Mujer saliendo del baño con la mano en el vientre

Descubre cuáles son los síntomas de infección urinaria en mujeres

Descubre cuáles son los síntomas de infección urinaria en mujeres

Última actualización: 19-10-2018.  

Conocer cuáles son los síntomas de infección urinaria en mujeres es parte de la responsabilidad de cuidarse y quererse como individuo. Esto es importante para sí mismas y consecuentemente para el beneficio de toda la humanidad.

Las mujeres modernas son activas e independientes, no dudan en cuidar de sí mismas ya que comprenden su valor y aporte a la sociedad. Permanecer sanas en cuerpo y mente es su prioridad ya que hoy en día se reconocen como el motor principal de la evolución de la especie humana.

Por otro lado, el cuerpo debe ser considerado como una totalidad, todo aquello que afecte su equilibrio debe ser atendido a tiempo y corregido.

Los riñones, y el aparato urinario son descuidados muchas veces si considerar la importancia de su buen funcionamiento, son encargados de limpiar nuestro organismo para que el resto de los elementos que lo integran lleven a cabo sus funciones en condiciones óptimas.

Que las mujeres conozcan las causas, los síntomas y los elementos que remedian la alteración de la salud genital es parte del compromiso con ellas mismas.

La alimentación, los hábitos de higiene y el refuerzo de los suplementos naturales están a su alcance para combatir estas afecciones.

Mujer saliendo del baño con la mano en el vientre

¿Qué hacen nuestros riñones?

El cuerpo humano recibe diariamente los alimentos y otras sustancias que ingresan a él a través de otros caminos como, por ejemplo, a través de la piel, la nariz, entre otras.

Cada una de las sustancias que ingresa es aprovechada por el organismo como fuente de nutriente  y energía sin embargo todo aquello que no es útil debe desecharse a través del importante sistema excretor.

El sistema de limpieza del cuerpo expulsa a través del sudor, el dióxido de carbono, las heces y a orina todo aquello que es dañino para su funcionamiento saludable.

La perfección de nuestro organismo prevé los procesos de desecho, por ejemplo el dióxido de carbono se exhala a través del sistema respiratorio desde los pulmones hasta las fosas nasales.

La orina, por su parte, se sintetiza en los riñones y está formada por todos los elementos que el metabolismo envía la sangre.

Todo el complejo conjunto de órganos del sistema excretor se combinan para filtrar y eliminar estas sustancias de desecho.

En esta función reside la importancia de los riñones ya que sin ellos el cuerpo no tendría manera de limpiar la sangre y las toxinas se acumularía alcanzando niveles peligrosos para todo el organismo.

Además de la función de limpieza los riñones y las vías urinarias se encargan de regular la cantidad de agua presente en el cuerpo. Sacan el exceso a través de la orina, de esta manera cada uno de los tejidos y órganos recibe la cantidad necesaria de agua.

Hay personas que pueden vivir con un solo riñón, ya que se ha comprobado que este órgano aumenta de tamaño para cubrir las funciones del que está ausente. Sin embargo, lo ideal es tenerlos los dos en perfecto estado.

Parece increíble pensar que cada día nuestros riñones reciben más de 1600 litros de sangre que filtran y envían de regresa a recorrer el cuerpo alimentando las funciones principales de mantenimiento y regeneración. Pero aún más sorprendente es que cada 50 minutos los riñones limpian toda la sangre del cuerpo.

Los riñones se encuentran en la parte baja de la espalda debajo de la caja torácica, uno a cada lado.

Ellos se conectan con los conductos urinarios hasta llegar a la vejiga, que es el depósito que recibe la orina con una capacidad aproximada de medio litro antes de ser necesario la expulsión de a orina.

Orinar demasiado o muy poco es señal de alguna enfermedad. A pesar de que el cuerpo cuenta con el músculo del esfínter que controla la salida de la orina, o es saludable contener las ganas de ir al baño.

La vigilancia del correcto funcionamiento del sistema urinario pasa como algo de poca importancia, lo cual no es saludable.  

Si nos encargamos de revisar y limitar todo aquello que entre a nuestro cuerpo de manera voluntaria, de la misma forma debemos estar atentos de que los desechos no queden dentro del organismo.

¿Qué es una infección urinaria?

Cuando se habla de infección del aparato urinario se refiere a cualquier invasión de microorganismos en este complejo orgánico, ya sea en los riñones, la vejiga o la uretra.

Estos agentes patógenos pueden ser bacterias, virus u hongos. Por lo general las infecciones urinarias se dan en la uretra o la vejiga que están más expuestos al exterior del cuerpo.

La mayoría de los pacientes que sufren de esto son mujeres y el peligro de alcanzar enfermedades es que la infección se puede extender hasta los riñones.

No es una enfermedad contagiosa y como cualquier infección el tratamiento es a base de antibióticos. Para su diagnóstico se realizan exámenes de orina simple y de ser necesario se puede solicitar la realización de un uro cultivo.

Las personas más propensas a sufrir de infección urinaria son los lactantes y niños pequeños sobre todo durante el uso de pañales, las embarazadas debido al aumento de la frecuencia de ganas de ir al baño, y las personas mayores, debido a que sus vías urinarias se estrechan.

Los agentes causantes de las infecciones urinarias más comunes son los siguientes:

  • Bacilos gramnegativos tales como escherichia coli, enterobacter, proteus y klebsiella.
  • Bacterias grampositivas están el staphylococcus y el enterococcus.
  • Hongos, entre los que se destaca la candida.

Según el lugar donde se ubica la infección urinaria se distinguen cuatro tipos distintos de esta enfermedad:

  • Uretritis, cuando se localiza en la uretra.
  • Cistitis, si se produce en la uretra.
  • Pielonefritis, cuando se ubica en los riñones.
  • Prostatitis, si la infección se localiza en la próstata.

recipiente con orinas y resultados de examenes de orina

¿Cómo saber que tienes una infección urinaria?

Reconocer los síntomas de infección urinaria en las mujeres es el inicio de la sanación.

Estar atentos a cualquiera de las siguientes señales te permitirá acudir al especialista e iniciar tu tratamiento.

Disuria: se refiere al dolor que se siente al orinar, incluye las sensaciones de ardor, incomodidad y sensibilidad en la piel de la zona íntima.

Este síntoma es muy común en la cistitis y en la uretritis, y la causa es la inflamación de la vejiga y la uretra o puede deberse al contacto de la piel con la orina ácida.

Si el dolor está acompañado de flujo vaginal entonces se trata de una infección ginecológica y  no urinaria.

Hematuria: se refiere a la aparición de sangre en la orina, ya sea en grandes cantidades (macroscópica)  o tan escasa que sólo puede detectarse con exámenes (microscópica).

Este síntoma se presenta durante la cistitis y se produce porque la vejiga y la uretra se irritan.

Fiebre: es uno de los signos propios de cualquier infección sin embargo en la del aparato urinario se caracteriza por ser muy extraña, apareciendo en la pielonefritis ya que la bacteria pasa al torrente sanguíneo.

Constantes ganas de orinar: también llamado polaciúria y se caracteriza porque la cantidad de orina de cada micción es escasa. Se siente la sensación de vaciamiento incompleto pero en realidad la vejiga está vacía pero por estar irritada se sienten falsas ganas de orinar.

Descarga uretral: es un síntoma  propio de la uretritis y se refiere a la expulsión de pus por la uretra y es propia de la infección producida por el contacto sexual. En las mujeres  se acompaña de flujo vaginal.

Mareos y vómitos: aparecen comúnmente acompañados de la fiebre y provocan la pérdida del apetito y puede ser evidencia de cualquier tipo de infección urinaria.

Dolor lumbar: propio de la pielonefritis se presenta en un costado y  es un signo inequívoco de la infección ya que es muy extraño que los riñones duelan.

Mal olor de la orina: este fenómeno es causado por la presencia de bacterias y puede ser producto de una cistitis o uretritis.

Cambios en el estado de  conciencia: una pielonefritis que no se trata a tiempo puede producir desorientación y postración.

Hombre tiene los pantalones mojados con un recipiente que contiene orina

¿Qué puedes hacer para eliminar la infección urinaria?

La alimentación es uno de los factores que debe ser considerado ante cualquier situación de alteración de la salud orgánica o mental. Los componentes químicos que fortalecen o bloquean los procesos internos provienen de lo que comemos.

Puede parecer extraño que se recomiende una dieta específica ante la posibilidad de infección urinaria, pero esto se debe a que la acidez del cuerpo puede prevenir el alojamiento y permanencia de bacterias.

Así que a continuación  ofrecemos una lista de alimento que debes tratar de consumir con moderación. Su ingesta excesiva hace que el organismo resulte un campo fértil para criar microorganismos  patógenos.

Azúcares: su consumo hace más lenta la curación de las infecciones urinarias sobre todo aquellos de origen artificial como bebidas gaseosas y golosinas.

Cafeína: encargada de aumentar la velocidad de circulación hacia la zona infectada al igual que cualquier bebida que sobre excita el sistema circulatorio. Igualmente te recomiendo evitar las bebidas alcohólicas  ya que irritan la vejiga.

Frutas ácidas: antes se pensaba que los jugos de estos frutos ayudaron a descartar las infecciones porque aumentaban las ganas de orinar, hoy en día se sabe  que inflama la vejiga e irritan los conductos urinarios.

Picantes y embutidos: en cuanto al primero, evidentemente  irrita todos los tejidos del sistema digestivo y al llegar al aparato  urinario produce el mismo efecto. En el caso de los embutidos debido a sus conservantes químicos aumenta el pH ácido del cuerpo generando un ambiente ideal para que las bacterias se reproduzcan.

Harinas refinadas: los productos manufacturados que se basan en este ingrediente para su elaboración como el pan y las pastas se transforman en azúcar dentro del cuerpo. Son igual de dañinos que el azúcar, pero en este caso al superar la infección sería bueno bajar al mínimo la ingesta de este tipo de alimentos.

Carnes rojas: en cualquiera de sus presentaciones debes evitarlas durante el padecimiento de una infección urinaria debido a que producen dentro del organismo un ambiente ácido que permite a las bacterias reproducirse sin control. Recomendamos optar por el pescado o el pollo durante el tratamiento.

Además de evitar consumir estos alimentos, hay una sencilla dieta que ayudara a al cuerpo a cambiar el pH de la orina. Esto hará  que los microorganismos que estén ocasionando la infección cedan fácilmente con la ayuda del antibiótico.

Durante cinco días se consume alimentos ácidos y alcalinos para equilibrar la acidez del cuerpo eliminando así todo tipo de infecciones, no sólo las de la orina.

Durante los primeros dos días se debe comer alimentos ácidos y algunos alcalinos: huevos pescados, carne, cereales integrales, leches de almendras, aceite de oliva, jugo de limón e infusiones naturales.

Luego, del tercero al quinto día se restringe la dieta al consumo único de alimentos alcalinos: legumbres, verduras, frutas no cítricas, frutos secos, jugos no cítricos, aceite de oliva y leche descremada.

Siguiendo rigurosamente esta dieta los órganos alcanzarán el equilibrio. Las áreas húmedas que son propensas a ser hogar de bacterias y virus se convertirán en espacios donde no pueden sobrevivir estos microorganismos dañinos para la salud.

Alimentos ricos en vitaminas E en tabla de madera

Suplementos que pueden ayudar

La química ha surgido como la ciencia de la vida. Sin  ella se hace imposible la creación de suplementos naturales, como UriProtek, que concentran los principios activos de los alimentos que favorecen la cura de las infecciones urinarias.

La química también ha tomado parte  de las enseñanzas de la cultura naturista en la que se ha reivindicado el valor de las plantas como fuente de salud.

Algunas especies son consideradas medicinales porque su consumo se limita a ser parte de un tratamiento médico. Otras sólo se creen útiles en la cocina para aderezar o resaltar el sabor de otros ingredientes.

Sin embargo, todos los productos que a continuación te mostramos son parte vital en la sanación de las infecciones del tracto urinario de cualquier tipo.

El té verde

Este producto se ha popularizado con ese nombre y no con el nombre de la planta que le da origen, la Camelia Sinesis. Se ha destacado fundamentalmente porque sus propiedades quedan particularmente intactas durante su procesamiento, logrando que conserve su poder curativo que abarca un sinfín de ámbitos.

Su alto contenido de antioxidantes le aporta el poder de atacar a las bacterias, tales como la Echerichia Coli que es culpable de la mayoría de las infecciones urinarias a nivel mundial.

Diversas investigaciones a lo largo del mundo han evidenciado que el té verde es útil en el combate de más de ochenta gérmenes distintos. Se toma a través de infusiones en agua hirviendo, en medida de dos o tres tazas diarias hasta que observes la mejora.

El romero

Es una planta que ha sido usada desde tiempos remotos para aderezar los alimentos que se cocinan. Sin embargo, descubrimientos de los últimos treinta años han demostrado que es eficaz al combatir las infecciones del aparato urinario causada por microorganismos bacterianos.

La versión que actúa con mayor eficacia es el aceite de romero en cápsulas o como acompañante en la comida.

Sin embargo, para las infecciones de orina es mucho más útil consumirlo en suplementos naturales, como UriProtek, ya que son necesarias grandes cantidades y la industria farmacológica ha logrado sintetizar extractos de gran pureza e incluirlos en los productos.

La cúrcuma

Es una hierba que se consigue en el curry, usada contra la inflamación y los problemas digestivos. Es conocida por servir para evitar la reproducción de bacterias y virus porque aporta alcalinidad al cuerpo humano. El extracto de esta planta se consigue en cuatro presentaciones: cápsulas, té, extracto y en polvo.

La canela

Es considerada una especie aromática y se relaciona con bebidas de licor debido a que produce aumento de temperatura corporal y por esto es usada para soportar climas muy fríos.

Es usada para combatir fiebres y resfriados. Además se toma para atacar las enfermedades intestinales y el dolor de estómago para lo cual se combina con jengibre, manzanilla o anís estrellado.

Estudios hechos recientemente han demostrado que la canela es eficiente para acabar con los dos agentes causantes de la gran mayoría de infecciones urinarias, la bacteria Echerichia Colli y el hongo Candida de Albicans.  Suele tomarse en té o en polvo agregado a las bebidas o comidas.

El jengibre

La planta Zingiber officinale es desconocida para la mayoría, sin embargo, es la que brinda a la humanidad un valioso elemento natural, el jengibre, que se extrae de su tronco subterráneo.

Se usa como ingrediente en la cocina, como parte de bebidas refrescantes, y como infusión disuelto en agua hirviendo. A nivel comercial está disponible en pastillas, aceites, cápsulas y extractos.

Su propiedad antibacteriana lleva años de estudio y se refiere específicamente a la eliminación de la Echerichia Colli.

Recomendaciones para prevenir futuras infecciones

Una vez que identificas los síntomas de una infección urinaria tu deber con tu cuerpo es combatirla con remedios naturales que no produzcan efectos secundarios.

Al recuperar la salud de tu aparato urinario te aconsejo asumir los hábitos que aparecen en la siguiente lista, para que prevengas la reaparición de esos males.

Asumir una dieta equilibrada, rica en frutos rojos como uvas, frambuesas, fresas y cerezas, además de contar con el apoyo de suplementos naturales, como UriProtek, te mantendrá a salvo de una recaída. Las recomendaciones son las siguientes:

  • Consume al menos 2 litros de agua al día, esto mantendrá el tracto urinario limpio.
  • Evita sustancias irritantes como el tabaco, la cafeína, las bebidas carbonatadas y las alcohólicas.
  • En lo posible trata de orinar cada 3 horas como máximo ya que mantener a vejiga llena de orina por más tiempo aumenta el riesgo de que las bacterias proliferen. Una de las recomendaciones importante se refiere a orinar antes y después de mantener relaciones sexuales.
  • Durante el aseo personal y después de ir al baño debes limpiarte de adelante hacia atrás ya que la mayoría de las bacterias que ocasionan las infecciones del tracto urinario provienen de las heces.
  • Las prendas de ropa interior permanecen en contacto con la vagina todo el día y por eso es importante que la tela de estas permita la transpiración. Es recomendable usar prendas hechas de algodón y evitar los tejidos sintéticos. Igualmente es importante que la ropa interior no sea ajustada, ya que produce espacios húmedos que favorecen la aparición de bacterias.
  • Es preferible que el baño diario lo hagas en la ducha y no en bañera, ya que la primera opción permite que el agua corra y elimine cualquier posible microorganismo de la zona íntima.
  • Las duchas vaginales, se han hecho muy populares y no es perjudicial usarlas de manera muy esporádica, pero no puede hacerse un hábito cotidiano. Al  entrar agua directamente en la vagina se altera su pH y se favorece el crecimiento de colonias bacterianas.
  • Los tampones han resultado ser contraproducentes para la higiene vaginal, así como el uso permanente de protectores diarios. La mayoría de las infecciones aparecen en el período premenstrual, y por lo tanto no debe permanecer húmeda la zona íntima.

Cualquier hábito que conduzca a la higiene y del aparato urinario, dificulta la aparición de infecciones.

Permanecer atenta a todos los síntomas, los olores, colores, y sensaciones relacionados con la orina son evidencia de que tu cuerpo está sufriendo el ataque de hongos o bacterias y están poniendo en riesgo el funcionamiento correcto de nuestro complejo organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *