¿Dónde se encuentran los minerales exigidos por el organismo ?

¿Dónde se encuentran los minerales exigidos por el organismo ?

Última actualización: 01-02-2019 por Editor Walther.

Grupo de minerales en fondo blanco

Los minerales cumplen muchas funciones en el cuerpo humano, fortalecen los huesos, regulan el ritmo cardíaco y ayudan en la producción de hormonas, por esto  es importante saber dónde se encuentran los minerales para incluirlos en nuestra alimentación.

Los minerales son elementos inorgánicos que se hallan en la naturaleza y en los alimentos.

El organismo necesita pequeñas cantidades de minerales para su funciones, por ello se les considera micronutrientes al igual que las vitaminas.

Los minerales no pueden ser producidos por el cuerpo, por lo que se deben aportar con fuentes externas como los alimentos  o con el uso de suplementos.

Los minerales que son necesarios para el organismo se conocen como minerales esenciales y a su vez éstos pueden dividirse en macrominerales y oligoelementos o microminerales.

Los macrominerales son los que el cuerpo necesita en cantidades mayores de 100 mg por día, como sodio, potasio, cloro, magnesio, calcio y azufre.

Los oligoelementos o microminerales se necesitan en cantidades menores de 100 mg por día, entre ellos se encuentran el flúor, hierro, zinc y cobre.

Existen otros minerales considerados trazas por que su cantidad es inferior a 1 mg por día, pero que igual son esenciales como yodo, molibdeno, selenio y cromo.

También hay unos minerales considerados contaminantes, que pueden causar trastornos al organismo como plomo, mercurio, boro, arsénico y litio.

Las cantidades en que se necesitan los minerales no le  restan importancia a la función que cumplen, es decir, el yodo, por ejemplo, que se requiere en mínima cantidad y es fundamental para el funcionamiento de la glándula tiroides.

Macrominerales y su función.

macronutrientes, Principales grupos de alimentos - macronutrientes. Hidratos de carbono, grasas y proteínas en comparación. Dieta, salud y concepto eutrófico.

Los minerales poseen una función reguladora y estructural en el organismo al participar en numerosos procesos, no aportan energía, por lo que no tienen calorías.

En una dieta normal, los macrominerales son los que el organismo necesita en más cantidad, entre ellos se encuentran :

CALCIO: es fundamental para las funciones de los huesos y los músculos.  El 99% del calcio se encuentra en los huesos y dientes combinado con el fósforo, formando una sustancia dura que  da rigidez al cuerpo.

El calcio también participa en la contracción muscular así como en la transmisión del impulso nervioso.

Además el calcio está relacionado con la absorción de la vitamina B12.

FÓSFORO: interviene en la formación de huesos y dientes junto con el calcio.

El fósforo está presente en todas las células y ayuda a mantener el equilibrio ácido básico del cuerpo.

MAGNESIO: está presente en casi todo los tejidos humanos, sobre todo en los huesos ayudando a su mantenimiento, al igual que el de cartílagos y articulaciones.

Es muy importante para la salud del sistema nervioso, participando en la transmisión de los impulsos.

SODIO: importante en la regulación de la presión arterial y el volumen sanguíneo.

Forma parte de los huesos y es esencial para el buen funcionamiento de los músculos y nervios.

Junto con el potasio y el cloro, ayuda a mantener el equilibrio de los líquidos corporales.

POTASIO: protege la salud de los músculos y el corazón,  participa en la contracción muscular y en la producción de proteínas.

También es determinante  para mantener el equilibrio de los líquidos y en la transmisión del impulso nervioso.  Además participa en el metabolismo de los carbohidratos.

CLORO: ayuda a mantener el equilibrio de los electrolitos y es importante en el aparato digestivo para la digestión de las grasas.

Oligoelementos o microminerales y su función

bolas de colores asemejan vitaminas y minerales que forman parte de la tabla periodica

Los microminerales se necesitan en cantidades muy pequeñas, pero de igual manera son fundamentales para muchas funciones del organismo.

Los más importantes son:

HIERRO: se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre, formando parte de la hemoglobina, éste compuesto es el encargado  del transporte de oxígeno a las células.

El hierro también  forma parte de la mioglobina, compuesto encargado de recibir el oxígeno proveniente de la hemoglobina y  que se encuentra en los músculos, huesos y corazón.

YODO: es esencial para la formación de las hormonas tiroideas secretadas por la glándula tiroides.

Estas hormonas son las encargadas de regular el metabolismo.

AZUFRE: importante en el metabolismo de las grasas y los carbohidratos.  Participa también en la síntesis de colágeno.

FLÚOR: se encuentra en los huesos y los dientes. Forma parte del esmalte dental, por lo que protege a los dientes contra las caries.

ZINC: forma parte de muchas enzimas, catalizadores orgánicos,  importantes para el metabolismo y la buena función del sistema inmune.

Forma parte de los huesos, piel y cabello y se encuentra en grandes concentraciones en la próstata.

SELENIO: es un poderoso antioxidante que ayuda a eliminar los radicales libres.     Además participa en la regulación de la hormona tiroidea.

COBALTO: importante en la producción  de glóbulos rojos. Forma parte de la vitamina B12.

MANGANESO: componente  en variedad de enzimas que participan  en el metabolismo.

COBRE: interviene en la formación de hemoglobina y glóbulos rojos.  Ayuda en el transporte de hierro y en la absorción de la vitamina C.

CROMO: actúa en conjunto con la insulina para regular los niveles de azúcar en la sangre.

Alimentos más ricos en minerales.

Los minerales no se forman dentro del cuerpo, por lo que deben ser aportados por los alimentos en las cantidades necesarias o por algún suplemento nutricional como Suplemax, para evitar que su carencia de origen a enfermedades.

La cantidad y calidad de los  minerales aportados por la dieta es fundamental, por lo que se debe tratar de consumir alimentos ricos en minerales esenciales  como:

Productos lácteos: la leche, el yogur y los quesos son una excelente fuente de calcio.   

Además contienen fósforo, potasio y magnesio.

Pescado: contiene calcio, fósforo, magnesio, potasio, flúor, yodo y selenio.

Los pescados más ricos en  minerales son: salmón, atún y las sardinas.

Vegetales de hoja verde: las espinacas, acelgas, brócoli, rizada, lechuga, algas marinas  entre otros, brindan al consumirse calcio, hierro, potasio, zinc, cobre, magnesio,manganeso  y cloro.

Carnes: las carnes rojas son fuente de hierro, fósforo, azufre, zinc y selenio.  Las mejores son las que poseen baja cantidad de grasa como ternera y cordero.

Cereales: la avena, quinoa, maíz, arroz y el trigo contienen  fósforo, selenio,hierro, magnesio zinc y manganeso.

Legumbres: en general todas las legumbres aportan fósforo, hierro, potasio, zinc, cobalto,azufre, cobre y magnesio. Las mejores son  lentejas, garbanzos, judías y la soja.

Frutos secos:  almendras y nueces, principalmente, aportan  minerales como hierro, calcio, magnesio, selenio, manganeso,cobre, fósforo y zinc

Semillas: la linaza, semillas de girasol y calabaza son ricas en hierro, fósforo, selenio y zinc.

Mariscos: ostras, mejillones, vieiras y almejas contienen fósforo, cobre, hierro, yodo,selenio y zinc.

Cacao y chocolate negro: ricos en magnesio, cobre, hierro y zinc.

Frutas deshidratadas : ciruelas, pasas, albaricoques, higos y dátiles contienen potasio, magnesio y cobre.

Aguacate: fuente de potasio, cobre y magnesio.

Bulbos: la cebolla y los ajos son ricos en azufre, sodio, potasio y fósforo.

¿Cómo el cuerpo absorbe los minerales de los alimentos?

Los minerales no requieren ningún proceso digestivo para absorberse, pero ciertas condiciones determinan su disponibilidad para ser  utilizados.

Un factor, es la forma como esté procesado el alimento.  Por lo general los minerales no se descomponen al cocinarlos, pero sí puede afectar su cantidad.

Al hervir las verduras se pierden más minerales que si se cocinan al vapor o por otros métodos.

En el caso de alimentos enlatados y congelados, los vegetales, mantienen su contenido de calcio, sodio y potasio con relación a los frescos.

Sin embargo, el almacenamiento de un enlatado puede provocar que los alimentos interaccionen con la lata y varíen las cantidades de  cobre o hierro.

Otro factor que influye en la absorción, es la forma como el mineral está presente en el alimento.

Aquellos que están formando sales solubles en agua como sodio, potasio, flúor y yodo se absorben fácilmente.

El hierro  proviene de fuentes animales y vegetales;  cuando es de origen animal se absorbe cinco veces más que el de origen vegetal.

El equilibrio de los minerales también es importante, ya que el exceso de unos puede afectar la absorción de otros porque compiten entre sí.  

Esto ocurre entre el sodio y el potasio, se requiere un consumo cuatro veces mayor de potasio que de sodio para que ambos estén en equilibrio.

Ciertos  minerales reaccionan con otros elementos de la dieta, lo que modifica su absorción; por ejemplo, la fibra disminuye la absorción de minerales y la vitamina C aumenta la absorción de hierro.

Algunos fármacos, como los diuréticos, pueden alterar la absorción  y excreción de minerales

Las enfermedades, también condicionan la absorción de minerales y  nutrientes y su nivel en el cuerpo.

Por esto, en muchos casos la alimentación no es suficiente y se requiere complementar la cantidad de minerales con suplementos como Suplemax.

Trastornos de salud asociados a la carencia de minerales

Los minerales forman parte de muchos tejidos orgánicos y participan en numerosos procesos que ocurren en ellos.

Forman parte de los líquidos biológicos manteniendo su acidez o alcalinidad.  Además, están presentes en enzimas y hormonas que regulan diversos procesos en el organismo.

En vista de todas las funciones que desempeñan los minerales, cuando hay una carencia de éstos o no están en equilibrio se producen trastornos y enfermedades como:

Osteoporosis:  es la disminución de la densidad ósea  por carencia de calcio, fósforo y flúor.  Aumenta el riesgo de fracturas.

Anemia: disminución del nivel de hemoglobina en sangre por la carencia de hierro.

Puede ser causada por déficit en la ingesta, problemas en la absorción o por  hemorragias.

Acidez: trastorno producido por el exceso de ácido en el estómago. Este ácido está formado por cloro.

Hipotiroidismo: causado por la disminución en la síntesis de hormonas tiroideas por la deficiencia de yodo.

Bocio: trastorno  de la glándula tiroides, aumenta de tamaño por el déficit de yodo.

Hipertensión: incremento  de la presión arterial, causada por el desequilibrio entre sodio y potasio.

Retención de líquidos: se retiene más agua por el aumento de sodio y disminución del potasio.

Acidosis: causada por las deficiencias de selenio.

Caries dentales: producidas por debilidad en los dientes por falta de calcio y flúor.

Depresión: asociada a niveles bajos de magnesio, calcio, hierro y zinc que intervienen en la producción de serotonina.

Artritis: la disminución de los niveles de magnesio está relacionado con la inflamación en las articulaciones.

Enfermedades del corazón: causadas por la deficiencia de magnesio y selenio.

Alteraciones en el sistema inmune: asociadas a niveles bajos de zinc.

Resistencia a la insulina: vinculada a la deficiencia de cromo.

Obesidad: relacionada a la disminución de yodo y cromo.

Aumento de minerales en el cuerpo  que causan enfermedades

Si bien es cierto que los minerales son necesarios para muchas funciones del organismo, cuando se encuentran en exceso pueden provocar enfermedades.

Es importante que exista un equilibrio en los minerales dentro del organismo para que no se alteren los procesos donde participan.

Existen casos donde la enfermedad se produce por una ingesta accidental del mineral, por contaminación de los alimentos o al estar expuestos a otras sustancias que los contienen.

Entre estas enfermedades están:

Hemocromatosis: causada por un exceso en el consumo de de hierro. Este exceso de hierro se acumula en el hígado y puede causar cirrosis.

Intoxicación  por plomo: causa problemas neurológicos y se produce por ingestión  accidental de pinturas a base de plomo o por Inhalación de gases producto de la combustión de los automóviles.

Manchas en los dientes: producidas por un exceso de flúor.

Problemas cardiovasculares: relacionados al aumento del sodio y del fósforo

Hipertiroidismo: causado por el exceso de yodo.

Intoxicación por zinc: ocurre al consumir alimentos ácidos o bebidas enlatadas en zinc.

Síndrome de Wilson:  trastorno hereditario que impide eliminar el exceso de cromo.  Produce daños en el cerebro, los riñones y los ojos.

Dolor en el pecho y taquicardia: producida por un exceso de potasio y su desequilibrio en relación al sodio.

Cálculos renales: por exceso de calcio que cristaliza a nivel del riñón y forma los cálculos.

Diabetes: relacionada al consumo excesivo de sal produciendo un exceso de sodio.

Fallas renales: causadas por el exceso de fósforo y magnesio.

Acidosis metabólica: producida por el incremento del cloro y sodio.

Es importante tomar en cuenta estas enfermedades a la hora de elegir un complemento nutricional, para que no aporte cantidades que superen los requerimientos diarios de  minerales. Un equilibrio perfecto de ellos se encuentra en la fórmula de Suplemax.

¿Cómo mejorar la acción de los minerales en el organismo?

Un adecuado consumo de nutrientes garantiza una buena salud.  La falta de minerales puede provocar trastornos que disminuyen la calidad de vida y nos conducen a un estado de enfermedad.

Muchas de las deficiencias nutricionales son causadas por intolerancia a ciertos alimentos que disminuyen la absorción de minerales, vitaminas y otros nutrientes.

Se debe moderar el consumo de frituras, alimentos muy procesados y azucarados ya que se gastan más minerales para su digestión.

Es importante mantenerse hidratado para que los minerales y demás nutrientes estén en equilibrio y puedan ser distribuidos a los diferentes tejidos donde son necesarios.

Por lo general los minerales más deficientes en la dieta son calcio, yodo, magnesio y selenio, por lo que se debe tratar de incluir en la dieta alimentos ricos en estos minerales o mediante el uso de un suplemento como Suplemax.

Hay que vigilar el consumo de sal refinada, ya que su exceso aumenta el nivel de sodio y procurar usar sal marina que es más natural y contiene otros minerales además del sodio.

Los minerales se agotan permanente en el cuerpo, ya que son utilizados y los restos excretados principalmente en el sudor, por lo que hay que reponerlos diariamente.

Mantener una buena salud del sistema digestivo también contribuye a una mejor absorción de los minerales.  De igual manera se debe controlar el uso de diuréticos y laxantes.

En resumen, mantener una dieta balanceada, rica en vegetales, frutas, cereales y proteínas de alta calidad, podrá proporcionar todos los minerales y nutrientes necesarios para el normal funcionamiento del organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *