Hermosa joven. Cuidado de la salud. Piel perfecta.

Cuidados fundamentales para una piel saludable

Cuidados fundamentales para una piel saludable

Última actualización: 02-06-2019. Equipo Nutricioni

Una piel  saludable se nota en el momento que cumple sus funciones, que son el proteger el cuerpo de los agentes contaminantes, transmitir las relaciones sensoriales y tener una apariencia limpia y deseable.

Medidas óptimas de higiene e hidratación forman parte de los cuidados básicos para tener una piel saludable y a su vez protegida contra bacterias e infecciones.

Además, consumir agua y una alimentación basada en frutas y verduras brindan a la piel vitaminas y minerales necesarios para mantenerla sana.

La rutina de limpieza diaria debe ser con productos suaves que no dañen ni alteren los ácidos de nuestra piel, que los mismos no resequen la piel, ni tengan grandes cantidades de perfume, pero que limpian y eliminan la suciedad y grasa de la piel.

Tener una piel sana y ciudad también implica el uso de prendas o accesorios que puedan dañarla. Se recomienda el uso de ropa ajustada y zapatos que provoquen la aparición de hongos, que favorezcan un ambiente húmedo, que puedan causar alergias o heridas en la piel.

De igual forma, es necesario protegerse de una exposición excesiva a los rayos solares o sin ningún tipo de protección, también una buena alimentación y limpieza diaria, son hábitos básicos para tener una piel saludable.

En el ámbito alimenticio se le debe dar prioridad al consumo de frutas y verduras, ya que estos contienen vitaminas, antioxidantes que favorecen la salud de la piel.

Por otra parte, regular el consumo de carnes y embutidos, evitar el consumo de frituras o productos procesados, evitar el alcohol y el tabaco, son los principales enemigos de la piel.

Es necesario estar atentos a la aparición de cualquier mancha, cualquier pigmentación fuera de lo común o un cambio de textura en la piel, pueden ser el reflejo de que algo no está bien en nuestro organismo.

Hermosa joven. Cuidado de la salud. Piel perfecta.

¿Cuándo está sana la piel?

La piel es uno de los órganos más grandes del cuerpo, es externo y por ende visible, que está en constantes cambios y transformaciones, es por esto que se considera dinámico, ya que no solo protege nuestros órganos internos sino que refleja lo que en ellos pueda estar sucediendo.

Es por ello que tener una piel saludable es visto en muchas partes del mundo como simple estética y va mucho más allá de ello, es una necesidad real del ser humano.

En tener una piel sana significa el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y que también le aporta un bienestar psíquico y social del ser humano.

En el momento que nuestra piel cumple con las funciones adecuadas actúa como una barrera de defensa inmunológica.

La piel es productora de melanina, activadora de la vitamina D, además puede controlar los niveles de temperatura y trabaja activamente como órgano sensitivo, de excreción y estético.

Para tener una piel sana solo se necesita prestar atención a nuestros hábitos diarios, estos incluyen la higiene, una alimentación saludable, controlar los niveles de estrés, disminuir el consumo de alcohol y el tabaco, cuidar la piel de los rayos solares e hidratarse constantemente.

Asimismo, es necesario controlar los factores ambientales como son los químicos, microorganismos, los factores físicos, los contaminantes, los rayos solares y las radiaciones, potenciando los sistemas sanitarios que permiten un control a nivel dermatológico.

Una piel sana es algo tangible que se nota con facilidad, ya que luce bien hidratada, porque sus células se renuevan frecuentemente evitando las pérdidas innecesarias de agua.

Asimismo, estas células producen una secreción que actúa como una capa protectora ante agresiones quimicas o fisicas ya sea por la aplicación de alguna sustancia.

Por otra parte, existen estudios que demuestran que una piel sana también tienen una apariencia estética.

Según algunos estudios acerca de la belleza indican que la piel hidratada y sin imperfecciones es una de las características más importantes en los estándares de belleza. No solo por su aspecto físico, sino porque denota que se está sano tanto por dentro como por fuera.

Características de la piel sana y saludable

Las características principales de una piel sana se notan con facilidad, a continuación las más destacadas:

Hidratación: una piel sana no es seca y escamosa. Mantener una piel hidratada se logra inicialmente tomando mínimo dos litros de agua al dia, luego con la aplicación de cremas hidratantes de día y de noche.

En ambas ocasiones las cremas presentan una consistencia diferente, usualmente las de día son más ligeras que las de la noche.

Suavidad: una piel sana presenta una superficie lisa y suave al tacto, no presenta áreas irregulares o ásperas, para lograr una piel suave es necesario exfoliar una vez por semana e hidratar diariamente.

Firmeza: esto se logra si tu piel presenta dos proteínas importantes como son la elastina y el colágeno, ambos componentes se pierden con el tiempo, lo cual trae como consecuencia exceso de piel.

Por consiguiente, se podrá observar una piel flácida, esto se observa con más frecuencia en el borde de los ojos, son conocidas como las bolsas de ojos y en el cuello se le conoce como la papada.

Actualmente existen tratamientos para recuperar estas zonas, logrando la estimulación celular para inducir la elastina y el colágeno, aunque en algunos casos se puede acudir a la cirugía estética para eliminar el exceso de piel.

Color: una piel sana se caracteriza también por tener un tono de piel uniforme.

Los melanocitos son los responsables de otorgarle pigmentación a la piel y en el momento que estos cambian crean manchas más oscuras o claras dependiendo el caso. Estos se pueden solucionar con tratamientos médicos como son los peelings o tratamientos enfocados en el rejuvenecimiento de la piel.

Protección: una piel sana actúa como una capa protectora a los demás órganos del cuerpo en el entorno que se desenvuelva. La mejor forma de preservar esta capa es evitar las heridas o cualquier lesión que permita la entrada de bacterias.

Libre de imperfecciones: se reconocen fácilmente por los defectos visibles que modifican la apariencia de la piel, como son los granos, el acné, los poros dilatados, las manchas, entre otros.

Esto se logra adaptando hábitos saludables en nuestra vida y productos de belleza que mejoren la apariencia de nuestra piel manteniéndola sana y fresca por más tiempo.

piel radiante y natural de la cara de una adolescente, Chica joven atractiva que toca sus labios. Foto de niña rubia con una piel perfecta sobre fondo gris. Concepto de belleza y cuidado de la piel.

5 secretos para una piel radiante

Lograr obtener el equilibrio entre la belleza y la salud puede ser compleja, muchas veces los hábitos que implementamos ya sea para bajar de peso o tener una piel sana pueden afectar nuestra salud.

Muchos especialistas indican que los cambios para cuidar la piel deben comenzar desde adentro, tener una buena alimentación y mantenernos hidratados es fundamental.

Cabe destacar que la piel es un reflejo de nuestro estado de salud físico y mental, es necesario aprender a manejar el estrés, ya que de padecer estrés excesivo se verá afectada nuestra salud a nivel celular lo que no nos permitirá lucir una piel radiante.

A continuación algunos secretos para una piel radiante:

Dormir: es necesario para la renovación celular de la piel y revertir los daños causados por los radicales libres durante el día.

El descanso adecuado le permite al cuerpo recargar energía y reparar los músculos, reparando y creando nuevos tejidos, es por eso que si dejamos de dormir, nuestra piel se resiente.

Hacer ejercicio: busca el que más te guste y se adapte a tus necesidades diarias, de hacer ejercicio permite la oxigenación de la piel mientras que sudar nos ayuda a eliminar las toxinas.

Controla el estrés: esto se logra participando activamente en una actividad que nos apasione y dedicarnos unos minutos al día diariamente.

Esto promueve una imagen positiva de nosotros mismo, buscar el tiempo para disfrutar de lo que más nos gusta podrá controlar los niveles de estrés adecuadamente.

Nutrir la piel: esto se logra aplicando alguna mascarilla con altos niveles en antioxidantes, se pueden aplicar una o tres veces por semana y esto disminuirá los efectos negativos de los radicales libres en nuestra piel.

Limpiar, cuidar e hidratar: son rutinas que se deben aplicar tanto por la mañana como por la noche, nuestra piel necesita cuidados especiales igual que nuestro cabello y nuestros diente, es necesario practicar estas rutinas mínimo dos veces al dia.

Limpiar la piel consiste en liberar los poros de cualquier suciedad o impureza que se acumule durante el día y durante la noche.

Alimentos y vitaminas claves para prevenir enfermedades de la piel

La nutrición juega un papel esencial en los hábitos que practicamos diariamente para mantener sana nuestra piel y nuestro organismo en general.

Además la alimentación también juega un papel preventivo ya que puede evitar o disminuir el efecto de algunas enfermedades como el acné, la dermatitis, la psoriasis, entre otras.

Alimentos ricos en vitaminas y minerales: estos los encontramos en el pescado azul y alimentos que contengan omega 3.

Asimismo, las frutas y los vegetales son los que aportan naturalmente las mejores vitaminas y minerales capaces de protegernos de cualquier dermatitis atópica.

Alimentos ricos en vitamina B: estas vitaminas participan activamente en el buen estado de la piel y en el proceso de renovación celular. La vitamina B la encontramos en frutas frescas, frutos secos, levadura de cerveza, legumbres, cereales, mariscos, huevos y lácteos.

Alimentos ricos en ácido fólico: son alimentos que al igual que la vitamina B se destacan en la renovación celular, los encontramos en vegetales de hojas verdes , las frutas, el hígado y la levadura de cerveza.

Alimentos que contienen riboflavina: estos actúan contra enfermedades como la seborrea, se encuentran en alimentos como la leche y sus derivados, el pescado, los huevos, las carnes y frutos secos como almendras y nueces.

Alimentos ricos en vitamina A: es una vitamina que contribuye a tener una piel sana y con un buen bronceado. Esto se debe a que estimula el desarrollo de los pigmentos de la piel.

Estos pigmentos los encontramos en alimentos ricos en betacaroteno como son las zanahorias, el tomate, la mandarina, la yema de huevo, la espinaca, la calabaza, etc.

Alimentos ricos en vitamina C: es necesario consumirla para una piel saludable y para un sistema inmunológico fortalecido.

La vitamina C activa sus defensas e interviene en la síntesis del colágeno. Esta proteína es fundamental para mantener fuerte la piel.

Esta vitamina se encuentra en las frutas cítricas, el kiwi, la fresa, a naranja, la mora, la papaya o lechoza y el pimentón.

Alimentos ricos en vitamina E: es una vitamina que se caracteriza por que se encarga de proteger y mejorar la salud de la piel, disminuye eficazmente los signos de la vejez, mejora la circulación sanguínea.

Se encuentra en el germen de trigo, vegetales, cereales integrales, almendras, nueces, semillas de girasol, etc.

Pautas para tener una piel saludable

Proteger la piel del sol: la mayoría de dermatólogos aseguran que es fundamental proteger la piel del sol. Hacerlo adecuadamente evitará la aparición de cáncer de piel y el envejecimiento, es por ello que lo más recomendable es protegerse del sol aun cuando se aplique protector solar.

Las horas más perjudiciales para la piel son entre 12:00 y 5:00pm. De resultar necesario transitar a esa hora se requiere el uso de un protector de factor alto específicamente SPF50.

Además de ello, es necesario aplicarlo de forma correcta. A continuación algunos consejos:

  • Aplicarlo cada dos o tres horas.
  • Es necesario colocarlo mínimo treinta minutos antes de exponerse al sol para que la piel absorba correctamente el producto.
  • Es importante aplicar una cantidad suficiente.
  • Aplicar protector solar diariamente independientemente haga sol o no.

Es necesario insistir en que niños y adolescentes se aplique protector solar, muchas personas piensan que luego de estar morenos o bronceados no necesitan protegerse y es una información errada.

Cabe destacar que la radiación solar varía según el lugar en que te encuentres, la nieve refleja un 80% de radiación solar, la arena un 20%, el asfalto un 2% y el agua un 5%, esto aumenta el número de radiación inclusive a la exposición del sol.

De igual forma, es necesario estar atentos a protectores solares que tengan más de 12 meses ya que luego de ello el producto no ejerce las mismas funciones sobre la piel.

Revisión médica: es importante asistir periódicamente al dermatólogo para el cuidado y la observación de nuestra piel, especialmente en casos de manchas o lunares.

Cuidados diarios e hidratación: esto es indispensable especialmente en personas que padecen de dermatitis, una buena crema hidratante ayudará a mantener una piel saludable.

Evita lavar tu piel excesivamente y aplicar productos que resulten agresivos con ella, es necesario escoger productos de limpieza que sean suaves, aprobados por especialistas dermatológicos.

Por otra parte, ducharse o lavarte la cara con agua caliente o muy fría puede ser perjudicial, esto elevaría los niveles de deshidratación, ya que algunos estudios demuestran que la piel pierde el 25% de su hidratación durante los procesos de limpieza.

Evitar el tabaco y el alcohol: ambos resultan perjudicial para tu salud interna y externa, estos hábitos dañan las células de la piel envejeciendo las rápidamente.

mujer maquillada mostrando su cutis, Retrato de rostro de mujer de belleza. Hermosa modelo de spa para niña con una piel limpia fresca perfecta. Mujer rubia mirando a la cámara sonriendo. Maquillaje Nude Shine Joven y Concepto de Cuidado de la Piel

Remedios naturales para los problemas de la piel

Una piel saludable posee elemento que se degradan con el tiempo. Sin embargo, si tenemos en cuenta el uso de tratamientos preventivos, terapéuticos y de mantenimiento frecuente no será necesario aplicar medidas drásticas para mejorar tu piel.

Asimismo, el consumo de suplementos alimenticios es necesario para garantizar que la piel y el organismo en general reciban los nutrientes necesarios para lucir radiante y lozana.

Es por ello que te presentamos Osteocar Total es un suplemento que gracias a los componentes que contiene cada una de sus cápsulas, le garantiza al consumidor una piel saludable.

Osteocar Total contiene vitaminas y minerales capaces de tratar cualquier enfermedad cutánea ya sea el acne las verrugas, el envejecimiento la psoriasis, entre otros.

Asimismo tiene poderes antioxidantes y antiinflamatorios útiles para el cuidado de la piel y con bajos niveles de grasas.

Muchas veces ya sea por la rutina diaria o el poco tiempo para organizar una alimentación balanceada, se recomienda el consumo de suplementos que puedan proveer las vitaminas y minerales que poseen los alimentos, un ejemplo de ello es Osteocar Total, que contiene las dosis necesarias para un organismo y una piel saludable.

Uno de los minerales más destacados de Osteocar Total es el selenio, ejerce funciones antioxidantes y actúa como un protector de la piel ante la aparición de melanomas o tumores al igual que el zinc y muchos otros minerales.

En resumen, una piel saludable es no solo una necesidad física sino de bienestar, para lograrlo es necesario obtener y aplicar los conocimientos que se requieran y así facilitar todo el proceso de lograr una dermis sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *