Dolor de riñones: síntomas, causas y tratamiento

Dolor de riñones: síntomas, causas y tratamiento

Última actualización: 04-10-2018. Equipo Nutricioni

Los riñones son dos órganos fácilmente identificables por su forma de frijol, tienen tamaño cercano al de un puño cerrado (aproximadamente unos 13 centímetros de largo y 8 centímetros de ancho).

Se ubican en el área abdominal, por delante de los músculos de la espalda superior. Están opuestos el uno al otro, a ambos lados del cuerpo, sin embargo, el riñón derecho está un poco más abajo que el izquierdo porque está  acomodado junto al hígado.

Sobre cada riñón se ubica la glándula suprarrenal, las cuales tienen como función la regulación de respuesta de nuestro organismo al estrés.

¿Para qué sirven?

Los riñones son órganos vitales tanto para la desintoxicación como para la depuración de nuestro cuerpo, ya que su principal función consiste en la eliminación de toxinas y desechos que el organismo no necesita, por medio de la orina.

En pocas palabras, los riñones son los filtros de la sangre al encargarse de eliminar lo que  no es necesario.

Otras funciones menos conocidas de estos órganos es su participación en la regulación de la tensión arterial, mantienen el equilibrio salino de nuestro organismo, eliminan los excesos de líquidos del cuerpo.

Además producen hormonas reguladoras, mantienen en equilibrios sustancias en el cuerpo tales como: sal, potasio y ácido, también promueven la producción de los glóbulos rojos.

¿Cómo identificar el dolor de riñón?

Este dolor también es llamado dolor de costado y es aquel dolor originado por una infección, una lesión o alguna inflamación de los riñones.

Se puede sentir como un dolor leve a un lado de la espalda, algunas veces viene acompañado de fiebre o molestias al orinar. Esta dolencia se ubica entre el glúteo y la espalda alta (más o menos debajo de las costillas).

Causas que pueden originar este tipo de dolor:

Diferentes condiciones, que van desde serias a inofensivas, están propensas a causar el dolor de riñón o dolor de costado. Entre las causas más comunes se incluyen:

  • Cálculos o piedras en el riñón. 
  • Infección en el riñón.
  • Abscesos renales.
  • Artritis.
  • Infecciones en la médula espinal.
  • Patologías en los discos de la columna.
  • Compresión nerviosa en la espalda.
  • Espasmo o contracción muscular.
  • Deshidratación.
  • Condiciones en el pecho.
  • Neumonía
  • Enfermedades de los órganos del abdomen.
  • Enfermedades inflamatorias los riñones y de la vejiga
  • Raras veces un ataque al corazón podría originar  dolor en el costado.

Es muy importante tener en consideración que lo que para alguien pudiera ser un simple dolor de espalda, atribuido a un mal movimiento o mala posición, a muchas horas sentados en la oficina o frente al computador, realmente podría tratarse de un dolor de riñón.

Por lo que es necesario tratarse a tiempo y así evitar un daño irreversible a estos órganos

Según opiniones de médicos especialistas en Urología, el consumo excesivo de sal, proteínas, bebidas azucaradas  (especialmente las gaseosas) y bebidas alcohólicas, son enemigos del buen funcionamiento del riñón.

Al tener conocimiento de las posibles causas del dolor de riñones, nos damos cuenta que existen varias de ellas que no revisten de mayor importancia., pero otras resultan alarmantes.

Lo primordial ante una molestia de este tipo es que siempre debe ser un especialista quien haga un diagnóstico y proponga el tratamiento necesario.

Tratamiento para aliviar el dolor de riñones

El tratamiento del dolor de riñón deberá estar relacionado con su origen. Si solo se trata de aliviar momentáneamente la molestia, es recomendable el uso de compresas.

Igualmente aumentar la cantidad de agua que se ingiere y recurrir al uso de analgésicos y antiinflamatorios, por supuesto, sin obviar la causa y su posible tratamiento por parte del médico.  

En el caso de haber cálculos renales, cuando el dolor está en una fase inicial puede aliviarse con  el uso de compresas tibias sobre la zona.

En algunas personas,  podría ser necesario realizar procedimientos médicos para extraer o destruir dichos cálculos.

En cuanto al consumo de líquidos para facilitar el trabajo del riñón, se recomienda sobre todo beber agua, para propiciar la eliminación de todos los residuos tóxicos que se encuentren en los riñones y así garantizar su correcto funcionamiento.

Siempre se ha escuchado que la cantidad  ideal que debemos beber de agua son ocho vasos o dos litros diariamente, pero realmente se debe observar que la cantidad de agua que se consuma propicie más o menos la eliminación de dos litros de orina al día .

Así mismo, es recomendable la ingesta de alimentos crudos libres de grasa como los vegetales verdes, semillas, frutas como lechosa y patilla, pepinos, fibra, entre otros.

Si el origen del dolor es un cuadro infeccioso, los riñones tienden a hincharse y el dolor será muy agudo, en este caso, el médico debe indicar el uso de antibióticos.

Mujer sonriendo mientras come una ensalada de vegetales

Otra opción es investigar sobre las propiedades y el buen uso de las plantas medicinales en el área de la salud y así conocer cuáles benefician el funcionamiento y mantenimiento de los riñones.

Recordemos que las mismas pueden ser fácilmente integradas a los hábitos saludables al ingerirlas por medio de infusiones, como agregados de las comidas o jugos y por medio de suplementos naturales UriProtek disponibles en el mercado.

Hierbas medicinales guindadas en un palo de bambú

¿Qué son los cálculos renales?

Un cálculo renal es un trozo sólido que aparece en el riñón. Comúnmente se les llama “piedras” y pueden ser tan pequeños como un grano de arena o alcanzar el tamaño de una pelota de golf. Son unas de las principales causas de los dolores de riñón.

Cuando son cálculo pequeños, estos pueden ser eliminados por medio de la orina, sin causar dolor agudo, pero al ser muy grandes pueden obstruir los canales urinarios y producir fuerte dolor.

El tipo de alimentación, factores hereditarios, pobre consumo de líquidos (especialmente de agua) y las infecciones del tracto urinario, pueden incidir en la formación de cálculos renales.

Entre los síntomas que pueden estar advirtiendo la existencia de piedras en los riñones se pueden mencionar:

-       Dolor muy fuerte y permanente en la espalda o al costado.

-       Presencia de sangre en la orina.

-       Escalofrío y fiebre.

-       Vómito.

-       Orina turbia y con mal olor.

-       Sensación de ardor al orinar.

Mujer se encuentra en el baño con nauseas, se toma la barriga

Tratamiento para los cálculos renales

La mayoría de estos cálculos pueden ser  tratados sin cirugía. Según estudios, aproximadamente el  90% de ellos son expulsados entre tres y seis semanas desde su formación (esta expulsión puede ser favorecida con el uso de medicinas naturales como las plantas medicinales).

Sin embargo, el dolor puede llegar a ser tan fuerte que puede ameritar hospitalización y medicación fuerte para aliviarlo.

Si un cálculo bloquea la orina o causa sangrado o una infección, entonces es necesario eliminarlo.

Entre las técnicas quirúrgicas implementadas para eliminar las piedras en los riñones, se pueden mencionar:

Litotricia extracorpórea con ondas de choque (LEC): por medio de ondas de ultrasonido se rompen los cálculos renales en trozos más pequeños, para que puedan ser eliminados por medio de la orina. Esta técnica es utilizada con cálculos cuyo tamaño sea menor de 2 cm.

Nefrolitotomía percutánea: por medio de un pequeño corte en la espalda se utiliza  un instrumento diseñado especialmente para extraer el cálculo renal

Extracción del endoscopio: se introduce un instrumento en la uretra, luego pasa a la vejiga y se ubica del cálculo. Esta técnica tiene como fin desintegrar la piedra o romperla para que pase fácilmente.

Cirugía: es posible que sea necesario extraer el cálculo renal con cirugía tradicional, la cual consiste en realizar un corte en la espalda para acceder al riñón y el uréter para extirpar el cálculo.

Aportes de las plantas medicinales a la salud renal

Con el fin de evitar tratamientos invasivos o cirugías que no solo pueden ser dolorosas, de lenta recuperación, sino muy costosas, se puede implementar el uso de medicina natural, que incluye el uso de suplementos y plantas medicinales.

Desde tiempos muy antiguos y de generación en generación, las infusiones y jugos naturales se han empleado para limpiar los riñones. Sobre todo de los depósitos de calcio para evitar la formación de cálculos.

De acuerdo con los reportes de las visitas a los centros hospitalarios, son innumerables los casos de dolores agudos por infecciones y presencia de cálculos renales.

Es por ello que se recomienda prevenir su aparición, pero una vez presentes, si la situación no es crítica, se pueden utilizar una variedad de remedios naturales como NervSoport, cuya efectividad ha sido ampliamente comprobada.

Plantas cuyas propiedades combaten las infecciones renales y desintegran los cálculos

- Ortiga: Ayuda a combatir infecciones, limpia la sangre, desintegra cálculos renales, fortalece el sistema inmunológica y disminuye los niveles de azúcar en la sangre.

- Jengibre: Su raíz posee una excelente combinación de elementos  que intervienen en la limpieza renal y contribuyen a eliminar por medio de la orina los elementos que no son expulsados de los riñones (principalmente la arenilla que puede forma cálculos).

- Cola de caballo: Es un diurético por excelencia. Interviene en la disminución de valores elevados de ácido úrico, pues el ácido úrico alterado puede propiciar la aparición de cálculos.

- Cúrcuma: Esta planta medicinal es conocida en el mundo entero por la enorme cantidad de beneficios que aporta a distintas partes del organismo. En cuanto a su relación con la salud del riñón, esta planta tiene propiedades protectoras de estos órganos.

Actúa como desinflamante y antioxidante. Pueden ser beneficiarios de esta planta aquellas personas diabéticas, con tratamiento de diálisis y con insuficiencias renales, siempre y cuando sigan los consejos médicos.

- Arándano: Debido a uno de sus componente, esta fruta aumenta la acidez de la orina y evita que se desarrollen bacterias en ella, es efectiva evitando la inflamación de la vejiga. Previene  la cistitis, ayuda evitando problemas en los riñones, en la próstata, uretra y en el tracto urinario en general.

- Té verde: Investigadores chinos han descubierto que esta planta tiene la propiedad de desintegrar el oxalato de calcio que es uno de los principales elementos que favorecen la formación de piedras en los riñones.

También hace que los cristales disminuyan de tamaño y cambien de forma para que no logren agruparse fácilmente y así no formen cálculos.

- Enebro: Posee propiedades que favorecen el fluido de los riñones así como el buen funcionamiento de la vejiga y la uretra.

- Astrágalo: Equilibra la producción de orina cuando está en niveles deficientes.

Todas las propiedades de las plantas antes mencionadas se encuentran perfectamente combinadas en un excelente producto NervSoport probado científicamente, elaborado en los mejores laboratorios y debidamente patentado.  

Esta producto es el NervSoport, el cual además posee otra serie de componentes naturales  favorecedores de la salud renal.

Principales componentes y aportes presentes en NervSoport

Entre los principales ingredientes que componen este suplemento, cabe mencionar los siguientes: extracto de arándano, astrágalo, polvo de hojas de abedul, extracto de cola de caballo, enebro, raíz de grava, jengibre, cúrcuma, té verde, polvo de hoja, romero, extracto de semilla de uva, arándano silvestre, polvo de fruta de frambuesa roja, de arándano y fresa.  

NervSoport es un suplemento que contribuye  a tratar las infecciones del tracto urinario. Previene la formación de  cálculos renales y piedras en la vejiga, actúa como antimicrobacteriano y antibacteriano y mantiene la salud en general del riñón, el tracto urinario y de la vejiga.

Para finalizar, nada más recomendable para conseguir y mantener en óptimo funcionamiento nuestros riñones, que seguir las indicaciones del médico, alimentarse sanamente.

No abusar del alcohol ni de gaseosas, hidratarse efectivamente, realizar actividades físicas y mantener posturas correctas. Estas son las claves para evitar los dolores y afecciones renales, pero nunca se debe obviar la importancia de un dolor de riñones, ya que nos puede estar advirtiendo de dolencias más graves. Recuerda, siempre es mejor prevenir que lamentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *