El Atún: Gran Aliado del Sistema Nervioso

El Atún: Gran Aliado del Sistema Nervioso

Última actualización: 21-12-2018. Equipo Nutricioni

El atún, por su elevado aporte de aminoácidos esenciales como el triptófano, ácidos grasos Omega-3, Vitamina B6 y B12, selenio y magnesio, es uno de los alimentos que más favorecen al sistema nervioso.

Los beneficios de consumir pescado azul, como el atún, ha sido ampliamente reconocidos para prevenir enfermedades cardiovasculares, debido a su alto contenido de ácidos grasos Omega-3, ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Un reciente estudio publicado por el Dr. Kuan-Pin Su, Ph. D., vicedecano y profesor del College of Medicine, en la China Medical University, en Taiwán, indica que la falta de ácidos grasos Omega-3 en el cerebro interfiere en el sistema de neurotransmisores y puede ocasionar diversos trastornos, incluyendo la ansiedad.

Que el organismo cumpla cada una de sus funciones de forma adecuada, depende de un complejo sistema de comunicación entre las neuronas, a través de sustancias químicas llamadas neurotransmisores.

Para que el cerebro lleve a cabo todas sus tareas y funciones con precisión es sumamente importante que las neuronas estén saludables y los neurotransmisores en óptimo equilibrio, para lograrlo debe de contar con los nutrientes necesarios.

Determinados nutrientes pueden influir sobre el humor, el comportamiento y ayudar a aliviar la ansiedad, la depresión y los trastornos del sueño. Estos se obtienen con una alimentación balanceada, complementada con productos como el  MelAmino específicamente formulado para favorecer el equilibrio mental.

Los aminoácidos esenciales tienen función neuroprotectora y favorecen las conexiones nerviosas. Como estos no pueden ser sintetizados por el organismo, deben aportarse a través de alimentos de alto valor proteico.

El atún es un alimento rico en aminoácidos como el triptófano, indispensable para la síntesis de serotonina, neurotransmisor que regula los estados de ánimo y estimula la producción de melatonina. Por esto, incluirlo en la dieta ayuda a reducir la tensión emocional y promueve un sueño reparador.

Propiedades nutritivas del atún

Por su contenido de 12% de grasa, el atún se considera un pescado graso, sin embargo, ésta es rica en ácidos grasos Omega-3 que, como es sabido, reportan altos beneficios a la salud.

Una ración de 100 gramos de atún aporta 3,34 gramos de Omega-3, contenido bastante alto  considerando que se recomienda un consumo diario de 1 a 2 gramos en personas adultas.

Llamado “la proteína del mar” es el pescado que tiene mayor contenido de proteínas consideradas de alto valor biológico, siendo su aporte de 23 gramos por cada 100 gramos, siendo este superior al de la carne. Esto lo convierte en una rica fuente de aminoácidos esenciales.

En su composición nutritiva destacan las vitaminas del grupo B, en especial B2, B3, B6, B9 y B12, esta última en una cantidad mayor que la carne, los huevos y los quesos, y además vitamina A y vitamina D.

El atún tiene un alto contenido de yodo, una ración de 100 gramos aporta al organismo 50 mg, siendo la dosis diaria recomendada de 120-150 mg.

En su composición nutritiva destacan minerales como el calcio, selenio, hierro, fósforo. sodio, potasio y magnesio.

Son innegables las propiedades nutritivas del atún y muchos los beneficios que el organismo obtiene si se incorpora a la dieta  sin embargo hay que tener presente que esta debe de ser equilibrada, lo recomendable es comerlo dos veces a la semana.

¿Sabías que el atún es una píldora de salud para el sistema nervioso?

Por el ritmo de vida moderno, la deficiencia de aminoácidos en la alimentación es habitual, ocasionando ansiedad, depresión, nerviosismo, agotamiento y trastornos del sueño.

Por ser una rica fuente de proteínas, el atún proporciona al organismo los aminoácidos que favorecen la comunicación neuronal que permite al sistema nervioso cumplir sus funciones de manera adecuada.

Cien gramos de atún aporta al organismo 3.507 mg de ácido glutámico, de este el cuerpo forma glutamina.

La glutamina mejora la atención, el aprendizaje y la función cognitiva, además aumenta la producción de ácido gamma-aminobutírico (GABA) que es el neurotransmisor que actúa como tranquilizante en el cerebro.

La deficiencia de GABA está asociada con problemas de ansiedad, insomnio y depresión, ésta puede cubrirse por medio de la alimentación y la ingesta de suplementos como el MelAmino  que  estimula su producción y ayuda a cubrir el déficit.

A partir de otro aminoácido presente en la carne de atún, la tirosina, se fabrican la dopamina, adrenalina y noradrenalina, neurotransmisores estimulantes que intervienen en la adecuada respuesta al estrés.

El aporte de vitamina B3 ( Niacina) de 100 gramos de atún excede el requerimiento diario del organismo. Su deficiencia puede provocar desequilibrio emocional, confusión, nerviosismo, irritabilidad e insomnio.

El atún aporta al organismo un 34% de su requerimiento de vitamina B6, ésta junto al magnesio, interviene en la producción de serotonina, la hormona de la felicidad, a través del triptófano. MelAmino por contener L-teanina, estimula la producción de serotonina.

El atún es una rica fuente de vitamina B12, incluso supera a las carnes.  Esta vitamina podría detener la pérdida de volumen cerebral causado por el envejecimiento.

Una porción de 100 gramos de atún aporta al organismo un 80% de la cantidad recomendada de vitamina D. Su deficiencia, según un estudio de investigación en la Universidad de Kentucky, se asocia con daños cerebrales causados por los radicales libres, como la enfermedad de Alzheimer.

El cerebro está compuesto por un 60% de grasas, los ácidos grasos Omega-3, presentes en el atún, en especial el EPA y el DHA, son de gran importancia para el mantenimiento de la función cerebral.

El atún: una grasa maravillosa para el cerebro

El atún es uno de los pescados con mayor contenido de ácidos grasos Omega-3, los cuales son el elemento básico de las más de 100 millones de células que conforman el cerebro. Un déficit de estos en la alimentación repercuten de manera negativa en su funcionamiento.

Recientes estudios han demostrado que aumentar la ingesta de ácidos Omega-3 aumentan el FNDC (factor neurotrófico derivado del cerebro), proteína que protege las neuronas sanas y ayuda a reparar las que están dañadas, permitiendo al cerebro establecer nuevas conexiones.

De los ácidos grasos Omega-3, el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA) son los que mayores beneficios aportan para el cerebro.

El DHA se incorpora en las membranas celulares y facilita la comunicación entre las neuronas, colabora en mejorar los estados de ánimo y en las personas mayores ayuda a frenar el deterioro cognitivo. El organismo produce DHA en pequeñas cantidades por lo que depende de la alimentación para obtenerlo, incorporar atún a la dieta, por lo menos dos veces a la semana es una buena opción.

Diferentes estudios coinciden en afirmar que el ácido graso EPA puede disminuir los síntomas de la ansiedad, así como  prevenir y controlar los trastornos del sueño, como el insomnio.

Los ácidos grasos Omega-3 son  fundamentales durante el embarazo y la lactancia para el desarrollo neurologico del recien nacido. Aunque mucho se habla del riesgo de comer pescado contaminado con mercurio, se aconseja el consumo del atún blanco o de suplementos de aceite de pescado.

El envejecimiento del cerebro se refleja en una disminución de su volumen y peso y una disminución del contenido de grasa en las membranas, aumentando el riesgo de trastornos degenerativos. Diversas investigaciones indican que los ácidos Omega-3, en especial el EPA podrían resultar beneficiosos para mantener la salud cerebral en las personas mayores.

Indiscutiblemente, el valor nutricional del atún aporta innegables beneficios al sistema nervioso, pero en realidad este alimento, rico en proteínas, vitaminas, minerales y grasas saludables es un regalo del mar para la salud en general.

En lata o al natural: más razones para comer atún

Aparte de su delicioso sabor y de las mil y una manera en que puede prepararse, que no da pie al aburrimiento, por su alto valor nutricional son enormes sus beneficios para el organismo.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, indica que incluir en la dieta pescado azul, como el atún, reduce el riesgo de mortalidad por causa de enfermedades cardiacas en un 35% en las mujeres y un 27% en los hombres.

Por su contenido de grasas Omega-3, el consumo de atún :

  • Reduce el nivel de triglicéridos en la sangre
  • Regula la presión arterial
  • Reduce el nivel de colesterol LDL (colesterol malo) y aumenta el HDL ( colesterol bueno)
  • Reduce el riesgo de arritmias cardiacas.
  • Previene la formación de placas en las arterias

Por su bajo contenido calórico,  (alrededor de un 4% de la cantidad recomendada), su alto aporte de proteínas de alto valor biológico, su bajo aporte de grasas saturadas, el atún es un alimento apropiado en las dietas para perder peso, incluso en personas con problemas de diabetes, ya que no contiene carbohidratos ni azúcar.

Para los deportistas este alimento es un gran aliado. Aparte de que ayuda a mantener el peso adecuado, su gran aporte proteico, de fácil asimilación, ayuda a ganar masa muscular y reparar la fibra dañada durante el ejercicio. Además, sus grasas Omega-3 protegen las articulaciones.

La piel también se beneficia, las proteínas son esenciales para reparar y mantener los tejidos, y por su contenido de selenio y vitamina A puede aliviar enfermedades crónicas como el eczema y la psoriasis.

Comer atún favorece la fertilidad, su alto contenido de selenio evita la motilidad de los espermatozoides y aumenta la producción de semen.

Por su contenido de minerales como el calcio, fósforo y magnesio, principales componentes de los huesos y los dientes, colabora en la formación del esmalte, la conservación de los dientes y  previene las caries.

El atún aporta aproximadamente el 40% del iodo que el organismo necesita, este es fundamental para el funcionamiento de la glándula tiroides.

¿Quién no debe comer atún ?

Mucho se ha hablado de la contaminación por mercurio, mineral que interviene en el desarrollo neurológico pero que en grandes cantidades puede ser tóxico.

El pescado absorbe mercurio del agua a través de las escamas, la piel o al alimentarse de otros peces; los  más grandes y que viven más tiempo acumulan mayor cantidad.

De aquí la polémica sobre si debe de consumirse o no durante el embarazo, la lactancia o en caso de niños pequeños.

  • Hoy en día existen numerosos criaderos de atún para fines comerciales, lo que hace más seguro su consumo, y dado que los beneficios superan los riesgos, se aconseja que durante el embarazo y la lactancia  se consuma con moderación.
  • También recomiendan limitar su consumo a 50 gramos semanales en los niños entre tres y doce años.
  • Por su elevado contenido de sodio, el consumo de atún enlatado, salado o ahumado no es conveniente en el caso de personas hipertensas, con problemas de retencion de liquidos o con sensibilidad al sodio. Se recomienda consumirlo al natural.
  • En caso de personas con trastornos que ameriten controlar el nivel de grasas totales, debe restringirse el consumo.
  • En casos de alergia o intolerancia al pescado debe excluirse de la alimentación.
  • Personas con problemas de ácido úrico deben limitar su consumo a porciones pequeñas y poco frecuentes, por su contenido de purinas.

El atún debe de mantenerse refrigerado, ya que uno de los aminoácidos que contiene, la histidina, en temperaturas superiores a 15°C puede ser descompuesta por ciertos microorganismos en histamina, la cual puede provocar una reacción similar a una alergia, presentando vómitos, erupciones en la piel y dificultad para respirar.

Como vemos son mínimos los riesgos de comer atún,  pero hay que tener presente que un solo alimento no hace la dieta, ésta debe de ser variada y equilibrada, complementada por suplementos como MelAmino, que regula la actividad nerviosa ayudando a fortalecer la estabilidad mental.

En un mundo donde la alimentación abunda en calorías, está saturada de grasas malas, donde el colesterol y la hipertensión son el pan de cada dia; no hay tiempo para comer, menos para dormir y los problemas nos agobian; debemos aprovechar las bondades de este maravilloso regalo del mar que cura el cuerpo, fortalece y relaja la mente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *