Ejercita tu memoria y sácale provecho al máximo

Ejercita tu memoria y sácale provecho al máximo

Última actualización: 21-11-2018. Equipo Nutricioni

La memoria es la capacidad que tienen las personas para guardar información en su mente y además evocar recuerdos en cualquier momento. El cerebro es quien se encarga de realizar esta función.

Todas las tareas cotidianas de una persona, en algún momento formaron parte de un aprendizaje. Este se almacenó en la memoria y gracias a ello es que se pueden realizar.

Cualquier actividad, por automática que parezca hacerla, forma parte de la información almacenada en la memoria (caminar, leer, manejar, escribir, hablar, etc).

Tipos de memoria

Existen varias categorías para clasificar la memoria, pero la más conocida es la siguiente:

Memoria sensorial. Se activa cuando el cerebro verifica o registra las sensaciones percibidas a través de los sentidos. Esta memoria a su vez se divide en:

- Memoria icónica: verifica los estímulos visuales. Su duración es muy corta, pero de gran capacidad de procesamiento. La memoria icónica suministra un flujo constante de información al cerebro (mientras los ojos permanezcan abiertos).

- Memoria ecoica: registra temporalmente los estímulos auditivos. Dura alrededor de los 10 segundos. Los sonidos pasan de forma automática al procesador auditivo central, quien convierte las señales eléctricas del sonido en estructuras mentales, que serán guardadas en el cerebro por un corto tiempo.

A pesar de que la memoria sensorial es muy breve, permite recordar las imágenes que se están viendo en este momento, así los sonidos que se acaban de escuchar.

Esta memoria es la que está activa cuando escuchas un nombre o un número y lo recuerdas por poco tiempo. La información recibida a través de esta memoria será descartada casi inmediatamente o pasará a una memoria de mayor duración.

Memoria de corta duración. A su vez se divide en dos categorías: memoria de corto plazo y memoria de trabajo.

- Memoria de corto plazo: Dura aproximadamente unos 10 segundos. Si se quiere retener la información por más tiempo en la memoria, se debe hacer un esfuerzo adicional o un repaso de la misma. De lo contrario, dicha información será descartada.

- Memoria de trabajo. También se denomina memoria operativa y es aquella que suministra la información requerida para realizar cualquier tarea. Está presente en toda actividad mental como ejercicios matemáticos, comprensión de lecturas, etc.

Memoria de largo plazo. Se entiende como la forma general de memoria. Está integrada por todos los recuerdos construidos a lo largo de la vida. La conforman las experiencias vividas, conocimiento adquirido sobre el mundo que nos rodea, hábitos adquiridos, habilidades y destrezas.

Formación de los recuerdos

El proceso que transforma un estímulo externo en recuerdo viene dado por la interacción de los diferentes tipos de memoria. Cuando se recibe el estímulo, se percibe una sensación y se activa la memoria sensorial. Inmediatamente entra a trabajar la memoria icónica (si el estímulo es visual) y/o la ecoica (para estímulos auditivos).

Una vez registrada la información captada por la memoria sensorial, esta es remitida a la memoria de corto plazo (si no se quiere olvidar debe ser repasada). Si en este punto, se hace necesario ejecutar cierta tarea mental, entonces trabaja la memoria operativa.

Si se repasa la información en la memoria de corto plazo, esta pasa a la memoria a largo plazo, donde se guardará permanentemente como un recuerdo.

La memoria consta de tres fases:

  • Registro: Ocurre en el instante en que se percibe el estímulo externo. Se da por medio de la percepción, la atención y la concentración.
  • Retención: Es la etapa donde se almacena en el cerebro la información. Para retener o guardar información en nuestra memoria, es necesario repasarla.
  • Recuerdo: Consiste en buscar en la memoria un recuerdo (evocar) para traerlo de manera consciente a nuestra mente. Es hacer presente la información retenida.

¿Por qué falla la memoria?

Es normal que ocurran olvidos temporales, es cuando se quiere traer algo a la mente y no se logra recordar.

El olvido es involuntario y consiste en la pérdida de información resguardada en el cerebro. Puede ser de carácter temporal o definitivo.

Pueden ser muchas las causas de la pérdida temporal de memoria. El estrés  el desorden del sueño , ansiedad, trabajo bajo presión, ritmo de vida actual, etc.

Es común la pérdida de memoria transitoria y aunque no sea grave puede alterar la vida cotidiana. Entre las causas que la pueden originar, se pueden mencionar:

  • La menopausia: La pérdida de memoria temporal es recurrente en mujeres que están en la edad de menopausia. La causa son los desequilibrios hormonales propios de este periodo. Una vez finalizada la etapa, la memoria debería recobrarse.
  • El embarazo: La variación en los niveles hormonales propios del embarazo afectan el cerebro y en consecuencia, debilitan la memoria.
  • Quimioterapia: Las personas sometidas a quimioterapias pueden presentar cuadros de pérdida temporal de memoria ocasionados tanto por la enfermedad, el estrés y lo invasivo del tratamiento.
  • Fatiga crónica: El agotamiento crónico puede favorecer la disminución de la memoria a corto plazo, esto debido al cansancio cerebral.
  • Mala alimentación: La carencia de vitaminas, especialmente el complejo B afecta la memoria. Para el buen funcionamiento del cerebro es necesario suministrarle los nutrientes necesarios. 

Mujer con cara de tristeza observando un plato con solo una aceituna

  • Medicamentos: Tomar medicamentos como antihistamínicos, antidepresivos, relajantes musculares, pastillas para dormir, ansiolíticos y los analgésicos son medicinas de efecto muy fuerte y por lo tanto pueden interferir en el trabajo eficiente del cerebro.
  • Ingerir alcohol: el alcohol es una sustancia que afecta negativamente las células las neuronas. Es por ello que al consumirlo se pueden presentar lo que se conoce como “lagunas mentales”.
  • Tabaco: el fumar limita la oxigenación del cerebro.
  • Uso de drogas: consumir drogas altera las sustancias químicas que producidas por el cerebro y las conexiones neuronales.
  • Edad: Al avanzar en edad , es normal la disminución de la memoria a corto plazo. Esta pérdida se da gradualmente. Al envejecer la memoria de retención amerita mayor esfuerzo.

Fallas en la memoria de retención

  • Olvidos por déficit de atención. Cuando una persona se distrae fácilmente la información no se retiene de manera efectiva. Al no haber concentración, es fácil olvidar. Por lo tanto se recomienda enfocarse en la tarea que se realiza y prestar especial atención a la información relevante.
  • Olvidos de tiempo. Si transcurre mucho tiempo sin evocar algún recuerdo, el cerebro tiende a descartar dicha información. Es importante “recordar” de vez en cuando algo que no se quiera olvidar.
  • Olvido de acciones futuras. Consiste en olvidar actividades programadas (citas, tomar medicinas, entregas, etc). El mejor remedio contra este tipo de olvidos es tomar nota de lo que se planifica o llevar una agenda.
  • Olvidos temporales. Ocurre cuando se olvidan palabras justo en el momento en que quieren utilizarse, pero luego vienen a la memoria.
  • Memorias inexactas. Es cuando no se recuerda con precisión el tiempo en que algo ocurrió, lugares o situaciones.

Cómo estimular la retención

- Realizar actividad física. Al hacer ejercicio se oxigena el cerebro.

- Escuchar música. Ya se ha comprobado que oír música estimula las funciones cerebrales,

especialmente si es música clásica. Favorece la concentración.

- Jugar ajedrez. Al ser un deporte que amerita concentración, agilidad y aplicación de lógica, el

cerebro se ve en la obligación de estar alerta.

- Resolver crucigramas y sudokus. Estos pasatiempos agilizan la mente al hacerlos con frecuencia.

Ambos requieren concentración, buena memoria paciencia. Además relajan.

- Cero estrés. Ante algún olvido, lo peor que se puede hacer, es llegar a la desesperación porque el cerebro se bloquea. Lo recomendable es repasar lo que se hizo previamente para tratar de recordar.

- Utilizar la imaginación. Crear en la mente historias o imágenes estimula la actividad cerebral. Puede emplearse esta técnica cuando se lee (otra actividad que también favorece la salud del cerebro)

- Activar la memoria. Tratar de recordar cosas sencillas como algo que se hizo el día anterior, la

ropa que se lleva puesta y luego agregar niveles de dificultad estimula la actividad neuronal.

- Aprender cosas nuevas. Especialmente si se trata de un idioma o ejecutar algún instrumento

musical. Cuando se adquiere nuevo conocimiento se activan diferentes áreas del cerebro.

- Salir de la rutina. El hecho de realizar siempre las mismas actividades y de la misma forma

aletarga el cerebro.

- Recurrir a medicinas naturales o suplementos con propiedades benéficas para la memoria como MetaMente

Alimentos beneficiosos para la memoria

El hecho de reconocer los beneficios de los alimentos, permite tomar consciencia de la importancia de los nutrientes que aportan cada uno.

Antes de mencionar algunos nutrientes y su fuente, es necesario destacar la importancia de la correcta hidratación para el cerebro. Este órgano está compuesto en gran parte por agua.

Es vital para mantener la memoria ingerir a diario la cantidad necesaria de agua. Cuando el cerebro está deshidratado, se hace más pequeño y reduce su actividad.

Así mismo, el agua también ayuda en la asimilación y distribución de nutrientes. Entre los nutrientes y vitaminas más importantes para el cerebro tenemos:

  • Vitamina A y complejo B. Favorecen la memoria y son excelentes antioxidantes. Se encuentran en verduras. La vitamina A está presente especialmente en las zanahorias y calabazas. El complejo B está en las espinacas, el brócoli y acelgas, fresas, melón.
  • Vitamina E. Antioxidante por excelencia. Está presente en frutos secos, aceite de oliva y hortalizas en general.
  • Omega 3 y fósforo. Contribuyen en la formación de neuronas, retrasan el deterioro cerebral por envejecimiento. El pescado (especialmente el salmón y las sardinas) es la principal fuente de estos elementos. El aguacate también aporta Omega 3 en una cantidad importante.
  • Los frutos secos (nueces, almendras y avellanas) suministran antioxidantes al organismo. Disminuyen el riesgo de derrames cerebrales y estimulan la circulación sanguínea hacia el cerebro.
  • Las frutas ricas en vitamina C deben incorporarse a toda dieta saludable, ya que actúa como antioxidante. Las naranjas, limones y guayabas constituyen una excelente fuente de vitamina C.

Todos los alimentos aportan nutrientes requeridos para el óptimo funcionamiento del organismo, es por esta razón que la alimentación debe ser balanceada.

Al ingerir alimentos no se debe hacer con la idea de favorecer determinado órgano del cuerpo, ya que la salud se busca de manera integral.

Hierbas que estimulan la memoria

  • Romero. Esta planta tiene propiedades antioxidantes. Incrementa el rendimiento mental y retarda la pérdida de memoria propia de la edad.
  • Ginseng. Es una de las plantas más conocidas por favorecer la memoria y resguardar el cerebro. Interviene en el transporte de oxígeno hacia el cerebro.

  • La salvia. Actúa como antioxidante. Protege las células cerebrales, estimula las funciones del cerebro como la concentración y la memoria.
  • Ortiga. Favorece el rendimiento mental. Refuerza la memoria y retarda el deterioro mental. Favorece la actividad de las células del cerebro.
  • Ginkgo biloba. Mejora la circulación a nivel cerebral. Evita el deterioro del cerebro. Aminora el riesgo de derrames cerebrales. Favorece la concentración y la memoria.
  • Té verde. Es rico en antioxidantes. Disminuye la pérdida de memoria, favorece la concentración y el rendimiento mental.
  • Hierba de San Juan. Actúa contra la depresión, el estrés y la ansiedad. Previene la aparición de Alzheimer.
  • Bacoppa Monnieri. Conocida también como brahmi, es originaria de la India. Favorece la memoria, e incrementa la agilidad cognitiva. Disminuye la probabilidad de sufrir de Alzheimer.
  • Musgo del Club. Originaria de China. Actúa en contra del Alzheimer, disminuye la pérdida de memoria, aumenta la concentración y la claridad mental. De ella se extrae la Huperzina-A que es utilizada en suplementos naturales como MetaMente

Suplementos vitamínicos y memoria

Gracias a los avances de la ciencia, en la actualidad están a nuestro alcance productos creados para lograr el bienestar y la salud en general.

Estos productos son realizados siguiendo estrictas normas de calidad y bajo el control de especialistas en cada materia de salud.

En el caso de la memoria, está a nuestra disposición MetaMente, el cual contribuye con nutrientes que activan la circulación cerebral, incentivan la concentración y la memoria.

Adicionalmente se pueden conseguir los siguientes beneficios al consumir MetaMente:

  • Repara las conexiones neuronales para activar la memoria.
  • Activa la circulación al cerebro
  • Disminuye la probabilidad de padecer Alzheimer
  • Tiene efectos antidepresivos
  • Actúa como antioxidante
  • Contiene extractos de hierbas con propiedades benéficas para el cerebro (Hierba de san Juan, Ginseng y Ginkobiloba, entre otras)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *