Descubre la importancia de sentirse bien y cómo esto afecta tu salud

Descubre la importancia de sentirse bien y cómo esto afecta tu salud

Última actualización: 09-12-2018. Equipo Nutricioni

Las responsabilidades de nuestra rutina diaria nos obligan a mejorar constantemente en nuestro trabajo, en el hogar y nuestro aspecto físico. También determinan la forma como nos relacionamos con nuestros familiares y amigos.

Todo esto provoca que sea tan fácil descuidar aquello que realmente importa en nuestras vidas, como lo es el sentirse bien. Esto puede parecer efímero, vacío o de poca importancia. Sin embargo, sentirse bien es lo único que realmente importa en la vida.

No interesa que tan bien te vaya en el trabajo, que tan lujosa sea tu casa o que tan grande sea tu lista de amigos si cuando estás a solas no te sientes bien.

Aunque ganes millones de dólares, aunque tengas un cuerpo envidiable, si al final del día no tienes esa sensación de plenitud, de satisfacción por estar haciendo lo que te gusta, has perdido el tiempo.

Frente a esa sensación de estar con quien realmente quieres estar y donde realmente deseas estar entonces todo lo demás pierde importancia.

De hecho, muchos miden el éxito a partir de esto, es decir, si te sientes bien física, mental y emocionalmente podrás lograrlo todo en la vida.

Esto resulta maravilloso porque aunque existen muchas cosas en la vida que pueden salir mal y que no dependen de ti, sentirse bien solo depende de la voluntad de hacerlo.

¿Cómo nos afecta cuando descuidamos nuestro bienestar?

Debemos hacer un alto dentro de la rutina diaria para evaluar realmente como nos estamos sintiendo, si realmente estás a gusto con el trabajo que tienes o la vida que llevas.

Asimismo, se deben incorporar a nuestra rutina diaria hábitos saludables, como una buena alimentación, actividad física agradable o suplementos vitamínicos, como NervSoport.

Estos hábitos permitirán hacer la rutina más llevadera y ayudarte a mejorar tu estado de ánimo.

Si las tareas diarias nos hacen sentir constantemente cansados, tristes, irritados, ansiosos, infelices o frustrados esto puede provocar terribles consecuencias a nuestra salud. Entre ellas están estrés, trastornos de ansiedad, obesidad, depresión, e incluso cáncer.

Existe una gran cantidad de estudios que describen una rutina social, laboral y emocional estresante o muy demandante afecta negativamente nuestra salud. El cuerpo humano no está diseñado o capacitado para sufrir estrés, ansiedad, y depresión por un considerable periodo de tiempo.

Al sufrir este tipo de situaciones el cuerpo comienza a somatizar, generando un mal funcionamiento del organismo, e incluso dañandolo de manera irremediable.

Consecuencias de mantener rutinas diarias muy exigentes o demandantes

El mundo moderno nos exige realizar cada vez más diversos roles y a una mayor velocidad, es cada vez más común escuchar personas que poseen más de  un empleo. O madres que cuidan a sus hijos mientras realizan algún otro tipo de trabajo desde casa para poder mantener el hogar.

Ante rutinas tan demandantes es común observar un incremento de la frecuencia respiratoria y cardiaca, e  incluso la interrupción de la digestión.

Otra de las consecuencias de mantener rutinas tan agobiantes es el incremento de la posibilidad de padecer acumulación de grasa, problemas de sueño y envejecimiento prematuro.

Además una serie de investigaciones respaldan informaciones que indican que mantener rutinas tan exigentes puede generar cáncer,  enfermedades cardiacas e incluso suicidio.

También incrementa los niveles de norepinefrina, cortisol y adrenalina. Estas hormonas son capaces de reducir tus reservas de vitamina B a la vez que suprimen  tu sistema inmunológico.

Las  rutinas estresantes afectan negativamente las glándulas adrenales responsables de  producir más de 50 hormonas diferentes en el organismo.

Por tal motivo el cuerpo humano se ve expuesto a padecer de algún tipo de desequilibrio hormonal así como también otras carencias nutricionales muy perjudiciales.

Ilustración de vector de enfermedades autoinmunes. Conjunto de colección de varias enfermedades. Constante daño por estrés

Por ello es fundamental la adopción de hábitos saludables que ayuden a contrarrestar los efectos nocivos de estas rutinas tan exigentes para el organismo.

Entre los hábitos saludables está una alimentación balanceada, hacer ejercicio y el consumo de suplementos vitamínicos como NervSoport, que mejora la relajación, te ayuda a combatir el insomnio y reduce la ansiedad.

Gracias a que posee vitaminas como B1, B2, B6, B12 además de contener calcio, magnesio entre otros nutrientes, este suplemento  te ayudará a mejorar notablemente tu salud.

Aspectos que debes evaluar para lograr sentirse bien

Aunque el sentirse bien en principio puede resultar muy difícil de definir de forma exacta involucra aspectos puntuales que pueden ser medidos.

Es necesario evaluar cada aspecto de tu vida para saber cómo se encuentra tu autoestima, tus relaciones interpersonales, y conocer si lo que estás haciendo es acorde a tu propósito de vida.

También debes evaluar si realmente estás obteniendo tu desarrollo personal, la independencia o autonomía que mereces, e incluso medir si posees cierto dominio de tu entorno.

Las razones para sentirse bien son tan diversas como seres humanos en el mundo y se ajustan a las creencias que cada uno pueda tener sobre el bienestar personal. No obstante, todas coinciden en que sin desarrollar cualquiera de ellas sería muy difícil disfrutar de la felicidad o sentirse bien a plenitud.

Además de que el desarrollo de cualquiera de cada uno de los aspectos mencionados depende solo de la voluntad real y genuina que cada uno posea. Es decir, mejorar tu autoestima, tus relaciones interpersonales, y tu desarrollo personal solo depende de lo que estés dispuesto a hacer.

Familia feliz hombre-mujer desayunando en la cama

Sin embargo, no se trata de una tarea sencilla debido a que existe una gran cantidad de factores externos que no podemos controlar y que poseen la capacidad de afectar negativamente el proceso.

Lograr sentirse bien a lo largo del tiempo representa una tarea constante para mantener en óptimo estado cada uno de los aspectos anteriormente mencionados.

Vale la pena ya que la recompensa es nuestra salud física, mental y emocional, la felicidad plena, la satisfacción de sentirse bien y a gusto con la vida.

Recomendaciones para sentirse bien

A continuación te describimos una serie de factores en los que puedes trabajar a diario para lograr sentirte bien:

Organiza tu vida: Aunque en principio te parezca algo tedioso, apenas comiences a experimentar la extraordinaria sensación de bienestar que aporta tener todo organizado no querrás parar.

Plasma en un papel tu propósito de vida, cuál sería tu objetivo principal, y cuáles serían los pasos que debes realizar para lograrlos. Describe sólo una actividad diaria para lograrlo.

Mujer joven pensando con lapiz en la boca mientras su cerebro se llena de imaginacion

Este es un buen ejercicio para lograr la autoaceptación, hacer un balance entre lo que realmente eres y tienes. Te ayudará a elegir la mejor manera para conseguir tus sueños.

Esto te proporcionará una sensación de control y sentido sobre tu vida, de igual forma puedes organizar tus finanzas, describe tus ingresos, tus gastos fijos y establece metas alcanzables.

Adopta hábitos saludables: Comer sano y hacer ejercicio son dos constantes que encontrarás en todos los escritos que hagan referencias sobre salud, ya que estos dos hábitos son la base de todo.

Una dieta variada por lo general es garantía de niveles vitamínicos óptimos en el organismo, así como también de una gran variedad de nutrientes.

Si tu rutina diaria te dificulta preparar comidas tan diversas, puedes consumir suplementos vitamínicos como NervSoport, que te aporta las vitaminas y nutrientes necesarios.

Además debes desarrollar algún tipo de actividad física. Selecciona el ejercicio que más te guste, algo que realmente disfrutes e incorporalo a tu rutina diaria.

Esto además de ayudarte a liberar estrés, mejorará enormemente el buen desarrollo de tu organismo, así como también a fomentar el equilibrio emocional.

Normaliza tu mente: Los pensamientos generan emociones capaces de condicionar diversos momentos de nuestra vida.

Esta es la razón por la cual aprender a reconocer estos pensamientos que generan tales emociones es de gran importancia para lograr ordenar o serenar tu mente.

Gestionar eficazmente nuestros pensamientos es posible a través de ejercicios de mindfulness, o simplemente practicando ejercicios de la meditación tradicional.

También puedes hacer una serie de afirmaciones positivas al levantarte ante un espejo, o leer una lista de agradecimiento, donde describas aquellas cosas que le agradeces a la vida.

Todas estas ideas te ayudarán a mantener pensamientos y emociones positivos regularmente, lo que aportará grandes beneficio a tu propósito de sentirte bien.

Puedes incorporar  multivitamínicos, como  NervSoport, que gracias a sus componentes es el coadyuvante ideal para personas con rutinas muy exigentes o demandantes.

Debido a las variedad de hierbas que posee es capaz de mejorar la relajación, a la vez que aporta diversos beneficios sobre los nervios.

Cambia un poco la rutina: Todos necesitamos mantener una rutina en nuestra vida ya que nos permite disfrutar de una sensación de seguridad y control sobre nuestra vida: Sin embargo, es bueno cambiarla un poco.

Incorporar pequeñas variaciones nos proporcionará grandes beneficios, como mantenerte motivado  ante la posibilidad de disfrutar nuevas experiencias.

Así que si la rutina diaria te hace sentir un poco frustrado, planifica pequeños cambios dentro de la misma que activen y revitalicen tu vida.

Una opción para romper la rutina puede ser fomentar o crear relaciones positivas en tu entorno, disfrutar de una buena conversación con un familiar, amigo o algún desconocido.

Imagen en primera plana de grupo de amigos sonriendo y compartiendo

Debido a que los seres humanos por naturaleza somos seres sociales, disfrutar de una buena conversación con alguien influye positivamente para lograr sentirse bien.

También puedes planificar realizar algún tipo de labor social. Expertos aseguran que no existe algo más satisfactorio que saber ayudaste de alguna manera a alguien que lo necesitaba.

Ayudar a los demás, al mismo tiempo que te hace sentir bien, incrementa tu sensación de felicidad y de aporta una sensación de satisfacción plena como ninguna otra actividad.

Prepárate para dormir: Muchos subestiman los efectos que posee las dificultades para conciliar el sueño sobre nuestra salud.

No dormir al menos 8 horas continuas diariamente puede traer graves consecuencias: desde trastornos del estado de ánimo como ansiedad, depresión, o incluso enfermedades cardíacas, artritis, estrés, asma, fibromialgia, entre otros.

Esta es la razón por la cual es fundamental prepararnos para dormir y asegurarnos de tener un satisfactorio descanso, donde se recarguen plenamente las energías.

Para ello puedes darte un baño con agua tibia, o tomar un té de manzanilla, darte un delicioso masaje, apagar todas las luces, asegúrate de eliminar cualquier cosa que pueda afectar tu sueño.

Es decir, toma todas las previsiones necesarias para lograr disfrutar de un sueño realmente relajante y reparador.

Puedes comenzar haciéndolo dos veces por semana, pero te aseguramos que cuando comiences a ver los resultados esto se volverá parte de tu rutina diaria.

Trabaja en ti mismo:  Trabaja en tu crecimiento personal, en descubrir cuál es tu misión de vida. Describe exactamente qué quieres lograr en la vida, especifica cuáles son tus objetivos y traza tus metas.

Cuida de tu aspecto personal, pues mantenerte siempre arreglado no es vanidad, es alimento para tu autoestima. Ayuda a sentirse bien contigo mismo, y a mantener un buen estado de ánimo.

Evita permanecer encerrado en casa por mucho tiempo. Salir regularmente te obliga a mantenerte arreglado y a estar abierto a disfrutar de nuevas experiencias de vida.

Disfruta de actividades artísticas: Incorpora a tu rutina cualquier tipo de expresión artística, no necesitas ser un experto, canta, dibuja, baila, actúa lo importante es disfrutar el momento.

También puedes regalarte un momento para disfrutar del contacto con la naturaleza. La exposición constante a la luz solar incrementa los niveles de vitamina D en el organismo.

Programar una caminata por el parque, ir al zoológico, una excursión, ir a nadar, o simplemente dedicar unos minutos a  observar las aves puede ayudar a sentirse bien.

Evita los malos hábitos: Evita consumir en exceso la comida chatarra, es decir, alimentos con un alto contenido de grasas, sal, azúcares, condimentos o aditivos como la tartrazina y el glutamato monosódico.

También debes evitar el consumo excesivo de alcohol, muchas personas con rutinas muy exigentes intentan refugiarse en el alcohol para poder relajarse rápidamente y olvidar los problemas.

El fumar cigarrillos es otro de los hábitos que deben evitarse cuando se trata de sentirse bien, ya que las consecuencias de este terrible hábito puedes ir desde cáncer hasta la muerte.

Nutrientes necesarios para sentirse bien

El cuerpo humano funciona acorde a los nutrientes que consume, es decir, según sea la cantidad y variedad nutrientes será el buen o mal funcionamiento del mismo.Por tal motivo resulta fundamental conocer e incluir en nuestra dieta diaria todos aquellos nutrientes que optimicen el funcionamiento del organismo y mejoren nuestro estado de ánimo.

Por supuesto las vitaminas del grupo B son unas de las principales opciones a la hora de incrementar los nutrientes en el cuerpo humano.

Ellas son esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso así como también son básicas en el proceso productivo de glóbulos rojos a la vez que disminuyen el riesgo de ictus.

Consumir una gran variedad de plátanos, verduras de hoja verde, carnes rojas y mariscos es  lo ideal para lograr sentirse bien y mejorar la salud general.

Ostras

Otra de las vitaminas importantes es la D, por tal motivo puedes incorporar alimentos como el hígado, la mantequilla, la yema de huevo entre otros

Igualmente además de consumir alimentos como el pescado azul, puedes tomar baños de sol frecuentemente que incrementan los niveles de vitamina D.

Esta vitamina es esencial no solo para el buen funcionamiento de tu organismo sino que además actúa como transmisor de estímulos cerebrales hacia el resto del cuerpo

Alimentos como el germen de trigo, las semillas de calabaza, las carnes de ternera, el chocolate y las espinacas te proporcionan buenas cantidades de zinc en tu dieta.

Estos  alimentos gracias a su contenido de zinc disminuyen el estrés oxidativo producido por rutinas laborales exigentes así como también reducen el daño al ADN.

Por último pero no menos importante, el omega 3 esencial para estimular la salud de las células cerebrales ya que este se constituye en gran parte de lípidos.Consumir pescados como sardinas, salmón, atún fresco, anchoas y truchas no pueden faltar en su dieta si realmente deseas sentirse bien.

Otros aspectos que pueden bloquear el sentirse bien

Existe una serie de elementos ambientales capaces de afectar negativamente los deseos de sentirse bien, por lo que resulta necesario conocerlos y estar atentos a los mismos, como los traumas infantiles. Estos incrementan el riesgo de desarrollar ansiedad o depresión en la edad adulta.

La intolerancia alimenticia al igual que la permeabilidad intestinal son otros de los factores que suelen afectar el estado de ánimo sobre todo en personas con rutinas exigentes.

El desequilibrio de las bacterias intestinales genera altos niveles de citoquinas pro-inflamatorias así como también cierta inflamación sistémica.

Estas características son muy comunes en pacientes con cuadros depresivos, que desarrollan algún tipo de daño en la barrera intestinal y reducción en la absorción de nutrientes.

Los trastornos atópicos también suelen socavar los deseos de sentirse bien plenamente, el padecimiento de síntomas alérgicos como el eczema o rinitis y el asma son los más comunes.

Asimismo, las enfermedades periodontales como la periodontitis y la gingivitis suelen producir preocupaciones en las personas.

Estudios recientes han descrito como la exposición constante a pesticidas incrementa el riesgo de desarrollar algún tipo de trastorno psiquiátrico, desde la depresión hasta llegar a presentar conductas suicidas.

Es importante destacar que estos aspectos escapan de nuestro control y son poco comunes, por lo que la detección temprana de alguno de estos problemas es esencial.

Asimismo, la aceptación de aquellas condiciones crónicas e incurables, aprender a sobrellevarlas de la mejor manera posible es lo más recomendable para lograr sentirse bien.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *