Imagen en primer plano de glucometro

El azúcar en la sangre y sus consecuencias

El azúcar en la sangre y sus consecuencias

Última actualización: 29-11-2018. Equipo Nutricioni

El azúcar en la sangre, también se le conoce como glucosa, es el monosacárido principal que se encuentra en nuestra sangre.

Esta proviene de los alimentos que consumimos y está considerada su principal fuente de energía.

La sangre lleva la glucosa a todas las células de nuestro cuerpo para ser usada como combustible de nuestra vitalidad.

Hoy día existe una gran preocupación en el campo de la salud pública por el acelerado incremento de las enfermedades crónicas.

Una de ellas es la diabetes, la cual es una enfermedad caracterizada por hiperglicemia y desequilibrio del metabolismo de los carbohidratos.

Las personas que sufren de niveles elevados de azúcar en la sangre deberían buscar la forma de controlarla.

Ya que, de no tomar en cuenta los síntomas que se van presentando, puede producir graves consecuencias como la muerte.

La glucosa es regulada por una hormona llamada insulina, ésta es la responsable de administrar los niveles de azúcar en la sangre.

Sin embargo, las personas que padecen de diabetes no  generan insulina y crean una resistencia a la misma. Por lo que resulta ser una dificultad equilibrar los niveles altos de azúcar en la sangre.

Aunque una persona no tenga no padezca de diabetes puede tener problemas de salud si su glucemia está muy alta o por debajo de los niveles normales.

Mantener una dieta balanceada, actividad física y medicamentos puede ayudar a regular el azúcar.

Existen 150 millones de personas en el mundo actualmente padeciendo esta enfermedad. Esta cifra, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se duplicará para el año 2025.

Esto estará ocurriendo con énfasis en los países que están en vías de desarrollo debido al crecimiento poblacional, a la práctica de dietas no saludables y un estilo de vida sedentario.

Mujer joven doctor tomandole el nivel de azucar a una paciente

El azúcar en la salud cerebral

En la actualidad muchas personas relacionan los elevados niveles de azúcar en la sangre con diabetes. Pero unos nuevos estudios arrojan un efecto adverso poco conocido.

Tener niveles más elevados de azúcar en la sangre podría afectar a su cerebro, aún si, sus niveles se encuentran dentro de un rango normal.

La investigación demostró que tener niveles bajos de glucosa estaban relacionados con tener una mejor función cerebral. E inclusive, esto podría ayudar a evitar el deterioro de la memoria que está relacionado con el envejecimiento.

La mayoría de las mujeres y hombres en edad adulta tienen en su cuerpo más de tres litros y medio de sangre. Y sorprende saber que en esa cantidad, solo hay una medida semejante a una cucharadita de azúcar.

Tu cuerpo está diseñado para tener solo una cucharadita de azúcar en la sangre en todo momento.

Si ese nivel de azúcar en tu sangre se eleva a una cucharada de azúcar, se puede generar el riesgo de entrar en un coma hiperglucémico e incluso morir.

Es por esto, que tu cuerpo trabaja constantemente para evitar que ello suceda al producir insulina que permite mantener azúcar en la sangre en niveles apropiados.

Diversos estudios han demostrado que los efectos nocivos de los alimentos con alto contenido de azúcar, tienen una íntima relación con la salud de nuestro cerebro.

Si nuestra dieta diaria consiste en cantidades altas de azúcar, ella irá a el torrente sanguíneo y puede desencadenar trastornos en tu estado de ánimo.

Las investigaciones también han vinculado el alto consumo de azúcar, con un mayor riesgo de depresión y en el peor de los casos esquizofrenia.

El azúcar también puede comprometer las capacidades cognitivas, como el aprendizaje y la memoria.

Hoy día se ha empezado a reconocer que la mente y el cuerpo están íntimamente conectados.

Y ambos deben ser alimentados correctamente para lograr una mejor armonía y una salud equilibrada en nuestro organismo.

Ilustración de mujer obesa comiendo comida chatarra mientras está sentada en un sillon viendo televisión

Por ello, se recomienda el uso de Buen Cabello para un mayor bienestar.

La actividad física regular, es fundamental

En líneas anteriores se dijo que la glucosa en nuestra sangre funciona como un combustible en nuestro cuerpo. Y cuanto más esfuerzo realizamos, mayor es el combustible que se requiere.

Estudios recientes certifican que la actividad física ayuda a mantener los niveles de glucosa en la sangre en estado óptimo.

Ya que el músculo utiliza la glucosa como fuente de energía para poder movilizarse, y como resultado se disminuye la cantidad de azúcar en la sangre.

Un buen plan de ejercicios físicos puede ser clave en nuestra carrera contra los altos niveles de azúcar en la sangre.

Esto ayudará a reducir las necesidades de insulina cuando los pacientes ya son dependientes de ella.Se recomienda adoptar una rutina diaria de 20 o 30 minutos de actividad física.

El ejercicio puede ser tan eficaz como los medicamentos para controlar el nivel de azúcar en la sangre.

Esto disminuye el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares, obesidad y estrés. El Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos así lo afirman.

Es importante establecer un horario que sea siempre el mismo y que puedas mantener en el tiempo.

También influye la misma intensidad y el tiempo que dedicas a la actividad, esto te permitirá que el azúcar en la sangre se mantenga en valores aceptables.

La mayoría de los ejercicios pueden ayudar. Estos son algunos de los que causan un mejor efecto:

  • La caminata.
  • Aeróbicos de alta intensidad.
  • Natación.
  • Saltar la cuerda.
  • Entre otros.

Todas estas actividades tienen un impacto en el tejido muscular que hace que los niveles de hemoglobina se reduzcan en un 1%.

Además, disminuye en un 41% la cantidad de medicamentos que toman las personas que padecen de diabetes.

Los niveles de glucosa en la sangre pueden bajar más con ejercicios prolongados o intensos.

Incluso, la glucosa puede seguir bajando horas después de realizar la actividad física.

El estrés aumenta el azúcar en la sangre

Las constantes investigaciones, estudios, observaciones y seguimientos sobre la diabetes han permitido dar con hallazgos inesperados.

Entre ellos el papel que juega el estrés en los niveles de glucosa en la sangre.

El estrés puede subir la glucosa en sangre. Es por ello, que hay que aprender a manejarlo para mantener en óptimas condiciones nuestra calidad de vida como el control de la diabetes.

Las investigaciones arrojan la existencia de un estrés positivo. Es el que nos anima a levantarnos para trabajar o estudiar. También existe el estrés negativo que desequilibra nuestra salud.

Además este trastorno se puede calificar como agudo o crónico.

El agudo aparece en un momento determinado, como por ejemplo al tener un accidente en nuestro vehículo o cuando ocurre un terremoto.

El estrés crónico es protagonista, cuando en nuestro día a día enfrentamos situaciones difíciles en el trabajo, con la pareja, los amigos o tener diabetes.

El estrés produce en el cuerpo una señal de emergencia cuya función es prepararnos para luchar o para huir de un peligro.

Esta situación genera un aumento en la producción de adrenalina, que es la hormona de las emergencias.

Entre las reacciones que se pueden dar en nuestro organismo está la del hígado.

El cual tiene un inventario de glucosa y grasas para las emergencias, y saca estos combustibles hacia la sangre para que puedan ser usados en caso de necesitarlos.

Esto hace que aumenten los niveles de glucosa en la sangre.

Otros estudios han comprobado que con tan sólo cerrar los ojos, visualizar o imaginar que vives un momento feliz. O estás en una montaña, cambian las ondas cerebrales permitiendo que nos relajemos.

Es importante tener en cuenta que mientras desarrollamos la constancia para realizar estas simple práticas, podemos ayudar a nuestro organismo con el suministro de Buen Cabello.

mujer estresada realizando un grito

Meditación y yoga son aliados para una buena salud

El ritmo de vida que llevamos hoy día no nos permite darnos cuenta que no damos espacio para una pausa.

Al punto que, actividades como el comer se han bautizado como: comida rápida y se ha instaurado como algo normal en nuestra cotidianidad.

Esto conlleva a trastornos como la obesidad y la diabetes que son cada vez más frecuentes, llegando a porcentajes de la población bastante preocupantes.

Según un estudio reciente publicado en The American Journal of Health Behaviour, la meditación podría ser un buen método en pro de nuestro bienestar y la regulación de los niveles de azúcar.

Meditar requiere de una gran capacidad de concentración, se logra con constancia y voluntad para ocupar nuestros pensamientos en un sólo objetivo.

Porque aunque parezca una tontería, centrarnos sólo en lo que estamos haciendo es complicado.

En el momento que logres controlar tus pensamientos y enfocarlos en una sola cosa, te invadirá una sensación de relajación maravillosa.

La investigación publicada en Archives of Internal Medicine en el 2006. Mostró que la práctica de una técnica de meditación puede ayudar en las etapas iniciales de la diabetes para bajar la resistencia a la insulina.

Las hormonas del estrés, como el cortisol y la adrenalina perjudican los niveles de glucosa y de insulina.

Reducir estas neurohormonas mediante la técnica de meditación ayuda a equilibrar la glucosa y la insulina en la sangre.

Otra actividad semejante a la meditación es el Yoga. Es una disciplina que otorga múltiples beneficios en la prevención y control de muchas enfermedades, y la diabetes no es la excepción.

La incursión de personas con diabetes en el yoga comenzó en la India hace más de tres décadas.

Mostrando excelentes resultados obtenidos en estudios realizados por diversos centros de yoga.

La práctica del yoga (por 30 minutos al día, durante 60 a 90 días), demostró una reducción de los niveles de glucosa en la sangre.

Niña pequeña tratando de hacer yoga

La importancia de los minerales

El Magnesio juega un papel importante en los niveles de la glucemia. Estudios han demostrado que una deficiencia de este mineral está vinculado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Dicha investigación demostró que las personas con mayor consumo de magnesio tenían un riesgo 47% menor de desarrollar diabetes.

Todos los años aparecen más estudios sobre minerales que ayudan a prevenir la diabetes tipo 2, y uno de ellos es el consumo de magnesio apropiado.

Lamentablemente, el porcentaje de personas con bajo consumo de este mineral rebasa el 75 por ciento, sólo en Estados Unidos.  

Podemos encontrar este mineral en las algas y los vegetales de hoja verde como la espinaca y la acelga.

También en los frutos secos, semillas de calabaza, girasol y sésamo. El aguacate es otro alimento que contiene magnesio.

Sin embargo, la mayoría de los alimentos provenientes de cultivos, no gozan como en tiempos anteriores de esa riqueza en minerales y vitaminas. Hoy día son muy deficientes.

Es importante  recurrir a Buen Cabello como un suplemento para obtener este beneficio.

El Cromo es otro mineral que facilita procesos de mucha importancia en nuestro organismo.

Es indispensable para regular el metabolismo de los azúcares y también para efectuar el control de la absorción de los hidratos de carbono.

También actúa sobre la secreción de insulina y permite el paso de la glucosa hasta el interior de las células. Para que así éstas puedan aprovechar toda la energía obtenida a través de los hidratos de carbono.

Un déficit de cromo conlleva a una persona diabética, a que la secreción de insulina se vea afectada.

Así que, se puede considerar que la falta de cromo genera una verdadera dificultad para obtener tener unos controles adecuados.

El cromo se encuentra de manera natural en la manzana, y verduras como el berro y la espinaca, así como los derivados lácteos y la carne. Pero la cantidad de cromo presente en estos alimentos puede no ser suficiente.

Es por ello que si requiere de este mineral para regular la glucosa en sangre, la mejor opción es buscar un complemento nutricional.

Otras opciones para controlar

Consumir carnes magras como las que se encuentran en el pescado, la pechuga de pollo o el cerdo. Ayuda a minimizar la transformación de carbohidratos en glucosa en la sangre.

Lo que hace que sea más fácil controlar los altos niveles de azúcar en la sangre.

Cualquier tipo de alimentos que suministre carbohidratos a nuestro cuerpo, en el tiempo, colabora en el aumento de glucosa en la sangre.

Es importante estar alerta y combatir los niveles altos de azúcar en la sangre.

Es muy importante que las personas con altos niveles de azúcar en la sangre puedan comer, por lo menos, cada dos o tres horas algún tipo de alimento sano.

Esta opción es necesaria, ya que evitará las caídas repentinas del nivel de azúcar en la sangre, lo cual provoca que la persona sienta deseos de consumir algo dulce.

Consumir la cantidad de agua sugerida nos puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los niveles saludables.

Investigaciones han demostrado que las personas que beben más agua tienen un menor riesgo de presentar niveles elevados de glucosa en la sangre.

Bajar la azúcar con especias o hierbas, también es una opción viable.

Existen varias investigaciones que arrojan que la canela tiene efectos muy positivos en el tratamiento de la diabetes y los altos niveles de azúcar en la sangre.

Otra especia que no puede faltar en la dieta de las personas que tienen niveles elevados de azúcar en la sangre es el ajo.

Se ha certificado que el consumo constante del ajo puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre de los pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2.

La Universidad de Gezira, en Sudán, determinó en unas investigaciones realizadas que consumir cebolla morada cruda durante el día, puede reducir los niveles de glucosa en la sangre.

Este beneficio se debe a que la cebolla es rica en flavonoides y azufre.

Es importante tener siempre presente consultar un profesional de la salud. Ya que cada caso es personalizado y ellos te pueden indicar que es lo que más te conviene.

Hay casos donde es necesario consumir suplementos como Buen Cabello.

Para garantizar la obtención de las vitaminas y minerales necesarios, garantizando así un mejor resultado en tu bienestar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *