Dieta rica en fibras y líquidos contra el estreñimiento

Dieta rica en fibras y líquidos contra el estreñimiento

Última actualización: 24-08-2018. Equipo Nutricioni

Una dieta que ayude en el proceso digestivo en cuanto a los intestinos se refiere, es una regla básica para todas las personas en general, más que una dieta es un estilo de vida que incluye una alimentación rica en sustancias que evitan el estreñimiento.

Si se sufre de estreñimiento o no, una alimentación que aporte una buena cantidad de fibra y líquidos es fundamental para que el intestino tenga un buen movimiento y las heces una consistencia que facilite su paso por el mismo.

Una ingesta, diaria entre 30 y 35 gr., así como unos 2 litros de agua dependiendo de cada persona, es el primer paso para mantener una ida al baño de manera regular y sin dificultades, por eso una mala alimentación donde predominan alimentos procesados, hay que evitarla.

A la dieta se debe agregar una serie de alimentos que van a promover una buena evacuación y además previenen la formación de hemorroides, cálculos biliares, venas varicosas, divertículos en el colon y hasta el cáncer de intestino.

Entre los alimentos que forman esta dieta se pueden mencionar:

  • Alimento ricos en fibras, que son los de origen vegetal, desde las verduras, vegetales, legumbres, frutas, hasta las semillas, frutos secos y los cereales integrales.

  • Las frutas; aquí es fundamental destacar que deben ser consumidas preferiblemente con las cáscaras aquellas que así se puedan ingerir.

  • El agua que aparte de estimular el movimiento intestinal va a ablandar las heces facilitando su expulsión.

Entre los alimentos que se deben evitar se tienen:

  • Los alimentos llamados chatarra, fritos, carnes con grasas, así también los altamente procesados como los embutidos.

Los lácteos y sus derivados como el queso, la mantequilla y helados, excepto el yogur natural el cual es rico en probióticos y ayuda al intestino ya que equilibran la población de microorganismos saludables.

  • Alimentos altamente procesados y refinados como la harina, el pan, la azúcar, la pasta, galletas, etc., ninguno aporta fibra al organismo.

  • Bebidas azucarada, carbonatadas y la cafeína, que deshidratan el cuerpo y si este no consume suficiente fluidos el resultado es heces endurecidas y con ello el estreñimiento.

Aparte de una mala dieta, ¿qué más causa el estreñimiento?

El estreñimiento no es una enfermedad en sí misma sino un síntoma, y más cuando ocurre de manera temporal y esporádica. Si no se trata de una patología subyacente, hay que revisar el estilo de vida de la persona ya que son muchas y variadas las causas de evacuación irregular.

Entre las otras posibles causas de una difícil evacuación a diario se pueden señalar:

  • Una vida sedentaria con poco o nada ejercicios físicos.

  • Medicamentos para tratar algunas afecciones médicas, como los antidepresivos, ansiolíticos y analgésicos entre otros.

  • Tomar demasiados laxantes puede provocar que los músculos del colon no se contraigan y no se puedan realizar de manera normal las expulsiones.

  • Los suplementos de hierro.

  • Un tumor que presione  la médula espinal o lesión en la misma.

  • Altos niveles de calcio en sangre así como bajos  de potasio.

  • Enfermedades relacionadas con la glándula tiroides así como la diabetes, esclerosis múltiples, accidentes cerebro vasculares, mal de Parkinson y el lupus.

  • Una obstrucción intestinal producto de una cirugía que deje tejido cicatricial que obstruya el paso.

  • Es natural que en el embarazo o después de dar a luz se produzca un tipo de estreñimiento así como la edad, muy común a partir de los 65 años.

  • En el caso de los bebés, el cambio de leche materna a la de vaca u otros productos así como alimentos sólidos son causas comunes de estreñimiento en ellos.

  • Al igual que durante el embarazo, se pueden dar episodios de estreñimiento de manera temporal, cuando se hacen viajes o se cambia de estilo de vida.

  • Ignorar los mensajes de ir al baño hace que el cuerpo se vaya programando de una manera que provoque el estreñimiento.

  • Problemas en el tracto gastrointestinal que puedan comprimir el colon y el recto.

  • Padecer de colon irritable el cual es un trastorno cuyo síntoma es el estreñimiento.

Como se puede apreciar, las causas de un estreñimiento pueden ser muchas y de índoles variadas, por lo que ante síntomas que se repitan o se prolonguen en el tiempo se recomienda asistir a un médico que determine las posibles causas y su tratamiento.

No se extrañe… no se estriña

Hay que estar atento cuando ir al baño se hace cada día más difícil y espaciado en el tiempo, de igual manera vigilar una serie de síntomas que acompañan al estreñimiento y así acudir en búsqueda de atención médica.

Entre los síntomas que se pueden presentar a parte de la irregularidad de ir a evacuar, se encuentran:

  • Esforzarse para evacuar.

  • Heces duras y secas.

  • Dificultad para orinar.

  • Inapetencia.

  • Inflamación en el abdomen.

  • Náusea y/o vómitos.

  • Confusión.

  • Ganas de evacuar después de haberlo hecho.

Síntomas graves incluyen:

  • Menos de 3 evacuaciones a la semana.

  • Dolores y calambres abdominales.

  • Pérdida de peso.

  • Sangre o mucosidad blanca en las heces.

  • Tener que recurrir a laxantes para poder evacuar.

Síntomas crónicos:

  • Desgarro alrededor del ano.

  • Hemorroides.

  • Retención fecal.

  • Prolapso rectal donde una porción del intestino sale del ano al hacer esfuerzo para evacuar.

El médico puede recomendar un examen exploratorio rectal o radiografía, para descartar algún tumor que esté obstruyendo el paso o la retención de heces duras. También ordenar exámenes de sangre y algo más profundo como una colonoscopia.

De igual manera hará un interrogatorio para establecer las posibles causas que esté propiciando el estreñimiento. En la consulta, el médico revisará los antecedentes preguntando sobre:

  • Desde cuándo presenta los síntomas.

  • Frecuencia de las evacuaciones.

  • Características de las deposiciones.

  • Hábitos alimenticios.

  • Si su vida es sedentaria o tiene algún tipo de actividad física.

  • Alguna enfermedad que tenga y el uso de medicamentos.

Una vez que se determine la o las posibles causas, el médico recomendará, de acuerdo a la gravedad y el tiempo que se haya estado padeciendo de esta afección, algunos tratamientos, dentro de los que se pueden mencionar:

  • Cambio de alimentación.

  • Si la causa es algún medicamento para otra afección, cambiarlo por otro.

  • Reeducar al cuerpo con unos ejercicios que se deben realizar en casa para mejorar la función de los músculos, por un tiempo mayor a tres meses.

  • Hacer ejercicios físicos, entre 20 a 30 minutos, para ayudar a la digestión.

  • Algún medicamento de tipo laxante, por un periodo de tiempo corto.

  • Cirugía en el caso extremo.

No todo lo ‘laxo’ es provechoso

Los laxantes funcionan de manera diferente según su tipo y su eficacia, varían en cada organismo, por lo que no todos pueden o deben tomar un mismo producto. Los hay formadores de masa, ablandadores de heces, estimulantes y supositorios.

No todos los laxantes son seguros a largo plazo ya que pueden causar dependencia y luego alterar la actividad normal del intestino. El uso excesivo de éstos podría tener contraindicaciones que es necesario conocer cómo:

  • Los orales pueden impedir la absorción de nutrientes así como de medicamentos que se estén tomando en el momento, se debe tomar cualquier otro medicamento dos horas después del laxante.

  • El aceite mineral usado como laxante puede causar deficiencias de ciertas vitaminas como la A, K, E y D y el aceite de ricino utilizado demasiado tiempo podría afectar los músculos intestinales.

  • Pueden producir un desequilibrio de electrolitos como el calcio, cloruro de potasio, sodio y magnesio, tener especial cuidado con los niños, diabéticos y enfermos renales.

  • A su vez la falta de electrolitos puede ocasionar arritmias cardíacas, confusión, debilidad y hasta convulsiones.

  • Puede ser grave el uso de laxantes si la causa del estreñimiento es producto de la obstrucción intestinal o apendicitis.

  • En el caso de las mujeres embarazadas, los del tipo estimulante pueden ser peligrosos.

  • De igual manera, después de dar a luz si la mujer toma laxantes, estos pueden pasar al bebé a través de la leche materna y darle diarrea.

  • Pueden tener efectos secundarios como gases, hinchazón abdominal, náusea y/o diarrea.

Para hacer más segura su ingesta se deben seguir estas recomendaciones:

  • Niños menores a 6 años sólo deben tomar laxantes bajo supervisión médica.

  • Siempre consultar a un médico antes de  ingerir cualquier tipo de laxante.

  • Tomar sólo la dosis indicada así como por el tiempo recetado, en todo caso no hacerlo por más de una semana.

  • No tomar si se es alérgico a algunos de los componentes como el psyllium, muy común en los formadores de masa, así como también los que presenten una afección llamada fenilcetonuria no deben ingerir los que contengan fenilalanina.

  • No mezclar diferentes tipos de laxantes.

Cuando una llamada es la mejor solución

Cuando se toman laxantes se puede producir una serie de reacciones peligrosas, por lo que las personas deben dejar de tomar y buscar ayuda médica inmediata. Entre los posibles signos se encuentran:

  • Cuando se use una dosis rectal, y ésta quede retenida sin producir una evacuación, puede generar una grave deshidratación con desequilibrio de los electrolitos en sangre lo que a su vez podrían producir: Mucha sed, boca reseca, poco volumen de orina y mareos.

Es importante buscar ayuda de un médico, después de pasados 30 minutos, de continuar con los síntomas.

  • Somnolencia o aletargamiento, inflamación de las piernas incluyendo tobillos y pies, pueden producirse al tomar laxantes que contengan fosfato sódico lo que puede implicar un daño renal.  Se debe buscar ayuda médica inmediatamente.

La botica de la abuela

La mayoría de las veces un estreñimiento no necesita de la toma de algún medicamento, puede desaparecer por sí solo o con el uso de alguna receta casera y con algunos cambios de estilos de vida.

Sólo cuando se hace presente de manera constante o recurrente hay que buscar ayuda médica para prevenir males mayores.

Entre algunos de los tantos remedios que se pueden hacer en casa están:

  • Semillas de lino molidas: regularizan el tránsito intestinal y ayudan en caso de un estreñimiento ocasional.

No la deben consumir mujeres embarazadas, hipertensos, personas con trastornos en la sangre o con obstrucción intestinal.

  • La avena por su contenido en fibras; su ayuda viene de su consumo habitual sobre todo en los desayunos.

  • Fenogreco: ayuda a ir con regularidad a evacuar, se aconseja no consumirlo mujeres embarazadas o las que estén lactando así como tampoco los niños.

  • Ciruelas pasas: además de ser rico en fibras, posee sorbitol una azúcar que ayuda a aflojar las heces y  estimular el colon.

  • Infusión de malva: ayuda a estimular el movimiento intestinal.

  • Guanábana: tiene un efecto suave como laxante.

  • Fruta acai: ayuda a una mejor digestión y es rica en fibra, ésta se puede encontrar en Equilibrio Acai.

  • Semillas de chía: son ricas en fibras solubles lo que permiten expulsar las heces acumuladas limpiando el colon.

  • Infusión de menta: tiene un efecto laxante suave, ayuda a la digestión y evita los gases.

  • Agua con limón: estimula una buena digestión favoreciendo el movimiento intestinal y con ello la expulsión fecal.

  • La ortiga: estimula los movimientos intestinales y además favorece la digestión.

A pesar de su venta libre y su uso recomendado para estas afecciones, se recomienda consultar a un médico.

  • Frángula: es una planta con un efecto laxante más fuerte por lo que se debe tomar solo de manera puntual.

Suplementos que ‘mueven’ el tránsito

Así como una alimentación sana rica en fibra ayuda a evitar problemas de estreñimientos, algunos suplementos naturales se pueden incorporar cuando se requiera reforzar una buena digestión  en los intestinos.

Son muchos y variados los productos que en este sentido se pueden conseguir, cada uno con una función específica, entre ellos están:

  • Suplementos de fibras o formadores de masa como las contenidas en Equilibrio Acai.

  • Suplementos de magnesio, muy eficaces para aliviar el estreñimiento, pueden producir un efecto laxante en bajas dosis.

  • Hierbas purgantes, de las que existe gran variedad conocidas y usadas desde hace tiempo como remedios caseros, se recomienda su uso de manera puntual y sólo cuando otros tratamientos no hayan dado resultados.

  • Suplementos de arcilla bentonita, la cual tiene entre sus múltiples beneficios remediar el estreñimiento, se puede conseguir esta arcilla en Equilibrio Acai.

  • Aceite mineral,  recubre las heces manteniendo su humedad y ayudando con su paso por el colon de manera más fácil, sólo tomar para casos puntuales y en la dosis recomendada.

No consumir embarazadas, personas con insuficiencia cardíacas, apendicitis y problema renal. Se recomienda su uso bajo supervisión médica.

  • El aceite de ricino ha sido usado por mucho tiempo, pero se ha determinado que su ingesta puede ser tóxica por lo que  se recomienda su uso con sumo cuidado y bajo supervisión de una persona con conocimiento; igualmente no deben consumirlo las embarazadas.

  • Suplementos de cáscara sagrada que tienen un efecto laxante, como el contenido en Equilibrio Acai.

  • También se consiguen algunos suplementos de hierbas como el psyllium, linaza y fenogreco, los cuales tienen efecto laxante y ablandan además las heces.

Todos estos suplementos deben ingerirse con abundante agua.

Así como los suplementos mencionados colaboran a aliviar el estreñimiento, se debe tomar en cuenta que si se padece de esta afección se deberían evitar ingerir, de igual manera, algunos como los siguientes:

  • Suplementos de aceite de pescado, ya que pueden producir estreñimiento.

  • Algunos suplementos de hierro usados de manera prolongada, ya que al no ser absorbidos quedan en el torrente sanguíneo lo que produce estreñimiento; para evitar esto se deben acompañar con la ingesta de vitamina C,

  • Algunos suplementos de calcio pueden afectar el movimiento intestinal y así producir estreñimiento.

  • Suplementos de vitamina D, ya que ayudan a la absorción del calcio y, al aumentar la concentración de éste, afecta al intestino como ya se ha explicado.

  • Suplementos diuréticos, ya que pueden provocar deshidratación y con ello estreñimiento.

  • Algunos probióticos pueden ser contraproducente dependiendo del organismo de las personas. Por ejemplo, si alguien es sensible  a la levadura Saccharomyces boulardii

    , si toma un suplemento de ésta, le puede producir estreñimiento.

Todo esto lleva a concluir que antes de tomar cualquier tipo de medicamento, suplemento o hierba natural se debe informar muy bien, debido a los efectos secundarios y las contraindicaciones que puedan tener con otros medicamentos u afecciones médicas presentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *