Descubre cómo limpiar la cara de acné ¡Dale vida a tu piel!

Descubre cómo limpiar la cara de acné ¡Dale vida a tu piel!

Última actualización: 01-12-2018. Equipo Nutricioni

El cuidado de la piel es uno de los temas más tratados hoy en día, no solo en el ámbito estético, sino también dentro de la salud. Por ejemplo, ¿cómo limpiar la cara de acné?, parece ser una pregunta muy buscada.

Actualmente, existe una tendencia donde las personas son, cada vez, más conscientes de los problemas de salud que los afectan. Afecciones que antes parecían normales, como el acné, ahora son tratadas con la seriedad que ameritan.

Este trastorno de la salud, resulta más común de lo que se cree, y no esmotivo de avergonzarse. Sin embargo, para cada persona puede resultar un gran inconveniente, tanto a nivel físico y estético, como en un sentido psicológico, afectando la autoestima.

Para encontrar la cura de esta afección, antes de consultar con un profesional de la salud, muchas personas prefieren optar por una solución más rápida, sencilla y natural. Porque, a veces, la respuesta está más cerca de lo que creemos.

En consecuencia, el mundo de la cosmética se ha esforzado por crear alternativas efectivas y saludables que contribuyan al control y prevención del acné.

Una muestra de ello es Piel Perfecta . Dentro de sus beneficios, se encuentra una importante mezcla de nutrientes, orientada a cuidar la salud de cualquier tipo de piel, manteniendo un aspecto juvenil y brillante.

Por supuesto, antes de decidir qué alternativa es la mejor, se necesita comprender que cada caso de acné es diferente. Desde las causas de la enfermedad, hasta el tipo de acné presentado.

De ese modo, será mucho más fácil determinar el proceso a seguir para cuidar de la salud de la piel, no solo para tratar el acné, también para prevenir la aparición de otros males.

Dibujo de mujer que tiene problema con acné facial

¿Entiendes qué es el acné?

Explicado de forma sencilla, el acné es una enfermedad en la piel, de tipo inflamatorio. Donde las glándulas sebáceas y los folículos capilares sufren por inflamación e infección, desencadenando la aparición de diferentes lesiones en la epidermis y la dermis.

Esta inflamación, se produce cuando las células cutáneas muertas no son removidas, y quedan obstruyendo los folículos capilares, también conocidos como pilosos.

Ante esta situación, las glándulas sebáceas vinculadas a estos folículos, comienzan a producir un exceso de sebo (grasa), que no encuentra salida y queda retenido, dando paso a una posible infección, gracias a la acción de las bacterias.

Dentro de este proceso, es importante la intervención de algunas hormonas, que desencadenan el aumento en la producción de sebo. Asimismo, se ha determinado la participación protagónica de una bacteria llamada Propionibacterium acnes.

Luego de que la bacteria entra en contacto con el sebo, contenido en las unidades polisebáceas, éste se transforma en ácidos grasos que ocasionan la inflamación, y posterior infección.

Generalmente, es posible encontrar la Propionibacterium acnes en la piel y el sistema digestivo de los seres humanos, lo que convierte al acné en un trastorno común.

Del mismo modo, las zonas donde se evidencian los brotes de acné son el rostro, el pecho, la espalda, los hombros y algunas zonas de los brazos. Las lesiones suelen aparecer con intensidades diferentes, según el tipo de acné que presente el paciente.

Además, no existe una edad específica para su aparición. Sin embargo, el rango promedio se ubica entre los 11 y 35 años. Todo dependerá de  características propias para la piel de cada persona.

Asimismo, las causas del acné todavía generan debate. Lo cierto es que, la piel es diferente y las condiciones que la rodean también, en consecuencia, vale la pena indagar un poco para responder esta interrogante.

Hombre con una piel problemática. Tratamiento del acné, cuidado de la piel, cosméticos masculinos.

¿Cuáles son las verdaderas causas del acné?

Desde comer chocolate, o consumir muchos alimentos que contienen grasas saturadas, hasta usar mucho maquillaje, o no limpiar bien la cara.

Son muchas las causas que se le atribuyen a la aparición del acné.
Cada persona parece tener su explicación personal. No obstante, escuchar todos estos rumores, sin tomarse el tiempo de conocer el verdadero origen del acné, puede complicar la búsqueda de un tratamiento efectivo.

En ese sentido, es oportuno revisar una lista de detonantes del acné, los cuales han sido ya comprobados científicamente, y no se basan en simples mitos:
Producción excesiva de sebo. En ocasiones, las personas olvidan, o ignoran, que el sebo es una sustancia necesaria para mantener la salud de la piel, pues, colabora en la hidratación y suavidad de la piel.
El problema real con el sebo, viene dado cuando las glándulas sebáceas producen una cantidad excesiva de él. Esto se debe a tres razones  principales:
Descontrol hormonal, como la secreción exagerada de andrógenos durante el ciclo menstrual.
Cambios bruscos en la temperatura cutánea, por ejemplo, durante la primavera y el verano.

  • Períodos según la edad. Por lo general, la producción excesiva del sebo se manifiesta después de los 11 años de edad, y puede detenerse luego de los 50.

Cambios hormonales de la pubertad (o gracias a tratamientos médicos). No es un secreto que el acné, con frecuencia, es asociado con la adolescencia. Esto se debe a que, ciertos procesos hormonales son los desencadenantes de varias condiciones en la piel, beneficiosos para el desarrollo de la enfermedad.

Productos a base de aceites. Todos los cosméticos con gran contenido de grasas, tienen como objetivo lubricar las pieles secas.

Pero si la piel donde se emplean no presenta esas características, entonces, se corre el riesgo de incrementar la condición grasosa de la piel.
Consumo de ciertos fármacos. Como se ha mencionado anteriormente, los cambios hormonales desencadenan el acné. Por lo tanto, es necesario vigilar los medicamentos que contengan estrógenos, esteroides, testosterona y fenitoína.

Una chica en la pubertad observa cómo cambia su cuerpo, el proceso de cambios físicos de la pubertad, chica con cinta métrica mide su cintura

Conoce los factores de riesgo para sufrir de acné

Antes de optar por una alternativa como Piel Perfecta , es conveniente comprender los factores de riesgo que favorecen la aparición del acné. De esa manera, el tratamiento será mucho más efectivo.

Mientras tanto, también es fundamental desmentir algunos de los mitos más arraigados que existen sobre este trastorno de la piel.

En primer lugar, se encuentra el estrés, una enfermedad mental seria, con grandes implicaciones en la salud física. Entre esas consecuencias, se encuentra la producción de cortisol, mejor conocida como la hormona del estrés.

Ante la presencia del cortisol en la sangre, el cuerpo inicia la preparación para situaciones de peligros, lo cual incluye la secreción excesiva de sebo y sudor, justo lo que necesitamos evitar.

Asimismo, se incrementa la presencia de otras sustancias como las citocinas inflamatorias, endorfinas, insulina y andrógenos, cuyas funciones son similares al cortisol.

Seguidamente, se ubica la edad, puesto que el acné no solo es un problema para los adolescentes. Cada vez se vuelve más evidente cómo sufren muchas personas adultas por este mal.

Lo fundamental en este punto, es recordar que durante la adolescencia, los procesos hormonales originados por la pubertad, construyen el ambiente preciso para la proliferación del acné.

En consecuencia, un cuidado atento de estas características es necesario para prevenir o controlar los brotes de acné. Recuerda, no debemos caer en la desesperación.

Por otro lado, es válido destacar una predisposición genética que puede determinar la tendencia de las glándulas sebáceas a producir sebo de forma exagerada.

Igualmente, la gravedad con la que se presenten los brotes de acné, también podrían estar relacionados con los genes. Muchas veces, esta es la explicación a la aparición repentina de esta afección.

Cabe agregar que no conocer el tipo de piel a tratar, se corre el riesgo de emplear los productos incorrectos.
A consecuencia, las pieles grasas y mixtas sufren de un desbalance en sus niveles de sebo, tendiendo a incrementarse.

Tipos de ilustración de vector creativo de acné, espinillas, poros de la piel, espinilla, whitehead, cicatriz, comedone

Tipos de acné

Sobre la base de las nuevas investigaciones, que se llevan a cabo sobre el acné, ha sido posible observar la existencia de variaciones dentro de las características y la intensidad de los diferentes brotes.

Hasta ahora, el acné se clasifica según el tipo de lesión que se evidencia en la piel, y de acuerdo con la edad en la que se manifiestan los brotes.

Hecha esta aclaración, indaguemos en los tres tipos de acné que se presenta según las lesiones de la piel:
Acné vulgar o comedoniano. Se refiere del caso de acné más común que existe. Por lo general, predomina durante la adolescencia sin ocasionar mayores complicaciones, si le da un tratamiento adecuado.
Dentro de este tipo de brote, se registran muy pocas lesiones de inflamación. En su lugar, es normal observar comedones, también conocidos como espinillas o puntos blancos.
Acné quístico. Se le conoce con este nombre, dado que sus lesiones son más prominentes que las observadas en el acné vulgar, como pequeños quistes.
Específicamente, se evidencian dos clases de lesiones: las pápulas, protuberancias de contenido sólido (menores a un centímetro); y las pústulas, que vienen a ser pequeñas llagas repletas de pus, llegando a ser dolorosas.
Acné conglobata. El tipo de acné más grave, dado que presenta granos de gran tamaño y nódulos, los cuales se infectan y drenan el contenido hacia la superficie de la piel.
Mientras tanto, las zonas cercanas a las lesiones se inflaman y enrojecen notablemente. Una vez que los nódulos se curan, pueden dejar cicatrices muy visibles.
Desde otro punto de vista, es posible dividir los tipos de acné con respecto a la edad en la que se manifiesta la enfermedad:

  • Acné neonatal, usual en los bebés durante sus primeras semanas de vida. No es grave, y está ligado a los cambios hormonales de la madre.
  • Acné insistente de la adolescencia, originado por la pubertad. Puede tener brotes irregulares, y mantenerse durante toda la adolescencia.
  • Acné de brote tardío, no parece tener una causa específica, pues, su aparición es completamente inesperada. Aunque, se suele asociar a la genética y las hormonas.

Cuida de forma especial tu piel, y evita el acné

Ahora bien, la efectividad de cualquier producto que proteja la piel del acné, tal cual lo hace Piel Perfecta , se potencia cuando se acompaña de hábitos saludables y conscientes.

Es decir, la piel requiere de un tratamiento especial si deseamos limpiarla de todos los brotes de acné. Y, nadie mejor que nosotros para poner estos consejos en práctica lo antes posible.

Para comenzar, es imprescindible comprender que cada tipo de piel es distinto, y requiere cuidados diferentes. Cuando manejemos este concepto simple, seremos verdaderos expertos en la atención a las necesidades de nuestra piel.

Seguidamente, hay que tomar acción sobre la limpieza de la piel. En el caso del rostro, lo ideal es utilizar un limpiador facial. Éste está formulado para una zona tan delicada. Además, se encuentran con especificaciones para cada tipo de piel.

Realizar la exfoliación facial una vez a la semana es altamente recomendado, siempre que no se presente piel sensible, o tenga un brote de acné activo, dado que puede irritar la zona, empeorando las lesiones.

En el caso de las mujeres, un hábito infalible es remover muy bien el maquillaje. Al igual que mantener las brochas, esponjas, y demás productos con la higiene adecuada.

Por otro lado, tanto hombres como mujeres deben mantener sus manos alejadas del rostro, porque es causa de infección. Especialmente, si ya existen lesiones de acné en la piel. Solo lograremos extender la zona afectada.

Intentar lavar constantemente la grasa que se evidencia en la piel, solo empeora la situación. Esto se debe a que, las glándulas sebáceas ante una piel seca, interpretarán la necesidad de producir mucho más sebo.

En último lugar, proteger a la piel de los estragos de los rayos UV, siempre es necesario. Pero hay que tener cuidado con el contenido de aceite de nuestro bloqueador solar. Lo mismo con las cremas humectantes o hidratantes.

Vitaminas A y E, grandes aliadas contra el acné

Dejando un poco de lado el tratamiento externo del acné, podemos comenzar a enfocarnos en lo que consumimos a nivel alimenticio.

Hasta el momento, no se ha comprobado que ingerir determinados alimentos, como el chocolate o la leche, pueden detonar la aparición del acné.

Sin embargo, es de conocimiento común que mantener una dieta balanceada y saludable, donde se incluyan determinados nutrientes, será realmente beneficiosa para la salud de la piel.

Por tal motivo, es importante profundizar sobre cómo las vitaminas pueden cuidar de la salud de nuestra piel, ya sea a través del consumo en alimentos, o por formar parte de la composición de algunos productos cosméticos.
Comencemos con la vitamina A, la cual está muy relacionada con la salud de la vista. Pero, en ocasiones, se ignora sus efectos positivos en la prevención del acné.
Un ejemplo de ello, es su poder antioxidante contra la bacteria Propionibacterium acnes, evitando la oxidación del sebo.
A la vez, esta vitamina previene el desprendimiento de las células cutáneas muertas, culpables de obstruir los folículos pilosos. Así como, regula la secreción de andrógenos, limitando la producción de sebo en zonas como el rostro.

No podemos olvidarnos de la vitamina E. Ya sea en forma de suplemento, crema, capsula o aceite, sus beneficios para mantener una piel saludable, brillante y limpia de acné son imposibles de ignorar.

Esta sustancia se lleva muy bien con las grasas, puesto que, también previene la oxidación de los lípidos, incluyendo el sebo. Además, cumple una función vital al destruir radicales libres dañinos para la salud de la piel.

Resulta importante comprobar nuestro consumo de vitamina E, dado que el organismo no lo produce por sí solo, entonces, necesita ser consumido de fuentes externas, preferiblemente, naturales.

Cabe resaltar, mantener niveles apropiados de vitamina E promueve una piel saludable, que se ve y se siente mucho más joven.

Ilustración de los alimentos que contienen vitamina B5

Vitaminas C y B5, previenen los brotes de acné

Y ¿si te contara que Piel Perfecta guarda un alto contenido de las vitaminas necesarias para limpiar la cara de acné? No solo vitamina A y E, también incluye vitamina C, acompañadas de una variedad de componentes muy efectivos.

Para quienes pensaban que la vitamina C solo era buena en el tratamiento del resfriado, es momento de develar algunos secretos que guarda esta poderosa sustancia, al igual que la vitamina B5.

Primeramente, la razón número uno del cariño que se le tiene a la vitamina C son sus cualidades antibacterianas y de refuerzo para el sistema inmunológico. Desde ahí, ya estamos ganando con esta vitamina.

Después, se tiene que esta sustancia facilita la producción de colágeno en la piel, un componente fundamental para regenerar la piel y acelerar la cicatrización, una propiedad imprescindible para el tratamiento adecuado del acné conglobata.

Asimismo, la vitamina C mantiene a raya a los radicales libres que afectan notablemente la salud de la piel, en especial, cuando ésta se encuentra vulnerable ante un brote de acné.

Ahora, ¿cuáles son los beneficios de la vitamina B5 para la piel? También conocida como ácido pantoténico, es una sustancia que contiene propiedades antiinflamatorias, ideal para tratar las zonas afectadas por el acné.

Como la vitamina B5 es un hidratante natural para las pieles secas, ayuda a mantener el brillo y el aspecto saludable, sin provocar una producción excesiva de sebo. Igualmente, reduce el tamaño de los poros.

Remedios naturales: Aloe vera y té verde

Bien dicen que la naturaleza es sabia, y están en lo cierto. Ella nos regala, en muchas ocasiones, los mejores remedios para curar diferentes males. El caso del acné no es ajeno a esta situación.

Nos referimos al gel de aloe vera y al té verde, dos componentes frecuentemente utilizados en diferentes productos cosméticos.

Durante años, sus beneficios han sido evaluados y comprobados.
Las funciones del sebo son, básicamente, hidratar la piel y formar una barrera protectora contra las bacterias. Cuando surgen problemas con la producción de esta grasa por parte de las glándulas sebáceas, hay que buscar alternativas.

Una de estas opciones es el aloe vera, planta conocida por sus propiedades medicinales. En ese sentido, ella permite mantener la piel hidratada y protegida de las toxinas.

Como añadido, también contribuye a borrar las manchas dejadas por el acné grave. Y su contenido de fitoesteroles, desinflama las regiones afectadas por los brotes de acné.

En cuanto al té verde, su misterio ha sido revelado como un potente desintoxicante para el organismo, incluyendo la piel. De esa manera, ha demostrado participar en el control del sebo producido.

También, tiene un gran porcentaje de antioxidantes necesarios para proteger a la piel de los radicales libres, como se mencionó anteriormente. No solo en la prevención del acné, sino para enfermedades como el cáncer.

Ser conscientes de los peligros silenciosos que corre nuestra piel, es la mejor manera para aprender a cuidarla.

Mantener una piel saludable comienza desde adentro, y requiere de mucha atención.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *