hombre sorprendido medio desnudo joven en la cama mirando hacia abajo a su ropa interior en su pene debajo de la sábana blanca en el cuarto malo. Foto de concepto de sexualidad masculina y problemas sexuales masculinos, ambiente doméstico.

Descubre por qué sucede la pérdida de libido

Descubre por qué sucede la pérdida de libido

Última actualización: 03-03-2019. Equipo Nutricioni

La activación o desactivación del deseo o el apetito sexual tiene como causas varios componentes. La libido no desaparece, está permanentemente presente en tanto que es energía, según lo plantean los máximos exponentes de la filosofía y el psicoanálisis,

Como energía, por supuesto que sufre transformaciones al trasladarse de un objeto a otro. En esa transformación hay disminuciones o aumentos que determinan la intensidad de la libido.

Vista de ángulo alto de una mujer desesperada que hace un gesto alentador con los puños cerrados, tratando de animarse y de encender a su infeliz marido infeliz que se siente frustrado con el fracaso sexual, vista de ángulo alto de una mujer desesperada que hace un gesto alentador con los puños cerrados, tratando de animarse y de encender a su infeliz marido infeliz que se siente frustrado con el fracaso sexual

El factor psicológico, también modifica esa energía, haciendo más o menos claras las pulsiones. Es también cierto que los temas fisiológicos, biológicos que aplican en el centro de procesamiento sexual del cerebro, tengan una poderosa influencia en el nivel del apetito sexual.

Los hombres  por ejemplo, en su mayoría, dentro de su estructura de selección de pareja, o de objeto, como la denomina Freud,  acentúan el físico por encima de otros factores. La intelectualidad, la expresión oral, la sensualidad, la experiencia, sin duda también tienen un porcentaje de peso a la hora del despertar del apetito sexual.

Este apetito sexual, por cierto, funciona prácticamente como el hambre o las ganas de comer, se despierta cuando el estómago está vacío, y aunque no sabemos dónde se almacena la energía después de la satisfacción del deseo sexual, igual éste despertará en lo que aparezca el alimento o el estímulo.

La intensidad con la que se presente la libido, será un factor que vendrá asociado con el valor del estímulo, la cantidad de energía física disponible y con el “hambre” acumulada.

Las hormonas relativas a la sexualidad, masculina o femenina, juegan además un papel preponderante y trabajan en conjunto con todos los demás factores. Biológicamente se verifica, que la acción de las hormonas es determinante en la intensidad de la libido.

De hecho en casos donde las condiciones  estén normalizadas, es decir donde no exista trastorno alguno, a mayor presencia de la testosterona, mayor deseo sexual.

Este es un trabajo conjunto de todos los factores conectados. En el caso de que alguno de los elementos de esta maquinaria comience a fallar, la disminución de la libido será inevitable, a menos que se tomen los correctivos a tiempo.

Uno de los correctivos, se trata de complementar el estímulo con una alimentación adecuada donde podemos incluir el Extralib Hombre. El apoyo perfecto para fortalecer la libido en nuestro organismo.

La pérdida del apetito sexual tiene varias causas

La pérdida de líbido, es más frecuente de lo que se podría pensar. El origen de este síntoma, tiene varios detonantes y uno de los más comunes, es el cansancio, en algunas de sus expresiones, por ejemplo el cansancio sexual o el afectivo.

El cansancio físico, es una de las razones. Si uno de los dos sufre de fatiga permanente por ejemplo, el estímulo sexual va desapareciendo o disminuyendo paulatinamente a medida de que no se satisface la libido.

Existen varias razones para que el cansancio sexual aparezca, y algunas de ellas son: El descuido sensual, entendido como esa falla de atractivo que experimentan muchas personas cuando dan por hecho que no es importante.

Esto ocurre tanto en el hombre como en la mujer y se acentúa con la monotonía. La falta de variedad, lleva al cansancio sensual, independientemente del tipo de relación, si  es permanente o eventual con frecuencias.

Inclusive si es eventual y sucede una sola vez, otros factores pueden causar el cansancio sensual inmediato, como por ejemplo cuando las expectativas se desvanecen.

La pérdida del apetito sexual por una persona, puede constituirse en un excusa cuando aparece otro estímulo, lo que puede ocurrir tanto en el hombre como en la mujer. Inclusive si no existen compromisos entre ambos.

Más allá del tema estético, el exceso de peso en múltiples casos, causa deformaciones en la figura de cualquiera de los dos géneros sexuales, por lo que se ve afectada la psique.

Amén de la dificultad motriz que es inherente a tal exceso y que entorpece las destrezas para satisfacer la libido, lo que va progresivamente quemando la libido por esa persona.

Es claro que otras razones pueden mantener la relación con el deseo sexual a flote, y es que la programación mental es determinante. Los gustos sexuales, la imagen y la actitud sexual, tienen gran variabilidad,  y no se debe generalizar ni descartar que lo que sea común que atraiga a muchos, otros lo rechacen.

La configuración del físico de una mujer o de un hombre, tiene sus patrones definidos innegables pero en la psique de muchas personas, los excesos caen de maravilla. La razón para esto está precisamente en el sistema de creencias que se programó desde la niñez, más allá del tema salud, unas tallas más en el otro, pueden ser el éxtasis sexual.

El deseo sexual también es una cuestión de química

Enamorarse no es lo mismo que amar. El estado de enamoramiento es de origen sexual y por lo tanto también de origen químico, aunque siguen operando todos los componentes de la libido.

De ahí es de  donde podemos sacar y usar el dicho que reza, amor con hambre no dura, pero en este caso estamos hablando del hambre sexual. Si lo que hizo que se despertara el deseo sexual, desaparece o se diluye, la pérdida de la libido es inevitable.

Aunque en realidad la libido no desaparece si tomamos en cuenta que es algo que se traslada al yo sexual. Es decir, que el objeto sexual puede ser cambiado o movido. Cuando hablamos de la pérdida de la libido, nos estamos refiriendo a la disminución del deseo sexual,

Revisemos ahora cómo es que se disminuye ése apetito sexual.

En principio consideremos a una persona que no tiene pareja, es decir, su deseo sexual podría estar reprimido, por lo que se infiere que no se satisface. Esto que probablemente pueda originar un desorden biológico y psicológico, sin duda disminuye la libido, ya que las alternativas para drenar, no son afectivas.

El siguiente caso se refiere a esas personas que tienen relaciones sexuales eventuales y con diferentes mujeres u hombres en cada oportunidad. Esto, sin la menor duda es un desorden evidentemente emocional y psicológico, y que resultará finalmente en posibles comportamientos erráticos y en la disminución de la libido.

El afecto, no necesariamente tiene que formar parte de la satisfacción del apetito sexual. Calmar el apetito sexual, puede ser un acto puramente de placer, pero el elemento atracción sexual deberá estar presente para que la satisfacción se lleve a cabo.

Ahora, si el sujeto de ejemplo tiene una relación de pareja establecida, tendremos varios casos de causas probables para la pérdida de la libido. Lo primero y primordial es determinar si la selección de esa pareja fue concienzuda o fue un simple acto pasional u hormonal o meramente sexual.

El elemento que dispara la presencia de la libido, es difícil de determinar. Puede ser un tema químico, emocional, psicológico, o meramente sexual. Aunque en la realidad, ese gatillo que la dispara, es una combinación de varios de ellos.

¿Cuáles son las consecuencias de la pérdida del apetito sexual?

Las consecuencias de la pérdida de la libido, además de ser del mismo origen que la activa, son, la falta de interés y la consecuente ruptura con lo que da placer o satisfacción.

incitar a alguien a tener relaciones sexuales, mujer tratando de hacer las paces con su novio después de una pelea.

Examinemos una situación ideal en la que la relación, del tipo que sea, se desarrolla con todas las condiciones para que el deseo sexual se mantenga vivo. Es así como podremos entender, cuales son las consecuencias del apetito sexual perdido o gastado.

La simbiosis, pérdida de la libido ruptura de relaciones, es un vórtice que se puede tragar cualquier relación. Por supuesto que estamos hablando del período productivo humano.

Hay que tomar en cuenta que el vigor del hombre se va disminuyendo con la reducción de  la testosterona que con el paso de los años y ya a cierta edad, pierde efectividad.

Como referencia de las consecuencias que resultan de la pérdida del apetito sexual, podemos ver lo que va desapareciendo. El enamoramiento, que es una de las consecuencias de la libido, va desapareciendo, de hecho se piensa que solo subsiste hasta cierto punto de las relaciones.

Se pierden esos lazos mentales entre el placer y el objeto del deseo, ya esa lujuria que se siente al principio, es afectada por la disminución del efecto hormonal.  La emoción del placer sexual, se agota.

Se pierde el interés por las relaciones a largo plazo. La oxitocina disminuye su acción en ausencia de caricias,  besos y contacto carnal, se pierde la confianza en la pareja y se promueve la separación.

Las emociones que se generaban ante la presencia del objeto del deseo, comienzan a dormirse.

Ya el aspecto físico aparece descuidado. En el caso de las mujeres solteras, que buscaban hombres altos, de aspecto masculino, ricos y con estatus, ya no parece importarles, la pérdida de la libido, es total.

Hombres que se interesaban en mujeres no tan altas, atractivas y con una cintura pequeña, ya ni voltean.

Recuperar la pérdida de libido entonces es importante ante este cuadro desolador, y es por eso que recomendamos usar nuestro fortalecedor del apetito sexual, y es Extralib Hombre para fortalecer el deseo sexual de los hombres.

Conoce los orígenes de la disminución de la libido

La disfunción sexual femenina existe y se manifiesta en una disminución de la atención en los estímulos sexuales como los pensamientos eróticos o fantasías sexuales. Además se evita la intimidad.

No se tiene capacidad para disfrutar del acto sexual, lo que por supuesto causa una gran alteración de su calidad de vida. Bajo esa condición, la pérdida de la libido en una mujer, se acentúa en áreas como el deseo, la excitación y la capacidad para experimentar orgasmos.

Las causas específicas no se han determinado, pero si se saben cuáles condiciones promueven la disfunción sexual femenina. Un estado de salud deficiente, consumo de medicamentos anticonceptivos por ejemplo, y otras condicionantes como el abuso sexual, son causa probable de tal disfunción.

En los hombres, podemos contar con dos causas probables. Causas biológicas, como la disminución de la testosterona por la edad o por problemas asociados con padecimientos de enfermedades, o psicológicas como el estrés.

La disfunción eréctil es una causal de fuertes preocupaciones masculinas y que pueden causar una alteración importante en la forma en la que se aborda la sexualidad. El estrés disminuye sustancialmente la libido por lo que se impone reducir los niveles de tensión  para poder recuperar el nivel sexual.

La disminución del apetito sexual también está relacionado como causa orgánica y psicológica a la disfunción eréctil. Es difícil para un hombre en esa condición sentir probarse en cada relación, además de que la causa puede ser emocional.

En todo caso y para los caballeros, contamos con un excelente suplemento  formulado especialmente para el fortalecimiento de la libido: Extralib Hombre.

Entre otros orígenes, que afectan a ambos géneros, podemos incluir, el orgánico. Y es que desde el punto de vista médico podemos encontrar un enfoque adicional.

La pérdida de libido, también es llamada como deseo sexual hipoactivo, muy frecuente y se trata de la ausencia persistente del deseo por la satisfacción sexual. Obviamente esta condición genera estados de angustia, frustración y ansiedad que alimentan la pérdida de la libido, convirtiéndose en un círculo vicioso a romper.

La raíz del deseo sexual, se ubica en el rinencéfalo y en la zona límbica del cerebro, en donde presenta una fuerte dependencia de la actividad hormonal, andrógenos y otras. Esta actividad está moderada por los estados mentales de ánimo o depresión.

¿La pérdida de la libido se puede revertir? Aprende cómo

Si estamos ante la presencia de un caso clínico, lo que cabe es solicitar un diagnóstico especializado. Una alteración fisiológica o un accidente que haya modificado la movilidad o alguna condición neurológica, es de cuidado, y solo resta obtener los resultados de las evaluaciones.

Hombre joven con cara de preocupación sin poder tener relaciones sexuales

Considerando una condición sexual disminuida a causa de las presiones emocionales, o del estrés diario cada vez más elevado, o tal vez de falta de estímulos, entonces veamos.

La verdad es que en muchos casos la respuesta  de un sí o un no, obedece a la personalidad del o los implicados. El enfoque sexual que le de cada uno a las relaciones, es decir la importancia que le confieren, puede permitir la recuperación.

En todo caso hay que examinar con detalle la situación y lo primero será determinar a ciencia cierta ls causas de la alteración de la intensidad de la libido.

En la mayoría de los casos si se puede , aunque es difícil que si el apetito sexual personal ha sido trasladado a una persona u objeto particular, su ausencia  bloquee revertir.

Por otro lado, si el deseo sexual individual, no tiene dependencias sino que está anclado en el yo, la solución, aunque tiene otras aristas, puede presentar flexibilidad para revertir.

Un dato interesante es que la comunicación contigo mismo y con tu pareja si la tienes, es fundamental.

Lo que se aconseja es limar todas las dudas e inquietudes si lo que se desea es revertir la condición de pérdida del apetito sexual, y si se determina que la causa es superable, solo resta proceder con las soluciones.

Si hablamos de parejas, es lógico que al cabo de un tiempo, el apetito sexual disminuya, aun cuando estén muy enamorados el uno del otro. Si ese es el caso, lo aconsejable será revertir la condición de pérdida por una de fortalecimiento.

Revisar lo que hizo en el pasado reciente, que fue lo que despertó la atracción sexual entre ambos y reconstruir esa condición, inclusive con las circunstancias asociadas. Nada como recrear los momentos en los que la líbido estaba en su pico más alto.

La edad influye en la intensidad de la libido

Una de las variables que hay que contemplar, es la edad, y es que para abordar un tratamiento o terapia para la recuperación del deseo sexual, se debe estar apto.

Esto no quiere decir que una pareja mayor, no pueda disfrutar del sexo, para eso existen diversas formas de hacerlo. El sexo no es solo el coito, se trata de mucho más, aunque por supuesto que para una pareja joven, la necesidad de satisfacer el apetito sexual, incluya el acto sexual.

La pérdida de la libido, está asociada a la salud mental, a las condiciones físicas y al envejecimiento entre otros factores. Varios de estos están presentes a cualquier edad. Las ocupaciones, el trabajo, los niños, la diversión.

Cada rol a cualquier edad, afecta en mayor o menor medida la intensidad de la libido. Puede que finalmente tu deseo sexual dependa realmente de ti, si examinas en qué ocupas tu vida, tal vez la edad no sea uno de los factores que la pueda alterar.

Una parte de la libido, es llevada adelante por las hormonas, otra por las relaciones, las creencias sobre lo que significa el placer sexual y otra más por el estado de salud física.  

Investigaciones han llegado a la conclusión de que aquellas personas de edad avanzada que se enfocan en la importancia de la actividad sexual, lo practican más. Esto se traduce en que si el sexo es algo importante en tu vida, sin importar la edad, practícalo.

La edad influye en la intensidad de la libido, pero el hecho de el envejecimiento, no significa que se pierda. No existe una receta mágica para precisar hasta que edad vas a disfrutar del deseo sexual, de hecho, las expectativas de vida, cada vez se trasladan más adelante en el tiempo.

Aunque con la edad, es decir con el pasar de los años, la libido sufra disminuciones, no solo es atribuible a este factor. Hay que revisar con ojo clínico cuales son las verdaderas causas de la alteración.

De cualquier manera, siempre será importante fortalecer la libido, y la mejor manera es con nuestro producto, el Extralib Hombre.

Los hábitos alimenticios también influyen en la pérdida de libido

La erección masculina, es un medidor, que nos indica el estado de salud del cual gozamos o padecemos. Ésta depende íntimamente del funcionamiento de todo nuestro organismo y una caída de la libido, es un factor determinante del deterioro de nuestro cuerpo.

Aun si estamos haciendo el mayor esfuerzo por ingerir lo que creemos es una comida saludable, varios de los alimentos que incluimos en la dieta diaria, nos están haciendo daño. Imagine lo que estará pasando si nos alimentamos mal.

Veamos algunos de los alimentos que debemos evitar, o mejor eliminar de la ingesta diaria. Para evitar la conocida pérdida del apetito sexual.

Parece un exabrupto pero es la realidad, consumir bebidas alcohólicas, y peor aún, en exceso, más pronto que tarde surtirá su efecto reductor de la libido y  la erección. El alcohol inhibe conexiones neuronales entre el cerebro y el cuerpo, lo que hace que la respuesta sexual se anule.

Finalmente, el alcohol es capaz de hacernos subir de peso con o cual el efecto de la testosterona en el organismo se verá disminuido.

Los refrescos dietéticos, muy cargados de sustancias químicas, contribuyen con la disfunción eréctil y el aumento de peso corporal. Este tipo de refrescos inducen el almacenamiento de grasas en él organismo por lo que al tiempo afectará el funcionamiento del órgano sexual.

Las frituras son fatales. Si el sistema cardiovascular no funciona bien, menos la libido ya que se entorpece la irrigación de sangre a nuestro aparato reproductor.

Aunque la proteínas animales son alimentos de nuestra ingesta diaria, la carne es uno de los que disminuye la libido, en tanto que el nivel de grasa que aporta puede influir en el rendimiento cardiovascular y por ende en la erección. Finalmente incluimos aquí los productos industriales envasados con alto contenido de grasas dañinas.

Un cuerpo saludable es garantía de una libido fortalecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *