Mujer joven sentada en un escritorio mientras se toca la cabeza y la espalda baja con gesto de dolor

Dolor de cabeza tensional: cómo se origina y cómo sanarlo

Dolor de cabeza tensional: cómo se origina y cómo sanarlo

Última actualización: 21-11-2018. Equipo Nutricioni

El mundo moderno con su dinámica de ajetreo constante y poco tiempo para las personas nos está acostumbrando a normalizar todo tipo de patologías. Entre ellas, la ansiedad, el estrés, las tensiones y presiones de todo tipo.

Muchas de estas enfermedades modernas producen gran cantidad de síntomas que acostumbramos a tratar de manera tópica, sin prestar atención a su origen.Mujer joven sentada en un escritorio mientras se toca la cabeza y la espalda baja con gesto de dolor

De allí que dolores en la espalda, en las extremidades inferiores o dolores de cabeza sean cada vez más comunes y normales en nuestra sociedad.

En el caso del dolor de cabeza, existen distintos tipos y enfermedades de fondo que se expresan bajo dicho síntoma. Así, podemos dividir las cefaleas en tres tipos diferenciados según su origen: las primarias, las secundarias y las de otro tipo.

Las primarias son aquellas cefaleas que se producen en ausencia de algún trastorno o patología subyacente. Las secundarias, por el contrario, son aquellas que son síntoma o expresión de un mal más profundo. Finalmente las de otro tipo tienen un origen desconocido.

Para los tres tipos de dolores de cabeza existen señales que nos pueden alertar según su frecuencia. Este tipo de dolores de cabeza puede generar ansiedad en las personas y repercutir de forma bastante negativa en ellas.

Para combatir de manera efectiva los distintos tipos de cefaleas podemos consumir SupraEnergía. Se trata de un complemento ideal que actúa directamente en las glándulas suprarrenales. Su acción ayuda con la disminución del estrés, los trastornos del sueño y la pérdida de peso, todos factores de riesgo que inciden en las cefaleas.

Otra forma efectiva de combatir las cefaleas es evitando hábitos nocivos y factores de riesgos que puedan aumentar las posibilidades de contraerla. En el caso de las cefaleas tensionales, ubicar el origen de las tensiones que podamos estar acumulando en nuestra cabeza es fundamental como solución primigenia.

Conozcamos más sobre las tensiones, cómo se pueden originar y cómo degeneran en dolores en distintos lugares de nuestro cuerpo, en especial en la cabeza.

Las tensiones sobre nuestro cuerpo

Nuestro organismo está diseñado para responder y actuar de forma inmediata ante situaciones cambiantes del mundo exterior. Ciertas situaciones provocan determinadas reacciones de defensa y adaptación del organismo para enfrentarlas positivamente.

En el caso de las tensiones, es una respuesta muscular que prepara al cuerpo para defenderse de algún peligro o situación que pueda ser percibida como amenazante.Hombre con escritorio desordenado con la mano en la frente y sintoma de dolor

Sin embargo, situaciones como el estrés, la ansiedad o las presiones diarias pueden hacer que nuestro cerebro envíe señales semejantes a las que envía cuando se encuentra en situación de alarma.

Así, dichos procesos pueden generar frecuentes tensiones musculares que nos pueden afectar nuestro desenvolvimiento diario.

También hay déficit de algunos minerales o vitaminas que están asociadas a dolores y tensiones músculo-esqueléticas. Es el caso de la vitamina d, cuyo déficit puede provocar que nuestro músculos no trabajen el 100%, por lo que se verán sobrecargados mucho más rápido.

También el hierro, un mineral fundamental para nuestra células y su déficit está asociado a dolor y tensión muscular.

Síntomas como el distrés o la fatiga crónica también pueden provocar tensiones y dolores en el cuerpo, particularmente en al cabeza.

Para prevenir dichos trastornos y en dado caso combatirlos, te recomiendo consumir SupraEnergía, cuyo complejo natural actúa directamente para disminuir el estrés en el cuerpo. Asimismo, te permitirá enfrentar el trastorno de fatiga crónica de manera eficaz.

Al ser un producto natural, no te deben preocupar por efectos secundarios y dañinos sobre tu organismo.

Cefalea tensional y sus causas

El dolor de cabeza tensional es el tipo de cefalea más común. Se puede presentar como un dolor en toda la cabeza, el cuello y/o el cuero cabelludo. A menudo está asociada a tensiones musculares de dichas zonas, de allí su nombre.llustración de dolor de cabeza en muejr joven. Rayos a los lados

Usualmente se describe la cefalea tensional como una presión en la cabeza, como si estuviese apretada por una banda. En dolor no es localizado, sino que se ubica en toda la zona. Además, el dolor no empeora con la actividad física.

La intensidad de la cefalea tensional puede variar de leve a moderado, y su duración va de unos minutos y horas a varios días.

A diferencia de otras cefaleas, como la migraña, la tensional no produce mareas, náuseas o vómitos. Pero sí pueden entorpecer el descanso diario.

En este último caso, existen pruebas de que hierbas y plantas naturales ayudan a relajarse y conciliar el sueño.

Precisamente, SupraEnergía es un complejo natural que ayuda a combatir los trastornos del sueño lo que redundará en una mejoría en tu salud ante una cefalea tensional.

Existen diversos factores de riesgo que pueden exponer a nuestra cabeza a una cefalea por tensión. Si como sabemos esta afección se produce por tensiones sobre los músculos del cuello (cervical), cabeza y cuero cabelludo, debemos vigilar las posturas y movimientos que involucren dichas zonas.

Mantener durante tiempo prolongado la cabeza de manera fija, por ejemplo frente a una computador, televisor, podría ocasionar tensiones musculares y por tanto dolor en el cuello o cabeza.

El frío excesivo también puede provocar cierta tensión muscular que redundará en dolores para nuestra cabeza.

El dormir en posiciones incómodas para el cuello o con la cabeza más abajo o muy por encima que el resto del cuerpo, también podría causarnos cefalea tensional.

Cuando nos encontramos ante situaciones de peligro nuestro cuerpo reacciona. Si el estrés causado supera los límites de la adaptabilidad, es posible que la tensión causada en nuestros músculos se prolongue más de lo debido y suframos algún tipo de dolor. Es el caso de la cefalea tensional producto de una situación de distrés sobre nuestro cuerpo.

Factores de riesgo de la cefalea tensional

Existen otras afecciones o factores de riesgo que podemos asociar con la cefalea tensional. El cansancio ocular o la resequedad en los ojos pueden provocarnos tensión muscular en la cabeza con el consecuente dolor asociado.

La fatiga causada por esfuerzo excesivo, o este último en sí mismo, pueden ser causantes de afecciones musculares en nuestra cabeza, por lo que debemos vigilar el trabajo físico que la involucra.

Es común que enfermedades como la congestión, el resfriado, la gripe o las infecciones nasales pueden provocar dolor de cabeza cuyo origen es tensional.

Los dolores de cabeza pueden ser realmente molestos en nuestra vida diaria, por lo que vamos a querer eliminarlos de manera rápida. Es común que la cefalea tensional sea fácilmente tratable en casa y que no evolucione más allá del mismo dolor localizado.

Otra hábitos como el consumo de cigarrillos, para el cual no hay un mínimo, y el consumo de alcohol, también pueden conllevar dolores de cabeza frecuentes.

El acto involuntario de apretar los dientes al dormir (bruxismo) también podría hacer que por las mañanas padezcamos cefalea tensional. Rechinar los dientes traerá efectos semejantes en nuestra salud.

El tratamiento de la cefalea tensional no debería requerir un análisis especializado, pues ella desaparecerá al ser eliminada la tensión de fondo o la afección que esté causando dicha afección.

Sin embargo, siempre debemos tener presente los posibles tratamientos y hábitos saludables que nos permitirán combatir una cefalea demasiado extensa que pueda estar afectando nuestra vida diaria.

También la prevención es fundamental como mecanismo de mantener una salud integral en nuestro cuerpo. En especial cuando la cefalea nos produce ansiedad, lo que podría generar otras afecciones.

Hábitos saludables contra la cefaleas

Lo primero que debemos revisar al padecer cefalea tensional son los posibles malos hábitos que podrían estar ocasionando la misma.

Si nuestra actividad profesional va ligada a estar largo tiempo frente a computadoras, haciendo trabajos manuales de pericia o cualquier otra actividad que requiera fijar la cabeza largo tiempo, debemos estar alertas. Podremos siempre ubicar la mejor posición para que nuestro cuello sufra lo menos posible.Hombre joven sonrie mientras revisa un computador

También debemos tomar tiempo para descansar de la misma posición la cabeza y mover su musculatura cada cierto tiempo durante la jornada laboral.

En caso de no haberlo hecho y presentarse el dolor, siempre podremos recurrir al automasaje suave, con presión de los dedos sobre la zona afectada. Esto ha resultado ser una acción intuitiva bastante favorable para quitar las tensiones y los nudos musculares alrededor de la cabeza y el cuello.

En el caso de las sienes, un masaje suave con la punta de los dedos en forma circular hará que nos recuperemos con mayor celeridad.

Si nuestra actividad diaria existe esfuerzo físico extenuante, siempre debemos vigilar realizar el mismo con posturas adecuadas y no sobrecargar demasiado los músculos de una sola vez.

También existen rutinas de ejercicios de respiración que ayudan a relajar los músculos, evitar tensiones o aliviarlas en caso de presentarse la misma.Personas en posición de relajación practicando yoga

Podrás encontrar guías de estos ejercicios y su realización no interferirá con la rutina de trabajo. Al contrario, hará que seas más eficaz en el mismo al estar tu cuerpo en óptimas condiciones.

Los relajantes musculares y analgésicos de libre venta son la respuesta más rápida y común ante una cefalea tensional. Sin embargo, te recomendamos recurrir a hábitos como los descritos, y complementar con el consumo de productos naturales.

SupraEnergía contiene un complejo de hierbas y plantas cuya composición natural lo hace ideal para combatir el estrés, la fatiga y los trastornos de sueño que podrían estar a la base de tu cefalea tensional. Es un complemento ideal para tu dieta y una ayudante para tu ritmo de vida ajetreado.

Tratamiento de la cefalea tensional

Siempre podremos recurrir a expertos, sociedades de apoyo y medicina natural para dejar malos hábitos que pudiesen estar a la base de cefaleas constantes. Tal es el caso del tabaquismo o el acoholismo. Ambos son causantes directos de cefaleas, tanto en su consumo como su supresión durante la adicción.

Además, como sabemos, no son la única consecuencia negativa en nuestro organismo, por lo que su tratamiento como asunto de salud pública mejorará notablemente nuestras condiciones de vida.

En casa también podemos tomar hábitos y respuestas ante la cefalea tensional. Por ejemplo, un baño de agua caliente y agua fría combinadas hará que las tensiones en nuestros músculos desaparezcan, y con ellas el dolor asociado.

También se puede colocar una toalla de agua fría o una compresa con agua caliente y descansar cómodamente en el sofá, sillón o cama.

Si tenemos una vida de pareja, los masaje mutuos ayudarán a relajar los músculos afectados. Además será un tiempo de compartir e integrar hábitos para el cuidado mutuo de la pareja.

En casa siempre debemos tener espacio para el esparcimiento, el sano compartir y la relajación individual o en familia. Estos espacios pueden convertirse en verdaderas terapias contra las tensiones del día a día si no involucramos los problemas cuando estemos en ellos.Familia disfrutando en familia mientras comparten en familia

Incluir infusiones de plantas aromáticas y con efectos relajantes es una alternativa cuando estamos en casa dedicadas a labores distintas. Tomarse un tiempo y beber té de manzanilla, hierbabuena, malojillo, tilo o alguna otra planta al gusto, será de sumo beneficio para nuestros nervios y músculos.

Si endulzamos las infusiones con miel o azúcar moscabada el beneficio será mayor al prestarnos efectos de relajación.

Existen técnicas psicológicas y conductuales que nos pueden ayudar a interpretar las señales de nuestro cuerpo, en este caso las tensiones, y saber cómo controlarlas y disminuirlas de manera consciente.

Asimismo, terapias como el yoga o la acupuntura son alivios reales para las tensiones molestas de nuestro cuello y cabeza. Aprender a meditar y conseguir un buen acumpunturista son acciones que debemos incluir en nuestra lista de posibilidades.

El cuidado de tu salud

La medicina preventiva, acompañada de buenos hábitos y consumo de productos naturales es la mejor vida para mantener un estado de salud óptimo. Ello también es relevante para quienes padecen cefaleas recurrentes.

La conciencia de seber que podamos tener sobre las afecciones que padecemos deben llevarnos a mejorar nuestra calidad de vida en una espiral creciente de mayor felicidad y goce frente a la adversidad.

La vida moderna nos consume en un sin fin de tareas y reduce el tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, el cuidado de sí. Sin embargo, con algo de planificación y buena disposición, siempre podemos integrar buenos hábitos y mejorar nuestro estilo de vida en pro de mantener una buena condición de salud.

Los dolores de cabeza son verdaderas afecciones que padecen millones de personas. Ninguna persona por su edad o condición está exenta de sufrir cefalea tensional. En especial cuando las tensiones provienen de nuestra vida cotidiana.

Tómate el tiempo necesario para incluir en las rutinas diarias de labores un espacio de escasos minutos para relajar tensiones, calmar los nervios y prevenir dolores como la cefalea. Tu cuerpo te lo agradecerá y estarás en mejores condiciones para responder a las exigencias del día a día.

Igualmente, dejar los malos hábitos y practicar posturas adecuadas en las situaciones donde los músculos de la cabeza y cuello estén expuestos es una forma de prevenir cualquier tensión o dolor.

Ten en cuenta que aunque no sea una patología que evolucione de manera degenerativa para nuestro cuerpo, las cefaleas por tensión pueden causar verdaderos estragos en nuestra vida cotidiana.

No descuidemos sus repercusiones para nuestra calidad de vida. En especial cuando somo jóvenes y nuestro cuerpo se repone de manera rápida, no reparamos en los daños futuros que podamos padecer por no cuidarnos en el presente.

Las cefaleas por más pequeñas que sean afectan nuestra salud, y debemos cuidarnos de ellas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *