El aceite de coco: producto ideal para el cabello

El aceite de coco: producto ideal para el cabello

Última actualización: 15-10-2018 por Editor Fanny.

El cabello es el marco para el rostro, un símbolo de cuidado personal y si está bien cuidado, brillante y saludable, es también reflejo de la buena salud de su poseedor.

La forma de llevarlo ha reflejado, en diversas culturas,  el estatus social de una persona, su religión o su posición política. Ha significado poder, riqueza y dignidad.

Se cortaba el cabello a los habitantes de los pueblos vencidos para hacer pública su derrota y  humillación.

En la antigüedad el cabello largo simbolizaba fuerza y poder en un guerrero o un noble, mientras que el cabello corto era propio de esclavos y sirvientes, quienes tenían menos tiempo para  la higiene.

En la actualidad sigue teniendo connotaciones  de autoconfianza y éxito.

Por ello existe una industria, que mueve millones de dólares. destinada solo a brindar y mantener su salud del mismo, así como a modificar y a mejorar su apariencia.

Hoy como ayer, las personas invierten mucho tiempo y dinero en cortarlo, cambiar su color y modificar su textura y apariencia, según los dictados de la moda.

Pero los parámetros primordiales  que definen su belleza no han cambiado mucho: un cabello hermoso siempre es abundante, suave y brillante.

Estructura del cabello

Las dos partes principales del cabello son la raíz y el tallo, tal como si se tratase de una planta. El tallo es la parte principal del cabello, nace por debajo del cuero cabelludo y se extiende formando la parte visible.

El cabello está compuesto básicamente por agua, proteínas como la queratina y un pequeño porcentaje de grasa.

Las partes principales del cabello son:

  • Médula

  • Corteza

  • Cutícula

La médula es el eje del cabello o parte central y es incolora. La corteza es la parte central y conforma la mayor parte del cabello como tal. Allí se encuentra fija la melanina, el pigmento que provee al cabello de su color característico.

Finalmente la cutícula es la parte externa que actúa como capa protectora.

Consiste en queratina en forma de escamas, que confiere  al cabello su apariencia y brillo.

Si la cutícula es uniforme reflejará mejor la luz y el cabello lucirá más brillante.

La raíz o folículo piloso aporta nutrientes para el crecimiento del cabello.

En la raíz está contenida la papila dérmica, cuya forma determina el tipo de cabello que tiene la persona. Si es redonda el cabello es liso, si es ovalada el cabello es ondulado y si es plana el cabello será rizado.

Tipos de cabello

Según la cantidad de grasa que se produzca en el folículo piloso, el cabello podrá ser:

Seco

Este tipo de cabello se caracteriza por ser áspero, quebradizo, sin brillo y difícil de peinar, aunque no siempre la apariencia de sequedad se debe al déficit en las glándulas sebáceas.

Otros factores que pueden estar incidiendo, como la exposición solar prolongada, el uso excesivo de planchas y secadores, el cloro de las piscinas, el lavado excesivo  o productos para el cabello demasiado agresivos.

Por otro lado la angustia, el estrés, la mala alimentación y los niveles vitamínicos bajos también  influyen en la buena salud de tu cabello.

Graso

Ocurre cuando las glándulas sebáceas  producen grasa en exceso.

Si bien es cierto que esta grasa natural es importante para proteger al cabello y mantenerlo saludable, el exceso puede causar que el cabello se torne compacto, se le adhiera el sucio con facilidad e incluso aparezca caspa o seborrea.

Algunos tipos de cabello tienen zonas muy grasientas y otras resecas. Puede aparecer picor, caspa, inflamación del cuero cabelludo e irritación constante.

El exceso de grasa puede ser producido por un desequilibrio hormonal, un desnivel vitamínico, sobre todo la falta de biotina tan necesaria para una piel y cabello saludable, el estrés, el abuso de productos para el cabello e incluso una higiene excesiva.

Cabello normal

Es el cabello con características intermedias entre los anteriormente descritos. No presenta signos de un cabello reseco, ni posee exceso de  grasa continuamente. Este tipo de cabello no suele presentar grandes problemas, aunque también requiere de cuidados.

Factores que influyen sobre la salud del cabello

Hay factores que influyen en la apariencia y la salud del cabello, son tanto externos como internos. De su análisis es posible incorporar hábitos saludables que ayuden a mejorar la salud del cabello:

Forma de peinarse

Un peinado muy agresivo puede afectar la cutícula del cabello e incluso provocar alopecia de tracción, por ejemplo las colas de caballo demasiado estiradas. El tipo de peine o cepillo es importante, para los cepillos se prefieren los de cerdas naturales, que no maltratan el cuero cabelludo ni el cabello.

El cabello húmedo es más fácil de desenredar, por eso es preferible hacerlo estando recién lavado. El cepillado moderado es beneficioso para desprender la suciedad y extender la capa de grasa protectora a lo largo de la fibra capilar.

El cepillado intenso puede llegar a dañar el cabello y producir exceso de grasa.

Rizadores y alisadores

El uso continuo de rizadoras, planchas y secadoras puede estropear la estructura capilar y el cuero cabelludo, inclusive la luz solar por mucho  tiempo, deteriora de la salud del cabello, ya que el calor excesivo produce la ruptura de los ligamentos químicos que se encuentran dentro de la estructura capilar.

La alimentación

La mala alimentación incide en la salud del cabello, por ser la principal vía de ingesta  de vitaminas E, C y D, que benefician la formación de queratina, el principal soporte de la fibra capilar.

Una forma fácil de compensar el déficit de vitaminas, es tomar diariamente Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas, que aporta una serie de nutrientes y vitaminas necesarios para mantener un cabello saludable.

Productos químicos

Productos químicos como tintes, decolorantes, permanentes y alisadores,  rompen la cutícula y pueden destruir los ligamentos de sulfato que une las cadenas de polipéptidos en la queratina del cabello, volviéndolo débil, quebradizo y opaco.

El estrés

El estrés es capaz de generar un sinfín de síntomas adversos en el organismo, y sobre la salud capilar, que abarcan desde la aparición de canas hasta llegar incluso a la pérdida del cabello.

El cabello puede tornarse  falto de vitalidad, quebradizo, más seco y sin brillo. Esto ocurre porque el cuerpo al estar constantemente bajo estrés, comienza a liberar cortisol, que a su vez, es capaz de generar una serie de síntomas físicos y mentales desfavorables.

Otro de los síntomas del estrés continuado es la disminución progresiva del crecimiento del cabello, este deterioro continuo, si no se trata a tiempo puede desencadenar alopecia.

Productos inadecuados para el tipo de cabello

Los productos para el cabello están diseñados para proporcionar efectos positivos en el cuidado del mismo, según el tipo de cabello.

Si por ejemplo el cabello es seco y se utiliza un producto para cabello graso por cualquier razón, la resequedad del mismo se acentúa.

La edad

Con el tiempo aparecen las canas. La edad en que esto sucede está determinada genéticamente.

Con el tiempo los procesos celulares que regeneran las proteínas que conforman el cabello se hacen más lentos. El cabello puede tornarse mas seco, o rebelde o quebradizo y los cambios hormonales ocasionan que el cabello crezca más lentamente.

¿Que es el aceite de coco?

El aceite de coco es una sustancia grasa de origen vegetal, que gracias a sus múltiples beneficios es muy utilizado en la industria cosmética, así como también en la gastronómica.

El ácido láurico constituye aproximadamente el 50% de los ácidos grasos presentes en el aceite de coco, que al ser digerido forma la monolaurina. Ambos, ácido láurico y monolaurina tienen la propiedad de matar bacterias y hongos.

Tiene un alto contenido de vitamina E, potente antioxidante para la piel y el cabello. Reduce la pérdida del cabello, ya que lo fortalece e impide que se quiebre con facilidad.

El aceite de coco mejora la hidratación tanto de la piel como del cabello. Si bien durante algún tiempo se le creyó nocivo, recientes estudios apuntan a que su ingestión más bien aumenta el colesterol bueno y acelera el metabolismo.

¿Como se obtiene el aceite de coco?

Existen por lo menos  dos maneras conocidos para la extracción del  aceite de coco, una en seco y otra en húmedo.

Extracción de aceite de coco al seco

Una de las formas más tradicionales para logra la extracción del aceite de coco en seco, comienza una vez se extrae la pulpa, se la seca al sol para formar la copra, que luego será presionada en una almazara (una especie de molino).

Como resultado del proceso se obtiene el aceite de coco y una especie de puré con un alto contenido en proteínas y fibra.

Extracción del aceite de coco en húmedo

Se emplea coco crudo en lugar de la copra seca, y en lugar de una almazara, se utilizan centrifugadoras, combinando  electrólisis, ondas expansivas e incluso enzimas, sales, ácidos, frío y calor entre otros, para fragmentar la emulsión de aceite y agua creada por la proteína contenida en el coco.

Beneficios del aceite de coco en el cabello

El aceite de coco tiene propiedades antifúngicas, es decir su capacidad de combatir los hongos, es antimicrobiano, ya que combate los gérmenes patógenos, es antiinflamatorio, antibacteriano y antiséptico.

Es capaz de reducir la pérdida de proteína en el cabello. Tiene beneficios hidratantes y nutritivos en el cabello, controla el frizz y aporta brillo.

Sin embargo muy pocos conocen de su uso en la eliminación de piojos, combate la caspa, evita la descamación y resequedad, a la vez que  aporta un aspecto brilloso y revitalizado al cabello.

Por estos y muchos otros  beneficios, Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas y el aceite de coco, constituyen el dúo perfecto para un cabello saludable y hermoso.

¿Cómo aplicar el aceite de coco en el cabello?

  • Cuando el cabello es rebelde y con mucho frizz, colocar unas gotas de aceite de coco en la palma de la mano, aplícarlas en el cabello desde la zona media hasta las puntas, dejando actuar durante toda la noche y lavar a la mañana siguiente.

Combinar la aplicación de aceite de coco con  Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas produce efectos inmediatos en la belleza del cabello.

  • Para evitar la caída del cabello y estimular su crecimiento natural, se puede aplicar una mascarilla a base de vitamina E y aceite de coco. Esto repara las fibras dañadas y aporta brillo y suavidad.
  • El uso habitual del aceite de coco ayuda a mejorar notablemente los problemas de caspa, e incluso a erradicarla para siempre
  • La salud capilar no escapa a los perjuicios ocasionados por el estrés. Incorporar hábitos saludables a tu vida, desconectarse de vez en cuando de la rutina, hacer ejercicio y complementar la dieta con  Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas

Tener un cabello hermoso no necesariamente requiere productos costosos. Una rutina saludable, una dieta equilibrada complementada con Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas y aceite de coco, proporcionan los elementos para mostrarle al mundo la mejor imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *