¿Déficit de vitaminas? Alimentos con nutrientes esenciales

¿Déficit de vitaminas? Alimentos con nutrientes esenciales

Última actualización: 05-01-2019.  

alimentos ricos en vitaminas y minerales, salud, vida,

Las vitaminas componen sustancias orgánicas dotadas de diversas estructuras, que intervienen en todas las reacciones químicas del cuerpo. Se obtienen de los alimentos.

Todos los seres vivos procesamos los alimentos para extraer los nutrientes necesarios para poder subsistir.

Cada una de las vitaminas ejerce funciones específicas elementales sobre el organismo y deben ser incorporadas a nuestro menú diario para evitar su déficit.

Una alimentación pobre en nutrientes esenciales como son las proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas y minerales repercute negativamente en nuestra salud.

Por otra parte, ninguna vitamina por si sola va a evitar los problemas de crecimiento, desarrollo, desnutrición, ni te va a proteger de infecciones ocasionadas por gérmenes, virus, entre otros.

Todas las vitaminas son de vital importancia por igual, ninguna es más importante que la otra. De allí que es menester una alimentación balanceada y nutritiva.

Los nutrientes garantizan el buen funcionamiento del organismo por lo tanto deben añadirse a nuestra dieta junto con el agua, esta última evita la deshidratación del cuerpo.

Cuando se trata de vitaminas es imprescindible tener conocimiento sobre los alimentos que las contienen y aprender a consumirlas diariamente.

Ningún alimento debe ser considerado “prodigioso”, o capaz de aportar todos los nutrientes esenciales, más bien debemos comer en forma equilibrada y evitar los excesos de la alimentación.

Por ejemplo, en nuestro plato diario no debe faltar una ensalada, frutas, pescado, pollo o carne para lograr una buena absorción de vitaminas.

¿Déficit vitamínico? Sigue estos consejos

Una persona sana podrá impedir la deficiencia de vitaminas aplicando estos valiosos consejos:

  • Prepara una dieta equilibrada y variada: esta es la única manera de consumir todas las vitaminas y minerales esenciales indispensables para la vida.

Asimismo la ingesta de proteínas contribuye con el crecimiento y la reconstrucción de órganos y tejidos, los carbohidratos y grasas te brindan energía.

La insuficiencia o carencia de vitaminas llevará al colapso de los procesos básicos del organismo y el metabolismo celular.

  • Combina alimentos sanos, en tus platos del día, pertenecientes a los diferentes grupos: ninguna dieta balanceada excluye comestibles de los grupos.

Por lo que deberás agregar alimentos de origen animal y vegetal, poca grasa y algo de azúcar.

  • Extrae de tu lista de mercado el tabaco, el cigarrillo y el alcohol: consumir estos productos produce un gasto innecesario de algunas vitaminas.

El alcohol suministra altas dosis de calorías al organismo provocando el desgaste de contenido de vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B6) y ácido fólico.

Los cigarrillos y drogas neutralizan la vitamina C, puesto que esta interviene en los procesos de desintoxicación de las toxinas que libera el tabaco, por lo que se sugiere un aporte superior a la dosis recomendada.

Al mismo tiempo estas sustancias dañinas al organismo también reducen el apetito, por lo que deben consumirse suplementos de vitamina del grupo B y ácido fólico.

  • Prefiera los alimentos orgánicos o de cultivo biológico: los alimentos integrales, frescos y crudos se sintetizan en el organismo en forma más rápida y efectiva.
  • Toma agua y jugos de frutas: mantente siempre bien hidratado, esto favorece la absorción de los nutrientes esenciales.
  • En caso de déficit vitamínico o mineral se recomienda consumir suplementos como Restimed con componentes naturales que equilibran y dosifican en forma adecuada la ingesta de vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita.

Si tomamos en cuenta estos consejos es bastante difícil de lleguemos a sufrir de un déficit de vitaminas.

Cabe destacar que en algunas circunstancias de la vida como: enfermedades, edad avanzada, alteraciones genéticas, las necesidades de ciertas vitaminas aumentan.

¿Cómo se clasifican las vitaminas?

La forma tradicional de clasificar las vitaminas es mediante su capacidad de disolverse en el agua o en la grasa.

Esto se debe a que la solubilidad determina:

  • La estabilidad,
  • Grado de presencia en los alimentos,
  • Porcentaje de distribución en los líquidos corporales,
  • Forma en qué se encuentran depositadas en los tejidos.

Hoy en día la ciencia médica ha determinado la existencia de 13 vitaminas diferentes: cuatro son liposolubles y nueve hidrosolubles.

Vitaminas liposolubles: en este grupo se encuentran las vitaminas A, D, E y K,  estas se degradan en el organismo en combinación con alimentos que contienen grasas, es decir se disuelven en los lípidos y aceites.

Estas son almacenadas y utilizadas como reserva en ciertos órganos como el hígado y algunos de los tejidos grasos.

De tal manera que al acumularse en el cuerpo, estos depósitos puedan ser utilizados por el organismo para subsistir en caso de déficit o falta de aporte.

Consumidas en exceso, y sin control alguno, pueden ocasionar problemas graves en el organismo.

Vitaminas hidrosolubles: como su nombre lo indica, son aquellas que se disuelven en el agua.

Las vitaminas hidrosolubles son: C, complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, B8, B12), vitaminoides (inositol, colina, ácido fólico)

Sus virtudes pasan al agua utilizada para el lavado o cocción de los alimentos, es decir al disolverse en el agua, el alimento no tiene el mismo nivel vitamínico.

Por lo que muchos alimentos provistos de este nutriente esencial  pierden aportes de vitaminas durante su elaboración.

Se recomienda hacer uso del agua sobrante durante la cocción de verduras y hortalizas para sopas, guisos o caldos, con el fin de aprovechar totalmente su contribución nutritiva.

Cabe destacar que las vitaminas hidrosolubles no se almacenan en el cuerpo, por lo que su ingesta debe ser permanente, esto debido a que se “consumen” en pocos días.

Cuando se abusa la ingesta de esta vitamina, el cuerpo lo elimina a través de la orina, es por ello que no repercute seriamente en el organismo

Principales fuentes de vitaminas liposolubles

Vitamina A o Retinol: constituye un importante antioxidante cuya función radica en eliminar radicales libres (deteniendo el deterioro físico y el envejecimiento) y brindar protección al ADN.

Ayuda a la visión, regula los procesos relacionados con las mucosas y participa en la formación y conservación de la piel, dientes y el sistema óseo.

Tiene participación en la fabricación de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales.

Las principales fuentes de vitamina A son:

  • Hortalizas verdes y amarillas
  • Aceite de soya
  • Leche
  • Carnes y pescados
  • Huevos
  • Mantequilla
  • Zanahorias
  • Acelgas y espinacas
  • Hígado de res
  • Perejil
  • Queso
  • Tomates
  • Lechugas

Vitamina D, Calciferol o Antirraquítico: esta vitamina favorece la absorción de calcio y proteínas por su aporte energético a los intestinos.

Es imprescindible para la formación del sistema óseo, su ausencia da lugar a malformaciones óseas.

Puedes recibir los beneficios de su consumo ingiriendo los siguientes alimentos:

  • Leche
  • Huevos
  • Pescados
  • Queso
  • Hígado
  • Cereales
  • Mantequilla
  • Aceite de bacalao

 

Vitamina E o Cotoferol: interviene en la formación de glóbulos rojos, músculos y tejidos. Además son necesarias para la formación de las células sexuales masculinas.

Es un  poderoso antioxidante y barrera protectora contra los radicales libres transportadores de oxígeno los cuales pueden resultar tóxicos al organismo.

Su participación es de vital importancia para la regeneración celular, previene enfermedades que provocan la destrucción celular y retarda el envejecimiento.

Adicional, protege los pulmones de agentes contaminantes además de proporcionarles oxígeno. ¡No dudes en consumirla si tu deseo es verte y sentirte joven!

Acelera la cicatrización de las heridas producidas por quemaduras, previene el aborto espontáneo y reduce los calambres en las piernas.

Podrás disfrutar de los favores de esta vitamina al consumir estos alimentos:

  • Aceites vegetales
  • Carnes
  • Germen de trigo
  • Chocolate
  • Hortalizas,  verduras, legumbres
  • Leche
  • Frutas
  • Cereales
  • Soya

Vitamina K: es una vitamina que funciona como coenzima la cual desarrolla un papel muy importante en las reacciones químicas que lleva a cabo el organismo.

Es  parte de la proteína protombina, la cual se ocupa de la coagulación de la sangre. Nútrete de esta sustancia vitamínica mediante estos alimentos:

  • Hígado de pescado
  • Huevos
  • Soya
  • Legumbres

Fuentes de vitaminas hidrosolubles

Vitamina C, Ácido Ascórbico: representa un elemento esencial en la generación de colágeno, el cual es un tipo de proteína necesaria para la cicatrización de las lesiones o heridas.

Nada como la vitamina C para fortalecer el sistema inmunológico, evitando la entrada de agentes externos al organismo y por ende la aparición de enfermedades.

Es básica para el crecimiento, reparación de los tejidos, encías, vasos capilares, estructura ósea, molares, y los procesos relacionados a la metabolización de los lípidos.

Los alimentos con un aporte importante de vitamina C son:

  • Hortalizas y verduras
  • Carnes
  • Leche
  • Cereales
  • Frutas cítricas

Vitaminas del complejo B: estas sustancias se diluyen en el agua fácilmente y varias de ellas se encargan de metabolizar los carbohidratos.

Se encuentran presentes en casi todos los alimentos que ingerimos regularmente.

Para suplir la carencia de vitaminas se puede consumir suplementos como Restimed el cual en un solo comprimido suministra nutrientes esenciales extraídos de plantas y frutas.

Imagen en vista superior de alimentos que contienen vitamina B

Alimentos ricos en vitaminas del complejo B

  • Vitamina B1: participa en la metabolización de glúcidos y grasas.

Estimula el crecimiento y también ayuda a la digestión de hidratos de carbono. Actúa sobre el sistema nervioso y la mente.

Brinda equilibrio emocional al trabajar en casos de pérdida de la memoria, concentración, estrés, depresión, conducta irritable.

Son fuentes de tiamina los vegetales, leguminosas, frutas, levadura de cerveza, vísceras, germen de trigo, cereales.

  • Vitamina B2: esta coenzima se combina con otras para efectuar los procesos metabólicos para sintetizar los carbohidratos, lípidos, proteínas.

Tiene un papel muy importante en el mantenimiento de las mucosas.

Esta útil vitamina está incorporada a estos alimentos: carnes, verduras, hortalizas, pan, legumbres, cereales, frijoles,  coco.

  • Vitamina B3: metaboliza las proteínas, carbohidratos y lípidos.

Funciona como un vasodilatador que agiliza la circulación sanguínea y contribuye al mantenimiento del sistema digestivo, la piel y la lengua.

Libera la energía necesaria para la formación de neurotransmisores.

Para una buena dosis de esta sustancia esencial debes consumir hígado de res,  pan integral, germen de trigo, harina de trigo integral, levadura de cerveza, frutos secos.

  • Vitamina B5: funciona como una coenzima en la liberación de energía a través de los procesos metabólicos a partir de las proteínas, hidratos de carbono y  lípidos.

Son ricos en vitamina B5 alimentos como: carnes y vísceras, huevos, cereales, frutas, maníes, vegetales, levadura de cerveza.

  • Vitamina B6: contribuye a la síntesis de las grasas,  la formación de glóbulos rojos y la regeneración del tejido nervioso.

La puedes encontrar en el pollo, espinacas, granos, aguacate, plátano, sardinas, lentejas, hígado, pan, cereales etc…

  • Vitamina B8: colabora en el metabolismo de los lípidos, participa en las reacciones químicas que generan energía y la producción de la glucosa.

Sirve para el crecimiento y el buen mantenimiento de la piel.

El hígado y los riñones de res, leche, huevos, leguminosas, frutas y coliflor son proveedores de  vitamina B8.

  • Vitamina B12: es esencial para la síntesis del ADN y ARN, y sobretodo para el buen funcionamiento del sistema nervioso  y las reservas adecuadas para sustentar el organismo.

Consúmela a través de las carnes, hígado y riñones  de res, pescado, huevos, leche y quesos.

Déficit de vitaminas en el organismo

La falta de vitaminas, debido a la forma de vida que llevan las personas en la actualidad y los desórdenes alimenticios, trae consigo graves consecuencias en el cuerpo humano.

Muchas personas no adquieren de la dieta diaria los nutrientes esenciales para mantener una alimentación balanceada y poner en marcha todos los órganos en forma eficaz.

Al comer indebidamente (ningún alimento proporciona todas las vitaminas y minerales necesarias), el cuerpo comenzará a sufrir enfermedades  y a sentirse mal progresivamente.

Estas consecuencias severas y deterioro en la salud de las personas a causa de la falta de vitaminas se manifiestan de la siguiente manera:

  • Vitamina A: falta de secreción en las mucosas, falta de visión nocturna, resequedad en la piel, infecciones respiratorias, inflamación en las amígdalas, gripes, acné.
  • Vitamina D: malformaciones óseas (arqueamiento de piernas), retrasos en el crecimiento en los niños, raquitismo, osteoporosis,

Además dolores y espasmos musculares, fatiga, caries, fracturas, aparición de cáncer mamario, colon y próstata.

  • Vitamina E: distrofia muscular, pérdida del equilibrio, anemia, pérdida de la fertilidad, problemas neurológicos, neuropatía, retinopatía pigmentaria.
  • Vitamina K: problemas con la coagulación de la sangre, hemorragias.
  • Vitamina C: su deficiencia provoca escorbuto, es decir escasez de colágeno, lo que trae como resultado hemorragias, resequedad, caída prematura del cabello y dificultad para la cicatrización de heridas.

Otros problemas derivados son cansancio y debilidad, sangramiento a nivel de las encías,   infecciones bucales, hemorragias en la piel, nariz, orina y heces, anemia.

  • Vitaminas de complejo B: fatiga, debilidad, anemia, náuseas, infecciones cutáneas, confusiones mentales, problemas gástricos, dermatitis.

Ocasiona problemas o trastornos en el sistema nervioso central y periférico, tos crónica, neuropatía sensorial, visión borrosa, depresión.

Su ausencia conlleva también a problemas de absorción intestinal, demencia, alopecia, somnolencia permanente, infecciones por hongos.

Otros como irritabilidad, úlceras bucales, retraso del crecimiento, entumecimiento de brazos y piernas, palidez, falta de aire y de coordinación.

Restimed contribuye a la prevención de estas enfermedades, ya que reúne en una cápsula las dosis de sustancias nutritivas esenciales apropiadas, utilizando tecnología de avanzada, para ofrecer lo mejor de las hierbas y plantas en un solo suplemento.

Hombre y mujer joven realizan ejercicio en un jardín al aire libre

Recomendaciones para una buena nutrición

Conservar la salud en forma integral conlleva una serie de esfuerzos y sacrificios, además de disciplina y constancia en cuanto a los buenos hábitos de vida.

  • Lo más recomendable es comer sano y llevar una dieta equilibrada que incluya carnes, pescados y pollo, lácteos, cereales, huevos, verduras, frutas y hortalizas.
  • Hágase un chequeo médico para determinar cuál es la vitamina que le falta a su organismo.
  • Tome sol de vez en cuando para una buena dosis de vitamina D.
  • Hacer ejercicios por lo menos durante 30 minutos al día.
  • Ingerir jugos o licuados de frutas.
  • Para dar el equilibrio necesario al organismo para su buen funcionamiento incorpora suplementos vitamínicos y minerales a tu dieta como Restimed, que incorpora a su fórmula vitaminas y minerales que garantizan tu salud.
  • No cocine excesivamente los alimentos porque pierden elementos nutritivos. Es mejor colocarlos en la olla o sartén cuando ya el agua ha hervido lo suficiente.
  • Ingiera 5 raciones diarias de verduras, vegetales y frutas crudas preferiblemente.
  • No retire la cáscara o concha de las frutas, porque allí se encuentran muchas vitaminas y minerales. ¡Aprovéchelos!
  • Escoja bien los alimentos que decida comprar, la calidad está asociada al valor nutritivo
  • Aproveche el caldo de los alimentos para aprovechar las vitaminas disueltas en el agua.
  • Evite el consumo de  tabaco y el alcohol, ya que estos aceleran el desgaste innecesario de vitaminas en el cuerpo.

Al aplicar estas estrategias, podrá aprovechar al máximo los recursos vitamínicos y en minerales que contienen los alimentos, lo que repercutirá positivamente en su organismo.

Tu salud depende de lo que comes  y del ritmo de vida que lleves, así que actúa con conciencia, ya que de ello depende tu bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *