Como funciona la memoria, ilustración

¡¡Dios mío se me olvidó!! He aquí cómo mejorar la memoria

¡¡Dios mío se me olvidó!! He aquí cómo mejorar la memoria

Última actualización: 12-01-2019. Equipo Nutricioni

Según los expertos, la memoria es una facultad psíquica que nos permite realizar actividades aprendidas como caminar, hablar, leer, conducir y cocinar.

Hasta este punto se podría decir que todos contamos con una excelente memoria.

Sin embargo, la función de esta va mucho más allá. Recordar y almacenar son otras de sus vitales funciones y es aquí donde quizás muchos dudamos de la capacidad de esta.

De seguro, quizás te parezca que con frecuencia sientes que lo que entra en tu cabeza no está allí cuando más lo necesitas.

Pero contradictoriamente tu memoria tiene una capacidad enorme de recordar sucesos. Ella es como un árbol.

Al igual que un árbol podemos decir que de la memoria cuelgan recuerdos.

Cada recuerdo agrega otra rama más donde podemos colgar nuevos recuerdos. De esta forma la capacidad de memoria se amplía sin dejar de crecer.

Cuanto más sabemos, más podemos retener. Ahora bien, si esto es así, quizás te preguntes ¿Por qué se me olvida tomarme la pastilla? ¿Por qué me cuesta recordar los nombres? ¿Por qué voy a un lugar y olvido lo que iba hacer?

Aunque estas situaciones son bastantes comunes, tu memoria es mejor de lo que tu imaginas y puedes mejorarla.

La mejor prueba de ello es que seguramente recuerdas escenas de tu infancia y algunos nombres de amigos y parientes.

Seguramente también recuerdas fácilmente los personajes de ficción que tu libro o programa de televisión favorito.

Así mismo, las melodías y letras de tus canciones preferidas, lo que demuestra que tienes la capacidad de recordar millones de cosas.

“Pero, si tengo una memoria maravillosa ¿Por qué se me olvidan las cosas?” La respuesta a esta común interrogante la encontramos cuando indagamos más a fondo sobre cómo trabaja la memoria y así podremos repotenciarla.

La compleja travesía de la memoria humana

La memoria humana tiene mucho que ver en la forma de cómo están conectadas las neuronas.

El sistema nervioso del cuerpo humano cuenta con varios tipos de neuronas (aproximadamente 500.000 millones) que envían información a diferentes áreas del cuerpo.

Las neuronas que se encuentran en la parte alta del cerebro actúan como grabadora de video almacenando información que reciben de los ojos y los oídos.

Muchos años después puedes reproducir mentalmente esas vistas y sonidos almacenados.

Según el libro The Living Body una neurona de término medio puede establecer conexiones con unas 60.000 células.

Gracias a las sendas trazadas por las conexiones el cerebro puede retener por lo menos mil veces la información de 30 volúmenes de enciclopedias.

Esto lo logra por medio de un impulso nervioso que cruza el puente entre una neurona y otra haciendo el contacto llamado sinapsis eléctrica y sinapsis química.

De esta manera se garantiza que los mensajes se transmitan en la dirección deseada.

Ahora bien, este maravilloso sistema de almacenaje puede verse afectado por muchos factores. Los recuerdos, por ejemplo, pueden verse afectados por otros recuerdos.

También por la información nueva, por la interpretación de lo sucedido y por un plus de creatividad gracias a tu capacidad de invención.

Esto lleva a que se den recuerdos con errores y distorsiones hasta el punto de generar recuerdos falsos inconscientemente.

Aunque la memoria no cuenta con un lugar físico en concreto, si se distribuye y divide de diferentes maneras. Memoria sensorial, memoria de corta duración y memoria a largo plazo.

¿Cuántas memorias tengo?

Ilustración de las cosas que quedan guardadas en la memoria

La memoria sensorial es la encargada de registrar las sensaciones que se reciben a través de los sentidos.

Este proceso incluye características físicas de los estímulos como líneas, ángulos, brillo y tono.

Esta memoria de duración breve te permite recordar sonidos y detalles que acabas de oír y ver.

En apoyo de la memoria iónica que registra los estímulos visuales y la memoria ecoica que almacena los estímulos auditivos tu aprendizaje se acrecienta.

La memoria de corta duración también cuenta con un sistema dúplex de memoria a corto plazo y la memoria de trabajo.

Como su nombre lo indica la memoria de corto plazo consta de un almacenamiento limitado de 18 a 20 segundos.

Sin embargo, dicha información puede ser traspasada a la memoria de largo plazo si es repasada continuamente por más de 10 segundos.

La memoria de trabajo se mantiene activa durante la ejecución u organización temporal de una tarea. Aunque su almacenamiento es limitado, esta te permite realizar varias tareas a la vez.

Resolver problemas, adquirir nuevos conocimientos, comprender, razonar y retener información son un ejemplo de que tu memoria de trabajo está en órbita.

Para llevar a cabo estos procesos la memoria de trabajo se vale de otros sistemas.

El sistema ejecutivo central supervisa, planifica, organiza, almacena y procesa las tareas a ejecutar. También te permite establecer metas, planes, así como cambiarlos e inhibir una respuesta.

La memoria verbal también ayuda, pues es la encargada de almacenar y manipular la información verbal que escuchas.

Esta memoria te ha ayudado a leer, comprender y aprender nuevas palabras como, por ejemplo, un nuevo idioma.

El sistema viso-espacial trabaja específicamente en almacenar la información visual, es decir, crea y manipula las imágenes mentales.

La memoria a largo plazo es una de las más referidas pues de ella depende el almacenamiento de tus recuerdos, lo que incluye imágenes, conocimientos y conceptos aprendidos. Dentro de ella se encuentran un conjunto de memorias.

La memoria explicita que te deja recordar detalles de lo sucedido de manera consciente e intencional sobre tus propias experiencias a lo largo del día o de la semana.

También interfiere la memoria semántica que guarda todo el conocimiento que adquieres sobre el mundo que te rodea.

Ella te permite asociar símbolos, palabras y conceptos. ¿sabes cuál es la capital de tu país? Eso lo recuerdas gracias a esta memoria.

La memoria implícita es la virtuosa de tus habilidades y destrezas adquiridas. Luego de hacerte hábil en alguna tarea esta información se arraiga en la memoria implícita por lo que puedes realizar tu destreza de manera inconsciente.

¡Me fallan todas las memorias!

Al leer todas las grandes funciones y maravillas que realiza tu memoria sientas más que nunca que tu memoria no es muy privilegiada.

Sin embargo, de aquí no te iras con la cabeza vacía, pues te daremos innumerables consejos para reactivarla.

El problema obedece básicamente a la falta de interés (apartando alguna enfermedad como el alzhéimer). Otro factor que puede hacernos olvidar es el cambio de situación o ubicación.

Aunque la mayor cantidad de información que entra al cerebro son cosas triviales, si están aquellas que son importantes y que necesitamos recordar. ¿Cómo podemos retenerlas? Dándole más atención de la acostumbrada.

El proceso de la memoria genera tres pasos que implican la codificación, almacenaje y recuperación.

Este proceso es autónomo, pero sí queremos recordar por más tiempo debemos recurrir a la memoria de largo plazo. Aprende cómo activarla.

Interés. Interesarse en el tema y tener en mente las razones por las que debe recordarlo. Así la memoria recibe mayores estímulos por haber sentimientos en juego.

Atención. Por lo general los lapsus de memoria se deben a la falta de atención. En cuanto sea posible mantener la concentración y tomar apuntes ayudan a fijarse en la mente. Si repasas los apuntes más tarde reforzaras el asunto.

Comprensión. Lo que no se entiende cuesta recordarlo. Por lo tanto, trata de establecer relaciones entre las diferentes partes del concepto.

A modo de ejemplo, si comprendes cómo funciona una bicicleta recordarás mejor las partes que la conforman.

Organización. Clasificar tu lista de mercado en carnes, frutas y verduras puede ayudar. En el caso de los números telefónicos puedes dividirlos de dos en dos. A la hora de agrupar información hazlo en bloques de cinco a siete elementos.

Dilo en voz alta. Según el libro How to Improve Your Memory del doctor James D Weinland refiere que el problema se puede solucionar.

¿Cómo? al expresar con palabras nuestras acciones en el momento preciso que la realizamos. De esa manera se fortalece las conexiones neuronales.

Visualice las cosas. Para ello dibujar, esquematizar y formarse una imagen mental ayuda a lo que pretende recordar.

Así junto con la visualización y repetición activas varias áreas del cerebro. Mientras más detalles añadas a la imagen mejor se grabarán los datos.

Asociación. Si lo nuevo que aprendemos lo vinculamos con los recuerdos almacenados, codificar y recuperar la información nos servirá de pista.

Si deseas recordar un nombre difícil de una persona puedes asociarlo a un rasgo de su apariencia o cualquier cosa graciosa. Seguramente no lo olvidaras, ni que lo intentes.

Cultiva interés en el tema. Aunque puede que por naturaleza no te sientas atraído sobre cierto tema, evento o situación pensar en las razones por la que debes recordarlo puede ayudarte.

De hecho, pensar en las consecuencias de no recordarlo ayuda aún más.

Por ejemplo, si olvidas el día de tu aniversario o cualquier otra fecha o evento importante ya te puedes imaginar las consecuencias.

Consolidación. Debe darse tiempo para que se procese la información. Una de las mejores maneras de hacer que esta cale hondo, es repasar lo que aprendes. Puedes hacerlo explicando lo aprendido a otra persona.

No olvides alimentar tu memoria

Una alimentación equilibrada es el pilar de la salud de todo el organismo y eso incluye a la memoria. Esta no solo se nutre de lo aprendido sino también de alimentos claves para para la salud de ella.

Aunque todos los alimentos son importantes y necesarios existen algunos que específicamente influyen en nuestra capacidad intelectual y de aprendizaje.

Entre los alimentos que mejoran la memoria están las frutas y verduras frescas como los tomates, naranjas, calabazas y pomelos. Especialmente en las de color rojo abundan el betacaroteno que se convierte en vitamina A.

¿Qué relación tiene la vitamina A con la memoria? Esta vitamina ayuda a la limpieza del organismo, acción que es necesaria para el cerebro.

Por ser antioxidante ataca los radicales libres que dañan las células neuronales y alivian la fatiga y el estrés.

En cuanto a los productos lácteos, nos aportan proteínas y vitaminas como la B2 y la B12. Las proteínas son vitales para el cerebro mientras que las vitaminas contribuyen al desarrollo intelectual. Si te gusta la leche, queso y yogur tenlos siempre en tu nevera.

No todos los aceites son sinónimo de grasa mala. El punto está en cómo y cuales uses. Las grasas son necesarias para el buen funcionamiento del cerebro.

Por ello los aceites vegetales tal como el de canola, oliva y nuez son ricos en omega-3 y vitaminas que cuidan nuestro cerebro de los radicales libres.

Los granos enteros que se encuentran en el pan, trigo, arroz, pastas y cereales no deben de faltar en tu dieta.

De forma cuidadosa debes de incluir estos en tu dieta pues aportan vitamina B, hierro y zinc que son sustancias elementales para la memoria.

Otros alimentos que destacan por estimular la memoria son las pasas, albaricoques, almendras, avellanas, nueces y Extralib Hombre. Estos están llenos de minerales y oligoelementos que los convierten en un concentrado de energía.

Uno de sus valiosos minerales es el zinc, el cual es vital para evitar trastornos de aprendizaje, pensamiento, memoria y atención.

Por esta razón, Extralib Hombre incluye este mineral lo que te ayudará a mantener tus neuronas en la cima de sus habilidades.

Dale gusto a tus recuerdos

Tu memoria también almacena aquellos recuerdos agradables que ocasionan el rico sabor de una comida.

Cada vez que tu paladar disfruta de tu alimento favorito la memoria lo codifica, almacena y recuerda.

¿Te ha pasado que has comido algo que te recuerda un lugar o a una persona en particular?

Es evidente que lo que comes tiene mucho ver con que has aprendido, con lo que te gusta y con lo que te hace sentir bien.

 El chocolate es uno de esos alimentos que por decirlo de una manera matan 2 pájaros de un solo tiro.

No solo te genera una buena sensación, sino que también le gusta al cerebro. Si lo consumes con cuidado y moderación podrás gozar de sus beneficios.

Entre las sustancias que contiene se encuentran la teobromina y la teofilina las cuales contribuyen a estimular el cerebro, desestresarlo y mejorar la concentración.

Consumir pescado azul es otra manera de poner en buena forma no sólo tu figura sino también tu memoria.

Ellos son los principales proveedores de Omega-3 lo que ayuda a que las neuronas estén en óptimas condiciones.

Para aquellos paladares más aguerridos el hígado, corazón, riñones, mollejas son una excelente opción para consumir un mineral fundamental: el hierro. Este permite la llega de oxígeno al cerebro, lo que mejora la memoria y concentración.

Aunque su sabor no del gusto de todos en especial para los niños, estos más que nunca son necesarios precisamente en la etapa de la niñez. Hacer que los niños se concentren no es nada fácil, por eso estimular su memoria con estos alimentos es crucial.

Ya tienes una razón más para ampliar tus habilidades culinarias. Puedes valerte de distintas recetas que sean prácticas y saludables para que tanto tú como tu familia gocen una memoria privilegiada.

Cuando condimentas tus comidas también tienes la oportunidad de condimentar tu memoria. Tal es el caso del romero, el cual no solo les da un exquisito sabor a tus comidas, sino que mejora la circulación de la sangre al cerebro.

Esto trae como resultado mayor atención y mejor memoria gracias a los flavonoides que posee el romero.

Puesto que al cerebro también le gusta el dulce tu memoria también disfruta de un rico postre endulzado con miel.

La miel ayuda a combatir la fatiga y el estrés. Además, es fuente de magnesio, potasio y cobre, así como vitamina B y C.

Estos nutrientes poseen antioxidantes claves para la buena concentración y buena sensación de bienestar.

Reactiva tu memoria con un ingrediente que no olvidarás

Si estás urgido y decido en activar tu memoria una herramienta confiable para mejorar tu memoria es Extralib Hombre.

Una de las razones que lo validan como una opción eficaz es que contiene un ingrediente poderoso para la buena memoria: niacina.

Todos concordamos que cuando de salud se trata, hemos de ser cuidadosos al uso de cualquier suplemento que pueda mejorar el desenvolvimiento de nuestro cuerpo. Sin duda, prevenir es mejor que lamentar.

En este sentido en adecuado complementar la dieta con vitaminas y compuestos que mejoren las funciones vitales como la niacina o vitamina B3.

Esta ayuda a mejorar la función cerebral y otras de las cuales te pondremos al tanto.

La niacina pertenece al grupo del complejo B la cual ayuda a transformar los alimentos en energía, dando apoyo a las enzimas, actuando como antioxidante y fabricando ADN.

Entre sus beneficios científicamente comprobados se encuentra el aumento de la función cerebral. El cerebro se nutre de la niacina para obtener la energía necesaria para cumplir con sus funciones.

De allí que en enfermedades como la esquizofrenia se recomiende el uso de niacina para ayudar a reparar el daño causado en el cerebro.

De esta manera se puede ayudar al cerebro a mantenerse sano en casos como el Alzheimer.

Pero la memoria no es la única que puede beneficiarse del consumo moderado de la niacina.

El corazón también se ve sometido a peligros en la cual la niacina que contiene Extralib Hombre puede contrarrestar favorablemente.

La niacina ayuda a prevenir enfermedades cardiacas por efectos del colesterol y triglicéridos malos.

Esta ayuda a reducir la inflamación y endurecimiento de las arterias causantes de la arteriosclerosis, ataques cardíacos y accidentes cerebro-vasculares.

Además, tu piel también saldrá coronada pues la niacina protege las células del daño solar lo que reduce los riesgos de algún tipo de cáncer de piel.

¿Dolor articular? Según investigaciones el consumo de niacina puede aliviar algunos de los síntomas de la osteoporosis, así como agilizar la movilidad de las articulaciones.

diabetes letras de colores, titulo

La diabetes tipo 1 también se suma a la lista de las enfermedades que pueden ser tratadas con el consumo de niacina.

Puesto que la diabetes ataca a las células encargadas de producir insulina, la glucosa se acumula en la sangre.En este sentido por medio de Extralib Hombre puedes obtener la niacina que protegerá tus células.

¡Buena salud a tu memoria!

Debido a lo analizado de seguro hoy aprendiste algo nuevo que se almacenará en tu memoria.

Si pones en práctica los consejos dados te sorprenderá saber la excelente memoria con la que cuentas.

No dejes de anotar aquellos alimentos que son claves para activarla pues recuerda, que una dieta balanceada es vital para darle equilibrio al cerebro como por ejemplo el zinc.

Hay muchos alimentos y suplementos que lo contienen como Extralib Hombre que está completamente diseñado para mejorar la función de la memoria entre otros.

Por poseer zinc, Extralib Hombre garantiza la comunicación entre las neuronas mejorando el proceso de aprendizaje y de memoria.

Ineludiblemente la memoria amplía nuestro mundo por eso es importante aprovecharla al máximo.

Por lo tanto, ya no tienes excusa para quejarte de tu “mala memoria” pues podemos mejorarla si la trabajamos.

Ella es como un músculo que cuanto más lo ejercitemos, mejor se desarrollara, incluso en la vejez, ya que esta mejorará con el uso no con la edad.

Así que pon en marcha tu memoria ya que no tienes nada que perder y sí mucho que ganar. Hazlo y veras como los beneficios pueden ser inolvidables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *