mujer con una inflamacion en el tobillo. Zona roja

Desinflamatorio muscular: una respuesta a las lesiones

Desinflamatorio muscular: una respuesta a las lesiones

Última actualización: 30-01-2019. Equipo Nutricioni

Una inflamación es una palabra que proviene del latín inflammare, que se traduce como fuego, muy adecuado cuando hay por dolor, calor, enrojecimiento y edema -aumento de volumen por acumulación de líquidos-.

Así reacciona el sistema inmune ante una lesión, cortadura o infección, y lo hace accionando una serie de procesos y células especializadas a modo de respuesta inespecífica.

Esto ocurre en los tejidos conectivos vascularizados con la finalidad de eliminar al agente externo y reparar el tejido dañado.

La inflamación se produce por múltiples causas como alteraciones vasculares, traumatismos, golpes y laceraciones.

En términos médicos, una inflamación se denomina empleando el sufijo “itis” por ejemplo miositis, tendinitis, bursitis, artritis y más.

Los músculos son susceptibles de inflamarse, a causa de esfuerzos excesivos, golpes, malas posturas o actividades a las cuales el cuerpo no está habituado.

Asimismo las infecciones, algunos medicamentos, sustancias tóxicas, tumores o reacciones del sistema inmune, se pueden traducir en inflamaciones.

¿Cómo se caracteriza la inflamación?

Se caracteriza por ser de carácter tisular y consiste de reacciones por parte de los vasos sanguíneos, el plasma, los leucocitos y células provenientes de la circulación, así como de las residentes del tejido.

La inflamación aguda tiene una duración de 24 a 48 horas, desapareciendo en unos 14 a 15 días, mientras que una inflamación crónica puede persistir incluso por años.

En una inflamación se produce una vasodilatación, la circulación aumenta y esto causa el enrojecimiento y facilita la llegada de células como los neutrófilos, que combaten contra agentes infecciosos.

Posteriormente, se produce un aumento de los macrófagos, leucocitos y eritrocitos, células todas pertenecientes al sistema inmune.

También se liberan prostaglandinas que contribuyen al proceso de sanación y cicatrización.

La manifestación inflamatoria se presenta a través de los cuatro síntomas específicos que nombramos al comienzo:

  • Dolor, se genera al activarse los nociceptores, terminaciones que detectan y transmiten la sensación de dolor al sistema nervioso.
  • Calor, se produce un incremento de la temperatura de la piel en la zona inflamada por una dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Rubor, la zona presenta enrojecimiento, debido también a la dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Edema, inflamación por acumulación de líquidos, que puede generar molestia e incluso  inmovilización.

De esta forma el sistema inmune se encarga de proteger al resto del organismo, creando esta barrera inflamatoria en el tejido y convocando las células defensoras para que se agrupen allí y detengan a los patógenos invasores.

El tejido dañado se elimina y se va reconstruyendo con células nuevas y sanas para recuperar su función. Sin embargo todo el proceso tarda y mientras tanto hay dolor, por ello es necesario desinflamar la lesión.

El músculo, parte importante del cuerpo

Un músculo es un tejido capaz de contraerse y relajarse, produciendo una acción de movimiento en las personas y animales.

Dependiendo del tipo de músculo, puede  conectarse con el esqueleto o conformar la estructura de diferentes órganos del cuerpo. Por ello se distinguen tres clases de músculo:

  • Músculo liso, cuyo movimiento es involuntario, por ejemplo en los intestinos.
  • Músculo estriado, está ligado al esqueleto y permite variedad de movimientos.
  • Músculo cardíaco o miocardio, se contrae automáticamente para bombear la sangre al cuerpo.

El cuerpo está conformado por 650 músculos, siendo el estriado el que se encuentra en mayor proporción en el cuerpo con un 40%.

El movimiento del músculo se produce gracias a la acción de una sustancia denominada acetilcolina.

Además, los músculos posee un tejido conjuntivo denominado fascia, la unidad funcional del mismo es la fibra muscular.

En el proceso de contracción y relajación intervienen sustancias como el calcio, el cual participa en diversas reacciones bioquímicas que permiten la contracción de los tejidos musculares.

Los músculos están compuestos por los siguientes elementos:

El agua, esta se encuentra en una proporción de tres cuartos del peso muscular, por lo tanto es una de las sustancias más importantes que conforman este tejido.

También está compuesto por proteínas y compuestos nitrogenados, como el miógeno, la mioglobina, la miosina, el glucógeno, el ácido láctico y los lípidos.

Así mismo, posee compuestos inorgánicos como: el sodio, el potasio, los iones de calcio y fósforo, también posee gases como el CO2..

El músculo tiene varias partes, una roja que es blanda y contráctil, así como una parte blanca que está conformada por los tendones, la cual no posee naturaleza contráctil.

Los músculos se insertan en los huesos por medio de los tendones, logrando así producir el movimiento.

Inflamaciones musculares

Las lesiones deportivas son causas frecuentes de inflamaciones musculares.

Se producen como consecuencia de excesos en los movimientos o por golpes, cuando el cuerpo está sometido a un estrés continuo y múltiples repeticiones.

Otro factor desencadenante de las inflamaciones son las malas posiciones o la ejecución incorrecta al realizar ejercicios específicos.

De estas acciones se pueden producir diversas dolencias o enfermedades que también son inflamatorias y que afectan los músculos, tales como:

Bursitis, es la inflamación de la bursa o bolsa que contienen líquido sinovial que lubrica las articulaciones.

Tendinitis, se produce por un estiramiento excesivo de los tendones al usar los músculos con demasiada intensidad.

Enfermedad de Osgood-Schlatter, esta es una patología inflamatoria en la cual se produce hinchazón del tendón rotuliano.

Síndrome del túnel carpiano, se produce una inflamación en el túnel de la muñeca, en la cual existen ligamentos y huesos.

Las lesiones producen daños en las fibras de los tejidos, generando debilidad y problemas para la realización de los movimientos.

En un caso de inflamación por lesiones lo mejor es descansar y mantener el músculo en reposo. Es importante escuchar el cuerpo y no esforzarse, ya que esto podría agravar la situación.

Así mismo, se debe conocer con exactitud la causa de la inflamación para poder administrar un tratamiento adecuado.

CelProtek es el suplemento que protege al sistema inmune a la vez que lo fortalece, para que responda eficientemente ante cualquier ataque que sufra el organismo.

De esta manera, el cuerpo se recupera más rápidamente de lesiones e infecciones. CelProtek tiene  excelentes propiedades como antiinflamatorio y antioxidante, protegiendo al organismo de la acción de los radicales libres.

¿Cómo tratar las inflamaciones?

Esto dependerá del tipo de inflamación, ya que por sus diversas causas la misma comprende una serie de sintomatologías diferentes.

Hombre atienden a mujer joven que se ha lesionado

Sin embargo, algunos tratamientos que pueden resultar eficaces son los siguientes:

  • Es importante la aplicación de calor luego de 48 horas, ya que esto relaja el músculo y alivia la tensión.
  • Los masajes ayudan grandemente en el tratamiento de una inflamación muscular, aplicando aceites especiales o alguna crema con desinflamatorio.
  • Si la lesión o contractura es reciente (24 horas o menos) se puede aplicar frío para aliviar la hinchazón y el dolor.
  • Se deben restringir los alimentos que provocan acumulación de ácido láctico en los músculos, tales como lácteos, carnes y productos grasosos, ya que pueden agravar la condición.
  • Es importante consumir alimentos desinflamatorios tales como el ajo, la cúrcuma, el jengibre, la piña, que poseen antioxidantes y compuestos naturales que actúan eficientemente y ayudan a reducir la hinchazón.

CelProtek contiene extracto de ajo, ginseng y cúrcuma que son potentes desinflamatorios naturales.

  • Descansar y dormir son métodos efectivos para aliviar la inflamación, ya que durante el sueño el cuerpo repara las fibras musculares y se producen reacciones metabólicas beneficiosas para la sanidad del cuerpo.
  • Las cataplasmas con plantas medicinales como el árnica, la cual posee un poder como desinflamatorio y ayuda además con los edemas.
  • Un baño tibio también puede ayudar a desinflamar los músculos y generar una sensación de bienestar general en el cuerpo.
  • Las pomadas desinflamatorias también podrían ser útiles en estos casos.
  • Un antiinflamatorio no esteroideo tal como ibuprofeno o acetaminofén puede aliviar los síntomas.

CelProtek es la mejor opción para un sistema inmune saludable, por sus múltiples propiedades naturales para aliviar la hinzhazón.

Los desinflamatorios

La función de un antiinflamatorio o desinflamatorio, es reducir las cantidades de prostaglandinas proinflamatorias.

Estas sustancias derivadas de ácidos grasos, promueven la sensación de dolor a través de una sensibilización de las terminaciones de los nervios.

Asimismo existen prostaglandina antiinflamatorias. Ambos tipos de prostaglandinas son señalizadoras de la inflamación, además de participar en la contracción del músculo liso y la regulación de la presión arterial.

Los fármacos antiinflamatorios son de dos tipos, los esteroideos y los no esteroideos, estos últimos se pueden consumir sin receta médica, como el ibuprofeno y el paracetamol.

Ellos actúan inhibiendo la ciclooxigenasa, la enzima precursora de las prostaglandinas.

Todos estos medicamentos poseen efectos secundarios, como por ejemplo la reducción del moco gástrico, lo cual puede causar malestares en el estómago.

En ocasiones estos medicamentos pueden ser contraproducentes para los riñones.

Así mismo, pueden generar elevación de la presión arterial, por lo tanto las personas con hipertensión deben tener sumo cuidado al consumirlos.

Sin embargo, utilizados de acuerdo a las indicaciones del médico, los antiinflamatorios no esteroideos producen un alivio rápido y eficaz a las molestias causadas por lesiones y problemas inflamatorios.

Naturalmente que genera efectos adversos si son consumidos a largo plazo y en grandes cantidades.

Los relajantes musculares, usados para tratar la ansiedad, también alivian las inflamaciones, al disminuir la actividad del músculo: baclofeno, diazepam, tizanidina, entre otros.

Estos fármacos requieren receta médica, pero son útiles en caso de contracturas musculares y también durante las operaciones quirúrgicas, conjuntamente con la anestesia.

Formas de prevenir las inflamaciones

Existen medidas y hábitos que pueden evitar padecer estas molestias:

  • Evite realizar cargas excesivas con los músculos así como los movimientos repetitivos y constantes, ya que esto causa desgarramientos del tejido.
  • Antes de ejercitarse es bueno ejecutar estiramientos para elongar los músculos y prevenir lesiones.

  • Si realiza mucho deporte debe brindarle a su cuerpo el suficiente descanso para reponerse del esfuerzo.
  • Evite ejercicios sin conocer exactamente cuáles son los músculos implicados, la posición correcta de hacerlo y para qué sirven. Consulte a un experto en caso de dudas.
  • La correcta hidratación también es una medida importante, el agua es vital para los tejidos, y permite su adecuada nutrición.
  • El mantenerse activo realizando ejercicios es muy importante para la salud de los músculos, con las precauciones señaladas.
  • Los alimentos alcalinos ayudan a prevenir las inflamaciones.
  • La dieta es muy importante, el consumo de alimentos antiinflamatorios es muy beneficioso para el organismo.

Por ejemplo aquellos alimentos que contienen vitamina C  y E son indispensables para los tejidos y la salud del organismo.

CelProtek contiene vitaminas C y E más selenio, una combinación imbatible para proteger al organismo del estrés oxidativo y las inflamaciones.

Además CelProtek aporta diversos nutrientes y plantas con propiedades desinflamatorias como el té verde, la uña de gato, los hongos y las semillas de uva.

  • Existen minerales muy beneficiosos para la salud de los músculos tales como el calcio, potasio y hierro.

El calcio permite su correcta contracción, por lo tanto el equilibrio en los niveles de este nutriente es muy importante.

Los niveles adecuados de calcio evitan los espasmos, calambres y la debilidad muscular, este último es un síntoma muy características de las enfermedades inflamatorias de los músculos como la miositis.

  • Así mismo, el potasio es un mineral importante para la salud muscular, ya que permite la correcta nutrición de los mismos e impide los calambres y la debilidad.

Plantas que funcionan

Sólo basta con mirar a la naturaleza para encontrar la cura a muchas enfermedades.

Existen plantas efectivas para tratar las inflamaciones musculares, son prácticas y puede tenerlas en su nevera o jardín.

Cúrcuma, es una raíz que se ha usado por siglos en la medicina tradicional para el tratamiento de diversas enfermedades.

Esta especie que se utiliza ampliamente en la cocina, es también un poderoso desinflamante con propiedades antibióticas, antioxidantes y efectiva en todo tipo de enfermedades que cursan con inflamaciones en los tejidos.

Laurel, esta planta ayuda a reducir los dolores musculares ocasionados por inflamaciones, además es excelente para reducir la hinchazón por golpes, contusiones y reumas.

Árnica, se utiliza con éxito para reducir las inflamaciones y dolores provocado por esguinces, torceduras, contusiones y luxaciones. Muy útil en medicina deportiva y efectiva en el tratamiento de la artritis.

Sauce blanco, su corteza ha sido utilizada desde hace siglos en el tratamiento de las inflamaciones

Piña es usada como desinflamante gracias a su contenido en bromelina, una enzima que disminuye las inflamaciones y el dolor.

Aloe vera, esta planta se considera una panacea gracias a sus múltiples propiedades. Es ampliamente usada como tratamiento de diversas enfermedades de la piel, por ser desinflamante y cicatrizante.

Buchu, es una planta sudafricana antiinflamatoria rice en vitaminas B y antioxidantes como los flavonoides. Además posee azufre y aceites esenciales.

Graviola o guanábana, es una deliciosa fruta que posee propiedades desinflamatorias, empleándose para esto sus hojas. Contiene grandes cantidades de vitamina C y minerales como el potasio, calcio, fósforo, hierro y lípidos.

Esta planta también es un poderoso desintoxicante, por lo que forma parte de la fórmula de CelProtek, que contiene polvo de hojas de graviola.

La alimentación es importante para prevenir molestias inflamatorias. Se deben consumir productos que nutran los músculos y provean las necesarias vitaminas y minerales que estos necesitan.

Por ejemplo alimentos ricos en omega 3 como el pescado azul, que además es fuente de proteína y los frutos secos, que contienen antioxidantes para prevenir inflamaciones sistémicas.

Estos alimentos fortalecen los músculos y al tener músculos fuertes es menos probable lesionarse y por consiguiente se evitan las  inflamaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *