Efectivas plantas para la caída del cabello

Efectivas plantas para la caída del cabello

Última actualización: 02-12-2018 por Editor Fanny.

Aunque el cabello no cumple una función vital para el ser humano, su ausencia suele ser motivo de infelicidad, sobre todo por su efecto antiestético.

La alopecia es el término que se le designa a la caída anormal del cabello o a la disminución de su densidad, aunque se considera normal la caída de unos 100 hasta 150 cabellos por día.

Mujer adolescente-joven sostiendo su cabello, observando el peine con cara de preocupación

El ciclo vital del cabello comienza con una fase de crecimiento activo, denominada anágena, que dura alrededor de mil días; continúa con una fase de involución del folículo que es donde germina el cabello, conocida como fase telógena, de pocos días de duración y finalmente concluye  en la fase de reposo o catágena.

Durante toda la vida, el ciclo del cabello prosigue de forma ininterrumpida.

El pelo refleja la salud interna de las personas y puede tornarse seco, quebradizo o graso dependiendo de lo que se come, del entorno en el que se vive y de la cantidad de estrés experimentado.

La pérdida de cabello es normal en algunos hombres y mujeres mayores, pero también puede estar causada por el estrés o por alguna tensión emocional.

En las mujeres puede ser el resultado de una deficiente alimentación o de un desequilibrio hormonal después del embarazo, durante la menopausia o por enfermedades de la tiroides.

Los remedios naturales para los problemas capilares pueden ser a base de salvia, jugo de limón, aceite de oliva y tomillo con el fin de fortalecer el folículo piloso.

Otra recomendación que se puede seguir es tomar suplementos dietéticos como Buen Cabello que contiene vitaminas A,  del complejo B, vitamina C, E, ácido fólico, inositol y biotina,  minerales como el cobre, zinc además de hierbas que promueven el crecimiento, salud del pelo y del cuero cabelludo.

Cuando la caída del cabello es repentina debe ver su alrededor pues el estrés o los episodios de tensión pueden ser la causa de su calvicie. Si es así, se sugiere ir al médico lo más urgente con el fin de canalizar las causas.

Tipos de alopecia

Entre las alopecias es posible diferenciar dos grandes grupos: difusas y localizadas.

Las alopecias difusas afectan la totalidad del cuero cabelludo y tiene diversos tipos:

Efluvio telógeno: consiste en la caída excesiva del cabello. Este tipo de calvicie ocurre cuando la raíz del cabello se daña y se detiene su crecimiento.  

Es propia de situaciones específicas como estar entre los 2 y 4 meses de embarazo, una intervención quirúrgica, infecciones crónicas o situación estresante, fiebre prolongada, carencia de vitaminas o de hierro y reducción brusca de peso, entre otros factores.

Normalmente el cabello suele recuperarse de forma espontánea después de seis meses a un año.

Calvicie masculina: es la reducción progresiva de la densidad del cabello en el varón. Por lo general, la caída del pelo comienza en la frente y la sienes, siguiendo en la coronilla.

Con el tiempo, las áreas de calvicie se extienden. Este tipo de caída del cabello suele ser progresiva y presenta una predisposición genética.

La causa de la caída del cabello es un aumento de la sensibilidad a la hormona sexual masculina, fenómeno que puede ocurrir en cualquier momento después de la pubertad.

Alopecia androgénica femenina: consiste en la reducción progresiva del cabello en la mujer, que puede manifestarse a partir de los 20 años.

La caída del cabello en la mujer es más difusa que en la calvicie masculina, la piel, al igual que en la calvicie del varón, no presenta ninguna alteración.

El origen de este tipo de caída del cabello suele ser de tipo hormonal o hereditario y normalmente esto ocurre durante la menopausia cuando los estrógenos bajan de nivel.

Alopecia secundaria: la caída del cabello se produce como consecuencia de la administración de determinados fármacos, por ejemplo los de la quimioterapia y los anticoagulantes.  

Los fármacos tienen sustancias que producen un efecto tóxico en el folículo piloso del cabello y hace que pierda su fuerza.

Caídas del cabello localizadas: afectan solamente algunas áreas del cuero cabelludo, por ejemplo la alopecia areata, la alopecia traumática y la cicatricial.

Los factores que las originan son diversos: por tracción mecánica debida a peinados muy estirados, respuesta exagerada del sistema inmune o simplemente por causas desconocidas.

Plantas que nos ayudan con la caída del cabello

Es reconfortante saber que con los recursos que nos brinda la naturaleza podemos realizar preparados caseros para revitalizar el cuero cabelludo y darle brillo a nuestro pelo.

Cola de caballo: es un recurso natural que ayuda a mantener el pelo con fuerza desde la raíz. Se debe a que esta hierba es fuente de selenio, sílice y cisteína, que son capaces de vigorizar y estimular el desarrollo de una cabellera saludable.

Imagen en primer plano de te de cola de caballo

La cola de caballo contribuye a evitar la desaparición del cabello si la causa es por carencia nutricional.

Para aprovechar sus propiedades se prepara una decocción con 7 cucharadas de cola de caballo, romero y ortiga en iguales cantidades, el cual debe cocinarse por cinco minutos.

Se coloca en el cabello después del champú como tónico realizando masajes circulares. No se enjuaga.

 Romero: esta planta cumple funciones numerosas funciones medicinales y aromáticas, sobre todo para activar la circulación de la sangre.

Puede utilizarse fresca o seca, incluyéndola en el champú mediante un concentrado de romero o usarlo como enjuague después del lavado.

El romero posee vitaminas como las del complejo B, vitamina A, C y minerales como hierro, magnesio, zinc, calcio, fósforo y otros antioxidantes.

Estos elementos favorecen el crecimiento del cabello y ayudan a que mantenga su tono oscuro, excelente pàra retardar la aparición de las canas.

ilustración de romero en fondo de madera

Se puede utilizar el romero machacando sus hojas para preparar una tisana, que podemos aplicar mediante masajes dos veces al día. Con esto se activa la circulación sanguínea para ayudar a que el cabello salga abundante y fuerte.

Ortiga: esta planta contiene una variedad de nutrientes: mucílagos, sales minerales, fitoesteroles, flavonoides y ácidos orgánicos, que fortalecen la estructura capilar, inhiben la desaparición del cabello y mantienen el equilibrio de grasa en el cráneo.

La ortiga es recomendada para folículos pilosos débiles y cabelleras que tienden a caerse, personas con exceso de grasa y con caspa.

Para cabellos quebradizos y sin brillo, la ortiga es excepcional por sus propiedades estimulantes y regeneradoras.

Hojas y flores blancas de ortiga muerta

Sus atributos podemos aprovecharlos preparando una loción capilar y aplicándola después del champú, o simplemente agregándola directamente al champú.  

Guayaba y nogal

Hojas de guayaba: son utilizadas desde la antigüedad para tratar la caída del cabello. Tienen un alto contenido de vitamina C, complejo B y otros minerales con propiedades antibacteriales y antioxidantes.

Podemos preparar una tisana hirviendo en un litro de agua un puñado de hojas de guayaba y dejando reposar, para luego enjuagar el cabello.

También se puede preparar una mascarilla para el cabello. Para ello tomamos hojas de guayaba y la pulpa de la fruta, se licúa hasta que quede una mezcla pastosa.

La colocamos en el cabello y lo dejamos actuar toda la noche. En la mañana se lava el cabello normalmente.

La guayaba fortalece los poros en el cuero cabelludo, haciendo que esta parte del cuerpo esté en condiciones para sostener una larga cabellera. Además es fuente de vitamina B2, nutriente indispensable para revitalizar las células del folículo piloso.

Nogal: contiene más de 19 vitaminas y minerales: ácido fólico, zinc, fósforo, calcio y potasio, que dan fortaleza al cabello.  

La semilla del nogal contiene L-arginina, excelente aminoácido que ayuda con el flujo de la sangre haciéndola más liviana, además de fortalecer las paredes arteriales lo que repercute en darle más brillo al cabello y obtener unas raíces fortalecidas.

Closeup de nueces maduras de un nogal

Otro beneficio del nogal es favorecer una cabellera sana y activa en crecimiento a través del hierro contenido en sus semillas.

Si queremos obtener los aportes del nogal colocamos 10 a 12 hojas de la planta, añadimos una taza de agua, lo hervimos por tres minutos y dejamos reposar.

Filtramos y con ello enjuagamos el cabello con el agua tibia, que luego envolveremos en una toalla por veinte minutos. Este tratamiento se debe aplicar por semana y media para ver sus efectos.

Otra forma de aprovechar sus beneficios es triturando un puñado de nueces, que se colocan en frasco con aceite de oliva, se cierra herméticamente y se deja una semana al sol y al sereno.

Al cabo de este tiempo ya se puede aplicar junto con el acondicionador una vez por semana en todo el cabello.

Sábila, capuchina, palo de jabón y quina para la dermatitis seborreica

Sábila o aloe vera, es cicatrizante y humectante, aportando brillo al cabello.

La mascarilla de sábila para el cabello es muy fácil de preparar: se tritura abundante cristal de sábila para formar una pasta que se debe aplicar en el cabello y en el cuero cabelludo.

Se puede dejar toda la noche y retirar por la mañana, lavando el cabello normalmente. O se deja por espacio de dos horas, con la precaución de no exponerse al sol directamente, igualmente se retira lavando el cabello con abundante agua.

Bebida de Cactus, áloe Vera y limón, en vasos de vidrio, sobre tabla de madera en superficie gris

Quina roja: esta planta es conocida por curar la malaria, pero también es muy útil para la caída del cabello cuando la causa es la dermatitis seborreica o exceso de grasa, ya que vigoriza los poros y el folículo piloso.

La podemos usar agregando la tintura de quina roja al champú.

Capuchina para tonificar: las propiedades revitalizadoras y antibióticas de la capuchina se aprovechan preparando un tónico junto a la ortiga y el romero y en poco tiempo veremos sus efectos regeneradores.

Palo de jabón: muchas veces el exceso de grasa es la causa de la caída del cabello y la planta conocida como palo de jabón es un buen recurso que deja el cabello sedoso y limpio. Se puede utilizar preparando su extracto solo o como infusión.

Para fortalecer el cabello y evitar la caída es necesario revitalizarlo desde el interior con  Buen Cabello, el suplemento nutricional especialmente formulado para promover la salud del cabello, ya que contiene elementos minerales y vitamínicos para darle al cuerpo el equilibrio y desintoxicación.

Tratamientos naturales

Dentro de los tratamientos alternativos encontramos una variedad de opciones que ayudan eficazmente a evitar la caída del cabello:

  • Masajes en el cuero cabelludo con vitamina E por la noche.
  • Infusión de romero y salvia con hojas frescas o secas a modo de tónico capilar, aplicado todos los días y acompañado de un champú suave dos veces a la semana para quitar la grasa del cabello.
  • Ingerir nutrientes activadores de la síntesis de las proteínas del cabello como vitaminas A, C y del grupo B como la biotina y el ácido pantoténico además de calcio, hierro y yodo.

Asimismo se recomiendan los masajes con lociones a base de plantas:

  • Estimulantes de la circulación periférica: sumidad florida del romero.
  • Remineralizantes: hojas de ortiga mayor
  • Reguladoras de la producción seborreica: cogollo del abrótano macho (un tipo de artemisa) y la corteza de la quina roja.
  • Suavizantes: flores de manzanillas y el jugo de las flores de sábila.

Todos estos elementos podemos encontrarlos en Buen Cabello con fórmula totalmente natural y efectiva para mantener  la salud y evitar  la caída del cabello.

Para reforzar estos tratamientos, se pueden utilizar nutrientes como el cobre y zinc como suplemento para la fatiga celular.

Cuando la pérdida de cabello se debe a la ansiedad, conviene aumentar la ingesta de alimentos ricos en manganeso o si el cuadro viene acompañado de alteraciones mentales, un poco de litio no vendría mal.

Los masajes mediante movimientos circulares suaves con la yema de los dedos estimulan la circulación local, favoreciendo la oxigenación del folículo piloso y ejerciendo un efecto sedante en la persona.

Cuando la alopecia es por estrés, el yoga es una buena opción para relajarnos y aprender posturas que favorezcan la irrigación sanguínea de la cabeza y reduzcan el estrés.

Mujer joven haciendo yoga en la arena, orillas del mar.

Otra de las causas de la caída del cabello es la mala nutrición, un tema que se abordará en el siguiente apartado.

Alimentación que estimule el crecimiento del cabello

Para obtener una alimentación que promueva un cabello sano y sin caídas es importante el consumo de aminoácidos, vitaminas y minerales que procuran el fortalecimiento del folículo piloso, la buena calidad del cabello y su crecimiento.

En la alimentación debemos tomar en cuenta el suprimir las bebidas excitantes como el café, chocolate, alcohol y otras bebidas con cafeína.

 Por otro lado, debemos desechar alimentos que puedan causarnos reacciones  no favorables como carnes con mucha grasa, leche completa y alimentos con colorantes y sabores artificiales.

Como recomendación se sugiere el consumo de:

  • Hortalizas, verduras y frutas crudas, que proveen vitaminas y minerales.
  • Cereales integrales y legumbres altas fuentes de proteína.
  • Vitaminas del grupo B, hierro, zinc y bromo.

Son muy adecuadas las proteínas que provienen de yogurt, el kéfir y el queso fresco. Es de tomar en cuenta que en algunas ocasiones se debe incentivar el proceso depurativo con el fin de estimular la desintoxicación del organismo.

Una manera de obtener los recursos necesarios para una cabellera sana es el uso de suplementos vitamínicos que potencien el crecimiento y eviten la caída del cabello, Buen Cabello contiene la combinación de vitaminas, minerales y nutrientes para combatir la caída del cabello.

Dentro de los alimentos que no podemos olvidar encontramos:

  • Uvas, especialmente su semilla por su fuente de polifenoles que contribuyen a crecer el cabello.

Uvas, hojas de uvas y semillas de uvas en superficie beige

  • Alimentos ricos en hierro como el hígado, los huevos, las espinacas o las acelgas son buenas opciones para su consumo.

  • Frutos secos como las semillas de ahuyama, almendras, nueces son buenas fuentes de hierro y vitamina E para una cabellera con brillo.

  • Pescados azules promueven la producción de colágeno y nos proveen de aceites omega 3 lo cual es buena grasa que aporta brillo y sedosidad al cabello.  

  • Levadura de cerveza por su contenido de selenio, cromo, magnesio, fósforo, hierro y vitaminas del complejo B el cual es un contribuyente para la producción de queratina, el principal ingrediente del cabello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *