Mujer embarazada se toca la barriga

El ácido fólico sirve antes, durante y después del embarazo

El ácido fólico sirve antes, durante y después del embarazo

Última actualización: 07-02-2019. Equipo Nutricioni

Una mujer puede planificar un embarazo así como también quedar embarazada y darse cuenta varias semanas después. En esta planificación es imprescindible conocer para qué puede servirle el ácido fólico.

Durante su periodo de vida fértil debe estar preparada para afrontar un embarazo sin mayores complicaciones. Existen variadas condiciones que puede presentar un bebe que se evitarían con la ingesta diaria de la dosis correcta de ácido fólico.

Enfermedades en la mujer como la diabetes, la epilepsia, y condiciones como la obesidad ponen en riesgo la salud del bebé.

Es por ello que quienes presenten estas y otras enfermedades deben llevar un buen control con su médico el cual garantiza a la mujer la cantidad correcta de ácido fólico requerido.

Es importante que la futura madre sepa que a pesar de llevar una dieta saludable, ésta no garantiza que los alimentos le proporcionen la cantidad necesaria de ácido fólico.

Tan importante es esta vitamina que muchos gobiernos exigen a la industria alimentaria incorporarla a algunos productos de consumo diario.

Las parejas que deseen hijos, deben tomar muy en cuenta este apartado nutricional si ya han tenido alguno con cualquier problema en el desarrollo del cerebro o la médula espinal.

Incluso se debe aumentar la precaución  si uno de los padres ha sido afectado con alguna de estas condiciones o si la pareja tiene un hijo con unn defecto neural.

El ácido fólico también es relevante en la salud durante la niñez y la adolescencia por lo que todos la necesitamos.

De igual manera, como no se sabe en qué momento una mujer puede quedar embarazada, se recomienda un suplemento diario. Una dieta equilibrada puede suministrar una cantidad necesaria de ácido fólico, pero en el embarazo requiere que sea redoblada y mantener una buena reserva durante la vida fértil.

Existe una condición que es hereditaria, en la que el organismo de la mujer descompone y usa de manera más lenta el folato (otra forma de llamar a la vitamina B o ácido fólico) y esto puede afectar la salud del feto. De aquí la importancia del control médico en general y más aún si se sabe que se tiene una condición riesgosa.

El ácido fólico: reconocido sin ser conocido

Los alimentos contienen de manera natural folatos, los cuales son vitaminas  descubiertas a mediados del siglo pasado en las hojas de las espinacas.

Esta vitamina, cuando se produce de manera sintética o artificial en un laboratorio, recibe el nombre de ácido fólico o vitamina B9. Es la responsable de la duplicación celular (construye células) en el organismo.

Ayuda en la formación de órganos y tejidos del feto, de aquí la gran importancia de mantener buenos niveles del mismo en los primeras etapas del desarrollo fetal y antes de la concepción..

Esta vitamina es esencial para la vida e interviene en muchas actividades dentro del cuerpo, entre las que se pueden señalar:

  • Actúa sobre el crecimiento de la placenta, también, aparte de influir en el desarrollo del feto.

  • Interviene en la producción de glóbulos rojos, por lo que puede evitar algún tipo de anemia.

  • Contribuye a fortalecer el sistema inmunológico de la madre durante el embarazo.

  • Ayuda a mantener buenos niveles de glóbulos blancos y de las plaquetas.

  • Es beneficioso para tratar algunos síntomas relacionado con la menopausia.

  • Su déficit puede producir depresión postparto, problemas gastrointestinales, fatiga, etc.

  • Buenos niveles de esta vitamina podrían evitar abortos espontáneos y partos prematuros.

  • La carencia de ácido fólico puede desencadenar en problemas del corazón, preeclampsia y accidentes cerebrovasculares.

  • Ayuda a producir ácido clorhídrico el cual es importante en la digestión.

  • Trabaja en el buen funcionamiento del hígado.

  • Es básico para metabolizar las proteínas de los alimentos.

Embarazo y ácido fólico, eternos aliados

El correcto nivel de ácido fólico se debe garantizar desde antes y en las primeras semanas  de la concepción, ya que es en esta etapa donde mayor influencia tiene en el correcto desarrollo del feto.

La mujer debe tener buenos niveles de vitamina B9 desde unos meses antes del embarazo y mantenerlo en las primeras semanas de gestación.

Como ya se ha explicado, es importante el control médico para garantizar los niveles óptimos de esta vitamina, así se presente o no una condición especial que afecte el desarrollo del bebé. Así algunas mujeres requerirán dosis diferentes a otras.

Entre los beneficios para el futuro bebé, de mantener la madre niveles óptimos de ácido fólico, se tienen:

  • Evita malformaciones en el cerebro (o desarrollo incompleto del mismo) y de la médula espinal como la espina bífida y la espina dorsal abierta.

  • También se disminuye el riesgo de labio leporino, paladar hendido y ciertos problemas cardíacos.

  • Previene que los huesos del cráneo del bebé  queden abiertos, así como la hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro).

  • Promueve que el niño nazca con un buen peso.

  • Podría evitar el desarrollo del autismo.

La salud prenatal se eleva junto al ácido fólico

Existen algunas condiciones y hábitos de vida, así como enfermedades, que pueden hacer que una persona presente un déficit de vitamina B9 en el organismo. Es fácil y rápido conseguir la cantidad necesaria con un buen suplemento vitamínico como  VicMujer.

Si algunos de los casos que a continuación se describen, parecen llamar la atención, se debe poner especial interés en elevar los niveles de ácido fólico:

  1. Debido a que esta vitamina es utilizada por el cuerpo  muy rápidamente, la persona con bajos niveles de folatos que quede embarazada necesitará mayor cantidad para no afectar así el buen desarrollo del bebé.

  2. Las personas con alguna enfermedad como la celíaca (intolerancia al gluten) o que estén bajos de zinc, tienen impedimentos para que el organismo absorba bien el ácido fólico.

  3. Aquellas personas que se están dializando, ya que tendrían una mayor excreción renal de la vitamina.

  4. Todas aquellas personas cuya alimentación esté basada en comida chatarra

    seguramente tienen déficit de esta vitamina y muchos otros micronutrientes.

  5. Pacientes que estén bajo tratamiento con ciertos fármacos, como anticonvulsivos, antiepilépticos, antibióticos, antiinflamatorios, sedantes, anticonceptivos, etc. Siempre se debe consultar con el médico por otras condiciones.

  6. Los alcohólicos, los cuales presentan insuficiencia hepática y esto suma problemas de absorción de la vitamina en el intestino.

  7. Las personas de la tercera edad podrían presentar bajos niveles de ácido fólico, también.

No todo es depresión cuando baja el ácido fólico

Existen algunos indicios que podrían indicar a las personas que se está presentando un déficit de la vitamina. Antes éstas o cualquier otra condición, se debe consultar al médico para un análisis que permita manejar información precisa. Así, se tiene:

  • Estados depresivos o cambios de humor sin aparente razón, podrían tener su causa en el déficit de esta y otras vitaminas.

  • Presentar bajo apetito o debilidad.

  • Anemia.

  • Presentar diarreas o náuseas.

  • Problemas en la piel como acné y dermatitis.

  • En el caso de niños, pueden presentar bajo desarrollo o crecimiento.

  • Dificultad para respirar.

  • Manifestar un envejecimiento prematuro.

  • Pérdida del cabello o que se vuelva más fino.

  • Sangrado en las encías o llagas.

  • Enfermedades en la lengua.

Según la FAO, el ente de las Naciones Unidas para la alimentación mundial, la cantidad diaria para un adulto en condiciones normales es de 400 microgramos diarios, por lo que en las embarazadas esta cantidad debe ser aumentada a unos 600 microgramos.

Se debe mantener un control con el médico para determinar los niveles normales presentes en la dieta y ajustarlos, si es necesario, con un buen suplemento como  VicMujer.

Mujer adulta acostada con cara de depresión

Para usar el ácido fólico hay una receta

La ingesta de suplementos de ácido fólico, debe mantener los buenos niveles del mismo durante toda la vida fértil de la mujer.

Por lo menos dos meses antes del embarazo y durante las primeras doce semanas del mismo,  se recomiendan unos 600 microgramos mínimo al día del suplemento, acompañados de una dieta equilibrada.

Antes del embarazo unos 400 microgramos son suficientes. Estas dosis ya vienen en las diversas presentaciones del compuesto y, por supuesto, no se debe tomar sin antes consultar al facultativo.

Durante la cocción de los alimentos, éstos pierden una cantidad considerable de vitamina B9. Es importante implementar una técnica de preparación y almacenamiento adecuada para evitar esta desnaturalización.

La cantidad de ácido fólico obtenida de manera directa de los alimentos ronda el 50%, mientras que los alimentos fortificados garantizan hasta un 85%.

Es así que los suplementos vitamínicos aportan hasta el 100% de la ingesta necesaria diaria.

Se debe tomar en las mañana y en ayunas, para absorberlo mejor. Se puede tomar solo (una píldora de ácido fólico) o en un multivitamínico. De no ser posible un suplemento de esta vitamina, se recomienda incrementar el consumo de alimentos enriquecidos con la misma.

Es aconsejable que cuando la mujer vomita mucho en los primeros meses, lo ingiera en las horas menos críticas y con los alimento que más  pueda retener.

La manera de tener buenos niveles de la vitamina, a propósito, es con una dieta equilibrada y un buen suplemento. Se debe tomar ácido fólico así no se esté pensando en quedar embarazada.

No se aconseja tomar o mezclar multivitamínicos con vitaminas prenatales ya que se pueden exceder los valores de algunos micronutrientes y ser perjudicial a la salud.

Por eso siempre debe llevarse un control con el médico. La etiqueta del producto escogido indicará datos importantes sobre el aporte diario que de esta vitamina se brinda.

Es deseable que a partir de los 15 años se mantenga una ingesta mínima diaria de ácido fólico, y cuando se esté amamantando mantener un poco más. Fuera del embarazo, una carencia de vitamina B9 puede acarrear también problemas de salud.

Las mujeres que toman anticonvulsivos deben saber que éste afecta la absorción del ácido fólico.

Hombre abrazando su esposa embarazada formando un corazon con sus manos

Una buena ensalada de folatos o ácido fólico

Ya se había explicado que el ácido fólico en los alimentos de manera natural se llama folato. Aquí se indicará una serie de alimentos con mayor contenido de esta vitamina.

  • Las verduras de hojas verdes como: espinacas, papas, vainitas, soja y sus derivados; brócoli, remolacha, acelga, espárrago, lechuga romana, col, coliflor y el berro.
  • En ciertas legumbres: lentejas, frijoles pintos y negros, garbanzos y arvejas,
  • La naranja es buena fuente de folatos al igual que el melón, las toronjas, limones, moras, aguacate, piña, mango, las fresas y el plátano.
  • El maíz, el germen de trigo y el arroz integral.
  • En los frutos secos como el cacahuate (maní) y las nueces.
  • Los alimentos de origen animal no poseen suficientes cantidades de esta vitamina. El pollo, el hígado de res o de cerdo, la ternera y las sardinas la poseen y, en menor cantidad, la leche y sus derivados.
  • La cerveza contiene lúpulo el cual es rico en ácido fólico, pero hay que tomarla sin alcohol.

Los vegetales para que conserven mejor los niveles de vitamina B9, se recomienda cocinarlos con poca agua y colocarlos cuando ésta ya está hirviendo de 3 a 5 minutos.

La mejor manera de preparar los alimentos es crudos, al vapor o salteados, lo cual protege más los niveles de esta vitamina y otras en los alimentos.

Como se había indicado, lo ideal es combinar las fuentes naturales con alimentos enriquecidos, entre éstos últimos se encuentran la pasta, el pan, cereales y varios tipos de harinas fortificadas.

Mujer embarazada sentada en un sofá comiendo vegetales

De una buena elección depende todo

En general los suplementos de ácido fólico vienen de tres formas:

  1. En multivitamínicos los cuales aparte del ácido fólico contienen otras vitaminas y minerales, como es el caso de VicMujer.

  2. Vitaminas prenatales las cuales contienen un grupo de micronutrientes esenciales destinados a la mujer embarazada.

  3. Suplementos que sólo contengan ácido fólico.

Una vez que el médico haya recetado la cantidad de vitamina B9 requerida, la persona al comprar un producto debe fijarse en tres aspectos básicos para seleccionar su suplemento:

  1. Ración individual: Por lo general corresponde a una píldora o tableta.

  2. Ración total: La cantidad de píldoras o tabletas  que contiene todo el envase.

  3. Valor diario en una porción: Es la cantidad del o de los nutrientes que contiene cada ración.

Si el médico, por ejemplo, receta 600 microgramos de ácido fólico diario y el producto indica que cada ración contiene 200 microgramos, se deben tomar, obviamente, tres píldoras o tabletas o, escoger un producto que contenga dicha ración por tableta.

Sin embargo, algunas condiciones específicas se deben tomar en cuenta al momento de suplementarse con vitamina B9, por lo que siempre se aconseja consultar a un médico si es su situación.

Básicamente las contraindicaciones se presentan por exceder la dosis recomendada o ser intolerante a alguno de los vehículos que contienen el ácido fólico, como la lactosa de algunas suspensiones líquidas.

En caso de presentar algún tipo de anemia y que se haya prescrito un multivitaminico, la persona no debe combinarlo con un producto contentivo de ácido fólico.

Si el suplemento indicado contiene un preservante a base de alcohol bencílico, puede causar reacciones en el recién nacido o personas alérgicas a este componente.

Estar de manera prolongada en un tratamiento de salicilatos, estrógenos, antibióticos, anticonvulsivos y otros fármacos, puede producir reacciones secundarias ya que todos estos reducen los niveles de ácido fólico.

Así mismo, después del cuarto mes de embarazo, se debe reducir la dosis, siempre manteniendo un estricto control con el médico.

Se debe usar con precaución en aquellas personas con leucemia, ya que podría ocasionar problemas gastrointestinales de manera esporádica, y también en aquellas personas con hipersensibilidad al principio activo

Embarazadas: efectos que no son tan deseados

El ácido fólico es una vitamina bastante segura, siempre y cuando no se exagere en la dosis básica a ser administrada.

La vitamina B9 es hidrosoluble, y su exceso en el organismo se expulsa a través de la orina. No obstante, en algunos escasos momentos, se podría presentar algún efecto secundario como los que se mencionan:

  • Vómitos o náuseas.

  • Diarrea o estreñimiento

  • Aumento del apetito que puede ser contraproducente más aún durante el embarazo.

  • Sarpullido, enrojecimiento o picor en la piel.

  • Intolerancia a algún componente.

  • Dolores de estómago.

Estos síntomas por lo general son muy ligeros, pero ante su aparición se debe suspender el consumo de ácido fólico y consultar al médico.

En conclusión, el ácido fólico es una vitamina esencial para todas las personas, pero en el caso de  la mujer que planifica un embarazo, de esta vitamina depende, en gran medida, la salud del futuro niño.

Se debe siempre procurar una dieta balanceada que aporte una buena cantidad de este nutriente y complementar con un buen suplemento como VicMujer, así como mantener buenos hábitos de vida saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *