Ilustración de medidor del nivel de metabolismo

Definición de metabolismo: ¿cómo se acelera?

Definición de metabolismo: ¿cómo se acelera?

Última actualización: 06-12-2018 por Editor Fanny.

Un concepto clave para quienes quieren bajar de peso y mantenerse delgados es la definición de metabolismo, que contiene el secreto para que los alimentos que ingerimos no se acumulen como grasa indeseada.

El metabolismo es un proceso que se lleva a cabo a nivel celular. Las células están constantemente intercambiando sustancias y energía, entre ellas mismas y con el entorno que las rodea.

La energía es necesaria para mantener su estructura y realizar sus procesos vitales, la obtienen a partir de los nutrientes, a los cuales transforman mediante variados procesos químicos, en los cuales están presente enzimas que los aceleran.

Y en esto consiste precisamente el metabolismo: es la serie de procesos bioquímicos que tienen lugar en la célula, a partir de los cuales esta obtiene la energía y los nutrientes que necesita.

El concepto no es nuevo, hace siglos que los estudiosos se percataron de que la vida estaba fundamentada en una dinámica de numerosos procesos.

El precursor fue el sabio médico árabe del siglo XIII Ibn Nafis, quien expresó que “el cuerpo y sus partes están en un estado constante de disolución y nutrición, por tanto, están experimentando cambios inevitables y permanentes’.

Si bien el metabolismo es llevado a cabo por todos los seres vivientes, cada especie lo adapta de acuerdo a sus características y necesidades. Los nutrientes adecuados para una especie no lo serán para otra y los requerimientos también difieren.

Existen bacterias que obtienen energía a partir del hierro o el sulfuro de hidrógeno, sustancias tóxicas para otros organismos.

Los seres humanos se caracterizan por tener cerebros que consumen mucha energía, necesaria para realizar múltiples funciones, otros organismos en cambio, tienen músculos que consumen mucho más.

Veamos cómo funciona el metabolismo y qué podemos hacer para ponerlo a trabajar a nuestro favor.

Las funciones específicas del metabolismo

Estas son las funciones específicas del metabolismo que tienen lugar en el interior de las células, necesarias para que los organismos vivos sigan estando vivos:

  • Obtención de energía, ya sea mediante la luz solar, cuando se es una planta, o bien de la descomposición de los nutrientes en los cuales hay energía almacenada.
  • Transformación de los nutrientes para obtener los elementos necesarios en la síntesis de las biomoléculas que las células necesitan
  • Síntesis de las biomoléculas con los elementos obtenidos en el paso anterior o bien degradarlas cuando sea necesario.

En los seres vivos hay dos tipos de metabolismo: autótrofo y heterótrofo. En el metabolismo autótrofo las células convierten energía luminosa en energía química para sintetizar sustancias orgánicas.

En el segundo, las células utilizan material orgánico provisto por el medio para obtener glucosa, la molécula energética que necesitan las células para llevar a cabo sus procesos vitales.

¿Cuáles son las biomoléculas?

Son aquellas moléculas de gran importancia para realizar los procesos que mantienen con vida al organismo, tales como hormonas, neurotransmisores, ácidos nucleicos, lípidos y enzimas, por ejemplo.

Fórmula molecular de las hormonas sexuales símbolo de estrógeno y hormonas testosterona, en fondo blanco.

Además de obtener las biomoléculas, los procesos del metabolismo generan calor y por supuesto desechos. Mediante ellos podemos construir y mantener músculo, sangre, huesos y grasa.

Se trata de un proceso continuo, que se mantiene mientras el organismo esté con vida, en otras palabras, en el interior de nuestros cuerpos siempre se están llevado a cabo procesos de creación o destrucción de elementos.

Y el organismo lo lleva a cabo de una forma ordenada, siguiendo patrones conocidos como rutas metabólicas, que la naturaleza ha diseñado para obtener la máxima energía con el mínimo de pérdidas, llevándolas a cabo en etapas.

Hay que considerar que si la obtención de energía se llevara a cabo bruscamente, la mayor parte se gastaría en calor.

El metabolismo se lleva a cabo a diferentes velocidades. Por ejemplo en las personas que tienen mucho músculo, es más rápido, porque los músculos consumen mucha energía para crear las proteínas que los mantienen estructurados.

En cambio las personas con metabolismos lentos, suelen acumular grasa más fácilmente y les cuesta trabajo perder peso. Hay muchos factores que influyen en establecer la velocidad del metabolismo, por ejemplo la predisposición genética es uno de ellos.

Lo cierto es que el metabolismo lento favorece el aumento de peso, y sabemos que está relacionado con las graves enfermedades del síndrome metabólico, de allí la necesidad de entender cómo puede acelerarse el metabolismo para favorecer la quema de grasas.

Cetolep es el suplemento nutricional completamente natural, que contiene cetonas de frambuesa, cafeína y té verde, además de un complejo de frutas y antioxidantes efectivos para acelerar el metabolismo y promover la pérdida de peso.

Fases del metabolismo: anabolismo y catabolismo

Con la finalidad de comprender mejor los procesos metabólicos, se han dividido en dos fases:

Catabolismo: fase en la que se degradan los nutrientes que vienen con los alimentos o ya están almacenados en el interior del organismo. Se trata de procesos químicamente oxidativos cuyo objetivo es producir compuestos más sencillos.

Durante este proceso también se libera energía, ya que las moléculas de nutrientes la tienen almacenada en sus enlaces químicos. Parte de esta energía se conserva en forma de ATP o adenosín trifosfato, la molécula energética que la célula necesita.

Otra parte de la energía se libera en forma de átomos de hidrógeno, el elemento más sencillo de la tabla periódica.

Anabolismo: es la fase de construcción o síntesis, en las cuales se producen moléculas más complejas a partir de elementos sencillos, proceso para el cual se requiere de energía, como es natural.

Esta energía proviene del ATP que mencionamos anteriormente y también de los átomos de hidrógeno liberados. Los procesos anabólicos son de naturaleza química reductora.

Un buen ejemplo de proceso anabólico es la fotosíntesis que le permite a las plantas liberar sustancias orgánicas a partir de compuestos inorgánicos.

El proceso de crear masa muscular mediante la síntesis de proteínas a partir de aminoácidos es otro proceso anabólico.

Las rutas metabólicas son, como ya hemos dicho, series de reacciones bioquímicas que vinculan un compuesto importante con otro, para lo cual se dispone de un producto inicial y se obtiene el producto final.

En el intermedio, se van produciendo subproductos o metabolitos. Aunque en el metabolismo se desarrollan centenares de reacciones, las rutas metabólicas son pocas y bien específicas, además de ser comunes a la mayoría de los organismos vivos.

Las rutas metabólicas también se dividen en rutas catabólicas y rutas anabólicas. Son reversibles en parte, si bien independientes, ya que degradar o descomponer una molécula requiere menos energía que sintetizar una.

La glucólisis es un buen ejemplo de una ruta catabólica que se produce en la mayoría de las células vivientes y tiene como finalidad obtener energía: gracias a 10 reacciones mediadas por enzimas, una molécula de glucosa se convierte en dos moléculas de ácido pirúvico.

¿Cómo trabaja el metabolismo en nuestro organismo?

Si bien existen las rutas metabólicas preestablecidas, el metabolismo no es un mecanismo invariable, por el contrario es muy flexible y se adapta a las condiciones en las que el organismo se encuentre.

Todo comienza con la materia prima, es decir, los alimentos. El páncreas y la tiroides son dos órganos encargados de generar enzimas que como ya dijimos, son las mediadoras en las rutas metabólicas.

Ellas se encargan de la transformación en moléculas más simples como azúcares, aminoácidos y ácidos grasos, que luego son transportados por la sangre a todas las células del cuerpo para que se encarguen de diferentes misiones.

Por ejemplo el azúcar brinda energía, con los aminoácidos se construyen las proteínas de los músculos y los tejidos, mientras que los ácidos grasos se convierten en reserva energética o son utilizados para la síntesis de más hormonas, enzimas y sustancias necesarias para el funcionamiento del organismo.

Si comemos en exceso, el metabolismo se encarga de almacenar este exceso en células dispuestas para ello: los adipocitos, abundantes en zonas como la cintura por ejemplo.

El metabolismo se regula para adaptarse al ambiente en que esté el organismo, procurando el ambiente óptimo para la célula. A este mecanismo se le conoce como homeostasis.

Las enzimas por ejemplo, responden ante los estímulos que reciben, y lo hacen aumentando o disminuyendo su actividad. Ellas a su vez pueden ejercer control sobre la velocidad de la ruta metabólica en la que participan.

En resumen, el metabolismo se encarga de lo que se come, ya sea obtener energía, desarrollar la musculatura y las estructuras corporales o almacenarlo como glucógeno en el hígado para disponer de una reserva o como grasa.

Si el objetivo es perder peso o simplemente mantenernos saludables, elegir nutrientes adecuados y realizar actividad física son dos de las estrategias más recomendadas.

Sin embargo hay muchos factores que ejercen algún grado de control sobre la velocidad del metabolismo. Inclusive hay sustancias naturales capaces de acelerarlo, como por ejemplo las cetonas de frambuesa.

El suplemento nutricional Cetolep contiene cetonas de frambuesa, cafeína, hojas de té verde, extracto de semilla de mango africano y una serie de elementos de origen natural que contribuyen a acelerar el metabolismo para bajar de peso de una manera efectiva y duradera.

Factores que afectan la velocidad del metabolismo

Hay factores que aceleran o retardan la velocidad del metabolismo. En la medida en que los conozcamos bien, podemos trabajar en ellos para obtener el peso deseado:

Masa muscular: a mayor masa muscular el metabolismo será más rápido. Para crear y mantener músculos, se requiere una gran cantidad de energía para combinar aminoácidos y sintetizar proteínas, que son la base de las fibras musculares.

Brazo doblado mostrando musculo con fondo de una playa

El músculo consume energía aun cuando no se se esté haciendo ejercicio, por lo tanto quienes tengan más músculo disfrutan de un metabolismo más rápido.

Edad: las reacciones químicas en el organismo se hacen más lentas con el tiempo. Esto incluye la formación de masa muscular, ya que las proteínas se encuentran en un ciclo constante de creación y degradación.

Cuando la creación es más lenta, y ese proceso requiere más energía, por supuesto, se pierde masa muscular y con ello el metabolismo se enlentece.

Factores genéticos: hay personas con predisposición genética a un metabolismo más rápido o lo contrario, por eso vemos casos de familias cuyos miembros tienen tendencia al sobrepeso.

Sexo: los hombres tienen mayor masa muscular que las mujeres y por ello su metabolismo suele ser más rápido.

Altura: las personas más altas suelen tener un metabolismo más activo, aunque por supuesto no es un factor limitante.

Hábitos alimenticios: pasar períodos prolongados de tiempo sin comer es una alarma de inanición para el organismo, cuya reacción inmediata es enlentecer el metabolismo para salvaguardar las reservas.

Sedentarismo: promueve un metabolismo más lento, ya que el organismo percibe que no necesita tanta energía para realizar sus funciones.

Alteraciones hormonales: las hormonas tienen actividad enzimática y controlan muchos procesos metabólicos, si hay alteraciones en su concentración, esto cambiará la velocidad con la cual los procesos se llevan a cambio.

Órganos esenciales para regular el metabolismo: el hígado y las glándulas suprarrenales

En el hígado se realizan numerosos procesos metabólicos, además de segregar la bilis con la que se descomponen las grasas y otras sustancias, activar la función de las hormonas y muchos otros procesos importantes para el buen funcionamiento del organismo.

El hígado es un filtro para la sangre, procesa nutrientes como las vitaminas, los minerales, proteínas y carbohidratos, además de las toxinas.

Ilustración de la anatomía donde está ubicado el hígado

Su función como metabolizador de las grasas es muy especial: produce carnitina, una sustancia que transporta ácidos grasos hasta la mitocondria, la entidad dentro de la célula encargada de brindarle la energía necesaria.

La relación hígado-mitocondria es determinante para la velocidad del metabolismo, mientras más optimizado sea este proceso, se queman las grasas con mayor eficiencia.

De allí la importancia que tiene cuidar y fortalecer la función hepática para estimular su buen funcionamiento.

Dos pequeñas glándulas ubicadas encima de los riñones: las suprarrenales, segregan hormonas importantes que regulan el estrés: cortisol, adrenalina, aldosterona y epinefrina.

El estrés disminuye la velocidad del metabolismo, ya que en situaciones estresantes, el cuerpo prefiere almacenar energía para responder ante cualquier hipotética situación de emergencia.

Y lo que el cuerpo interprete como emergencia es bastante diverso: desde enfermedades o amenazas hasta algo tan simple como saltarse una comida. El hambre puede desencadenar estrés, porque el cuerpo lo interpreta como inanición.

Por lo tanto es importante controlar el estrés para acelerar el metabolismo y comer adecuadamente impidiendo que el hambre mande las señales de alarma a las suprarrenales que enlentecen el metabolismo.

Las glándulas suprarrenales pueden agotarse debido a el estrés sostenido, porque en estas circunstancias segregan continuamente hormonas usualmente reservadas para situaciones de verdadera emergencia.

Este trastorno se denomina fatiga adrenal y entre sus consecuencias está el aumento de peso. Bajo estas circunstancias la persona afectada hace dietas sin lograr bajar de peso significativamente.

La tiroides y el metabolismo

La tiroides es la glándula en forma de mariposa que se ubica en el cuello y tiene importantísimas funciones metabólicas a través de las hormonas tiroideas.

Ellas contribuyen al metabolismo de una forma por demás compleja, ayudan al cuerpo mantener estable la temperatura corporal, a utilizar la energía y hacer que el corazón y otros órganos funcionen bien.

Suele haber una correlación entre el metabolismo basal y el funcionamiento de la tiroides. El metabolismo basal es el mínimo valor de energía que la célula requiere para subsistir. Se determina midiendo la cantidad de oxígeno que el cuerpo necesita estando en reposo, durante un período de tiempo.

Cuando el metabolismo basal es muy bajo o muy alto, es un indicador de problemas tiroideos, aunque el valor depende también de muchos otros factores, además del tiroideo.

La tiroides produce con ayuda del yodo, dos hormonas muy importantes llamadas triyodotironina o T3 y tiroxina o T4, que influyen sobre el metabolismo, entre otras cosas controlando el metabolismo de los macronutrientes.

Las alteraciones tiroideas suelen manifestarse en aumento de peso. ¿Por qué? Existe otra hormona llamada T3 inversa, de la cual se habla poco pero a la cual se atribuye la falta de energía, el aumento de peso y toda la sintomatología asociada al hipotiroidismo, es decir, la tiroides poco activa.

La T3 inversa se produce entre otras causas, por el estrés y trae como consecuencia disparar la alarma de la inanición en el cerebro, tras lo cual el metabolismo se ralentiza y las reservas de lípidos son guardadas celosamente.

El hipotiroidismo es un padecimiento común y fácil de tratar,  pero además causa pérdida de cabello, uñas débiles, dolores de cabeza, fatiga, arritmias y otros problemas.

Las mujeres son más propensas a tener problemas de tiroides que los hombres, por ello les conviene verificar sus niveles de hormonas tiroideas con un examen de sangre especial para ello.

¿Cómo acelerar el metabolismo?

Está claro que para bajar de peso de manera natural, es necesario estimular el metabolismo estancado por años de llevar dietas restrictivas que lo llevaron a funcionar lentamente:

  • Coma regularmente sin saltarse comidas y si va a quedarse trabajando hasta tarde y siente hambre, coma. Recuerde que la inanición dispara las alarmas del cerebro para conservar las reservas.

  • Incluya en sus comidas nutrientes de calidad: vegetales y frutas ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes, carbohidratos para la energía y lípidos para conservar la buena salud. Es importante que la dieta sea variada.

  • Coma alimentos con calorías negativas, aquellos que en su procesamiento requieren más energía de la que aportan con su consumo. Aunque algunos expertos no comulgan con este concepto, se trata de alimentos muy saludables.

  • Duerma bien: la falta de sueño produce aumento de peso.

sueño profundo de mujer joven en una cama con sabanas color violeta, descansa y se relaja, cabeza sobre almohada y brazo estirado

  • Aprecie la comida y coma con gusto y sin sentir culpabilidad, piense que la comida le mantiene vivo y alégrese por ello.

  • Evite las dietas relámpago o muy restrictivas.

  • Verifique sus niveles hormonales, la tiroides afecta muchas funciones del organismo, no solo es responsable del exceso de peso, sino de muchos aspectos importantes para la salud.

  • Evite la comida muy procesada, la que sea rica en grasas trans o exceso de sal, que retiene líquidos y le causa mucho trabajo al hígado.

  • Haga ejercicio regularmente y procure incrementar la masa muscular.

  • Manténgase hidratado: el agua desintoxica al cuerpo.

  • Agregue fibra a la dieta: para mantener la salud intestinal y evitar el estreñimiento, además la fibra es saciante. Los alimentos con fibra contribuyen a evitar los antojos.

  • Tome sopa: la combinación de líquido y sólido es muy nutritiva, ayuda a eliminar toxinas y es saciante.

  • Incluya alimentos termogénicos en su dieta:  jengibre, café o té. Estos alimentos elevan la temperatura corporal y ayudan a acelerar el metabolismo. Una manera fácil de acceder a las propiedades de estas sustancias es a través del suplemento nutricional completamente natural Cetolep.

Taza de Café Caliente

Alimentos y plantas que activan el metabolismo y ayudan a bajar de peso

Describamos a continuación los alimentos para acelerar el metabolismo y por qué son efectivos:

Alimentos con calorías negativas: no todos los expertos están de acuerdo con que estos alimentos ayudan a bajar de peso por esta razón y hasta ahora no hay suficiente evidencia científica que avale el concepto.

Sin embargo se trata de alimentos muy nutritivos e igualmente repletos de vitaminas, minerales y muchos beneficios para la salud.

Entre ellos está el apio, el cual se afirma que es termogénico y además tiene calcio, el cual contribuye a perder peso. También aparecen en esta categoría los tomates, las naranjas, los espárragos, el pepino, el brócoli, remolacha, zanahoria y muchas frutas.

Especias: canela, chile, mostaza, curry, cúrcuma, pimienta negra y jengibre, son termogénicos y al elevar la temperatura del cuerpo se queman calorías. Del jengibre se afirma que eleva los niveles de leptina, la hormona que le dice al cerebro que ya nos sentimos llenos luego de comer.

Especias Pimienta De Cayena en cuenco de madera, plato y cuchara, en Mesa De Madera, pimientos

A la capsaicina del chile, sustancia responsable de su sabor picante, se le atribuye la misma propiedad, además brinda sensación de saciedad y se cree que colabora en el proceso de oxidación de las grasas.

Mango africano: o Irvingia gabonensis es una fruta propia de los países tropicales de Africa occidental.

Estudios científicos han puesto de manifiesto que la semilla tiene propiedades como reguladora de la leptina y la adiponectina, una hormona que segregan los adipocitos y que actúa en el metabolismo de las grasas.

La adiponectina aumenta la sensibilidad de las células ante la insulina y por ello tiene un papel importante en el metabolismo del azúcar.

Té verde: contiene antioxidantes llamados catequinas los cuales impiden la absorción de las grasas. También es termogénico y saciante, contiene polifenoles de gran actividad antioxidante, que se piensa aumentan la sensibilidad del cerebro hacia la leptina.

Frambuesas: contienen cetonas, sustancias que le confieren a esta fruta su delicioso aroma. Las cetonas de frambuesa ayudan a perder peso y a quemar grasas efectivamente.

foto completa de frambuesas frescas

Para aprovechar estas propiedades habría que consumir gran cantidad de frambuesas, sin embargo, las cetonas de frambuesa están presentes en el suplemento Cetolep.

Café verde: son los granos del café sin tostar, los cuales tienen efecto adelgazante ya que procuran sensación de saciedad. La cafeína contenida en el café verde acelera el metabolismo y es estimulante del sistema nervioso central.

También contiene ácido clorogénico con acción lipolítica y drenante y además promueven la secreción de leptina.

El suplemento nutricional Cetolep es ideal para promover la pérdida de peso, porque contiene estos ingredientes eficaces para lograrlo, junto a una dieta balanceada y actividad física regular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *