El acné: etapas, cómo se produce, síntomas y causas

El acné: etapas, cómo se produce, síntomas y causas

Última actualización: 06-02-2019. Equipo Nutricioni

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel, específicamente de la unidad pilosebácea. Además, constituye una de las patologías dermatológicas más frecuentes en los adolescentes. De igual forma los adultos y recién nacidos pueden presentar este tipo de inflamaciones en la piel.

El acné se origina por la obstrucción del folículo del vello en la parte superior del tronco y de la cabeza y, por la acumulación de grasa en las glándulas sebáceas. En la obstrucción se encuentran presentes las células muertas de la piel que no han sido eliminadas y residuos. Estos dos agentes más la grasa que obstruye el poro en la superficie de la piel y las bacterias que abordan a la grasa atrapada es lo que da lugar al bulto que bloqueará al poro.

Etapas del acné

El acné tiene cinco etapas tales como: acné vulgaris, acné rosácea, acné conglobata, acné fulminans y pioderma facial.

El acné vulgaris es el tipo de acné más común. Puede afectar a las personas de cualquier edad; sin embargo, los adolescentes son los que más la padecen. Entre los tipos de lesiones que genera el acné vulgaris son: puntos blancos y negros, pápulas y pústulas. En los casos más graves, pueden aparecer quistes que causan dolor y contienen pus.

El acné rosácea se caracteriza por ser un sarpullido rojo formado entre los granos y otras machas. Por lo general los hombres son los que más padecen esta etapa del acné.

El acné conglobata es un cuadro más severo que el del acné rosácea. La persona que la padece suele presentar puntos negros y blancos, pústulas y granos. En estos casos es conveniente visitar al dermatólogo.

El acné fulminans es similar al acné conglobata solo que se diferencia puesto que puede aparecer de forma repentina.

El pioderma facial, lo padecen generalmente las mujeres con edades comprendidas entre los 20 y 40 años de edad. Se caracteriza por presentar nódulos dolorosos, llagas y pústulas.

Principales síntomas del acné

El principal síntoma del acné es la aparición de lesiones en la piel. Por lo general se localizan en la espalda, en los hombros, en el rostro (frente y mejillas) debido a que son las áreas seborreicas del cuerpo. Entre los tipos de lesiones más comunes se encuentran: no inflamatorias, inflamatorias superficiales, inflamatorias profundas residuales.

Las lesiones no inflamatorias se caracterizan por presentar comedones cerrados (microquistes) y comedones abiertos (puntos negros). Los comedones cerrados son los que más caracterizan al acné. Los comedones abiertos no presentan cambios inflamatorios.  Los comedones son aquellas protuberancias que aparecen en la piel y que por lo general tienden a infectarse o inflamarse.

Las lesiones inflamatorias superficiales están compuestas por las pápulas y las pústulas. Las pápulas se caracterizan por tener un tamaño menor a un centímetro de diámetro y no contienen pus ni grasa a menos que se trate de un caso grave. Las pústulas a diferencia de las pápulas aparecen en la piel llenas de pus y su aspecto es similar al de una ampolla.  

Las lesiones inflamatorias profundas incluyen a los quistes, nódulos y máculas. Mientras que las lesiones residuales están formadas por las cicatrices y por la hiperpigmentación. Los quistes tienen un tamaño variado y presentan infección, son difíciles de eliminar y como resultado dejan cicatriz. Los nódulos son lesiones dañinas en la piel que causan dolor y que a diferencia de los quistes no contienen materia infectada pero si dejan cicatriz.      

Las cicatrices son el resultado de las lesiones inflamatorias como los nódulos y quistes y pueden ser de tipo atrófica, queloides e hipertróficas. La hiperpigmentación se conoce como melanodermias o hipercromías. Aparecen como resultado de la sobre respuesta  de los melanocitos ante la inflamación ocasionada por el acné.

Una vez que han sido definidos los síntomas más comunes en el acné es conveniente mencionar las causas que lo producen.

Causas que pueden originar el acné

En la actualidad las causas del acné no se conocen con exactitud. Sin embargo, numerosas investigaciones dan por resultado que las hormonas y la genética son las principales causas. Otros factores que generan la aparición del acné son los medicamentos, los cosméticos, condiciones de higiene de la piel, el medio ambiente, la exposición a productos químicos, el consumo de alimentos con contenido de grasa, el estrés, entre otros.

Al inicio de la pubertad el cuerpo comienza a producir las hormonas sexuales. Estas hormonas causan la sobre estimación de las glándulas sebáceas localizadas en los poros de la piel. De igual forma los cambios hormonales que se dan durante la menstruación, el embarazo y la menopausia han generado la aparición del acné.

Algunas investigaciones han llegado a la conclusión de que el acné es hereditario. Es por esta razón que es común observar a jóvenes con acné y sus padres sufrieron o sufren de este tipo de lesiones.

El consumo o uso de medicamentos con efectos secundarios sobre la piel tienden a producir acné, principalmente los esteroides.

Los ingredientes de algunos cosméticos pueden afectar la estructura de los folículos y provocar un exceso de producción de sebo lo que ocasiona la obstrucción de los poros.

Los productos destinados para la limpieza de la piel como por ejemplo los astringentes tienden a resecar la piel y como consecuencia el cuerpo produce sebo en exceso para compensar la resequedad.

En el medio ambiente existen sustancias químicas que pueden ocasionar la aparición del acné.

El consumo de alimentos como los frutos secos, el chocolate y los embutidos pueden desencadenar cuadros de acné a pesar de no estar científicamente comprobado.

Por otra parte, existen cuatro factores que dan lugar a la aparición del acné tales como: el aumento de la secreción sebácea, hiperqueratosis ductal, alojamiento de la bacteria Propionibacterium acnes y la inflamación secundaria.

Medicamentos para el tratamiento de lesiones por acné

Para el tratamiento del acné existen medicamentos químicos y naturales. Los medicamentos químicos se pueden usar dependiendo del tipo de lesión y del factor que lo causa.

Si el factor que causa el acné se debe a la hiperqueratosis ductal se deben usar como tratamientos tópicos antineoplásicos, retinoides, fármacos queratolíticos, antibióticos y como tratamiento sistémico el retinoide (isotretinoina).

Cuando el factor es la proliferación de la bacteria Propionibacterium acnes, los antibióticos y antimicrobianos son los más idóneos. En los casos de exceso de producción sebácea se puede usar el tratamiento sistémico de retinoides, terapias hormonales o supresores de hormonas.

Si hay presencia de inflamaciones graves como tratamiento tópico es recomendable el uso de antibióticos como el metronidazol y como tratamiento sistémico los corticoides y los retinoides.

De acuerdo a investigaciones existen efectos secundarios por el uso prolongado de los medicamentos químicos mencionados.

Los retinoides, antibióticos y antimicrobianos tópicos pueden causar riesgo de toxicidad local y causar alergias. Los medicamentos para terapias hormonales pueden causar efectos colaterales como riesgo de desarrollar cáncer en el endometrio.

Los supresores hormonales pueden generar disfunción eréctil, disminución del deseo sexual. El uso prolongado del metronidazol puede ocasionar encefalopatía hepática, náuseas, diarrea, convulsiones, vértigo, neuritis óptica, entre otras.

Por otra parte los corticoides pueden desencadenar en el paciente principales efectos como la retención de líquidos, aumento del azúcar en la sangre, aumento del vello corporal, manchas en la piel y reaparición del acné.

Gracias a las bondades de la naturaleza se encuentran una variedad de hierbas y alimentos que contienen minerales y vitaminas que sirven para tratar el acné. Para el acné por excelencia es recomendable consumir Vitamina C puesto que permite aumentar las defensas haciendo que el organismo sea inmune. La vitamina E se usa para tratar el acné rosácea. El zinc, selenio, y manganeso son minerales que eliminan las manchas del acné.

Ilustración en triangulo de alimentos que debería ingerir el cuerpo humano

Beneficios y propiedades de las vitaminas C, E y B-6

Las vitaminas son las sustancias orgánicas que le permiten al organismo el buen funcionamiento del metabolismo y que muchas veces se deben consumir de fuentes externas puesto que el organismo no es capaz de sintetizarlas. Cada vitamina actúa en el cuerpo humano de manera diferente, por lo tanto, no se pueden sustituir una por otra. Las vitaminas se clasifican en dos grupos: liposolubles e hidrosolubles.

Las vitaminas liposolubles son aquellas que son solubles en la grasa, por lo tanto se relacionan con la grasa de los alimentos y se absorben con ellas. Entre este grupo de vitaminas se encuentran las vitaminas A, D, E y K.   

Las vitaminas hidrosolubles son aquellas que son solubles en el agua y se encuentran en alimentos de origen vegetal y animal. Estas vitaminas se deben ingeridas diariamente puesto que el organismo no tiene la capacidad de almacenarlas. Este grupo de vitaminas está formado por las vitaminas C, B1, B2, B6, Niacina, B12, Ácido Fólico, Biotina y el Ácido Pantoténico.

La vitamina C actúa como un agente antioxidante natural y beneficioso para la dermis, esto hace que previene el daño de los tejidos y la aparición de las enfermedades por la presencia de radicales libres.

En la piel tiene una acción biológica muy importante puesto que sintetiza el colágeno previniendo enfermedades como el acné. Por otra parte reduce las cicatrices, sirve como un buen regulador del sebo.

La vitamina E o alfa tocoferol actúa como un antioxidante específicamente en la síntesis del pigmento en la hemoglobina de los glóbulos rojos. Además, protege a la piel de los radicales libres lo que favorece que las células de la piel sean más saludables.

La vitamina B-6 tiene por ventaja de fortalecer el sistema inmunológico y la generación de anticuerpos lo cual previene la aparición del acné. Previene la producción excesiva de sebo.

Representación de frutas citricas, ricas en vitamina C principalmente

Beneficios y propiedades de los minerales en la piel

Los minerales son las sustancias de carácter nutricional y de origen inorgánico. Constituyen parte de los tejidos vegetales y animales. En los alimentos se encuentran en cantidades muy pequeñas. Sin embargo, una dieta balanceada puede proporcionar la cantidad mínima necesaria que el organismo necesita.

Los minerales más abundantes en el cuerpo son el calcio y el fósforo. Los minerales se clasifican en tres grupos: mayores, traza y otros minerales.

Los mayores son los que se encuentran en los tejidos corporales en cantidades importantes. Entre ellos se encuentran: calcio, fósforo, potasio, azufre, sodio, cloro y magnesio.

Los traza son aquellos que desempeñan funciones importantes y específicas en el organismo. Entre los minerales traza se encuentran: hierro, manganeso, cobre, yodo, cobalto, selenio, zinc. Cromo, flúor y molibdeno.

Los otros minerales se han detectado en el organismo a través de los análisis de los tejidos. Sin embargo, se desconoce la función específica de cada uno en el cuerpo humano. Entre estos minerales se encuentran: aluminio, arsénico, bario, bromo, boro, cadmio, plomo, níquel, silicio, vanadio y estroncio.

El manganeso y el selenio son elementos principales de la enzima antioxidante lo que aporta una protección a las células del daño que provocan los radicales libres. Además, facilitan la absorción de las vitaminas C y E. El zinc interviene en la síntesis del colágeno y elastina lo cual previene la aparición del acné.

El zinc previene la aparición de granos gracias a su propiedad como aclarante de la piel. Es un buen regulador de las glándulas sebáceas. Constituye un mineral que fortalece el sistema inmunológico previniendo enfermedades como el acné. Al igual que el manganeso se caracteriza por ser cicatrizante después de un proceso inflamatorio de la piel. El calcio tiene propiedades de hidratación en la piel.

¿Cuál es el mejor tratamiento para los problemas del acné?

Uno de los mejores tratamientos para los problemas del acné es Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas. Es una mezcla de vitaminas y minerales que tienen propiedades antioxidantes y cicatrizantes. Entre las vitaminas y minerales que lo conforman se encuentran vitamina C, E y B-6 con calcio, selenio, manganeso, zinc y el cobre. Además ayudan a fortalecer el sistema inmunológico previniendo la aparición del acné.

Otro de los poderosos ingredientes de Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas es el colágeno hidrolizado tipo 1 y 3 (bovino) 250 mg. El colágeno bovino tipo 1 contiene hidroxipolina e hidroxylisina, son dos aminoácidos que proporcionan los diferentes tipos de colágeno en las cantidades necesarias. Las propiedades del colágeno en la piel son beneficiosas puesto que retardan el proceso de envejecimiento y previene el acné.  

El ácido hialurónico 5 mg. es un excelente cicatrizante para las lesiones del acné, este elemento se encuentra en los ingredientes de Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas. Es el producto recomendado por los cirujanos y dermatólogos para eliminar las manchas resultantes de las erupciones. Por otra parte, actúa como hidratante de la piel regularizando la superficie aportando un aspecto más saludable y rejuvenecedor.

El ácido alpha lipoic 50 mg. es un poderoso ingrediente para la salud de la piel que actúa como antioxidante. Facilita la reducción del daño ocasionado por radicales libres y promueve la producción de colágeno. Aumenta la cantidad de vitaminas C y E esenciales para la prevención del acné. Tiene la ventaja que sirve como anti inflamatorio en las lesiones del acné.

Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas cuenta con ingredientes naturales como los son los extractos de semillas de uva 95% (núcleo interno) 100 mg., amla fruit (60% de taninos) 50 mg. y gotu kola (10% triterpenos) (hoja) 120 mg. Estos ingredientes constituyen elementos antioxidantes en la piel.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *