Hombre con dolor de cuadriceps por desgarre muscular. Fondo blanco.

Desgarro muscular: cómo prevenirlos y evitar el dolor

Desgarro muscular: cómo prevenirlos y evitar el dolor

Última actualización: 13-02-2019 por Editora Vicky.

Hombre con dolor de cuadriceps por desgarre muscular. Fondo blanco.

El desgarro muscular es la rotura de las fibras del  músculo o tendón. Por contraer o estirar mucho el tejido muscular.

Los músculos más afectados son los de la parte baja de la espalda y las piernas.

El desgarro muscular también es conocido como tirón muscular y ocurre cuando el tendón o el músculo se rompen o se estiran demasiado.

Estos desgarros suelen ocurrir durante actividades deportivas o durante ejercicios de entrenamiento.

Puede darse por esfuerzos prolongados o intensos, sobreentrenamiento, no calentar antes de hacer ejercicios. Excederse en los entrenamientos sin calentar la musculatura.

Cuando se produce la lesión del tejido muscular hay una hemorragia producto de la fractura de los vasos sanguíneos. Que recorren el tendón o el músculo afectado causando dolor.

El desgarro muscular puede ser leve, moderado o grave. Hay desgarro parcial cuando se rompen algunas fibras musculares. Y desgarro total cuando se rompe la mayor parte de las fibras musculares.

Los síntomas característicos son inflamación, dificultad para mover la parte afectada y dolor. Frecuentemente se presenta en la pierna, la espalda, el pie o la zona cercana a una articulación.

En los casos donde se desgarra el músculo por completo se observa un hematoma amplio y una inflamación más abultada. Inmovilizando la región afectada presentándose una parálisis temporal.

Si el desgarro es leve pueden presentarse síntomas de sudor frío o mareos.

Los tratamientos más utilizados para aliviar los síntomas del desgarro son reposo y estiramiento en cuando el dolor ha desaparecido. Colocar hielo en la parte inflamada y antiinflamatorios.

Entre los factores que inciden para que se de este desgarro está la desnutrición, e. sedentarismo, circulación arterial deficiente y ejecución de ejercicios físicos sin el calentamiento adecuado.

Hombre fuerte con dolor de espalda, fondo gris

Músculos que se lesionan con regularidad y tipos de desgarro

Entre los músculos que se lesionan con mayor facilidad tenemos:

  • Desgarro muscular en el muslo posterior: una rotura de los músculos posteriores del muslo. Este tipo de músculos facilitan la flexión de las rodillas.
  • Desgarro muscular en el muslo delantero: es la rotura de los músculos delanteros del muslo. Es el desgarro de los cuádriceps. Estos músculos se usan para extender la rodilla.
  • Desgarro muscular en la espalda: es la rotura de los músculos de la parte baja de la espalda. Son los músculos paravertebrales.

Su función es la de soportar el peso de la mitad superior del cuerpo. Y sostener la columna vertebral.

  • Desgarro muscular en la pantorrilla: es la rotura de los músculos posteriores de la parte baja de la pierna. La función de estos músculos es favorecer el levantamiento del talón.

Los desgarros musculares se clasifican en tres grados

1.- Leve o grado 1: se presenta una rotura de alguna fibra muscular o un estiramiento. La persona percibe una mínima tumefacción o una ligera molestia. Persiste la completa movilidad.

2.- Moderado o grado 2: hay rotura moderada del tendón o de las fibras del músculo. Hay pérdida de movilidad, tumefacción y dolor si se palpa la zona afectada.

3.- Grave o grado 3: se observa rotura completa del vientre muscular, de la inserción  del tendón o de la unión miotendinosa. Si se palpa se siente un defecto notable y extenso en la fibra muscular.

Se siente un dolor más intenso que en los grados anteriores y hay menor capacidad de movilidad que en el anterior.

De acuerdo a las características que presenta se pueden clasificar en:

  • Desgarro fibrilar: es una lesión lineal muy fina que no excede de 2 mm. Tienen varias lesiones lineales.
  • Desgarro miofascial: abarca 2 elementos anatómicos. Las fibras musculares periféricas y la aponeurosis o la fascia.
  • Desgarro fascicular: ocurre en la periferia del músculo. Presenta hematoma.
  • Desgarro total: son lesiones graves que dejan pérdida de la función, cicatrices y desbalances musculares.
  • Adherenciolisis: hay desgarro o abertura de la cicatriz. Ocurre en la zona periférica del desgarro.

Mujer joven con ropa deportiva con dolor en la espalda superior e inferiorMujer joven con ropa deportiva con dolor en la espalda superior e inferior

Lesiones musculares que se presentan con más frecuencia

Las lesiones musculares se pueden presentar en las competencias y durante los entrenamientos, caracterizada por la rotura fibrilar.

Las lesiones a nivel del músculo se clasifican en internas y externas.

Las lesiones musculares internas son causadas por la actividad física que desarrolla la persona. En estas podemos nombrar:

  • Los estados patológicos musculares: se presenta a consecuencia de enfermedades endocrinas, infecciosas, degenerativas o  metabólicas.
  • Desequilibrios de la estática: son malformaciones congénitas o adquiridas del aparato locomotor.

Las lesiones musculares externas son producidas como consecuencia de la aplicación de la fuerza externa sobre el músculo del deportista. Entrada de otros jugadores o golpes accidentales.

Entre las lesiones musculares que se producen con más frecuencia tenemos:

Calambre muscular: es el primer paso hacia una contractura o una distensión muscular.

Causado por el estado de fatiga del músculo, alteraciones de sales minerales como calcio, potasio o sodio. Y alteraciones metabólicas.

O por contracciones súbitas que experimente el músculo por falta de calentamiento. El principal síntoma es la aparición de un dolor agudo al estirar el músculo.

Contusión muscular: se da cuando se produce una fuerza externa sobre el músculo. Sin afectar el tejido conjuntivo ni las fibras musculares que rodean al músculo.

El síntoma que se  presenta es una inflamación en el área afectada sin hematoma o con hematoma y con dolor persistente.

Rotura de fibras: se presenta cuando el músculo se estira de manera brusca ocasionando una contracción muscular violenta contra resistencia. Provocando la rotura de las fibrillas musculares.

El síntoma característico es un dolor intenso en un punto específico. Ocasionando un nódulo que incapacita al músculo y produce dolor. Tanto movilizado como en reposo.

Distensión muscular: es estiramiento muscular que sobrepasa los límites. Si se producen varias distinciones en poco tiempo se provoca una contractura.

No hay lesión anatómica. Solo se presenta dolor si se trabaja el músculo.  

Desgarro muscular: se presenta por la rotura parcial del músculo o de las fibras musculares.

El síntoma presentado es un fuerte dolor con impotencia inmediata del miembro afectado.

Se presenta inflamación del miembro y formación de hematoma.

Constitución, estructura y funciones  del sistema muscular

El sistema muscular es lo que le permite al esqueleto moverse, manteniéndolo firme y dándole forma al cuerpo. Está compuesto por 650 músculos y su función es producir movimientos involuntarios o voluntarios.

En el cuerpo se agrupan 3 grupos de músculos:

Músculos esqueléticos: son los músculos más abundantes dentro del sistema muscular.

Conforman el esqueleto (articulaciones y huesos) y el aparato locomotor.  Y se unen a través de los tendones.

Su función principal es el movimiento perpendicular y axial. Además de encargarse de la posición corporal y de la postura. Y de los movimientos del sistema ocular.

Es uno de los tejidos con más capacidad morfológica. Estos músculos se encargan de la locomoción además del sostén. Y la unión de los huesos  mediante las articulaciones.

Músculos lisos: no poseen estrías transversales pero si longitudinales además de núcleo.

Estos músculos se ubican en el aparato reproductor, en los vasos sanguíneos. En el aparato excretor, en ciertos órganos internos  y en la piel.

Son los encargados del mantenimiento y contracción de los músculos. Como el aparato digestivo, paredes de venas y arterias, útero y vejiga. Estos músculos responden a estímulos involuntarios.

Músculo cardíaco: también denominado miocardio es un músculo estriado que se encarga de los latidos del corazón.

Su función es bombardear la sangre por el sistema circulatorio. El miocardio responde a estímulos involuntarios y se contrae de forma inconsciente.

El músculo cardíaco puede funcionar sin control del sistema nervioso de forma libre.

Clasificación según el tipo de control que presentan estos músculos:

1.- Involuntarios: los músculos los controla el sistema nervioso central sin la intervención del individuo. Estos están asociados a la musculatura lisa.

2.- Voluntarios: el músculo es controlado por la persona. Están asociados a la musculatura esquelética.

3.- Mixtos: son aquellos que obedecen movimientos involuntarios y voluntarios. Ejemplo los párpados.

4.- Autónomos: son aquellos que funcionan de forma involuntaria y autónoma sin la participación del sistema nervioso central. Como es el caso del músculo cardíaco.

Ilustración de un hombre con brazos doblados en vitaminas 

Prevenir desgarros musculares consumiendo vitaminas

El desgarro muscular es el resultado de un sobreesfuerzo provocado por la ruptura de las fibras musculares después de un fuerte tirón.

Es muy frecuente en los deportistas. Si se presenta es aconsejable colocar hielo en el área inflamada por 20 minutos para disminuir la inflamación.

Una manera de recuperar estas lesiones es a través del consumo de los nutrientes adecuados.

Siendo esenciales el papel de las vitaminas para la prevención y  la pronta recuperación.  

Vitamina E: es esencial para las roturas fibrilares. Reduce el estrés oxidativo  y disminuye los daños inflamatorios que provocan los ejercicios.

Es imprescindible para mantener los músculos sanos y fuertes. Esta vitamina favorece la reparación de los  músculos y los ligamentos.

Estas vitaminas las encontramos en los vegetales de hojas verdes, espárragos, almendras, cereales integrales y aceites vegetales.

Vitamina C: esta vitamina es muy necesaria para los desgarros musculares. Ayuda a fortalecer los músculos y disminuye las roturas de las fibras musculares.

Intervienen en la producción de colágeno aportando elasticidad y fuerza a la cicatrización de los tejidos.

Ayuda a disminuir el desgaste de las articulaciones. La conseguimos en el kiwi, los cítricos, pimienta, fresas, espinacas y acelga.   

Vitamina A: incrementa el crecimiento celular y evita las lesiones musculares. Favoreciendo la reparación de los huesos.

Esta vitamina está presente en el mango, zanahoria, papaya,  espinacas y chiles.

Vitamina B: importante para el fortalecimiento de los músculos. Ayuda a prevenir las lesiones musculares y acelera la curación de los mismos.

Favorece la división y el crecimiento celular. Aumenta la metabolización del oxígeno.

La conseguimos en los alimentos de origen animal como huevos, lácteos, pescados y carne.  

Zinc: este mineral previene los desgarros musculares evitando la rotura de la fibra. Acelera la curación de las heridas y disminuye las inflamaciones.

Este mineral lo encontramos en las lentejas, yogur, guisantes, mariscos y leche.

Selenio: ideal para fortalecer los músculos. Este mineral ayuda a prevenir y a curar los desgarros musculares. Lo encontramos en el huevo, bacalao, pavo y atún.  

Plantas medicinales que alivian los desgarros musculares

Practicar deportes puede ocasionar  lesiones. Las cuales se presentan si no damos el debido cuidado a nuestro cuerpo.

Existe una serie de alternativas que nos ayuda a recuperarnos de manera rápida y aliviar el dolor.

Entre las plantas que nos ayudan aliviar estos malestares tenemos:

Sauce blanco: este árbol contiene salicina el cual es el principio activo de la aspirina. Posee propiedades antiinflamatorias, analgésicas, antipiréticas, tranquilizantes, depurativas y astringentes.

Es muy utilizado para aliviar dolores musculares al igual que Aliviáne que contienen extracto de la corteza de sauce entre sus componentes naturales.

Disminuye los dolores de cabeza, dolores reumáticos, fibromialgias y ciática.  Se consume en forma de cápsula.

Cola de caballo: esta planta contiene sílice que ayuda a reparar los huesos y los músculos.

Muy indicado para los traumatismos. Posee propiedades antiinflamatorias para aliviar problemas de artritis, gota y artrosis.

También actúa como cicatrizante y antihemorrágico en hemorragias superficiales. Su contenido de sílice favorece la elasticidad de los tejidos.  

Garra del diablo: esta planta ayuda aliviar síntomas de lumbalgias y artrosis ya que posee propiedades antiinflamatorias. Al igual que Aliviáne que posee extracto de la raíz de G. del diablo entre sus componentes.

Disminuye las molestias causadas por los dolores musculares, dolores de espalda, tendinitis y artritis. Favorece la recuperación de los dolores de las articulaciones.

Árnica: es una planta con propiedades antiinflamatorias. Con efectos antisépticos, cicatrizantes y  analgésicos.

Ayuda a calmar y a desinflamar los esguinces, tendinitis, contracturas, heridas con hematomas e inflamaciones de las articulaciones.

Contiene aceites esenciales muy empleados como ungüentos en las zonas de dolor.

Jengibre: es una planta que posee múltiples beneficios y propiedades medicinales.  Disminuye la inflamación, calma el dolor, favorece la circulación sanguínea y mejora el descanso.

Al igual que Aliviáne que contiene extracto de raíz de jengibre entre sus componentes naturales. Actuando como analgésico y antiinflamatorio. Se consume en forma de cápsula.

Ayuda a combatir problemas de artritis, fatiga crónica y artrosis. Actúa como relajante muscular.

terapia por desgarro muscular en chico debido a un mal movimiento, el terapista ejerce fuerza sobre la pierna del paciente en una camilla negra

Consejos básicos para evitar los desgarros musculares

Las lesiones suelen presentarse al comienzo o al final de los entrenamientos. Al inicio porque no hubo un buen calentamiento de los músculos. Al final porque hay deshidratación y cansancio.

Para prevenir estos desgarros se debe realizar un buen calentamiento antes de comenzar con los ejercicios. Y hacer estiramientos lentos al final.

Consumir suficiente agua ya que se pierde mucho líquido a través del sudor para evitar la deshidratación.

Entre estos consejos tenemos:

  • Consumir las vitaminas adecuadas para prevenir los desgarros. Como vitamina C imprescindible para la absorción del colágeno. La cual se encuentra en el limón, la naranja, kiwi y guayaba.

Vitamina E para reparar los ligamentos y músculos. Contenidos en la manzana, maíz y almendras.  

Vitamina B12 para evitar los desgarros musculares consumiendo carne y huevo.

  • Consumir suficiente líquido para mantenerse hidratado.
  • Rehabilitarse si ocurre algún tipo de lesión. Es necesario pasar por un proceso de rehabilitación para que el músculo se recupere.
  • Equilibrar el core. Esto consiste en buscar estabilización de los grupos musculares para evitar las lesiones.

El entrenamiento debe encajar con el equilibrio. El core son los músculos que estabilizan el cuerpo.

  • Ingerir plantas medicinales para aliviar las molestias de los desgarros musculares. Como Aliviáne que contiene una serie de componentes naturales que disminuyen estas molestias.
  • Colocarse compresas de agua fría sobre la parte afectada.
  • Descansar lo suficiente. Se recomienda un descanso mínimo de 8 horas al día.
  • Tratar de hacer deportes de manera más frecuente y no solo una vez por semana. Para no incrementar las probabilidades de lesiones.
  • Calentar entre 15 y 20 minutos antes de comenzar cualquier actividad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *