Descubre qué son los cálculos renales

Descubre qué son los cálculos renales

Última actualización: 30-08-2018. Equipo Nutricioni

Los cálculos renales se  conocen como piedras en  los riñones. Dependiendo del  organismo y de la alimentación surgen cuatro  tipos de piedras. Pueden ser de tamaño pequeño como un grano de arena o tan grande que el de  una perla.

Las  piedras  pueden trasladarse a los tubos  que unen a los riñones con la vejiga. En  otros casos permanecen ubicados en los riñones, generando dolor intenso.

Afectan  a los hombres  más que a las féminas, de raza  blanca no hispánica que al resto.
Es importante  conocer la historia  familiar referente a las  enfermedades como ésta.

La  prevención  inicia con modificaciones en el  estilo de vida.

Según  estudios recientes, los cálculos renales son más comunes en los  hombres mayores a 30 años y continúan ascendiendo en Estados Unidos.

Se  sugiere  la ingesta de Diurherbal   a través del cual se  previene la formación de  los cálculos renales y favorece la  pérdida de peso y el control de la  presión arterial, principalmente.

Definición de los cálculos renales

Los cálculos renales también son llamados litiasis y nefrolitiasis. Son depósitos sólidos de minerales y sales, originados dentro de los riñones, se  pueden presentar uno o varios, al mismo tiempo.

Al  concentrar  la orina, los minerales se  cristalizan y se unen formando  las piedras. Se desarrollan entre  varias semanas o meses.

El  riñón es  un órgano del cuerpo humano, son  dos, situados en el abdomen del lado  izquierdo y el otro del lado derecho.

Se  encarga de remover los desechos y líquidos del organismo, por  medio de la micción.

Síntomas de los cálculos renales

La  Federación de Asociaciones para la Lucha  contra las Enfermedades del Riñón señala la  importancia de prestar atención a las siguientes   manifestaciones, con la finalidad de evitar mayor complicaciones.

  • Dependerá del volumen de la piedra, al ser de gran tamaño mayor será la intensidad del dolor al  orinar.
  • El color de la orina varía, puede ser  rosa, marrón o rojo,  con olor desagradable.
  • Hay  una necesidad  permanente de orinar. Mientras realiza la micción suele ser en pequeñas cantidades y con  dolor.
  • Se manifiesta la molestia en el abdomen bajo y se irradia  hacia la ingle, los testículos (en los hombres) y los labios vaginales (en la  mujer).
  • Se puede  palpar las molestias debajo de las costillas o en la espalda.
  • Hay  casos donde  las personas  sangran durante la evacuación líquida.
  • Sensación de náuseas y de vómitos.
  • En la  boca se  percibe un  sabor metálico con  olor a amoniaco, provocado  por los valores altos de la urea en la saliva.
  • Al manifestar fiebre con escalofríos  existe una infección en el organismo.
  • La   piel pica, generada por  la retención de las toxinas que son depositadas en la dermis de  las personas.
  • En el  momento  en que el  riñón manifiesta  insuficiencia renal,  se eleva la tensión arterial, causando  hipertensión.
  • Lo particular es que los cálculos renales pueden desplazarse causando dolor y variando su potencialidad.

Para  prevenir la presencia de piedras se sugiere el  uso de Diurherbal, el cual elimina el exceso de líquidos, colabora en la reducción del colesterol y el azúcar en el torrente sanguíneo e impulsa el sistema inmunológico del  individuo.

Tipos de piedras

Existen cuatro tipos de cálculos renales: de calcio, ácido  úrico, estruvita y cistina.

Piedras de calcio

El de  calcio suele  ser el cálculo  más común, se origina  por la mezcla de calcio y oxalato o calcio y fosfato.

El oxalato es una sustancia química, natural, que  se encuentra en gran parte de los alimentos. También la genera el  hígado, diariamente.

Aunado a lo anterior, un gran volumen de  vitamina D, cirugía de bypass intestinal y  demás trastornos metabólicos, suelen elevar la  cantidad de calcio u oxalato.

Hay que destacar  la prevención al usar varios fármacos anticonvulsivos, ejemplo el topiramato, el  cual genera cálculos de calcio en forma de fosfato de calcio.

Por lo  general, surge en el  género masculino, entre los 20 y 30 años de edad.

Piedras de ácido ùrico

Las piedras de  ácido úrico se  producen al ser la orina muy ácida, frecuentemente contiene calcio.

La  condición  que favorece su reproducción  consiste en no beber suficiente  líquido y/o perderlo. El consumir una  dieta alta basada en proteínas.

También, en las personas que padecen de la enfermedad gota y tratamientos  como la quimioterapia.

Por  lo general  afecta a los  hombres más que a  las féminas. Todo depende  de los factores genéticos.

Piedras de estruvita

Las piedras  de estruvita se originan  debido a algunas infecciones del  tracto urinario.

Las  bacterias  forman un amoniaco que se aglutina en  la orina, compuestas por magnesio, amonio y fosfato.Suelen  crecer abruptamente y  se manifiestan con pocos síntomas.

Las  mujeres  propensas a  infecciones urinarias suelen tener este  tipo de cálculo renal.


Piedras de cistina

La  cistina, es  una sustancia producida por  el individuo que padece de un  trastorno genético llamado cistinuria, ocasionando el escape de la  orina por los riñones.

Al tener  gran cantidad de sustancias como calcio, ácido úrico y  oxalato se forman los cristales porque el líquido presente  en el riñón es de menor volumen surgiendo los cálculos renales.

Afecta   tanto a hombres  como a mujeres, no distingue edad.

Hay  que resaltar el tipo de piedra, ya que informará que lo genera e indicará cómo reducirlo  en el futuro.

Para  cada tipo  existen diferentes  medicinas, tu médico  te recetará la adecuada.

La   mayoría de las   personas que han  tenido cálculo renal,  vuelven a formar otro después de  los 5 años y luego, los 10 años consecutivos.

Factores de riesgo

  • Quien  haya tenido  cálculo renal  anteriormente esta  propenso a desarrollar en cualquier  momento. Es   importante precisar  antecedentes familiares  y personales.
  • El consumo  de líquidos o agua suele ser en menor cantidad, surgiendo la  deshidratación.
  • El consumo de dieta con calorías altas en sodio (sal) o azúcar y proteínas.
  • La sal  tiende a  elevar la cantidad  de calcio que el riñón  tiene que filtrar.
  • La condición de obesidad, la cirugía de bypass gástrico, cirugía intestinal,  diarrea crónica, enfermedad renal poliquística o con trastorno genético, elevan el riesgo de la constitución de las piedras.

Maria  Dolores del  Pino, presidenta  de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), señala  que los individuos con obesidad tienen el 83 % de riesgo al  tener enfermedad renal crónica en comparación a las personas  con peso sano.

Las  medicinas  diuréticas conocidas  como píldoras de agua y/o antiácidos  con base en el calcio afectan a los riñones.

Primeros pasos para combatir los cálculos renales

Debe  su aplicación al  tamaño del cálculo, su tipo,  la cantidad de dolor y si está obstruyendo las  vías urinarias.

El  especialista  en nefrología, al  evaluar la orina, la  sangre y las pruebas por imágenes  realizará un diagnóstico.

Empleando el análisis  de orina por 24 horas indicara  que estas eliminando gran cantidad de minerales o pocas  sustancias, previniendo la generación de piedras.

El   análisis  sanguíneo, enfatizando en los  valores de la urea y creatinina, a través de los cuales  se evalúa el funcionamiento de los riñones.

Al observar los rayos X  en el área abdominal, se buscará  evidencia de cálculos renales.

El  nefrólogo puede  solicitar radiografía abdominal (RUV, abarca riñones, uréteres y vejiga),  una ecografía, estudio no invasivo, urografía intravenosa o tomografía computarizada,  dependiendo de lo que quiera verificar.

Al  ser  mayor a  una perla se  solicita consulta por   urología, ya que amerita  ser intervenido quirúrgicamente.

Tratamientos a emplear

Existen  cuatro tipos  de tratamiento: la  litotricia por ondas de  choque, la ureteroscopia, la  nefrolitotomía y la cirugía de la  glándula paratiroidea.

En el  primer caso, la piedra  mide menos de 1.25 centímetros, focalizándose en la uréter o  cerca del riñón. Usando las  ondas de choque se  rompe el cálculo en  pequeños trozos, se practica  bajo anestesia general.

Luego  se expulsa  los fragmentos  por medio de las  vías urinarias, puede  ocasionar dolor moderado y sangre  en la orina.

También se producen hematomas en la espalda. El  procedimiento dura de 45 minutos a una  hora.

En  el segundo caso también  duermen a la persona, el médico emplea  un instrumento largo, con forma de tubo para  localizar y destruir la piedra, por medio de la orina sale.

El  tercer caso es  una cirugía que se encarga de   extraer los cálculos muy grandes, o cuando hay deformaciones  en el riñón u en las zonas cercanas.

Se   realiza una incisión mínima en la espalda y administran anestesia  general. A  través de un  tubo que se conecta con  el riñón directamente, por lo delicado  debe permanecer de dos a tres días en el  hospital.

Y el cuarto, surge al producir grandes cantidades de hormonas paratiroideas, elevándose los niveles de calcio, lo cual  permite la formación de cálculos de fosfato de calcio.

Esto provoca  trastornos o tumores benignos en una  de las glándulas, aunque sean de pequeño tamaño, deben ser extirpados porque favorece el desarrollo de los  cálculos renales. En  caso  opuesto  sólo el médico tratante indicará los medicamentos  necesarios.

Y  si expulsas  un cálculo, llévalo a la consulta del especialista para su  respectivo análisis.


Prevención de los cálculos renales

La   clave está  en beber de  8 a 12 vasos de líquidos, diariamente, y  más al tener lesiones en los riñones.

Las   asociaciones  europeas y americanas de  Urología, indican que al padecer de  piedras, de forma recurrente, se recomienda  el aumento de la ingesta de agua.

El  médico  tratante   te puede recomendar  la cantidad de agua que  debes consumir según la afección  renal que padezcas.

La reducción del sodio y de las  proteínas animales en la alimentación balanceada  permite prevenir la formación de cálculos.

Según la clasificación de las piedras el doctor puede solicitar una interconsulta  con la nutricionista, quien establecerá la dieta idónea a las circunstancias del individuo.  

Contribuye con  la prevención de los cálculos renales, por tal   razón se sugiere Diurherbal, el cual contiene, básicamente, vitamina B-6, potasio, cloruro e hierbas de  diente de león, té verde, baya de enebro, paprika y sandía favorables para el riñón.

Cualquier  tratamiento o dieta  a ser implementada o  modificada debe ser consultado  a los especialistas.

Alimentos que disminuyen los cálculos

Las   frutas cítricas como  la sandía o el melón contienen  mucha agua, contribuyendo a reducir las piedras.

Al  parecer  los alimentos  cítricos disuelven  los cálculos.

Las  uvas, la lechuga, los  nísperos, el durazno,  son otros que permiten combatirlos.  

Es recomendable la ingesta de las frutas y vegetales, mencionadas anteriormente,  durante y después que finalice el padecimiento.

Hay que  evitar el consumo de sal en exceso, solo unos 6 gramos al día.  Lo mejor será retirar el salero de la mesa.

Las  carnes, los huevos y los pescados  deben ser ingeridos en porciones de 120 y 150  gramos. Debido a sus nutrientes no pueden ser eliminados definitivamente.

Limitar  el consumo de miel, azúcar normal, productos de  pastelería y confitería, zumos azucarados, ya que son  de absorción rápida y aumentan la cantidad de calcio en la   orina.

Los lácteos por  contener altos niveles de  calcio, deben ser reducidos, pero  no omitirlos, porque sus nutrientes son vitales para  el organismo.

Las  proteínas animales y  los huevos, no solo tienen calcio sino  ácido úrico y purinas, ambos contribuyen a  la aparición de las piedras.

La  naranja y  el limón, están formadas  por un elemento llamado citrato,  una sustancia que evita la cristalización del  oxalato.

Los endulzantes artificiales son  usados en la elaboración de productos  con bajas calorías, sin embargo, por sus efectos secundarios,  como el surgimiento de piedras, se sugiere consumir con precaución.

Hay  investigaciones  que plantean que el  consumo de vitamina C  mayor a 2.000 mg contribuye a elevar la formación  de piedras en el organismo.

Alimentos que deben ser omitidos

Eliminar   de su dieta  la espinaca, salsas, mermeladas, los  tomates, el chocolate, la verdolaga y  el té, porque contienen oxalato.

El  café, el té, y las  bebidas de cola, aunque son estimulantes, hacen  que los riñones trabajen el doble, elevando la posibilidad de  generar piedras. Y, a  largo plazo  puede ocasionar  insuficiencia renal.

Una  media taza de salsa de tomate  contiene la misma concentración de  oxalatos que diez tomates, por lo que es  perjudicial para la salud.

Las bebidas alcohólicas contienen calcio, oxalato, guanosina (esta última se  convierte en ácido úrico) y calorías vacías, es decir, sin nutrientes.

El  alcohol eleva los niveles de calcio, fosfato y magnesio, expulsados  a través de la orina.

No  usar pimienta negra, blanca, cayena y/o verde, ni pimentón, son especies  fuertes.

Evite  condimentos que  contengan sal, revise  su composición de ingredientes.

Además, de  cuidar lo que  se consume, es importante agregar  un suplemento como Diurherbal, ya que  permite completar las dosis de vitamina B-6, potasio, cloruro e hierbas de  diente de león, té verde, baya de enebro, paprika y sandía, que requiere el organismo del  ser humano.

Minerales

El magnesio reduce  el riesgo de padecer  piedras en los riñones. Las  principales  fuentes de magnesio  son leche, trigo, pollo, coliflor, salmón y atún.

El  bajo  nivel de potasio  suele aumentar la probabilidad de litiasis en el organismo. Por medio del  vómito crónico y la diarrea, se  elimina este mineral, ocasionando el déficit.  

Consejos útiles para la vida

Según un  estudio publicado en la revista American Journal of Kidney Diseases una   dieta rica en frutas, verduras, legumbres, frutos secos, moderada en los lácteos con baja grasa y las  proteínas animales de menor grasa, favorece la prevención de los cálculos renales.

Cuando la orina está  clara y transparente, se está ingiriendo suficiente líquido.

Emplear una  dieta baja en  sodio y proteínas animales, puedes  sustituir esta última por las legumbres.

Se  sugiere  que la cocción de  los alimentos sea con  agua hervida, al vapor, a la  plancha y al horno.

En  el caso  de tortillas, revuelto y croquetas, usar  la cantidad justa de aceite y prepararla a  temperatura baja.

El  ejercicio  físico mejora el organismo y  garantiza el bienestar general.

Es importante  medir la orina, si produce  menos de un litro diario, tiene altas  probabilidades de formar cálculos renales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *