Persona se echa crema en la piel (codo)

Cuida tu piel correctamente con aceites nutritivos

Cuida tu piel correctamente con aceites nutritivos

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

La piel es el órgano más grande que posee el cuerpo. Por eso es un deber fundamental cuidarlo y mantenerlo saludable. Los aceites son una buena opción para esta tarea.

La salud de la piel es muy importante, ya sea que se viva bajo un calor constante o un frío avasallante, la piel se encuentra expuesta a temperaturas fuertes. Esto hace que se deteriore, se parta, o sufra alguna reacción como una erupción.

Cuidar la piel es un poco más complicado de lo que se cree. Se suele pensar que lo único que se necesita es mantenerla hidratada y lubricada, pero hay mucho más que una correcta aplicación de cremas.

Bien cierto es que al untar la piel con algún agente lubricante, la piel lentamente absorberá todo lo que necesite hasta saciarse. Sin embargo, hay que hacer de esto un hábito para que la piel no tenga oportunidad para deteriorarse.

Para lubricar y humectar la piel se tiene a disposición un gran número existente de cremas y aceites. Es muy común que las personas usen cremas distintas para una condición en específica o un resultado distinto.

Lo que no se sabe es que la mayoría de las cremas tienen un alto nivel de químicos que más allá de nutrir la piel, a la larga crean una dependencia dérmica a ese tipo de componentes. Sin mencionar que embellece la epidermis pero lastima la dermis.

Los aceites están hechos a base de componentes naturales y, además, contienen extractos herbales y minerales que ayudan a enriquecer la piel y sus diferentes capas internas.

Persona se echa crema en la piel (codo)

¿Dermis o epidermis?

Al momento de escoger qué cuidar, la respuesta siempre ha de ser: ¡ambas! No se logra una verdadera salud si se maquillan marcas o heridas. Es totalmente necesario mantener una buena sanidad en toda la piel, y eso incluye sus capas internas.

Es necesario tener siempre presente que la piel es la capa que te protege. Esta ‘capa’ se interpone entre tu cuerpo y el exterior, el cual está lleno de bacterias, virus, infecciones, calor/frío, humedad y demás agentes que pueden dañar el organismo.

La epidermis es la primera, y más delgada, parte de la piel. Ella está diseñada para estar en contacto directo con el exterior.

La dermis viene después de la epidermis, por tanto es un poco más complicado acceder a ella. Por eso es que se requiere de un buen procedimiento para mantenerla saludable.

En la dermis se encuentran capilares sanguíneos que la riegan y nutren con lo necesario, y ésta a su vez está encargada de nutrir, de manera similar, a su compañera, la epidermis. Pero si ambas se degeneran, este proceso natural se deteriora y se vuelve insuficiente.

Es por ello que se  tiene que ayudar a ambas capas con algún agente que los nutra e hidrate.

La hidratación de la piel es fundamental para evitar grietas, enrojecimiento, zonas ásperas e, incluso, picores, mientras que la nutrición está dada para que la piel tenga un buen grado de elasticidad y resistencia.

Ambos procesos unificados evitan fisuras y reacciones que representan estados graves de daño.

Mujer joven observando una crema para la piel

La naturaleza es muy sabia

La naturaleza no se equivoca y en ella se encuentra una mística perfección de vida y salud. En consecuencia, en la naturaleza se puede encontrar la respuesta a todo lo que aflige dentro de la vida. El cuidado de la piel no se escapa de ello.

Diferentes minerales, frutos y hierbas funcionan perfectamente para brindar todas sus bondades.

En efecto, sociedades antiguas usaban frutos de la tierra y el mar para untarlos en la piel, no sólo para fines cosméticos, también para producir diferentes clases de efectos bondadosos en la piel.

Las bondades del aloe vera han sido, y siguen siendo, usadas por los humanos desde el origen de los tiempos. Este componente se extrae de la sábila: sí, la planta que huele feo al cortarla.

El aloe vera ha demostrado poseer grandes propiedades curativas y regenerativas, en especial para la piel.

Es universalmente conocido que la grasa del cacao es perfecta para mantener la hidratación de los labios, cuya piel podemos considerar una de las más delicadas y sensible del cuerpo entero.

El coco es otro componente al cual se le han hecho cientos de estudios. El aceite extraído de esta fruta es muy útil para hidratar áreas de extrema sequedad, desde la piel hasta al cabello.

Sus propiedades de hidratación penetran hasta un nivel bastante profundo, permitiendo prolongar sus efectos.

Para que lo anterior se cumpla, se debe tener un especial cuidado con el método de extracción de aquel aceite. El proceso para obtenerlo es lento y delicado, por esta razón se suelen usar químicos como el metileno, que afectan nocivamente a la piel.

Mujer joven se toca la cara mientra sostiene un coco en su otra mano

Aceites, aceites y más aceites

Los aceites han tenido un gran impacto en la sociedad, no sólo en la actualidad. Los antiguos egipcios habían descrito y recetado cientos de aceites naturales con fines cosméticos, medicinales e incluso religiosos.

Según su potente fragancia, estos aceites son extraídos de las hierbas, resinas, hojas, flores, frutos, minerales y raíces. Estos contienen profundas propiedades aromáticas como medicinales. Sin embargo, deben ser diluidos para poder aplicarse directamente en la piel.

Dependiendo del origen, varía el método para extraer un aceite natural. Algunos son exposición a altas presiones; otros por fusión; y algunos otros, menos recomendables, son extraídos mediante solventes específicos.

Existen frutos que son preferidos para extraer su aceite. Entre ellos, se pueden resaltar:

  • El aceite de oliva, rico en grasas naturales, se ha usado para algunos tratamientos de piel, pero su principal uso es para las comidas. Este aceite se extrae del fruto del olivo, también conocido como aceituna.

  • El aceite de Rosa Mosqueta, al igual que el aloe vera, ha mostrado un gran potencial para la sanación y regeneración de la piel.

Esta bondad la obtiene por su alto contenido de Omega 3, 6 y 9. Este es uno de los más usados en el mundo de los cosméticos.

  • El aceite de maíz muy común en las cocinas de todo el mundo, contiene una especial riqueza en ácidos grasos de una clase muy sana y recomendable.

Este tipo de aceite también tiene abundancia de vitamina E, la cual se utiliza para hidratar profundamente.

  • El aceite de Argán es, de todos los aceites, el que contiene más vitamina E. Sus principales prioridades son desinflamatorias y rejuvenecedoras. Con el uso regular, ayuda a recuperar la elasticidad y la vitalidad de la piel.

Botella vertiendo aceite de oliva virgen en un recipiente de cerca

Para cada aflicción, una solución

Se ha mencionado un centenar de beneficios que otorgan los aceites. Ya sea para usos de la piel, como esencias o comestibles.

Cuando se trata de aflicciones de la piel, los aceites, juntos o por separado, brindan potentes soluciones naturales que tienden a sanar por completo los padecimientos. Solo es necesario saber qué usar y cómo usarlo.

Ya se han dicho algunas bondades del aloe vera, la rosa mosqueta y el aceite de coco. Los distintos aceites también tienen otras propiedades, dependiendo del uso que quiera dársele:

  • Irritaciones: Cuando la piel se pone sensible, ya sea por algún agente abrasivo que estuvo en contacto directo con ella, o se produzca a través de alguna alergia.

Los aceites que contengan una gran cantidad de vitamina E son perfectos para esta situación. En especial los obtenidos del aloe vera, la caléndula y del hipérico.

  • Psoriasis: Esta una enfermedad crónica de la piel muy común pero altamente molesta. Para aliviar los picores, enrojecimiento y descamación de la piel el aceite de orégano limpia y cura el área afectada. El aceite de pachulí da un gran aporte para refrescar e hidratar la piel.

  • Sequedad: Aceites como los de karité, jojoba y almendras dulces, son especialmente útiles cuando se sufre de resequedad constante, ya sea el entorno laboral al que se expone el individuo, o debido a alguna enfermedad o tratamiento.

Ilustración sobre la piel, con arruga y sin arrugas

  • Intertrigo:

    Esta es una enfermedad que consiste en una constante y molesta inflamación de los pliegues de la piel. Para tratarla y minimizarla se recomiendan masajes con aceite de lavanda en las áreas de afección común. Con 40 gotas debe bastar por aplicación.

  • Quemaduras solares: Para este tipo de quemadura ligera de la piel se recomienda tratar con aceite de niaouli. Este aceite actúa como protector solar y como limpiador dérmico.

Hombre joven con quemadura por la exposición del sol

Toma nota: Hay reglas para aplicar

¿Cómo se aplican los aceites? Es una pregunta muy importante que hay que plantearse. Todos los aceites no son iguales y, en especial, todas las pieles no son iguales.

Primero, se debe determinar el tipo de piel que se posee; conjuntamente también se debe saber el estado en la que ésta se encuentra.

  • Piel seca: Este tipo de piel no produce la suficiente cantidad de sebo a través de las glándulas sebáceas. Por consiguiente hace que carezca de humedad retenida por lípidos.

Para tratar una piel seca es necesaria una cantidad gradual y constante de aceites que le ayuden a contener la humedad. Las rutinas pueden ser diarias tanto para limpieza como para hidratación.

  • Piel grasosa: Esta es una piel que produce constantemente sebo por sus glándulas, lo que consigue que algunos poros se tapen y generen lo que se conoce como acné. Esta piel se distingue por su aspecto brillante, además de presentar una peculiar palidez.

Hay que tener mucho juicio a la hora de aplicar aceites en una piel grasosa. Se recomienda usar semanalmente o para realizar limpiezas puntuales.

  • Piel mixta: Esta categoría de piel se presenta por alguna anormalidad en las glándulas sebáceas. Algunas partes del cuerpo se encuentran en un estado de sequedad, caracterizado por grietas y sensación porosa; mientras que otras obtienen demasiada producción de lípidos.

Para este tipo de condición se sugiere administrar los aceites en funciones periódicas de cada dos días. Sin exagerar en áreas ya identificadas como grasosas.

  • Piel normal: El término normal no se refiere a que se encuentre sano o no. Con ‘normal’ se indica una piel lisa y aterciopelada, con una circulación sanguínea regular y una producción de grasa en niveles normales.

Al igual que para la piel mixta, este tipo de piel puede realizar tratamientos periódicos basados en aceites. La humectación y sanidad de la piel se logra fácilmente con cuidados regulares.

Se debe tener en consideración que con la edad las pieles suelen tender a volverse cada vez más secas. Esto ocurre con frecuencia en las mujeres, que luego de la menopausia dejan de producir estrógeno y colágeno. Este último influye mucho en la salud de la piel.

Ilustración de piel seca en mujer joven

Precauciones y sugerencias

Hay que tener especiales cuidados a la hora de tratar con cremas o aceites, en especial en áreas sensibles o lesionadas.

Muchos de los aceites o cremas están diseñados para tratar lesiones cutáneas de diferentes aspectos o condiciones. En las heridas hay que tener precaución de no sobreexponer la lesión con masajes o al untar.

De igual manera hay que evitar ungir mucho del componente a aplicar, ni siquiera el aloe vera es bueno en exceso.

Hay aceites, en especial los aromáticos, que si se aplican directamente a la piel, pueden irritar o quemar. Mucha precaución con el nivel de concentración del aceite que se va a utilizar, sobre todo si se usará en áreas lesionadas, como en el caso de la lucha contra el intertrigo.

La cara es una zona de la piel que suele producir grandes volúmenes de grasa y sudor. Razón suficiente para no exagerar al momento de untar algún elemento para maquillar, hidratar, o desmaquillar. Tapar los poros puede producir constantes y severos ataques de acné.

Todos los cuerpos son distintos, esto quiere decir que es posible que algunos aceites o cremas produzcan alergia.

Antes de utilizar algún producto, primero se tiene que comprobar que no se es alérgico a algún componente que porta. En el caso de desconocer, es recomendable hacer primero una prueba en un área pequeña y esperar ver alguna reacción.

Partes del cuerpo como axilas y genitales son en general muy sensibles e irritables. En especial porque son áreas que se exponen regularmente a afeitadoras.

Las hojillas suelen irritar la piel al momento de usarlas. Puede hidratarse para refrescarlas y sanarlas, pero nada que sea muy fuerte que pueda causar molestia o irritación.

Un gran deseo: Vencer las arrugas

Las arrugas se producen por falta de elasticidad de la piel. La piel está diseñada para mantener un nivel de flexibilidad que le permite estirarse y que ésta pueda retomar su forma, igual que un resorte.

El colágeno es quien se encarga de mantener a la piel en esos niveles de tolerancia de elasticidad.

Cuando las mujeres envejecen y alcanzan la etapa de la menopausia, su cuerpo sufre grandes cambios hormonales que la preparan para perder la condición orgánica de ser fértil. Entre esos procesos está la falta de producción de colágeno.

Sin el colágeno, la piel pierde la faculta de retomar su forma luego de un estiramiento, y es allí cuando aparecen las arrugas que tanto odian las mujeres.

Una arruga es un pliego de piel que perdió su forma y se mantiene estirada. Esto crea una ranura.

La piel se estira como condición natural. En especial en el rostro donde los músculos faciales producen tantas expresiones a diario. Es por ello que muchas de las arrugas salen en la cara.

Para prevenir estas arrugas, o tratar de recuperarlas, es necesario tener una buena alimentación y un buen cuidado de la piel. La resequedad también colabora a que la piel se deteriore y pierda elasticidad.

Una dieta que contenga colágeno, vitamina E, omega y otras vitaminas especiales, ayudarán al cuerpo a nutrir la piel para mantenerla dentro de los niveles saludables.

Esto se traduce en una piel joven y hermosa.

Piel Perfecta ayuda a proteger la piel

Piel Perfecta colabora con el cuerpo con nutrientes esenciales para prolongar la juventud de la piel. Gracias a su composición llena de riquezas naturales, se asegura una buena nutrición que, sin lugar a dudas, hace un impacto directo en la piel.

Un alto contenido de antioxidantes colabora para limpiar la piel de todo tipo de contaminantes y radicales libres presentes en el ambiente.

Piel Perfecta contiene nutrientes de un profundo impacto contra las arrugas. El ácido hialurónico y el colágeno son los principales colaboradores para rejuvenecer la piel y devolverle ese hermoso brillo.

Además Piel Perfecta contiene elementos especiales como son  Grape Seed y Green Tea (semillas de uva y té verde, respectivamente, que son componentes a los que se les ha atribuido grandes bondades y propiedades para brindar longevidad.

Las vitaminas A, C y E junto al aloe vera, permiten mantener una sana y oportuna hidratación en la piel, al igual de ayudarla a curarse y regenerarse.

Proteger la piel es una necesidad. Este órgano  cuida al ser humano del entorno, y es un deber y una necesidad cuidarlo y mantenerlo joven y sano para una vida duradera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *