Descubre cómo quitar las cicatrices del acné

Descubre cómo quitar las cicatrices del acné

Última actualización: 14-02-2019. Equipo Nutricioni

Quitar las cicatrices del acné es posible, descubre cómo con métodos con naturales y tan sencillos por ejemplo: lavarse la cara con jabón y agua diariamente.

El acné es una enfermedad de la piel en la que se producen espinillas. Las cuales se forman cuando los folículos pilosos que se ubican debajo de la piel se tapan.

Las espinillas son comunes, en la cara, la espalda, los hombros, el pecho y el cuello. El acné es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes. Es una enfermedad que deja cicatrices.

El acné es causado por varios factores como irregularidades hormonales, alta producción de oleosidad en la piel, acumulacion de bacterias. Y tejidos muertos y tendencia a inflamaciones.

Se desconoce la causa que lo produce. Pero se cree que los cambios hormonales del embarazo, la adolescencia y los producidos por el estrés tienen alguna relación con su aparición.

El acné provoca modificaciones del aspecto físico de las personas afectando su vida personal. Es un trastorno de larga evolución que puede dejar secuelas (cicatrices) permanentes.

Los estudios han demostrado que al acné se inicia de una forma leve y se va empeorando de manera gradual.

En la mayor parte de los casos el acné no se considera una enfermedad grave. Pero esta requiere de tratamientos por lo cual se debe consultar al dermatólogo.

El acné es un tipo de enfermedad inflamatoria que activa las glándulas productoras de sebo (grasa). Durante su aparición interviene la bacteria Propionibacterium acnes.  

Hay varios tips básicos que se emplean para prevenir el acné. Cómo lavarse la cara diariamente con agua y jabón para eliminar la suciedad y las partículas de grasa.

Fases de evolución en  los problemas del acné

Cuando el acné no se atiende de forma debida tiende a evolucionar de forma gradual. La evolución puede sufrir alteraciones dependiendo del organismo de cada individuo.

Algunas personas muestran predisposición al avance del acné desde la etapa inicial hasta la etapa final. Y hay personas que consiguen curarse de forma rápida sin pasar por la evolución de la enfermedad. Inclusive sin tratamientos especiales.

El acné pasa por 4 fases diferentes durante su desarrollo:

Fase 1. Incremento de la secreción de sebo. Esta se origina durante la menstruación, la menopausia y la pubertad.

Hay aumento de la dihitrotestosterona (hormona) y se presenta un desajuste hormonal.  Estimulando a las glándulas sebáceas a producir más sebo del habitual. Apareciendo una apariencia grasosa.

Los poros de la piel están conectados a estas glándulas a través de los folículos. Por medio de estos folículos el sebo se encarga de transportar hasta la superficie de la epidermis las células muertas de la piel para eliminarlas.

Fase 2. No hay desprendimiento de las células muertas sobre la piel grasa obstruyendo el folículo piloso. Debido a la acumulacion de celulas muertas y  el sebo.

Fase 3. Continúa la producción del sebo provocando el ensanchamiento del folículo y la apreciación de la obstrucción denominada punto blanco.

Si las células muertas y el sebo  se ponen en contacto con el aire se oxidan originando el punto negro.  Las cuales son lesiones no inflamatorias.

Fase 4. Hay alteración de la flora bacteriana debido a la ausencia de oxígeno  y excesiva proliferación de la bacteria Propionibacterium acnes.  Esta bacteria se encarga de liberar sustancias inflamatorias. Originando inflamaciones cutáneas de diversos grados. Conocidas como lesiones inflamatorias del acné.

Tipos de acné y sus peligros

Existen varios tipos o etapas de acné según  la edad de aparición y de las características y lesiones .

Acné neonatal. Es un tipo de acné que le da a los recién nacidos muy parecido al acné  vulgar. Aparece después del nacimiento o a las 2 primeras semanas de nacido. Es más común en los varones que en las hembras.

Acné lactante. Aparece en los primeros 3 meses de vida. Este tipo de acné está relacionado con la estimulación excesiva de las glándulas sebáceas del lactante proveniente de las hormonas de la madre durante su embarazo.

Acné vulgaris. Es un tipo de acné moderado que aparece durante la fase de adolescencia. Es el tipo de acné más común.

Acné quístico. Es el tipo de acné más grave determinado por la aparición  de pústulas (ampollas llenas de líquido), quistes (granos dolorosos.) Y pápulas (lesiones llenas de sólido que sobresalen de la piel) que ocasionan dolor. Son lesiones de mayor tamaño que el acné vulgar.

Acné conglobata. Es un tipo de acné crónico con varias características hay nódulos quísticos agrupados formando abscesos grandes. Estos drenan a través de las fístulas a la superficie, reabsorbiendo y dejando cicatrices.

Acné del adulto. Es un tipo de acné que puede afectar todo el cuerpo. Es más común en la cara y el torso. Es de 2 tipos:

  • Acné de comienzo tardío:  aparece sin ningún motivo en la edad adulta. El tabaco, las hormonas y la genética juegan un papel importante en su aparición.
  • Acné persistente desde la adolescencia: los individuos que lo padecen presentan lesiones la mayor parte de los días. Presentando exacerbaciones menstruales.

Acné rosácea: es un tipo de alteración crónica donde hay inflamación en la zona afectada que aparecen como enrojecidos. Son vasos sanguíneos abombados que parecen una araña. Presenta erupciones o inflamaciones en la piel similares al acné.

Acné iatrogénico: este acné se produce como efecto secundario de ciertos fármacos. Como anabolizantes, androgénicos, anticonceptivos orales, yoduros, corticosteroides, isoniacidas y anabolizantes.  

Quitar las cicatrices del acné con productos naturales

Las marcas del acné son el resultado de los granos en la cara a veces visibles y algo dolorosos, que nos hace sentir incómodos, inseguros y menos atractivos.

Cuando estos desaparecen nos queda la preocupación de como quitar las cicatrices que estos provocaron.  

Existen múltiples remedios caseros  que ayudan a eliminar y a disminuir estas marcas.

Aloe vera: es una planta muy indicada para curar afecciones de la piel. Ya que posee componentes que ayudan a desinflamar a hidratar y a cicatrizar.  Contiene aminoácidos que aceleran la producción de vitaminas.

Aporta glutamina (aminoácido)  que interviene en la producción de tejido nuevo y ayuda a que la piel se vea tersa, suave y sana.

Contiene emolientes (mucílagos) para relajar y ablandar la piel. Para que no se seque ni se endurezca. Ayudando a disminuir la inflamación de las espinillas y granos.

Su contenido de saponinas mata las bacterias nocivas que se encuentran en la superficie de la cara.

Para esto se usa el cristal de la hoja se aplica sobre las cicatrices y se deja actuar por media hora.

Bicarbonato de sodio: es un producto con acción exfoliante que remueve las células muertas y microorganismos de la piel para dejarla más suave y favorecer su transpiración.

Estimula la producción de colágeno para eliminar las células muertas y sustituirlas por piel nueva y de esta manera ir eliminando las cicatrices producidas por el acné.

Para esto se emplea una mezcla de bicarbonato, zumo de limón y agua.  

Aceite de coco: es muy utilizado para  piel con acné y piel grasa. Es un tratamiento muy versátil porque contienen ácidos grasos.

Como ácido láurico graso, ácido oleico, ácido mirístico, ácido caprílico, ácido linoleico y vitamina E.

La combinación de las vitaminas y los ácidos le confieren propiedades antiinflamatorias, reguladoras de sebo, antiséptico, cicatrizante. Además regula el ph de la piel,  es hidratante y regenerador.

El aceite de coco es ideal para eliminar las bacterias malignas que producen la infección de los granos, desinflaman de los granos, equilibra la dermis. Reduce los excesos de sebo y cicatriza los granos.

Se puede consumir o se aplica de forma tópica.

Vitaminas para combatir el acné

Existen varios minerales y vitaminas necesarias para curar el acné. La apariencia de la piel está estrechamente relacionada con lo que comemos. Si no se consume una dieta balanceada la piel sufrirá los daños.

Hay cuatro vitaminas que son indispensables para curar el acné:

Vitamina C: ayuda a fortalecer el sistema inmune, alivia gripes y resfriados y acelera la curación de las heridas. Mejora los problemas del acné.

La vitamina C es considerada el mejor antioxidante soluble en agua. De la misma forma en que lo hace el Buen Cabello que contienen vitamina C entre sus componentes ayudando a prevenir  el bloqueo de los poros. Y aliviando la inflamación del acné que causan los rayos ultravioletas.

La vitamina C es imprescindible para la producción del colágeno ya que regenera y repara las células para hacer lucir la piel más radiante y bella.  

Vitamina D: cumple una función importante en la sanación y prevención del acné. Haciendo la piel más fuerte y suave. Previene la formación de arrugas.

La vitamina D es un tipo de hormona esteroidal que produce el cuerpo cuando se encuentra expuesto a los rayos solares. El organismo produce la vitamina D necesaria para su normal funcionamiento al exponerse al sol entre 10 y 15 minutos.

La vitamina D ayuda aliviar la inflamación crónica, aumenta la producción de antioxidantes y aporta sensibilidad a la insulina mejorada.  

Vitamina E: ayuda a prevenir la grasa en la piel y la oxidación del sebo. Es el segundo antioxidante que más tenemos en el cuerpo.

Reduce el envejecimiento protegiendo las membranas celulares de la piel. Fortalece las células de la piel y mejora las quemaduras producidas por el sol.

Vitamina A: ayudan a reducir la cantidad de grasa que produce la piel, ayuda a evitar a que las células muertas que se desprenden obstruyan los poros.

Ayudan a frenar la formación de andrógenos que producen el acné. Al igual que el Buen Cabello que contienen vitamina A entre sus compuestos naturales.  Disminuyendo la cantidad de grasa que produce la piel evitando la obstrucción de los poros.

Plantas medicinales que reducen los problemas de acné

Ginkgo biloba: Posee propiedades vasoreguladores que mejoran el flujo sanguíneo. Contienen propiedades de antienvejecimiento para evitar arrugas, deshidratación y  líneas de expresión.

Al igual que el Buen Cabello que contienen extracto de ginkgo biloba entre sus componentes y actúa como protector solar. Se ingiere en forma de cápsula.

El ginkgo también es rico en aceite con vitamina E muy utilizado para cicatrices ocasionadas por el acné, las espinillas, eczemas y estrías.

Árnica: posee propiedades astringentes y antibacterianas que regulan la producción de aceites en la piel para reducir la aparición de granos de acné.

Contienen propiedades antisepticas que ayudan a controlar la acumulacion de bacterias. Posee aceites con vitaminas antioxidantes para tratar casos de acné.   

Es nutritivo, hidratante y antienvejecimiento muy empleado en cosméticos para el cabello, el rostro y el cuerpo.

Salvia: hierba con propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que ayuda a controlar la infección provocada por las bacterias que producen el acné.

Sus propiedades antibacterianas ayudan a limpiar la superficie de la piel eliminando los restos de sebo que se acumulan en los poros.

Diente de león: posee propiedades purificadoras y depurativas que ayudan a eliminar las toxinas para aliviar el acné.

Contiene inulina (polisacárido vegetal) que ayuda a combatir las bacterias dañinas de los intestinos para  evitar el acné y mejorar la calidad de la piel.

Las raíces y hojas del diente e león contienen vitaminas C, D, B y A indispensables para curar el acné.

Té verde: posee propiedades antioxidantes que ayuda a neutralizar las bacterias causantes del acné y a desinflamar la piel. Son ricos en ácido tánico para reducir las inflamaciones de la piel causadas por el acné.

Posee propiedades antibacteriales al igual que el Buen Cabello que contienen extracto de té verde entre sus compuestos. Y funciona como astringente natural.

Refuerza el sistema inmune, previene la entrada de virus y bacterias al organismo.

Trébol rojo: posee propiedades que ayuda a reducir el envejecimiento de la piel. Acelera la cicatrización de las heridas. Está indicado para tratar enfermedades de la piel como psoriasis del acné y eczemas.

Consejos básicos para aliviar los problemas de acné

Para tener un rostro sano e impecable libre de impurezas y de puntos negros podemos emplear soluciones económicas y caseras.

  • Hidratación: al consumir más de 2 litros de agua diarios nuestro organismo trabajará mejor para eliminar las toxinas.
  • Realizar ejercicios: ayuda al sistema circulatorio a deshacerse de las toxinas. Para que estan fluyan y sean filtradas por los riñones y expulsadas.  La transpiración ayuda a eliminar la grasa del rostro y las impurezas.
  • Limpieza facial: la piel es un órgano que requiere de muchos cuidados y un buen aseo es necesario para el tratamiento contra el acné. Por lo que recomendable lavarse el rostro al levantarse y al acostarse.

Al dormirnos las células cutáneas se comienzan a regenerar y las células viejas empiezan a formar una capa sobre las nuevas acumulando desechos que inflaman los folículos.  

Antes de acostarse es necesario realizar una limpieza de las impurezas del rostro del polvo acumulado durante el día y los contaminantes. Para evitar la aparición del acné.

Es muy importante usar jabones para afecciones cutáneas neutros sin contenido de grasa.

Para esta limpieza es recomendable:

1.- Usar exfoliantes.

2.- No aplicar crema corporal en el rostro.  

3.- Usar una toalla exclusiva para cada persona.

4.- No utilizar maquillajes grasos.

5.- No pasarse  las manos sucias por la cara.

6.- Cambiar regularmente las sábanas y fundas de la cama.

7.- Lavarse regularmente la cara si posee piel grasosa.

8.- Mantener los maquillajes cerrados herméticamente para reducir la contaminación de los mismos.

9.- Visitar al dermatólogo si la situación se sale de control.

  • Alimentación balanceada: consume una alimentación balanceada rica en verduras y frutas con alto contenido de vitaminas y minerales. Para mantener el buen funcionamiento del organismo.

Alimentos que no debemos consumir si sufrimos de acné

Los alimentos son importantes para prevenir el acné porque pueden provocar respuestas hormonales con malas consecuencias para la piel.  

  • No elegir los carbohidratos simples (elevada carga glucémica). Como azúcares, dulces, harinas refinadas y bollerias.

Estos aumentan los niveles de insulina en la sangre desatando la producción de sebo.

  • Evitar el consumo de lácteos. Los componentes que contienen la leche son precursores hormonales que favorecen la formación de sebo.

En el caso de mujeres embarazadas y adolescentes se debe incluir a la dieta un alimento que contenga calcio para sustituir el aporte de los lácteos. Como frutos secos, semillas o sésamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *