Hombre se sostiene la rodilla en medio de una inflamación

Descubra las ventajas de los alimentos antiinflamatorios

Descubra las ventajas de los alimentos antiinflamatorios

Última actualización: 11-10-2018. Equipo Nutricioni

La inflamación es la respuesta que ofrece el organismo, ante la agresión de agentes patógenos o tóxicos.

Consiste en la reacción local del tejido lesionado, en la cual se experimenta edema, dolor, enrojecimiento y aumento de temperatura local, o bien aparece la fiebre, síntoma de una inflamación sistémica.

El sistema inmune pone en marcha una serie de acciones tendientes a exterminar a los patógenos, que dan lugar a la inflamación.

Existen fármacos antiinflamatorios, desde luego. Pero muchas personas deciden evitarlos, a causa de sus efectos secundarios.

La buena noticia es que se conocen alimentos de comprobada acción antiinflamatoria y también, alimentos pro inflamatorios. Estos debemos evitarlos, mientras que los primeros deberán ser incorporados de inmediato en la dieta.

Antes de pasar revista a los alimentos antiinflamatorios, examinemos brevemente, el mecanismo de la inflamación, así entendemos mejor qué hacen los alimentos para aliviarla.

¿Por qué se produce la inflamación?

Las células lesionadas, liberan sustancias químicas conocidas como mediadores, pequeñas moléculas de lípidos, aminoácidos y proteínas, que actúan como señalizadores del sistema inmune.

Una vez alertado por los mediadores, el sistema inmune realiza cambios en el la circulación y en el tejido conectivo que rodea al área lesionada.

Esto es conveniente, porque es una forma de cercar a los microbios y evitar que se extiendan rápidamente.

Además, el sistema inmune envía células especializadas con la misión de acabar con el patógeno invasor.

Si por ejemplo, nos hacemos una herida, se abre una puerta para que los microbios entren al cuerpo.

Los neutrófilos, un tipo de glóbulos blancos, y que se encuentran siempre patrullando en el torrente sanguíneo, se apresuran a llegar a la herida para destruir a los invasores.

Otro tipo de glóbulo blanco, es capaz de destruir a los microorganismos, engulléndolos directamente. Son los macrófagos.

Si las células lesionadas son irreparables, los linfocitos se encargan de eliminarlas para que la infección no se propague por la zona circundante.

Las células dendríticas se ocupan, entre otras cosas,  de señalar a los linfocitos, cuál es la mejor estrategia para deshacerse de los patógenos. Entonces, algunos linfocitos producen anticuerpos, para destruirlos.

Todo este ataque, que forma parte de lo que se conoce como inmunidad innata, genera un exudado de restos y desechos en el tejido lesionado.

La inmunidad innata es el mecanismo de defensa con el que todos nacemos, incluyendo animales y plantas.

Una vez eliminado el patógeno, entonces el sistema inmune implementa el proceso de reparación y regeneración del tejido alterado, dando como resultado un tejido igual o parecido al original.

Este es el proceso denominado inflamación aguda.

Si no se puede eliminar por completo al invasor, la inflamación persiste y se convierte en inflamación crónica.

Pero ahí no termina todo. Las células dendríticas también pueden dar cuenta de los patógenos, y cuando lo hacen, exponen los fragmentos restantes para que puedan ser reconocidos.

De esta manera, cuando este invasor lo intente de nuevo, podrá ser repelido con mayor facilidad por el sistema inmune. Y esta es la inmunidad adquirida.

CelProtek es el suplemento nutricional que presta apoyo eficaz a al sistema inmunológico, mejorando la protección ante gripes y resfriados, así como frente a los procesos inflamatorios.

Esto se debe a que CelProtek combina diversas sustancias de gran poder antiinflamatorio, que junto a una dieta adecuada, ofrecen efectos realmente notables para aliviar la inflamación.

¿Cómo actúan los alimentos antiinflamatorios?

Conviene saber que el organismo está preparado para producir una inflamación, cuando patógenos y sustancias nocivas intentar invadir el organismo. Y de igual forma, reduce la inflamación cuando la amenaza ha sido resuelta.

En el apartado anterior, se mencionó a los mediadores, las sustancias químicas que ponen al sistema inmune en alerta. Sin embargo, el hecho de que tengan el papel de mediadoras, no implica que siempre vayan a promover la inflamación.

Los mediadores de la inflamación son numerosos. Entre ellos, las prostaglandinas tienen un papel relevante, tanto para impulsar, como disminuir la inflamación, cuando sea conveniente.

Existen al menos 30 tipos de prostaglandinas, pertenecientes a un grupo de sustancias llamadas eicosanoides. Se agrupan en tres clases, de acuerdo al ácido graso del que proceden.

Estas tres clases, las podemos abreviar como PG1, PG2 y PG3. Otros mediadores en la inflamación que podemos mencionar, son los tromboxanos y los leucotrienos.

La clase de prostaglandinas que promueven la inflamación y el dolor, son las PG2, que  proceden del ácido araquidónico. Mientras, que las PG1 y las PG3,  son antiinflamatorias y analgésicas, en especial estas últimas.

Ahora bien, los ácidos grasos omega 3 y omega 6, son los precursores de los eicosanoides y por lo tanto, de las prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos.

Las PG1 proceden del ácido linoléico del omega 6 y las PG3 del ácido alfa linoleico, presente en omega 3. Las PG2 pro inflamatorias, también proceden del omega 6.

Los dos principales ácidos grasos Omega-3 son el ácido eicosapentanóico (EPA) y el ácido docosahexaenóico (DHA).

El equilibrio entre las grasas omega-3 y omega-6, será fundamental a la hora de disminuir la inflamación, porque los eicosanoides producidos, son diferentes cuando proceden de uno u otro ácido graso.

Lo ideal es consumir por igual omega 3 y omega 6, de no ser así, y hay predominio de los ácidos grasos omega 6, se promueve la aparición de la inflamación.

No se trata de eliminar al omega 6 de la dieta, ya que también tiene propiedades antiinflamatorias, aunque en menor proporción, así como otros beneficios notables para la salud.

Por otra parte, el índice omega 3 en una persona, señala la proporción de este nutriente en el organismo y es indicativo de  su predisposición a las enfermedades cardiovasculares.

Alimentos que contienen alto gran contenido de omega 3

Alimentos a evitar durante un proceso inflamatorio

Básicamente son aquellos que sean ricos en ácido araquidónico y promuevan la proliferación de mediadores pro inflamatorios:

  • Carnes rojas
  • Aves
  • Lácteos
  • Huevos.
  • Aceites
  • Carbohidratos refinados, como azúcar blanca
  • Suplementos nutricionales que contengan ácido araquidónico

Alimentos que son ricos en vitamina D, carnes rojas, huevos, frutos secos, aguacate

Alimentos con propiedades antiinflamatorias

Los alimentos adecuados serán aquellos ricos en omega 3 y omega 6, así como las vitaminas y oligoelementos que intervienen en la síntesis de  las PG1 y PG3.

Se aconseja la ingesta de frutas, porque ayudan a eliminar las toxinas acumuladas y contienen gran cantidad de vitaminas.

Los vegetales verdes además,  aportan calcio, elemento importante para disminuir la inflamación.

Las principales sustancias vegetales con propiedades antiinflamatorias son los carotenoides, compuestos fenólicos, alcaloides, compuestos nitrogenados y sulfurados.

La naturaleza ofrece muchas alternativas para su incorporación a una dieta saludable.

Otra excelente manera de aprovechar todos los beneficios de estos nutrientes, es a través de CelProtek. Es práctico, es inmediato y combina los nutrientes en las cantidades precisas para el mejor efecto antiinflamatorio.

Piña

Es el fruto de la planta perteneciente a la familia de las bromeliáceas,  conocida como ananás, originarias de centro y sur América. Contiene vitaminas, sobre todo vitamina C y  bromelina o bromelaína, una enzima semejante a la peptina.

Es muy conocida la acción de la bromelina sobre la digestión de las proteínas, pero además es antiinflamatoria, ya que disminuye la capacidad migratoria de los leucocitos a las zonas inflamadas.

También inhibe la bradiquinina, un péptido relacionado con el mecanismo del dolor.

Asimismo, aumenta la absorción de la quercetina, un antioxidante y antiinflamatorio muy eficaz, presente en diversos alimentos, como la cebolla.

Hombre adulto sosteniendo una piña con la boca abierta

Jengibre

Es una planta herbácea, de la familia de las zingiberáceas, propia de los bosques tropicales de Asia, y de uso tradicional en la medicina china.

El extracto alcohólico de la raíz de jengibre ha demostrado tener actividad antiinflamatoria y antipirética, similar al ácido acetilsalicílico, que es el componente activo de la aspirina.

Experimentos con ratones señalan que el efecto antiinflamatorio se debe a que la gingerdiona y la dihidrogingerdiona contenidas en la raíz de jengibre, disminuyen la síntesis de las prostaglandinas PG2, de actividad proinflamatoria.

Raíz de jengibre y polvo de jengibre en el cuenco

Aceite de oliva

Aceite derivado del fruto del olivo Olea europaea, tradicional de la región mediterránea y extendido uso culinario.

El aceite de oliva virgen, es fuente de ácido oleico y una sustancia denominada oleocanthal, que tiene propiedades antiinflamatorias, actuando de una forma parecida a la del ibuprofeno.

Botella vertiendo aceite de oliva virgen en un recipiente de cerca

Granada

Es el fruto del árbol Punica granatum, originario de Irán y extendido por toda la región mediterránea, así como en las zonas cálidas y áridas de México y Estados Unidos.

La medicina natural utiliza la corteza, hojas, flores y frutos. De éste último se extrae el jugo conocido como granadina.

Recientemente ha cobrado importancia el contenido de polifenoles y antocianinas presentes en el fruto, por su calidad de antioxidantes. Asimismo, es capaz de inhibir la producción de ciertos mediadores pro inflamatorios.

Pescados ricos en omega 3

Los ácidos grasos omega 3 se encuentran principalmente en los en pescados grasos:

  • Caballa
  • Salmón
  • Arenque
  • Sardinas
  • Anchoas
  • Atún

Los mariscos y ostras también son buenas fuentes de omega 3.

Es preferible consumir pescados pequeños, como anchoas, caballa o sardinas, ya que los pescados de mayor tamaño pueden contener plomo o mercurio.

Pescado salmón fresco sobre fondo blanco

Linaza

Así se denomina a las semillas de la planta herbácea conocida como lino o Linum usitatissimum, la misma que se utiliza como textil.

De ellas se extrae el aceite, rico en fibra, lignanos y ácido alfa-linoleico, entre otros ácidos grasos beneficiosos para la salud.

Brócoli

Pertenece al grupo de las llamadas plantas crucíferas, las cuales contienen compuestos sulfurados, flavonoides y luteolina, entre otros.

La luteolina es considerado excelente antioxidante, en sinergia con vitaminas C y E y minerales como el zinc. Inclusive se le atribuyen propiedades anticancerígenas.

Gracias a que inhibe la acción proinflamatoria de los macrófagos, actúa como antiinflamatorio natural, con tal de que se le integre a la dieta de manera cotidiana.

Foto de brocoli en una taza de poliestireno

Ajo

Proveniente de la familia de las liliáceas, el ajo ha sido utilizado por la humanidad desde sus albores. El olor característico que emana al ser cortado, depende de dos sustancias volátiles: la aliina y el disulfuro de alilo.

Diversos compuestos obtenidos del ajo tienen efecto regulador en la proliferación de los leucocitos y las citoquinas, estas últimas, sustancias mensajeras que actúan tanto para favorecer, como para disminuir la inflamación.

El ajo aislado (Allium sativum) tiene muchas propiedades medicinales y puede usarse como ingrediente alimenticio. en el fondo blanco y el camino de recortes.

Cebolla

Planta igualmente tradicional y omnipresente en las cocinas de todo el mundo. También forma parte de las liliáceas, siendo pariente del ajo, con el que comparte algunas propiedades.

Entre otros efectos antiinflamatorios, la cebolla  inhibe compuestos derivados del ácido araquidónico, gracias a la acción de la aliinina y la quercetina, eficaces antioxidantes.

Imagen en primer plano de diferentes tipo de cebolla

Cúrcuma

De la Curcuma longa, una planta perteneciente a la familia de las zingiberáceas, se extrae la cúrcuma, tradicionalmente usada como condimento en Asia, de donde es originaria.

Asimismo, su usos terapéuticos también tienen una larga tradición en esas regiones. Se le atribuyen propiedades curativas para la ictericia y los trastornos biliares.

La curcumina es la sustancia responsable del vivo color amarillo que tiene esta raíz, y también es la responsable de las propiedades beneficiosas para la salud.

Numerosos experimentos señalan que, entre los muchos beneficios de la curcumina, está el de ser un potente antiinflamatorio.

Pacientes con osteoartritis y artritis reumatoide, han tenido una respuesta satisfactoria a la administración de la curcumina, sin presencia de efectos secundarios.

La curcumina puede evitar la incorporación del ácido araquidónico a las membranas lipídicas, recordemos que este ácido tiene propiedades pro inflamatorias.

Asimismo inhibe la proliferación de compuestos precursores de las PG2.

Todavía más: la curcumina es muy buen antioxidante, siendo ideal como alimento antiinflamatorio, sobre todo cuando se consume simultáneamente con el jengibre, porque sus efectos se potencian de esta manera.

Imagen en primer plano de curcuma en un recipiente blanco de vidrio

Cerezas

A este fruto encantador de los árboles del género Prunus, lo asociamos siempre con postres exquisitos, por ser muy  agradable a la vista y tener aroma y sabor exquisitos.

Menos conocido es el hecho de que tienen un gran contenido de antocianinas, quercetina, ácido hidroxicinámico y carotenoides, entre otros compuestos antioxidantes y antiinflamatorios.

También contienen triptófano y melatonina, que ayudan a conciliar el sueño.

Son notables en medicina deportiva, ya que el jugo de cerezas alivia la inflamación y el estrés oxidativos inducidos por el ejercicio, colaborando a la rápida recuperación muscular y al alivio del dolor relacionado a la actividad física.

Imagen en primer plano de cerezas en un jarrón de arcilla

Bayas

Las bayas como grosella negra, arándanos y frambuesas, son deliciosas y excelentes como antioxidantes y antiinflamatorias.

Estudios con personas de ambos sexos y edades entre 40 y 74 años, mostraron que las antocianinas presentes en las bayas,  fueron responsables de reducir sus respuestas inflamatorias, inhibiendo a varios mediadores de la inflamación.

Y al igual que las cerezas, son excelentes para mitigar el dolor muscular luego de un esfuerzo físico prolongado.

Champiñones y hongos

Tradicionalmente han sido muy utilizados en la gastronomía oriental y como fuente de sustancias terapéuticas. Son excelentes para potenciar la inmunidad y además tienen propiedades antibacterianas, antivirales y antitumorales.

La combinación de distintos hongos, potencian sus efectos beneficiosos, especialmente por contener unos polisacáridos llamados betaglucanos. He aquí los tres más efectivos, cuyo extracto forma parte de los ingredientes de CelProtek:

Shiitake, contiene lentinan, un polisacárido con propiedades antitumorales, antivirales y antiinflamatorias, entre otras. Excelente para reforzar y mejorar la respuesta del sistema inmune.

Reishi, tradicionalmente usado en China, es excelente en casos de intoxicaciones, fortalece el sistema inmune, antiinflamatorio reconocido y muy efectivo en casos de artritis.

Maitake, originario de Japón, también estimula al sistema inmune, a través del grifolán, que además es efectivo para regular el azúcar en sangre y ayudar en problemas de obesidad.

Ahora que ya conoce las ventajas de los alimentos antiinflamatorios, podrá incluirlos en su dieta para aprovechar todas sus virtudes.

Son deliciosos y versátiles, a la hora de brindar excelentes beneficios a la salud. Consulte con el especialista sobre los menús más adecuados y complemente con CelProtek, para la acción antiinflamatoria más eficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *