudoraciones nocturnas se pueden presentar durante el sueño y son causa de una intensa pérdida de líquidos; se agravan con la ingesta de alcohol y en los lugares menos ventilados.

menopausia en mujer adulta juven, sudor, sofocos, ritmo acelerado, agotamiento, Sudores fríos. Hermosa mujer sin alegría sudando y tocando la frente.

Tanto los sofocos como las sudoraciones nocturnas hacen que existan trastornos del sueño; sin embargo, muchas mujeres pueden presentarlos antes de la menopausia y como primer síntoma del climaterio.

El insomnio se agrava por otros trastornos como la ansiedad y la depresión.

Respecto a ésto, es frecuente observar cambios en el estado de ánimo con fáciles cambios de afectos; esto es la llamada labilidad afectiva.

conjuntamente aparecen cuadros de ansiedad, intranquilidad, miedo y una tendencia al llanto fácil que puede desembocar en la depresión.

Todo esto contribuye a que existan trastornos de alimentación y los del sueño.

Así mismo se puede observar dificultad para la atención y la concentración, lo que lleva a una pérdida de la memoria.

Aparecen ciertas palpitaciones, cefaleas, fragilidad venosa con várices, como trastornos cardiovasculares frecuentes.

Junto a estos, pueden aparecer en un menor porcentaje los mareos y vértigos.

En los cambios físicos podemos observar la pérdida de cabello, fragilidad de los huesos por la mala absorción del calcio; piel seca y delgada, con uñas débiles; y la aparición de vello facial.

El dolor en las articulaciones pueden padecerlo el  60% de las mujeres, y va acompañado de cansancio por pérdida de la energía.

Otro síntoma poco frecuente es la mastodinia o dolor en las mamas.

Tratamiento contra los molestos síntomas

El tratamiento médico que actualmente se dispone para mejorar los síntomas del climaterio son a base de hormonas femeninas artificiales.

Es un tratamiento delicado que debe elegir el ginecólogo y que se basará en la intensidad de los síntomas y en los antecedentes que presente la paciente.

Generalmente estos son a base de estrógeno, para combatir los sofocos o calores, las sudoraciones nocturnas, y los problemas de ansiedad y depresión.

Existe la terapia combinada de estrógeno con progesterona sintética o progestágeno que últimamente ha sido mejor recibida debido a los pocos efectos colaterales que tiene.

Pero, siempre es delicado establecer las necesidades de tratamiento hormonal debido a que por lo general, se pueden presentar consecuencias.

La medicina tradicional posee presentaciones de píldoras, parches cutáneos, anillos y cremas vaginales, en caso de que deba ser tratada la resequedad.

Puede traer efectos colaterales relacionados con los niveles hormonales como dolor y sensibilidad en las mamas, sangramiento vaginal profuso; hinchazón en las piernas y trastornos gástricos e intestinales como constipación.

Imagen en primer plano de mujer tocandose el abdomen

Ahora bien, el peligro de esta alternativa de tratamiento médico tradicional, estriba en que se han descrito una serie de riesgos, que ha hecho que la mujer opte por terapias más naturales.

El riesgo es a trastornos cardiovasculares como hipertensión, infartos, accidentes cerebrovasculares; producción de trombos en el torrente sanguíneo y la aparición de cáncer de seno y de útero.

Pero tratamientos con plantas adaptógenos que conseguimos en el mercado solas o combinadas; y que veremos a continuación, han permitido conseguir efectos beneficiosos sin estos riesgos.

Ejemplo de estos productos es es el Apoyo de las Mujeres, que contiene más de 10 componentes considerados precursores hormonales.

Plantas alternativas al tratamiento hormonal

Se recomiendan a nivel de medicina natural desde los 40 años de edad o con la aparición de los primeros síntomas.

Son plantas que se indican para aliviar las molestias del climaterio, tanto como para tratar de reponer los niveles de estrógeno corporal, como para mejorar o eliminar ciertos síntomas como los trastornos afectivos, el insomnio y reponer la pérdida de calcio óseo.

Muchas de estas plantas contienen fitoestrógenos que trabajan como precursores de la hormona natural.

Muchas de estas plantas han sido estudiadas y sus efectos beneficiosos han sido constatados en la práctica.

Productos del mercado como el Apoyo de las Mujeres, contienen combinaciones de estas, que permiten que sean potenciados sus efectos beneficiosos.

La finalidad es, promover la producción de estrógenos que permita prescindir del tratamiento con hormonas sintéticas.

Entre ellas encontramos la Salvia, que disminuye notablemente los calores y las sudoraciones. Tiene un efecto en el sistema nervioso central y es un excelente digestivo. Es considerada un antibiótico natural.

El Trébol Rojo que contiene isoflavonas que son unos fitoestrógenos con efectos suaves estrogénicos. Alivia notablemente los síntomas y sus componentes han sido comparados a lo de la soya.

La Soya. Es la planta con los más ricos componentes en fitoestrógenos, por lo que está en muchos preparados farmacológicos indicados para el alivio sintomático de la menopausia.

Proteinas en las que se puede convertir la soya después de cultivada

La soya es rica en vitaminas, especialmente en la E, por lo que ayuda, además, a la producción interna de la hormona.

El Cohosh Negro actualmente se elige como terapia de reemplazo hormonal debido a que sus fitoestrógenos han sido muy estudiados en diversas instituciones europeas y americanas.

Se dice que es posible ver sus efectos a las 3 o 4 semanas de iniciado su tratamiento, pero que, pacientes estudiadas declararon, la supresión de casi todos los síntomas.

Otros fitoestrógenos y plantas sedativas

Por otro lado, tenemos el Dong Quai, una planta asiática con muchos fitoquímicos que se emplea para aliviar los síntomas de la menopausia, como antidepresivo e incluso, contra la eyaculación precoz.

Contiene fitoestrógenos y generalmente se usa combinado con otras plantas para potenciar su efecto.

El Cardo Bendito o Cardo Santo, cuyos componentes además, son altamente anticancerosos, debido a la lactona, que es un fitoquímico antiinflamatorio y bacteriostático. Se considera un antibiótico natural.

El Ñame Salvaje, cuya acción contra los síntomas de la menopausia le ha hecho ser una de las plantas más estudiadas. Contiene fitoestrógenos y es un potente antiinflamatorio.

Es la planta que se usa para sintetizar la DHEA, una hormona que alivia la sintomatología menopáusica y andropáusica.

El Polygonum Cuspidatum es un importante protector del sistema cardiovascular debido a que contiene resveratrol; ayuda a sobrellevar los síntomas de la menopausia.

Otras plantas que han sido muy beneficiosas para reducir la sintomatología son la Uña de Gato y la Milenrama, cuyas propiedades antiinflamatorias y antirreumáticas mejoran el sistema inmune.

La Hierba de San Juan con potentes efectos antidepresivos y sedantes suaves, que al igual que la Valeriana, la Manzanilla y el Toronjil, alivian notablemente los síntomas afectivos.

Otras como el Maca, Guaraná y el Ginseng, aportan una mejoría en el estado de ánimo, porque generan aumento del metabolismo, elevando los niveles de energía.

Estos han sido utilizados como afrodisíacos porque se dice que elevan el interés sexual.

El Maca es tomado desde hace años como precursor hormonal para ambos sexos y alivia notablemente los síntomas de la andropausia y la menopausia.

Otras como la Cola de Caballo, contienen excelentes cantidades de minerales necesarios para la producción hormonal.

Dieta, actividad física y compartir preocupaciones

El climaterio es un ciclo de la vida de la mujer que puede durar años, y que además, suele venir acompañado de múltiples síntomas molestos y otros de cuidado.

Si podemos ejercer una labor de concientización sobre este aspecto, estaremos proporcionando información, con la finalidad de preparar el terreno durante la juventud para cuando este ciclo suceda.

No son recomendaciones específicas pues, no todas sufren con la misma intensidad los síntomas y muchas veces no se presentan en su totalidad.

Sin embargo, mantener una dieta lo más sana posible, que tenga como fin proveer las vitaminas y minerales que logren mantener los hueso fuertes y las funciones de los órganos en su mejor forma, es muy importante.

Conservar el peso mediante el ejercicio y una ingesta calórica medida, impedirá que los calores sean intensos y asegurará un aparato cardiovascular sano.

Iniciar el consumo de suplementos alimenticios desde temprana edad, tiende a minimizar la aparición de los síntomas.

Tales como los polivitamínicos que ofrecen vitaminas liposolubles para la producción hormonal y el fortalecimiento de los huesos.

Igualmente, aquellos que contengan el complejo B tan necesario para fortalecer las funciones nerviosas del organismo.

Así mismo, las plantas precursoras hormonales con fitoestrógenos, como las que encontramos en el Apoyo de las Mujeres, y en otros preparados, que permiten proporcionarle al organismo los estrógenos que normalmente va a ir perdiendo.

El aporte vegetal en la dieta proporcionará antes y durante el climaterio las vitaminas, minerales y fitoquímicos necesarios para conservar fuerte el sistema inmune y las glándulas.

Ya durante esa etapa, la dieta debe mantener el consumo de frutas y verduras. Los productos lácteos y derivados para el aporte de calcio y probióticos.

Las proteínas animales deben ser magras, y los pescados que favorezcan el aporte de omegas.

Mucha hidratación y consumo de fibras.

Otras sugerencia importantes

Conjuntamente con la dieta sana y preventiva; el consumo de soportes nutricionales como el Apoyo de las Mujeres y otros polivitamínicos, existen también recursos que previenen las afecciones psicológicas.

Educarse, buscar literatura que expliquen qué es esta etapa; que inciten a verla como una fase positiva y de liberación; aprender cuales son los procesos biológicos implicados.

Reforzar el interés por las actividades físicas para conservar músculos, huesos y articulaciones.

La actividad física junto con actividades placenteras, permitirán solidificar el disfrute a la vida y prevenir los trastornos depresivos.

Ante los síntomas siempre hay que consultar al médico, este evaluará la posibilidad de realizar exámenes de laboratorio que identifiquen el problema hormonal y le sugerirá soluciones contra infecciones, resequedad vaginal y las artropatías.

Medico ujer realiza revisión a paciente de edad adulta

Comuniquese con otras mujeres que están pasando por la misma etapa; seguramente sus amigas del colegio o universidad. La intensión es compartir ideas, opiniones y soluciones prácticas y naturales.

Saber que esta etapa es solo eso, una fase, un ciclo, que está relacionada solo con la fertilidad o la procreación, y no con el fin de las funciones sexuales, hará que revalorice su pareja y el disfrute.

Recuerde que mientras tenga menstruaciones existe el riesgo del embarazo, así que hable con su ginecólogo para mantener un buen método hasta que ocurra la menopausia.

Hoy en día muchas mujeres disfrutan más esta etapa que les hace libres de preocuparse por el hecho de quedar embarazadas y es evidente que, el goce con su pareja toma matices más amplios y hasta profundos.

Aprovechar el hecho de que la maternidad ha sido completada y que los hijos salen a hacer sus propias vidas, es como tener una segunda oportunidad para comenzar una relación de pareja llena de vivencias y de porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *