Mujer lanzando cubos de piña en la batidora con agua y menta mientras prepara un batido energético. Fondo claro de cocina.

Deliciosos y útiles: alimentos para cicatrizar las heridas

Deliciosos y útiles: alimentos para cicatrizar las heridas

Última actualización: 01-02-2019 por Editora Vicky.

Mujer lanzando cubos de piña en la batidora con agua y menta mientras prepara un batido energético. Fondo claro de cocina.

Existen alimentos que sirven para cicatrizar más rápido las heridas de la piel. La cicatrización no es más que un proceso biológico donde participan varias reacciones bioquímicas para reparar el daño ocasionado por una herida.

Entre los alimentos que facilitan la formación de tejido nuevo para cerrar las heridas y favorecer la cicatrización se encuentran: el yogur natural, la piña, la naranja, y la leche entre otros. También ayudan a desvanecer las marcas dejadas por la cicatriz.

Para conseguir una buena cicatrización hay que garantizar la hidratación del organismo para permitir la elasticidad de la piel. Por lo cual se deben consumir alimentos con gran cantidad de agua como la sandía, el pepino y la naranja. Aparte del consumo de sopas que también benefician.

Así como hay alimentos que favorecen la cicatrización hay otros que la entorpecen. Y no es aconsejable consumirlos después de una cirugía porque afectan la cicatrización de la piel. Entre estos se encuentran: melaza, miel, azúcar en polvo, chocolates, helados, refrescos, carnes con grasa, frituras y margarinas.

Hay factores que afectan la cicatrización de las heridas como la diabetes, la edad, enfermedades cardíacas, la malnutrición, los trastornos circulatorios, entre otros.

Hay una serie de vitaminas y minerales que favorecen la reconstrucción de los tejidos y la cicatrización rápida. Como la vitamina C que participa en la formación del colágeno de la piel y la vitamina K que intervienen en el proceso de coagulación de la sangre.

Tipos de heridas y fases de la cicatrización

La cicatrización es un proceso natural del organismo donde hay regeneración del tejido epidérmico y dérmico.

Cuando se produce una herida en el cuerpo una serie de mecanismos bioquímicos se activan para reparar ese daño y se conoce como cicatrización.

La piel es el órgano más grande del organismo y es una especie de membrana flexible que cubre el cuerpo por completo.

Su función principal es protegernos del contacto de los agentes externos del ambiente, resistiendo a las agresiones térmicas, químicas y mecánicas.

Además de realizar funciones inmunológicas, neurológicas, regular la temperatura y metabólicas.

Tipos de herida:

Heridas agudas: son heridas de corta duración y de aparición repentina ocasionadas por agentes externos traumáticos como picaduras y arañazos.

Heridas crónicas: son las ocasionadas por un agente endógeno que puede ser una enfermedad o de origen metabólico que retrasan el crecimiento de los tejidos y el tiempo de curación de los mismos. Cómo úlceras diabéticas, úlceras vasculares o procesos neoplásicos.

Fases de la cicatrización:

Fase inflamatoria: ocurre entre los 2 primeros días y está definida por las respuestas celulares y vasculares seguidas por vasodilatación.

Se sella la herida por la formación de la costra y empieza la coagulación de la sangre para detener la hemorragia.

Fase proliferativa: ocurre entre el día 3 y el 14, en esta fase las principales células de la dermis y los fibroblastos producen colágeno y migran hacia los tejidos lesionados.

Hay formación del tejido de granulación para rellenar la herida.

Fase de maduración: abarca desde el día 15 hasta que se complete la cicatrización que puede ocurrir entre 6 meses a 1 año.

Hay formación de una epidermis nueva para restaurar la barrera de la piel.

Factores que afectan la cicatrización de las heridas

Hay una serie de factores que alteran el proceso normal de la cicatrización de las heridas.

Se clasifican en 2 tipos: los factores locales y los factores generales.

Factores locales:

Cuerpos extraños: son fragmentos de vidrio, hueso, acero, ligaduras hemostáticas, pequeños trozos de tejido necrosado que están presentes en la herida desde el momento en que se produjo.

Infección: es un tipo de factor que suele contaminar las lesiones de tejido celular expuesto y tejido sin piel.

Edema: atrae a los organismos infecciones debido a la inmovilidad de los tejidos.

Traumatismos mecánicos: como limpieza violenta, contacto, mala tensión de la herida por el traumatismo y mala saturación.

Repetición de las curaciones: cuando se realizan curaciones muy repetidas en cortos intervalos se afecta la cicatrización, debido a que se tiende a remover los elementos celulares.

Exudados: crecimiento del tejido de granulación desde el interior del exudado. Formando una cicatriz fibrosa.

Aporte sanguíneo: cuando hay mejor vascularización hay mejor cicatrización de la zona de la herida.

Las heridas de la cara suelen cicatrizar más rápido que la de las extremidades inferiores. Las personas hipertensas tardan más en cicatrizar las heridas por la formación de los edemas.

Agentes corrosivos: cuando hay uso excesivo de antisépticos se retrasa la cicatrización de las heridas por el daño que ocasionan en los tejidos.

Como el uso de agua oxigenada que afecta los brotes del tejido de granulación.

Factores generales:

Hipovitaminosis C: durante el escorbuto (carencia de vitamina C) se restringe la producción de colágeno y por ende la cicatrización.

Edad: el lapso de cicatrización de la herida se relaciona directamente con la edad de la persona. Los niños cicatrizan más rápido que los adultos.

Condiciones que dificultan la cicatrización

En el proceso de cicatrización de las heridas intervienen los fibroblastos que son las células que se encargadas de la reparación. Dependiendo de los factores que intervengan estos pueden agilizar o retardar su trabajo.

Los estudios han demostrado que las heridas que suceden de día se cicatrizan más rápido que las que ocurren de noche, debido a que hay mejor operatividad de los fibroblastos durante el día.

Cuando ocurre algún tipo de daño las células suelen viajar hasta la herida para ocupar y sintetizar el colágeno.

Durante el día las células se duplican produciendo más colágeno para cerrar las heridas en menor tiempo.

Las funciones biológicas del cuerpo se rigen por el ritmo cardíaco y funcionan de acuerdo a los periodos de luz y oscuridad. Durante el día el organismo está despierto y de acuerdo a los procesos de evolución y adaptación se acelera la cicatrización.

Existen condiciones que dificultan el proceso de cicatrización como:

Enfermedades del corazón: cuando se interfiere el flujo de la sangre  se retrasa la cicatrización de las heridas.

Diabetes: las personas que padecen de esta enfermedad tienen un proceso de cicatrización más difícil y lenta.

Deben tener precauciones para no sufrir heridas en los pies ya que pueden presentar úlceras que tardan en curarse.

Mala alimentación: las carencias de zinc, proteínas y vitaminas C y A disminuyen la formación de colágeno en la piel afectando la reparación de los tejidos. Al igual que la deshidratación.

Articagos es una opción práctica a la hora de consumir estas vitaminas ya que se consume en forma de cápsula. Es un suplemento natural formulado a base de vitaminas A, B, C y E. Además de zinc, cobre entre otros.

Alimentos y medicinas alternativas para estimular el sistema inmunológico, alto contenido de vitaminas, antioxidantes y minerales.

Alimentos que facilitan la cicatrización

Las claves de una dieta que favorezcan el proceso de cicatrización son:  

Alimentos ricos en  zinc: este mineral interviene en la síntesis de proteínas de la cicatrización.

De la misma forma en que lo hace Articagos que contiene zinc entre sus componentes naturales.

Entre ellos tenemos huevos, carnes rojas, almejas, legumbres, frutos secos, salvado de trigo que ayudan al sistema inmune a combatir las infecciones de las heridas.

Cítricos: su aporte de vitamina C participa en la formación de la proteína que se utiliza en el tejido cicatricial de los vasos sanguíneos, ligamentos, los tendones y la piel.

Poseen propiedades antiinflamatorias y ayudan acelerar los procesos de cicatrización.

Entre estos alimentos tenemos kiwi, naranja, limón, piña y  mandarina.

Alimentos que contienen vitamina K: estos alimentos participan en el proceso de coagulación sanguínea.

El déficit de vitamina K provocan hemorragias e impiden los procesos de cicatrización, ocasionando infecciones y evitando que la herida se cierre.

Entre estos tenemos pescados y verduras de hojas verdes.

Alimentos que contienen vitamina A: estos alimentos favorecen la regeneración de los tejidos, la función celular y ayudan a tonificar el sistema inmunológico.

De la misma forma en que lo hace Articagos que contiene vitamina A entre sus componentes naturales y se consume en forma de cápsula.

Entre estos tenemos hígado, riñón, pomelo, zanahoria, carne y leche.

Brócoli: es un alimento que aporta propiedades antioxidantes, ácidos grasos omega 3, vitaminas K, B, A y E.

Contiene propiedades cicatrizantes, disminuye las inflamaciones y favorece la coagulación de la sangre.

Fresa: contienen propiedades que ayudan a prevenir las enfermedades degenerativas y cardiovasculares. Contiene vitamina K, magnesio y fenoles.

Favorecen la regeneración de los tejidos y la cicatrización de los mismos.

Tipos de cicatrices y tratamientos para eliminarlas

Generalmente las personas suelen tener algún tipo de cicatriz pequeña o grande en alguna parte de su cuerpo. Estas cicatrices pueden ser ocasionadas por quemaduras, accidentes, cortes o enfermedades como varicela o acné. La mayoría de las veces tienen apariencias desagradables llegando a ocasionar complejos en las persona.

La cicatriz es el resultado de la reparación de la piel por el propio cuerpo. En el cual tiende a aumentar su producción de colágeno para fabricar nueva piel y poder rellenar la herida.

Se conocen varios tipos de cicatrices como:

Cicatrices queloides: se producen por la excesiva formación de colágeno resultando en una cicatriz gruesa y rojiza, superior al tamaño de la herida.

Cicatrices hipertróficas: formación excesiva de colágeno que no sobrepasan en tamaño a la herida.

Cicatrices atróficas: son las formadas por la destrucción del colágeno de la piel. Como las provocadas por la varicela o el acné.

Cicatrices contracturadas: es la cicatriz que se forma por la unión de la herida con los bordes de la piel dejando una apariencia de piel tirante.

Tratamientos más usados para eliminar cicatrices

Peeling: es un tipo de limpieza profunda a nivel de la piel con un producto exfoliante que se deshace de las células dañadas que promueve el reemplazo por piel limpia y regenerada.

Rellenos faciales: son inyecciones en la cara con ácido hialurónico para eliminar los puntos de las fibrosis que son los que ocasionan la cicatriz.

Se rellenan las cicatrices para conseguir alisar la piel.

Laser CO2 fraccionado: mediante un láser se eliminan las células muertas de la piel para rejuvenecer la misma a través de tejido sano.

Microagujas: consiste en pasar un rodillo pequeño de agujas mínimas por las cicatrices en dirección horizontal y vertical causando pequeñas heridas. Las agujas penetran en la piel para que al cicatrizar formen una piel más lisa y uniforme.

Esta técnica promueve el aumento de la formación de las fibras de colágeno.

Cirugía: se realiza mediante incisiones quirúrgicas pequeñas para eliminar la cicatriz y restaurar el tejido de la piel, aparece tejido sano sobre la cicatriz cortada.

Suplementos para la cicatrización de la piel

Cuando se retarda la cicatrización de la piel como resultado de heridas crónicas hay menor acumulación de colágeno y menor tensión a nivel de los tejidos, provocando que la fase fisiológica de reparación celular se vuelva más lenta.

Los suplementos nutricionales son una buena alternativa para favorecer la cicatrización de las heridas por su aporte nutricional y porque ayudan acelerar las respuestas de las cicatrización de los tejidos.

Articagos  es una buena opción para favorecer la cicatrización de los tejidos porque está formulado a base de minerales, plantas medicinales y vitaminas que ayudan acelerar este proceso.

Entre sus componentes se encuentran:  

Zinc: es un mineral esencial para la producción de colágeno y forma parte de las principales proteínas formadoras de tejidos conectivos que intervienen en la cicatrización de las heridas.

Vitamina C: es una vitamina necesaria para la cicatrización que interviene en la reparación y crecimiento de los tejidos tanto interno como externo.

Es muy recomendado después de intervenciones quirúrgicas.

Mantiene al cuerpo protegido de posibles infecciones y de la acción de los radicales libres.

Vitamina A: es una vitamina que interviene en la cicatrización de las heridas de lesiones internas y externas. Ayudan a regenerar la piel y favorecen el aporte de energía al organismo.

Sulfato de glucosamina: incrementa la síntesis del ácido hialurónico sustancia que participa  en la composición de la matriz celular.

L-histidina: es un tipo de aminoácido que interviene en la regeneración de los tejidos cutáneos, tejidos musculares y favorece la cicatrización de las heridas.

La deficiencia de histidina en el organismo dificulta los procesos de reparación de los tejidos.

Vitamina B1: o tiamina y las demás vitaminas del grupo B ayudan a prevenir las hemorragias ocasionadas por hematomas.

Favorecen la cicatrización de las heridas porque intervienen en los procesos de desarrollo y crecimiento de los tejidos y células.

Cobre: este mineral interviene en la formación del tejido conectivo además de participar en la interacción de la elastina y el colágeno necesarios para la formación del tejido conectivo.

Mujer con una cicatriz en la parte derecha trasera del hombro

Consejos para acelerar el proceso de cicatrización

Para facilitar la rápida cicatrización de las heridas se debe llevar una alimentación saludable.  Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y cigarrillos. Evitar el estilo de vida sedentario y tener mucho cuidado al curar la herida.

Si no se lleva un estilo de vida saludable la circulación de la sangre se ve afectada y así la herida no recibe el suficiente flujo sanguíneo para cicatrizar de forma adecuada.

Consejos para facilitar la cicatrización de las heridas:

  • Lavar muy bien la herida para remover los cuerpos extraños y agentes que puedan causar la infección que se encuentren en el área afectada. Utilizar jabón neutro y agua para evitar las posibles infecciones.

  • Elevar la herida. Si el área de la herida permanece inflamada por más de 2 días se debe elevar la herida para reducir la acumulación de líquidos y favorecer la circulación de la sangre.

Si la herida es a nivel de la pierna se debe colocar está por encima del nivel del corazón unos 20 centímetros aproximadamente.

  • Aplicar calor en el área afectada. Se debe colocar una compresa caliente sobre la herida o el vendaje para estimular el flujo de la sangre hacia la zona afectada. Y favorecer el aumentos de células y nutrientes para la cicatrización. Solo se debe realizar hasta la formación de la costra.

  • Consumir alimentos que contengan vitaminas C, A, E y omega 3. Para favorecer la formación de tejido y regenerar la nueva capa de piel. Está vitaminas están contenidas en naranja, mango, tomate, maní, atún y salmón.

  • Colocar cicatrizantes sobre el área afectada. Las pomadas o cremas cicatrizantes son una buena opción para agilizar la cicatrización. Porque contienen nutrientes que regeneran la piel y disminuyen la inflamación previniendo la formación de queloides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *