Pareja sonrien mientras la chica bebe zumo de naranja

Dile adiós a la disfunción y disfruta tus relaciones sexuales

Dile adiós a la disfunción y disfruta tus relaciones sexuales

Última actualización: 31-01-2019. Equipo Nutricioni

Las relaciones sexuales son el conjunto de actitudes eróticas que se comparten en pareja con la finalidad de expresar al otro lo que se siente y se desea con ella. Son una expresión que trasciende la genitalidad.

Limitar la satisfacción sexual a la genitalidad, a la cantidad de veces por semanas, al rendimiento activo “sobrenatural” es muy básico e instintivo.

Tal concepción hace que los problemas sexuales que se presenten acaben terminantemente con nuestro bienestar y disfrute.

Tanto hombres como mujeres pueden experimentar disfunciones sexuales en cualquier momento de su vida, incluso en la juventud.

Estas suelen ser complejas puesto que afectan a la persona que la padece y también a su pareja. Sin embargo, lo más difícil de la situación es tomar la decisión de buscar ayuda, casi siempre, por la vergüenza que sienten.

En el caso de los hombres por los ideales erróneos de masculinidad establecidos por la sociedad, en los que se relaciona ésta con el rendimiento sexual.

Para las mujeres existe también la creencia errónea de que ella deberá primero satisfacer a su pareja, llegando minimizar o anular su satisfacción.

La mayoría de los expertos exponen que las disfunciones sexuales se deben más a factores psicosociales, que físicos. Así mismo, aseguran que todas tienen solución.

Siendo así, ¿Para qué amargarse? Tu actitud es la base fundamental para el éxito de cualquier asistencia médica que puedas recibir al respecto.

Algunos de los trastornos sexuales implican dolor, dificultad para alcanzar el orgasmo o la excitación sexual, lograr o mantener la erección.

Actualmente es posible abordarlos con asistencia médica y ciertos cambios en el estilo de vida según el trastorno presentado y las condiciones de salud de cada individuo.

También es muy funcional el uso de suplementos como Extralib Hombre elaborados específicamente para estos trastornos. Entre otros beneficios, es capaz de estimular un factor elemental como la producción de testosterona.

Las relaciones sexuales son sanas si aporten bienestar y disfrute físico, psicológico y emocional.

El primer paso para abordar las disfunciones sexuales es reconocer junto con tu médico las condiciones específicas de tu caso o el de tu pareja.

Pareja sonrien mientras la chica bebe zumo de naranja

Disfunción sexual femenina: Poco hablada pero muy frecuente

Las disfunciones sexuales femeninas son más frecuentes de lo que se piensa.

La mayoría de las mujeres buscan solucionar su problema excepto en los casos donde existe insatisfacción con su pareja.

Las mujeres pueden presentar dificultades sexuales en los aspectos asociados al deseo sexual, a la excitación, al orgasmo y al dolor.

Disminución del deseo. Según estudios realizados al respecto, ocurre en un 30% de las mujeres entre los 18 y 50 años, y en un 45% en la menopausia.

Puede deberse a causas como:

  • Periodo de embarazo, postparto, lactancia y menopausia debido al descontrol hormonal propio de dichas circunstancias.
  • Momentos de estrés y/o crisis.
  • Periodos posoperatorios
  • Padecer patologías como la diabetes, cardiopatías, esclerosis.
  • Estados de depresión.

Condiciones como la baja estima y aceptación de su propio cuerpo, insatisfacción con la pareja, experiencias sexuales previas traumáticas tienen gran incidencia en esta situación.

Trastorno de la excitación. La mujer no puede experimentar cambios fisiológicos en la fase de excitación (lubricación vaginal, aumento de ritmo cardíaco y tensión muscular).

El miedo y la ansiedad frente a la relación con su pareja, falta de estimulación previa al acto sexual y enfermedades crónicas pueden ser las causantes de este trastorno.

También ocurre con frecuencia durante la menopausia debido a la alteración hormonal asociada a esta etapa.

Anorgasmia. Se refiere a la dificultad para alcanzar el orgasmo a pesar del deseo y excitación sexual adecuada.

Algunos autores la clasifican en primarias; donde la mujer nunca ha experimentado un orgasmo, o secundarias; cuando en algún momento la mujer deja de experimentarlos.

Los expertos asocian esta condición a trastornos de ansiedad o depresión que muchas veces están fundamentados en mitos o prejuicios sociales sobre la sexualidad.

Dolor asociado al coito (Vaginismo). Esta es una condición que imposibilita la penetración por ciertas condiciones musculares que se dan en la vagina.

El dolor durante las relaciones sexuales también puede deberse a patologías ginecológicas (fibromas, endometriosis, quistes, otros), infecciones del tracto urinario e infección de trasmisión sexual.

Muchas mujeres que lo padecen suelen disfrutar de juegos sexuales, sexo oral y otras conductas sexuales sin penetración.

Disfunción sexual masculina

La mayoría de las disfunciones sexuales masculinas están asociadas más a factores psicológicos que físicos.

Sobre los hombres recae la nefasta presión sociocultural en la que masculinidad suele ser definida por el rendimiento sexual.

En los hombres la disfunción sexual hace referencia a trastornos de eyaculación, disfunción eréctil, y disminución del deseo sexual.

Trastornos de la eyaculación. Éstas son las más frecuentes e incluyen:

  • La eyaculación precoz; situación en la que el hombre no logra controlar voluntariamente el momento de la eyaculación.
  • Eyaculación retrógrada, donde el semen en lugar de ser expulsado por la uretra se dirige a la vejiga.
  • La aneyaculación, que es la incapacidad para eyacular a pesar del deseo y la excitación.

Disfunción eréctil. No es más que la imposibilidad persistente y recurrente para lograr y/o mantener la erección del pene luego de la excitación. Es un problema sexual muy común en los varones.

Las causas pueden ser físicas, como sufrir ciertas enfermedades, tener alguna lesión o debido a efectos adversos de ciertos fármacos.

Disminución del deseo sexual. La falta de interés sexual también es recurrente en los hombres.

Algunos factores como problemas de pareja, disfunción eréctil, trastornos de ansiedad y estrés, el cansancio e incluso la monotonía, inciden de manera significativa.

El temor al fracaso y de no satisfacer a su pareja genera inseguridad, baja estima y una tensión tal que disminuye o hace desaparecer el deseo.

En este sentido Extralib Hombre es una opción que tienes a disposición. Su composición a base de aminoácidos y extractos de hierbas favorecen la estimulación sexual y tu virilidad.

Alcanza a estimular el flujo sanguíneo, lo que necesitas para que tener erecciones fuertes, gracias a la L-Arginina, epimedium, Rhodiola Rosea y otras hierbas.

Extralib Hombre contiene complementos para aumentar la libido, los niveles de testosterona y la energía sexual.

Con opciones como estas; una vez que hayas visitado al doctor y aclarado tu caso específico, puedes comenzar a disfrutar tus relaciones sexuales sin miedos.

La disposición que tengas para buscar y encontrar opciones es primordial en cada caso.

Mantener el erotismo resulta placentero y estimulante

Ten presente que las relaciones sexuales son una expresión de afecto que tenemos hacia nuestra pareja y no se refiere a un simple encuentro de genitales.

Son un acto donde las caricias, los besos, el juego y la complicidad entre la pareja toman lugar.

Para que sea satisfactoria y saludable es necesario reforzar y mantener un vínculo entrañable con la otra persona, y el erotismo es clave para lograrlo.

El erotismo implica, una mirada profunda; y en ocasiones con picardía, caricias inesperadas, abrazos o sostenimientos sorpresivos al otro, palabras insinuantes.

Estas acciones te parecerán simples pero al ponerlas en práctica te darás cuenta de la manera en cómo fortalecer los lazos de confianza y de deseo con tu pareja.

Este tipo de prácticas eróticas son muy estimulantes a nivel sexual y hacen sentir, a ambos, deseado.

Hemos mencionado que gran parte de las disfunciones en ambos sexos están asociadas a factores psicológicos de angustias, estima propia y aceptación.

El saberse y sentirse deseado rompe cualquier pensamiento o afección psicológica que disminuye el deseo, la excitación, o que propicia el miedo a no satisfacer.

Las expresiones eróticas también te permiten conocer los gustos y preferencias de tu pareja y estimulan la confianza. Sobre todo, si alguno de los dos tiene alguna disfunción.

Atrévete a disfrutar tu sexualidad al máximo trascendiendo el acto sexual fuera de la cama en los distintos momentos de contacto con tu pareja.

Hay elementos que pueden entorpecer el erotismo. Algunos son:

  • La rutina del encuentro sexual "sólo en momentos oportunos" ya sea por la falta de privacidad, de coincidencia de tiempos juntos.
  • Ser incapaces de darle la debida importancia de comunicarle a tu pareja lo que sientes y deseas, incluso fuera de la cama.
  • Pensamientos como: “su placer solo depende de mí”; olvidando que pareja se refiere a dos involucrados.

“La satisfacción sexual es para los jóvenes bien atractivos” o “eso queda para la luna de miel”.

  • Pensar o distraerse durante el acto sexual.
  • Estar molestos con el otro, sin comunicarlo.

Estos bloqueadores pueden afectar el deseo, la excitación o el orgasmo/eyaculación.

El ejercicio y el deporte vigorizan tus relaciones sexuales

Según estudios recientes, los hombres y mujeres que realizaban manera continua tenían relaciones sexuales más satisfactorias.

Además, en la medida que aumentaban los días de ejercicios, también aumentaba tanto su satisfacción como su apetito sexual.

Un estudio en la Universidad de Harvard con 160 nadadores (masculinos y femeninos) demostró la relación efectiva entre el ejercicio regular y la satisfacción de la actividad sexual.

La acción de la actividad física regular y el deporte en nuestro organismo ocurre de la siguiente manera:

  • Estimula el sistema nervioso incidiendo favorablemente en el flujo sanguíneo en la zona genital.
  • Mejora tu salud cardiovascular, facilitando la respuesta eréctil en el pene o el clítoris, lo que resulta positivo para los problemas asociados de disfunción eréctil en hombres y para mejorar la experiencia sexual en las mujeres.

La presión arterial alta y otras afecciones cardiovasculares interfieren directamente en el proceso de erección. Con el ejercicio el corazón y las arterias se mantienen sanos, reduciendo el riesgo de disfunción eréctil.

  • Permite controlar el metabolismo; los niveles de insulina del cuerpo, por ejemplo. Con ello se previenen las dificultades de excitación y disminución de la libido.
  • Ayuda a perder peso facilitando la agilidad y flexibilidad. Mantenerte en forma también ayuda a que te sientas bien contigo y con tu cuerpo.
  • La tonicidad muscular que se adquiere con el ejercicio favorece el fortalecimiento de los músculos de la pelvis recuperando la tonicidad vaginal. También estimula el apetito sexual de ambos sexos.
  • Genera bienestar emocional. Con la actividad se liberan las hormonas encargadas controlar el estrés (serotonina), aumentar la libido (dopamina) y que aportan la sensación de bienestar (endorfinas).

A mayor frecuencia de ejercicio mayor facilidad para la excitación sexual y el placer.

  • El ejercicio intenso; en los varones, se asocia con el aumento de los niveles de testosterona; hormona que estimula el comportamiento sexual.
  • Vigoriza el rendimiento sexual y aumenta la frecuencia.

Es importante tener presente que todo exceso es dañino a nuestro cuerpo. La actividad física excesiva puede generar efectos adversos a nivel sexual y en otros aspectos.

Mitos, tabúes y creencias que entorpecen tu disfrute sexual

Es necesario romper con ciertos paradigmas erróneos sobre la sexualidad masculina y femenina, especialmente en lo que a relaciones sexuales se refiere.

Empezando por la concepción de la sexualidad reducida a la genitalidad. De allí que ante los problemas sexuales, hombres y mujeres, anulan toda posibilidad de disfrute con la pareja.

Es imperante entender que la relación sexual involucra el deseo, las caricias, las miradas, las palabras, la exploración y disfrute del cuerpo de la pareja.

Hablar de relaciones sexuales saludables; generalmente, se relaciona con la práctica de mucho sexo.

Nada más alejado de la realidad que ello. Los comportamientos que generan goce físico, psicológico y emocional son los que garantizan la plenitud de las relaciones sexuales.

Socialmente se han establecido estereotipos de belleza masculina y femenina que imponen la idea de que son deseados sexualmente quienes los cumplen.

Por otro lado, también se asocia el disfrute sexual con la juventud o con una determinada condición corporal.

La masculinidad tiende a vincularse con el rendimiento sexual e incluso con la cantidad de relaciones que pueda establecer simultáneamente. Mientras más promiscuo “más sexual y con mayor virilidad”.

Por todo ello, un hombre con disfunción eréctil puede llegar a sentir que no funciona en ningún aspecto; y se alejándose de la solución tan solo por temor a ser señalado.

Ideas como “la satisfacción masculina depende de ella”, “si no eres buena en la cama te abandona” “el buen sexo es para los hombres”, interfieren en la salud sexual de ellas.

De estas y otras declaraciones surgen los miedos a no satisfacer a su pareja, la anulación de sus sentimientos y deseos.

Asumir la responsabilidad absoluta de crianza de los hijos y atención del hogar son factores que también influyen significativamente en la disminución del deseo femenino.

Hablar de pareja involucra los sentimientos y deseos de dos personas que deciden convivir y brindar bienestar y placer mutuo.

Brindar al otro bienestar y placer exige comunicación y comprensión entre ambos, dejando las creencias o ideas aprendidas para dar lugar a los deseos y expectativas de ambos.

Relaciones sexuales en la tercera edad: ¿mito o realidad?

Sin duda envejecer trae cambios que afectan la vida sexual; sin embargo, esto no quiere decir que el disfrute sexual llegó a su fin y que no hay solución.

Las relaciones sexuales en la madurez siguen siendo una completa realidad. Es cuestión de aceptar y adaptarse a las nuevas condiciones.

Estudios han revelado que con un buen estado de salud no hay razón para que el interés sexual se esfume. Así mismo, plantean que el disfrute a esta edad depende de la actitud de la persona.

Al envejecer no debemos renunciar al sexo sino plantearlo desde las condiciones de salud presentes y cambiar algunos hábitos.

Conservar la actividad social, ejercitarse moderadamente, no descuidar el tratamiento médico que tenga, evitar el estrés, comer saludablemente; son hábitos imperantes para mantener la acción sexual.

Otro hábito favorable es el consumo de suplementos para contrarrestar las disfunciones. Tal es el caso de Extralib Hombre que apoya extraordinariamente los problemas sexuales, en el hombre adulto mayor.

Mantener el erotismo a esta edad no es cosa de tontos. Es muy importante incrementar los lazos de cariño con la pareja y disfrutar.

Hablar con la pareja respecto a los cambios y respuestas del cuerpo es fundamental. Además de estar al tanto de lo que sucede, ambos necesitaran comprenderse y juntos establecer las nuevas pautas dentro de la relación.

También es posible innovar y adaptar la rutina sexual a las condiciones físicas y de salud. Atrévase y perciba esta etapa de su vida como una oportunidad de renovar su vida sexual.

De paso a la creatividad intentando nuevas posiciones y encontrando otras maneras de tener intimidad.

Extender el tiempo con las caricias previas favorece muy bien la excitación y quizá le conduzca a explorar zonas de su cuerpo y de su pareja que antes no había explorado.

Recuerde que las relaciones sexuales no se limitan a la penetración y a los genitales para que sean gratificantes y placenteras.

En caso de padecer alguna patología manténgase al día con el tratamiento e incluso comente a su doctor sus dudas o los inconvenientes relacionados a su vida sexual.

Otras recomendaciones de interés  

Explora, conoce y ama tu cuerpo. Esto es fundamental. Se ha demostrado la relación entre satisfacción sexual, autoimagen y conocimiento del propio cuerpo.

Se te hará difícil compartir tu sexualidad con otra persona si tú no te conoces.

¿Qué te gusta y que no? ¿qué zonas son más sensibles o erógenas? ¿qué y cómo las sientes?

Fomenta la sana comunicación con tu pareja. Es imposible saber qué le gusta al otro y que no, si no se comunican.

En las relaciones de cualquier tipo, suponer y/o esperar que el otro sepa además de ser un factor destructivo es una muestra de inmadurez por parte de los involucrados.

Es necesario expresar y hacer saber con claridad y asertividad nuestros deseos. Evita mal entendidos, no esperes, habla sin dobles mensajes, sé claro.

El lenguaje utilizado puede ser de gran ayuda. Los expertos indican que el sentido del oído es esencial dentro de la sexualidad.

Contarse fantasías, hablar de temas subidos de tono, palabras eróticas son prácticas que indudablemente inducen la excitación y el deseo.

Es una habilidad erótica que puede entrenarse muy bien; por supuesto en la medida que ambos se sientan cómodos haciéndolo.

Da lugar a la creatividad. Se puede iniciar con pequeños detalles sorpresivos y satisfactorios a diario.

Resta importancia a la cantidad. El exceso a veces puede ser perjudicial y a veces, más puede resultar en menos. La práctica excesiva no te hará más pleno ni practicarlo menos te arruinara la vida.

Recuerda que la relación sexual ocurre a diario mediante la seducción, el erotismo, los besos, las caricias. Amplia tu concepción de la actividad sexual y no la limites al coito (penetración y orgasmo).

Respeta y cuida tu relación. Una relación plena y saludable también conlleva a una vida sexual saludable. Tu pareja debe conocer y respetar tus límites y viceversa.

Tener relaciones sexuales saludables significa saber con claridad lo que deseas o no hacer en lo referente al sexo.

Pareja Tomando Té

Lo que no puedes olvidar

Las relaciones sexuales saludables también tienen las características de seguras y responsables. Tienen un sentido primario de desarrollo personal.

Considera tus propios sentimientos y valores. Es importante que te permitas vivir lo que satisface a ambos y no al otro únicamente. En este sentido, es necesario considerar las consecuencias de tus acciones sexuales sobre ti y sobre los demás.

Las disfunciones sexuales no determinan lo saludable o funcional de tu vida sexual. Lo importante es que conozcas cuál es tu caso en particular, hables con tu pareja y te adaptes a tus nuevas condiciones de vida.

Con la orientación médica adecuada es posible sobreponerse a estos problemas. También es posible complementar tu rutina con Extralib Hombre para mejores resultados.

La combinación de la raíz de maca con otros componentes como Panax Ginseng lo hace efectivo.

El disfrute de las relaciones sexuales se mantiene vivo en la medida que tú decidas conservarlo. No hay limitarse, excepto aquellos casos de salud críticos.

Previene las enfermedades de trasmisión sexua (ETS)l. Saber que tú y tu pareja gozan de buena salud genera la confianza de una vida sexual sin miedos ni complejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *