Alimentos y dulces rico en Magnesio

Ejemplos de vitaminas y minerales para una dieta saludable

Ejemplos de vitaminas y minerales para una dieta saludable

Última actualización: 03-03-2019. Equipo Nutricioni

Ejemplos de vitaminas y minerales podemos encontrarlos a diario en los alimentos que llevamos a nuestra mesa.

Aunque no siempre es así, debido a diversos factores que se interponen entre nuestros hábitos de vida y la buena salud.

En este interesante artículo encontrarás toda la información que necesitas para disfrutar de una alimentación saludable. Así mismo, te ofrecemos una alternativa diferente de salud y bienestar para acompañar tu alimentación.

Nos referimos al novedoso producto Suplemax, un suplemento 100% natural que contiene todas las vitaminas y minerales que tu organismo requiere para funcionar a la perfección.

Te explicaremos por qué es imprescindible reforzar tu salud con vitaminas y minerales de calidad.

Conocerás cuáles son las vitaminas y minerales que tu cuerpo precisa en el día a día, y cuáles son las funciones de cada uno de ellos en tu organismo.

Y por supuesto, mencionaremos detalladamente los ejemplos de vitaminas y minerales presentes en la naturaleza.

El objetivo de este artículo es facilitarte una guía de todos los nutrientes que debes incluir en tu dieta diaria. Igualmente, que puedas tenerla a la mano cada vez que vayas al mercado a hacer las compras de tus alimentos.

Lo primero que debes tener en cuenta es que una dieta saludable no tiene por qué ser monótona y carente de sabores.

Puedes preparar exquisitos platillos en los que estén presentes todos los nutrientes que tu cuerpo necesita.

¡Así que, ya se acabaron las excusas para no comer alimentos sanos y deliciosos! Lo mejor de todo, es que se trata de comidas sencillas y muy fáciles de preparar.

Olvídate de esos menús complicados y costosos que jamás prepararás, déjalos para los chefs de televisión.

Te invitamos a entrar al colorido y exquisito mundo de las vitaminas y los minerales. Sabemos que será una experiencia gratificante. ¡Adelante!

Las vitaminas: Un mundo de color, sabor y nutrición

Las vitaminas son sustancias de origen orgánico que están presentes en todos los alimentos que consumimos.

Los vegetales, las frutas, los cereales, los productos cárnicos y sus derivados nos proveen de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para crecer sano y fuerte.

No es preciso hacer grandes sacrificios para alimentarnos de forma saludable. Sólo basta conocer ese maravilloso mundo de color, sabor y nutrición que son las vitaminas.               

Al momento de hacer las compras de nuestros alimentos, debemos tener en cuenta esta información por demás útil y adquirir aquellos productos realmente nutritivos.

Por lo general, nos inclinamos a comprar productos de fácil preparación, instantáneos o precocidos.

Por eso, te recomendamos acudir semanalmente a un mercado donde puedas comprar productos frescos, como vegetales, frutas, hortalizas, carnes, huevos, leche, queso y cereales.

Opta por productos de comprobada frescura sin escatimar en tiempo y costo razonable.

Las frutas, vegetales y hortalizas deben tener una consistencia firme y tersa, color brillante y bien definido, y el olor característico de su especie. Igual aplica para las carnes, cereales, leche, queso y huevos.

Observar estos detalles garantizará el aporte correcto de todos los nutrientes.

Prefiere consumir los productos frescos y al natural, es decir, sin estar procesados o que contengan preservantes químicos que resultan nocivos y no aportan vitaminas.

La cocina al vapor o a la parrilla permite conservar la mayor cantidad de nutrientes y todos sus sabores.

Complementa tu alimentación con el suplemento de vitaminas y minerales Suplemax, creado específicamente para ayudarte a estar en las mejores condiciones físicas y de salud.

Diferentes tipo de alimentos con calcio

Los minerales: El exquisito regalo de la Madre Tierra

Los minerales son elementos no orgánicos que se encuentran abundantemente en la tierra, el agua de mar, el agua dulce, las plantas, las frutas, los vegetales y muchos otros alimentos.

Los minerales son el exquisito regalo que nos brinda la Madre Tierra para estar saludables.

El ser humano, como parte intrínseca de la Creación y como habitante del maravilloso planeta Tierra, posee y necesita de los minerales para asegurar su subsistencia.

Es por ello que debemos consumirlos diariamente en los alimentos de nuestra dieta diaria.

Suministrar al organismo los minerales que precisa es permitir que las células, tejidos y órganos del cuerpo funcionen a la perfección.

Cuando hay carencia de uno o más minerales, el cuerpo se resiente y comienzan a aparecer las distintas enfermedades.

Lo ideal es consumir diariamente dosis moderadas de calcio, hierro, yodo, magnesio, zinc, cobre y selenio, los principales minerales que debe recibir el cuerpo humano.

Una dieta balanceada será el primer paso a seguir para lograr este objetivo.

La dieta diaria debe incluir los siete grupos de alimentos, es decir, distintas porciones que en conjunto abarquen este requerimiento nutricional.

Pero no siempre es posible cumplir con este cometido, debido a diversos factores del diario vivir.

Es por ello que te ofrecemos el producto Suplemax, como una alternativa perfecta y natural para nutrir tu organismo con los mejores y más completos minerales de la naturaleza.

La dosis diaria recomendada contiene la cantidad justa de vitaminas y minerales.

No tienes que complicarte la vida gastando grandes cantidades de dinero en dos o más suplementos vitamínicos.

Nuestro novedoso producto es todo cuando necesitas para complementar tu alimentación y estar siempre saludable.

Consume alimentos que contengan vitaminas A, B y C

La vitamina A, también llamada retinol, es un componente orgánico soluble en las grasas, es decir, se almacena junto con éstas en los tejidos del cuerpo, principalmente en la piel.

Adicionalmente, contiene otras moléculas denominadas carotenoides.

De los carotenoides se desprende el betacaroteno, el cual se genera durante el proceso de metabolización de las grasas en el hígado y los intestinos. El betacaroteno desempeña un rol predominante en la pigmentación de la piel.

A diferencia del retinol, el betacaroteno es hidrosoluble, es decir, soluble en agua; y al ser ingerido pasa de inmediato al torrente sanguíneo. Nunca deben faltar en tu dieta diaria los alimentos que contienen vitamina A.

Ellos son: Zanahoria, remolacha, brócoli, calabaza, mango, melón, hígado de res, huevos, leche y queso. Las vitaminas B y C, en cambio, son hidrosolubles y se eliminan fácil y rápidamente a través de la orina y el sudor.

Este es el principal motivo por el cual que deben consumirse a diario alimentos que contengan vitaminas B y C.

Debido a la pérdida diaria de estos nutrientes, se aconseja tomar suplementos vitamínicos adicionales, como el producto Suplemax.

El complejo B es fundamental para el buen funcionamiento de los músculos y de las células neuronales. Aporta energía y permite la comunicación nerviosa entre todos los órganos del cuerpo.

El complejo B  está formado por 8 vitaminas, cada una con una función particular.

Los alimentos ricos en complejo B son: Cereales integrales, semillas, carnes rojas y blancas, huevos, granos, levadura de cerveza y vegetales verdes.

Por otra parte, el ácido ascórbico conocido popularmente como vitamina C, es fundamental en el proceso de fortalecimiento del sistema inmunològico.

Todas las frutas cítricas, como naranja, limón, pomelo, durazno, fresa, parchita; y vegetales como perejil, pimentón, coles y brócoli, son ricos en vitamina C.

Que nunca falten en tu mesa las vitaminas D, E y K

Las vitaminas D, E y K forman parte de las 13 vitaminas presentes en la naturaleza que son indispensables para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Al igual que el resto de los nutrientes, las vitaminas D, E y K nunca deben faltar en tu mesa.

Éstas se consideran vitaminas esenciales, es decir, que son imprescindibles para el cuerpo humano.

No pueden dejar de ser suministradas al organismo, sea a través de los alimentos o de suplementos vitamínicos en sus distintas presentaciones.

Cuando existe una deficiencia de alguna de estas vitaminas, comienzan a aparecer serios problemas de salud. La osteoporosis, las dermatitis y las insuficiencias de coagulación sanguínea son las principales enfermedades.

Por ende, la vitamina D ayuda al cuerpo a absorber calcio, necesario para la formación y mantenimiento de huesos y dientes. La mayor fuente de vitamina D es nuestra muy querida estrella, el Sol.

Un baño de Sol de 15 minutos diarios, hará que el organismo produzca por sí mismo la suficiente vitamina D para cubrir sus requerimientos. Por su parte, la vitamina E es la vitamina de la belleza y la juventud.

Aporta las cantidades adecuadas de antioxidantes y sustancias oleosas saludables (Omega 3) que retardan el envejecimiento, embellecen la piel y combaten el cáncer.

La vitamina E está presente en el pescado azul, el aguacate, el aceite de oliva y las semillas de calabaza,

La vitamina K es muy importante para la coagulación de la sangre y la formación de los huesos.

Sin ella, se producirían severas hemorragias que pueden ser mortales, y el área interna de los huesos (contentiva de glóbulos rojos) sufriría serias deficiencias.

La vitamina K la podemos encontrar en la espinaca, la acelga, el perejil, la lechuga, el repollo, el brócoli y el coliflor. Complementa con el producto Suplemax.

Alimentos que proporcionan calcio y hierro a tu cuerpo

El  calcio y el hierro son dos de los minerales fundamentales que el ser humano necesita para vivir. Su importancia radica en que el organismo no es capaz de producirlos por sí mismo, como sí ocurre con ciertas vitaminas.

Existen dos maneras de hacer que estos minerales ingresen a nuestro cuerpo y cumplan su función.

Una es a través de los alimentos de la dieta diaria, y otra con el consumo regular del producto Suplemax, que contiene dichos nutrientes.

El calcio es el mineral encargado del desarrollo y fortalecimiento del sistema óseo, incluyendo los dientes  y las uñas.

Desde la etapa de gestaciòn, la futura madre debe consumir calcio para grantizar su salud y la del bebé en formación.

Durante todas las etapas de la vida del ser humano, el calcio está presente como el mineral más importante, sobre todo en la niñez y en la ancianidad.

Su carencia provoca malformaciones y fragilidad óseas, así como enfermedades dentales.

Los alimentos que contienen calcio son: leche, queso, yogurt, brócoli, epinacas, acelga y sardinas.

Se recomienda una porción diaria del tamaño de una taza o un vaso para cubrir los requerimientos nutricionales para este mineral.

El hierro constituye el segundo mineral imprescindible para el ser humano. Se precisa para estimular la formación de glóbulos rojos en la sangre (hemoglobina). Contribuye a fortalecer las defensas del cuerpo.

La falta de hierro provoca anemia, una enfermedad relacionada con la mala alimentación y que si no se revierte provoca la muerte. La anemia severa ocasiona el mal funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.

El hígado de res o de pollo es la principal fuente de hierro. Lo secundan las lentejas y los frijoles negros.

También el hierro está presente en algunas frutas, como la lechosa, la manzana, las cerezas, las naranjas y las frambuesas.

Alimentos y dulces rico en Magnesio

¿Cuáles son las principales fuentes de yodo y magnesio?

En la lista de minerales imprescindibles para el buen funcionamiento del cuerpo humano, no pueden faltar el yodo y el magnesio. Son quizás los minerales menos nombrados, pero no por ello los menos importantes.

El yodo es el responsable de mantener a tono nuestro metabolismo, pues incide directamente en la buena función glandular.

La tiroides es la glándula que más se beneficia del consumo de yodo y depende de él para cumplir todas sus funciones.

Adicionalmente, el yodo regula los niveles de energía del organismo favoreciendo los casos de hipotiroidismo e hipertiroidismo. Esto lo convierte en el mejor remedio contra las enfermedades de la glándula tiroides.

La principal fuente de yodo es la sal de cocina, la cual debe ser consumida con moderación en los alimentos. Otros alimentos son la longaniza o salchichón, el té negro y las espinacas.

El magnesio tiene múltiples beneficios para el organismo, los cuales se conocen desde hace muchas décadas.

Entre los efectos que han sido probados científicamente, están el de ser un poderoso energético y antiinflamatorio.

Además fortalece el sistema inmune, protegiendo al organismo contra las infecciones. También ha sido comprobado su efecto protector del sistema cardíaco y renal.

El magnesio está presente en los vegetales de hoja verde como la acelga, la espinaca y el coliflor. Igualmente, en los granos, los, frutos secos y las semillas.

Una buena noticia para los amantes del cacao, es que éste también es rico en magnesio.

Se recomienda consumir dos barritas diarias de cacao oscuro; así como cereales integrales, cereza, plátano y pescado con frecuencia, que también lo contienen. Sugerimos reforzar con el suplemento vitamínico Suplemax.

¿Cómo consumir zinc, cobre y selenio de forma natural?

Al igual que los minerales mencionados arriba, el zinc, el cobre y el selenio pertenecen al grupo de minerales imprescindibles para la supervivencia del ser humano.

Quizás no hayas escuchado hablar mucho de ellos porque no son muy nombrados.

Comenzando por el zinc, tenemos que este mineral es vital para que nuestro metabolismo procese alrededor de 80 enzimas, que de otra forma no pudieran procesarse.

Está indicado para tratar los problemas de fertilidad, pues mejora la producción  y la calidad de los óvulos y de los espermatozoides.

Además, fortalece el sistema inmune y optimiza la captación sensorial del olfato y el gusto.

La carne vacuna, incluyendo el hígado, la carne de cerdo, los mariscos, las espinacas, la remolacha, el maíz y el trigo son las mejores fuentes de zinc que podemos encontrar.

El cobre es esencial para la producción de pigmento en la piel y el cabello (melanina), la circulación sanguínea y el fortalecimiento del organismo en general. Está presente en el atún y los mariscos, la soya, la guayaba, la piña y los champiñones.

Por su parte, el selenio es un excelente remedio contra el envejecimiento por su alto aporte de antioxidantes, regula las funciones hormonales y metaboliza las grasas.

La carencia de selenio se manifiesta por un envejecimiento prematuro y enfermedades de la tiroides.

Los alimentos ricos en selenio son la avena, las nueces, las judías en todos sus tipos, las semillas de calabaza, el pepino y el ajo.

Se recomienda consumir al menos dos porciones semanales de alguno de estos alimentos para garantizar la correcta ingesta de selenio.

Y por supuesto, complementar la dieta balanceada con el producto Suplemax, el cual tiene entre sus ingredientes la cantidad necesaria de zinc, cobre y selenio para el organismo.

Ácido fólico: El potenciador de los músculos y el cerebro

Por último, tenemos el ácido fólico, una vitamina que forma parte del complejo vitamínico B conocida como vitamina B9 o folato. Este nutriente es fundamental en el proceso de formación y división celular del organismo.

Esto lo convierte en la primera vitamina recomendada en las etapas iniciales del embarazo, ya que contribuye al sano y correcto desarrollo embrionario. Además, influye en la formación de las células sanguíneas en la médula ósea.

Otra de las funciones del ácido fólico es servir de potenciador y protector del sistema nervioso central, así como del tejido muscular.

Algunas investigaciones sostienen que puede prevenir la aparición del cáncer, debido a su efecto reparador en el ADN y el ARN.

Para las personas de la tercera edad es igualmente beneficioso, ya que mejora la concentración mental y agilidad de pensamiento.

Igualmente, fortalece el sistema inmunitario y previene enfermedades congénitas y propias de la edad avanzada, en especial el alzheimer.

El ácido fólico está presente en muchos alimentos que consumimos a diario. Debido a su importancia y a su rápida excreción, se aconseja tomarlo en suplementos.

El producto Suplemax es la opción natural más indicada para suministrarle ácido fólico a tu organismo.

El ácido fólico lo puedes encontrar en una gran variedad de hortalizas y verduras, entre ellas las espinacas, la lechuga, el perejil y las coles.

Se aconseja consumirlas crudas, de ser posible, o al vapor para conservar todos sus nutrientes.

También, encontrarás ácido fólico en las legumbres de diferentes tipos, como los garbanzos, los guisantes, los frijoles y las judías, además de ser una excelente fuente de proteínas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *