enfermedad en la prostata, Prostatitis normal e inflamada de próstata aislada de vectores.

Descubre los síntomas de cáncer en la próstata

Descubre los síntomas de cáncer en la próstata

Última actualización: 08-05-2019. Equipo Nutricioni

Los síntomas del cáncer de próstata obedecen a un quebranto de salud que mucho compromete la vida de los hombres que le padecen. En tal sentido conviene referir que el cáncer, de manera general, se trata de un conjunto de enfermedades inherentes al descontrol en la división de las células correspondientes al cuerpo.

Este puede  comenzar su aparición y consecuente acción de manera localizada en algunas parte precisas del cuerpo. Pero también puede que en el transcurso de su manifestación logre expandirse más allá de su lugar inicial de aparición, lo cual agrava mucho más la situación.

Sus implicaciones son muy graves para la vida de quien le padece, y contempla el riesgo de muerte  de no ser abordado de forma adecuada. Esto es especialmente posible para los casos de pacientes que no reciben tratamientos médicos acordes para sus respectivos cuadros clínicos.

Tales riesgos igual se manifiestan para cuando esta enfermedad cobra vida en la zona prostática de los hombres. Se trata de una situación que amerita de sumo cuidado antes de que se convierta en algo que no solo termine por desmejorar la calidad de vida de los mismos, sino además que puede provocar el fin de su vida.

Cuando hablamos de la próstata estamos refiriéndonos a un órgano glandular correspondiente al aparato reproductivo masculino en la mayoría de los mamíferos. Esto por supuesto incluye al hombre, su forma física es más o menos como una castaña, y está ubicado al frente el recto.

Sus síntomas más comunes son micción frecuente, flujo miccional débil o interrumpido, al igual que necesidad de hacer fuerza para vaciar la vejiga. También puede implicar urgencia de orinar frecuentemente por la noche, y sangre en la orina.

Igualmente cuentan el sangrado en el líquido seminal, aparición de disfunción eréctil, dolor o ardor al orinar, y molestias o dolor al estar sentado, causada por un aumento del tamaño de la próstata.

enfermedad en la prostata, Prostatitis normal e inflamada de próstata aislada de vectores.

Signos del cáncer de próstata

No siempre sucede que los hombres con cáncer de próstata llegan a experimentar sus síntomas desde el principio de su manifestación. Incluso, cuando estos comienzan a aparecer, en ocasiones se confunden con la presencia de otros tipos de afecciones con similares características.

Pero por lo general, cuando esta lamentable afección tiene lugar únicamente en el órgano referido del cuerpo, presenta los siguientes síntomas:

Micción frecuente: Esto implica que tanto durante nuestra vigilia como en nuestras horas de descanso tenemos muchas necesidades de orinar. Lo cual se lleva a cabo una cantidad exagerada de veces.

Flujo miccional débil o interrumpido: Esto implica la necesidad de imprimirle fuerza al asunto para lograr el  debido vaciado de la vejiga

Urgencia de orinar frecuentemente por la noche: Suele suceder que aumente  de noche la necesidad de asistir al baño para orinar, especialmente para cuando estamos durmiendo.

Sangre en la orina: La sangre en la orina también puede estar presente, y dar señales de lo que sucede, por lo que no debe ser subestimado el asunto en modo alguno apenas lo advertimos.

Sangre en el líquido seminal: Igual puede suceder que el semen expulsado mediante la eyaculación por parte del hombre afectado, cuente con la  presencia de sangre.

Aparición de disfunción eréctil: Se trata de la dificultad para poder tener relaciones sexuales de manera regular. Pero ello cobra vida a partir de la manifestación de la anormalidad cancerosa.

Dolor o ardor al orinar: Algunas veces puede el paciente sentir estos síntomas para cuando procede a expulsar de su organismo las orinas.

Molestias o dolor al estar sentado: Esto normalmente sucede por causa de la inflamación de la próstata que experimenta el paciente.

En caso de que el cáncer se haya expandido más allá de la próstata, los síntomas pueden implicar, además:

  • Dolor en la espalda, las caderas, los muslos, los hombros u otros huesos.
  • Inflamación o acumulación de líquido en las extremidades inferiores.
  • Pérdida de peso corporal sin razón aparente.
  • Fatiga que impide realizar cualquier actividad física e incluso de otras índole.
  • Cambio en los hábitos intestinales con variaciones a la hora de evacuar excretas.

Cambios de la próstata con el tiempo

Es importante tener en consideración siempre que la próstata, como fue definida antes, es un órgano correspondiente al aparato reproductivo masculino. Este conserva forma de nuez y juega un papel importante junto a los testículos en la producción de semen.

Sin embargo, como prácticamente sucede con todo en la vida, dicho órgano suele ser impactado por el paso del tiempo. En tal sentido tenemos que puede llegar a dar señales de este proceso a partir de los 30 o 40 años, e incuso más adelante en el tiempo.

Algunos de tales síntomas, como se dijo antes, no corresponden a la manifestación de cáncer necesariamente. Pues algunas otras afecciones que tocan a esta zona corporal de manera circunstancial, también pueden tener incidencia negativa al respecto.

Tal es el caso de la manifestación correspondiente a infecciones propias del aparato urinario en los pacientes, o del surgimiento de tumores en esta parte del cuerpo. No obstante, siempre debemos estar atentos a la posible aparición de sus síntomas y proceder a atenderle adecuadamente, sea cual sea su causa.

A medida que avanza el tiempo más factible es ser objeto de cambios prostáticos que comienzan a desmejorar la vida de los pacientes. En ese sentido tenemos que tres son los problemas más frecuentes de próstata que cobran vida para cuando el ser humano va envejeciendo.

Prostatitis: Implica una serie de variaciones físicas producto de inflamaciones, y además descontrol funcional en esta zona del cuerpo.

Hiperplasia prostática benigna HPB: Se trata de un agrandamiento de la próstata que puede traer consigo problemas urinarios para quien le padece, entre otros.

Cáncer de próstata: Esta es la enfermedad más preocupante, gracias a sus fuertes implicaciones y riesgos para el ser humano que padece este tipo de mal. La misma amerita atención especial para superarle, ya que en caso contrario mucho puede comprometer la vida de los afectados.

Médico, científico, maestro o experto en anatomía indica puntero a próstata en el modelo de órganos del tracto urinario: vejiga y próstata. Lugar de aparición de anomalías como la prostatitis

Más detalles sobre la prostatitis y hiperplasia prostática benigna HPB

En el proceso de determinar la salud de los hombres que, en un momento determinado presenten problemas protáticos, es conveniente ahondar en el asunto. Es tal sentido tenemos que tanto la prostatitis como la HPB pueden dar señales de irregularidades en  el cuerpo atribuibles al cáncer de próstata.

No obstante, resulta de vital importancia tener en cuenta que, aunque los quebrantos de salud en tal sentido no se trate de cáncer, complican nuestro cuadro clínico.

Por ello abordamos acá algunos detalles al respecto de estas dos manifestaciones en concreto de enfermedades a fin de poder detectarle en caso de que suceda.

Prostatitis: Como se dijo antes, esta se trata de un proceso inflamatorio que experimenta la glándula de la próstata. Ello por lo general es el resultado de afecciones de tipo bacterianas y puede mostrar los siguientes síntomas:

  • Dificultad para orinar.
  • Ardor o dolor al orinar.
  • Urgencia fuerte y frecuente de orinar, aun cuando solo haya una cantidad pequeña de orina en nuestra vejiga.
  • Escalofríos y fiebre alta.
  • Dolor en la espalda baja, y dolores en el cuerpo.
  • Dolor bajo en el vientre, en la ingle, o detrás del escroto.
  • Presión o dolor en el recto.
  • El trabajo de la uretra acompaña a movimientos del intestino.
  • Palpitación genital y rectal.
  • Problemas sexuales como falta de libido.
  • Eyaculación dolorosa y poco placentera.

A fin de determinar su presencia y comenzar el tratamiento correspondiente se pueden hacer exámenes como el rectal, y análisis de orina, entre otros.

Próstata agrandada (HPB): Al igual que en el caso anterior, debemos afirmar que afortunadamente esta anomalía no está relacionada con la manifestación de cáncer de próstata. Sin embargo, siempre amerita cuidado especial para cuando se manifiesta.

En cuanto a su forma de expresión esta tiene como características el crecimiento anormal de células, y esto implica interrupción de las funciones inherentes al aparato reproductivo y de excreción de orina de los hombres.  

Exámenes para determinar la presencia  de cáncer en la próstata

Los análisis de este tipo presentan ciertas manifestaciones de controversia que afectan la práctica de los mismos. Pues en el proceso de formación académica los médicos debaten sobre si conviene realizar los exámenes de tipo digital en hombres sanos, o por el contrario, sólo sobre hombres afectados.

En todo caso, hoy en día la práctica digital de examinación sigue siendo un hecho, y según sostienen algunos profesionales, es de los más seguros métodos.

Examen digital del recto: Acá el médico tratante procede a insertar un dedo lubricado y cubierto por un guante quirúrgico en el recto del paciente. El fin de ello consiste en detectar, mediante el tacto, algún tipo de anomalía en la textura y tamaño de la próstata.

Dependiendo de lo que observe el mismo en este proceso, podría ordenar la realización de otro tipo de exámenes más detallados al respecto.

Análisis de antígeno prostático específico: Este consiste en la extracción de un poco de sangre del paciente. Ello se realiza mediante la perforación sutil de una de las venas de los brazos mediante una técnica precisa, y de manera tan segura como lo implique un procedimiento médico.

En este proceso de análisis es normal que el asunto arroje como resultado que  se encuentren antígenos prostáticos. Sin embargo, no siempre ello debe ser motivo de alarma, ya que resulta normal cuando esto aparece pero en pequeñas cantidades.

El problema realmente es de cuidado para cuando los valores arrojados en el proceso resultan muy altos. Ello podría implicar la presencia de infecciones, inflamaciones, agrandamiento  de la próstata o cáncer de la misma, motivo por el cual se hace necesario realizar más pruebas para llegar a la causa exacta de ello.

La combinación de los dos tipos de exámenes referidos ayuda a detectar cáncer de próstata en su etapa inicial. Aún existen dudas al respecto de sus beneficios con respecto de los más avanzados.

Exámenes más intensos

En el caso de que los dos exámenes anteriores hayan arrojado resultados sospechosos sobre la presencia de cáncer de próstata, proceden otros más. Se trata de evaluaciones más rigurosas que permiten ahondar un poco más sobre el estado de los pacientes al respecto.

Ultrasonido: En este proceso  se aplica un ultrasonido transrrectal por medio de una sonda pequeña, parecida en forma y dimensiones a un cigarrillo, a la que inserta en el recto. En este caso la sonda emite ondas de sonidos que rebotan y logran reproducir la forma de la próstata con bastante exactitud.

Extracción de una muestra de tejido de la próstata: Es este el procedimiento mediante el cual se extraen tejidos celulares de la próstata a fin de someterle a una biopsia. La biopsia se trata de un examen muy intenso y detallado que permite determinar la presencia de cáncer o no.

Fusión de imágenes por resonancia magnética: Acá se aplica la fusión de imágenes por resonancia magnética mezcladas con las señales de la ecografía transrectal. Estas implican imágenes de 360 grados de la próstata que permiten un diagnóstico más detallado gracias a la visión más nítida que aporta.

Determinar si el cáncer de próstata es agresivo: Una vez que se ha logrado determinar la lamentable presencia de cáncer prostático en el paciente, debe establecerse la agresividad de este. En tal caso el patólogo se encarga de evidenciar en cuánto se diferencian las células cancerígenas de las normales.

Si este es muy notorio, supone una agresividad muy fuerte, y por lo tanto implica un marcado  riesgo de expansión en el tiempo a otras partes del cuerpo.

Determinar si se ha extendido el cáncer: Una vez verificada la expansión del cáncer más allá de la próstata, el médico procede a determinar el grado de dicha realidad. Para ello ordena la realización de exámenes más detallados que mucho ayudarán al respecto.

Entre ellos tenemos la exploración ósea, el ultrasonido, la exploración por tomografía computarizada, las imágenes por resonancia magnética, y la exploración con tomografía por emisión de positrones.

Factores de riesgo

Aunque en términos generales todos los hombres pueden llegar a padecer cáncer de próstata en algún momento de su vida, existen algunos factores de riesgo que incrementan esta realidad. Se trata de ciertos elementos que mucho potencian esta posibilidad, y ante los cuales debemos estar atentos, tal como veremos.

Edad: Aunque existen algunas excepciones al respecto, por lo general el cáncer de próstata tiende a tener lugar luego de los 50 años en los sujetos. Es por ello que a partir de esta edad, e incluso antes, se realizan exámenes rutinarios de manera periódica para prevenir dicha enfermedad.

Historia familiar de cáncer de próstata: El factor genético en cuanto a la herencia también juega un papel muy destacable al respecto. Poseer ascendientes con padecimientos de cáncer de próstata hace que se esté más propenso a padecer este mal a futuro.

Raza: A través de análisis estadísticos realizados en la población de los Estados Unidos de Norteamérica, tenemos que el cáncer de próstata tiene un estereotipo de manifestación prevaleciente. Se trata de los hombres con características afro descendientes, más que el resto de la población.

Factores de la dieta: Este elemento aun sigue en proceso de estudio, pero los estudios ya arrojan algunos resultados interesantes. En ese sentido todo indica que dietas basadas en carnes y productos lácteos aumenta los riesgos de padecer esta enfermedad, así como los tomates y pescados hace lo contrario.

Infección con VPH/VEB: Igualmente, aunque en proceso de estudio, este aspecto ya está arrojando resultados precisos. De hecho, algunos estudios sugieren que la presencia de cáncer de próstata tienen una estrecha relación también  con problemas de enfermedades precisas que pueden desencadenarle.

Hablamos en consecuencia de la Infección con el Virus del Papiloma Humano y el Virus de Epstein-Barr.

Tratamientos

Los tratamientos para este tipo de anomalías de la salud están directamente relacionados a la magnitud y características del paciente. Mientras más avanzado se encuentre este, tenemos que más agresivos e intensos habrá de ser el tratamiento a aplicar.

En caso de que el cáncer en cuestión esté empezando, y aún se mantenga dentro de la próstata del mismo, esto resulta muy esperanzador. Por lo general un paciente en estas circunstancias tiene muchas probabilidades de experimentar una vida plena sin problema alguno por ello.

Cirugía: Implica lo que sería la extracción completa de la glándula prostática, además de los tejidos que le circundan. Incluso, en algunas ocasiones implica también extracción de los ganglios linfáticos pélvicos, y se conoce como prostatectomía este procedimiento quirúrgico.

Radioterapia: Se trata de un procedimiento que se puede  combinar con la cirugía, en algunos casos de manera previa para preparar la zona a ser operada. Pero en otras se aplica para erradicar las células malignas que aún queden luego de la intervención en cuestión.

Se puede llevar a cabo por dos vías, una de ellas es el tratamiento interno, que consiste en la introducción de un pequeño contenedor de sustancias radioactivas en la zona afectada. También puede hacerse de forma externa, que se aplica a través de las máquinas que emiten ondas radiactivas desde el exterior.

Terapia hormonal: En este caso hablamos en concreto de la testosterona, que es la hormona masculina más emblemática. Se considera que esta guarda relación directa con la presencia de la misma, por lo que este tipo de tratamiento implica una disminución o bloqueo total de sus efectos sobre la próstata.

Seguimiento y revisiones: Luego de aplicado el tratamiento específico para cada caso, y superado el problema, debemos hacer seguimiento del paciente. Esto implica un rastreo preventivo de manera constante durante el tiempo venidero a fin de evitar la reaparición de la enfermedad, y  en caso de hacerlo, actuar de manera rápida.

examen de diagnostico de cancer de prostata, Muestra de sangre para la prueba de PSA (cáncer de próstata)

Un aliado científico

Afortunadamente hoy los seres humanos, especialmente los hombres, tienen a disposición una serie de herramientas preventivas de afecciones como el cáncer de próstata. Se trata del desarrollo de ciertos compuestos médicos que mucho ayudan a minimizar los riesgos implícitos de padecer esta situación a futuro.

En ese sentido destaca la existencia de Verde Salud, un potente formulado que agrupa sustancias benéficas en tal sentido. Cuenta este con alfalfa, hierba de cebada, hierba de avena, brócoli, hoja de espinaca  y repollo. También agrupa guisante, coliflor, hoja de perejil, brote de bruselas, hoja de col rizada, pepino, tallo de apio y espárrago.

Pero además de ello Verde Salud involucra importantes componentes extraídos de frutas claves como pulpa de manzana, y raíz de remolacha. Así también raíz de zanahoria, tomate, fresa, cereza agria, mora, bulbo de ajo, y cebolla verde.

Y lo más importante de todo es que Verde Salud agrupa todas estas sustancias tomadas de forma orgánica. Ello es especialmente importante para conferirle mayores posibilidades de sanación y la permanencia de salud para los sujetos, como los hombres, que están propensos a padecer cáncer de próstata.

De hecho, tan notorio es este formulado en dicho tema, conocido como Verde Salud, que incluso cuenta con la certificación correspondiente a la International Certification Services, Inc. A través de esta acción se le confiere el estatus al mismo de orgánico, lo que tiene un importante valor agregado para nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *