¿Cuánto mide el intestino grueso? ¿Cuál es su importancia en la digestión?

¿Cuánto mide el intestino grueso? ¿Cuál es su importancia en la digestión?

Última actualización: 12-01-2019 por Editor Pedro.

Intestino Grueso en vista digitalizada

El intestino grueso, mediante la flora intestinal, se encarga de transformar los alimentos en heces, para posteriormente expulsarlos a través de la defecación.

Su diseño es para conservar el sodio y el agua que escapan del intestino delgado.

El intestino grueso también absorbe algunos nutrientes, como la vitamina K y B.

Está habitado por innumerables microorganismos, por lo que el uso BioBacflor contribuye a su mantenimiento.

Comienza desde la válvula íleo-cecal hasta el ano. Aproximadamente, mide un metro y medio de largo y entre seis y diez centímetro de ancho.

Está conformado por cuatro partes, entre ellas: el ciego, el colon (ascendente, transverso, descendente y sigmoide), el recto y el conducto anal.

Secciones del intestino grueso

Ciego: Es la primera parte del intestino grueso. Se localiza entre la válvula ileocecal y el colon ascendente. Puede decirse que es un fondo de saco que mide aproximadamente 8 centímetros de longitud y 8 centímetros de ancho.

Se debe destacar, que en la parte posterior media del ciego se encuentra una protrusión parecida a un gusano, denominado apéndice vermiforme, mide aproximadamente entre seis y 10 centímetros. No se conoce cuál es su función.

Colon: Es la segunda parte del intestino grueso, divididos en las siguientes secciones:

  • Colon ascendente: Abarca desde la válvula íleo-cecal hasta el ángulo cólico derecho o ángulo hepático. Mide aproximadamente quince centímetros de longitud.
  • Colon transverso: Incluye desde el ángulo hepático hasta el ángulo cólico izquierdo. Aproximadamente mide cuarenta y cinco centímetros de longitud.
  • Colon descendente: Se extiende desde el ángulo esplénico hasta la fosa ilíaca izquierda. Tiene aproximadamente treinta centímetros de longitud.

Colon sigmoide: Comprende desde el borde de la pelvis hasta la parte anterior de la tercera vértebra sacra. Su longitud es de cuarenta centímetros aproximadamente.

Recto: corresponde desde el colon sigmoide hasta el conducto anal. Se localiza en el área posterior de la pelvis. Aproximadamente mide doce centímetros de longitud.

Conducto anal: es el área final del sistema digestivo, que termina en el orificio denominado ano, ubicada fuera de la cavidad del abdomen. La longitud del conducto es aproximadamente cuatro centímetros.

El ano posee dos esfínteres o músculos parecidos a un anillo, algunas de sus características:

Esfínter anal interno: es engrosado en la musculatura y es involuntario.

Esfínter anal externo: rodea el conducto anal. Es voluntario.

En el conducto anal se hallan el plexo hemorroidal, conformadas por venas rectales, que al agrandarse producen hemorroides.

Motilidad del intestino delgado

Una vez que los alimentos salen del estómago en forma de papilla (quimo) al intestino delgado, los alimentos continúan el tránsito de descomposición y absorción.

El recorrido del quimo sucede por la  contracción coordinada del músculo liso que se halla en la pared del intestino delgado. El mismo se lleva a cabo por un lapso aproximado de 4 a 6 horas y durante este tiempo se mezclan las secreciones del páncreas (enzimas).

Los movimientos para trasladar el quimo se dividen de la siguiente manera:

Segmentación: mezcla el quimo, relaja y contrae un sector de la pared intestinal.

Peristaltismo: contrae con ondas y propulsan el quimo desde el extremo proximal al distal

Motilidad del intestino grueso

Luego que el intestino delgado cumple sus funciones de descomposición y absorción, el quimo continua por el intestino grueso, en este proceso puede durar alrededor de 15 horas, dependiendo del tipo de alimento consumido.

Los movimientos de la pared intestinal que permiten el traslado de los restos alimenticios hasta el ano son:

Movimientos en masa: son peristálticos, propulsan los restos alimenticios hasta el ano.

Segmentación: rompe de manera mecánica el contenido de alimentos descompuestos, ocurre varias veces por minuto.

Vaciamiento: ocurre cuando se expulsa las heces a través del ano.  

¿Por qué el intestino grueso es más corto que el delgado?

El cuerpo humano como sistema fue diseñado perfectamente, en el caso del intestino grueso el mismo es corto porque es el último tramo de la digestión.

Puede decirse que las mayores cargas de descomposición de los alimentos son realizadas en el estómago y en el intestino delgado, que mide alrededor de seis a siete metros.

Cuando finalmente los restos de comida llegan al intestino grueso, el proceso es más corto por la longitud del intestino, pero lento a la vez por el tiempo que demora en descomponer y absorber en pequeñas cantidades los residuos de alimentos faltantes.  

Funciones del intestino grueso

En la digestión el intestino grueso es una de las últimas etapas por la que transitan los alimentos consumidos, algunas de sus funciones principales son:

Absorbe el agua haciendo los taburetes sólidos: El quimo, parte de los nutrientes, y el 90% del agua ya han sido absorbidos durante el tránsito por el estómago y el intestino delgado.

Los electrolitos, la fibra alimentaria y el 10% del agua son los alimentos que no fueron digeridos en las primeras etapas de la digestión.

En este punto el colon ascendente absorben los fluidos restantes (agua y vitaminas K y B) y expulsa el material fecal con moco de manera compactada.

Amortigua las vitaminas hechas por las bacterias que habitan en el intestino grueso: Las bacterias presentes producen algunas vitaminas como la K y la B1, B2, B6, y B12 y biotina que son absorbidas en el colon.

Protege contra la acidez, las infecciones e invasiones microbianas: La mucosa de intestino grueso secreta bicarbonato para contrarrestar la acidez proveniente del estómago y del intestino delgado.

También actúa como defensa de la misma mucosa frente a infecciones e invasiones microbianas.

Genera anticuerpos que fortalecen la inmunidad: Las bacterias que habitan en el sistema digestivo en simbiosis protegen contra infecciones.

Algunas enfermedades del intestino grueso

Representación 3D del Cáncer colonrectal. Fondo carnoso.

Angiodisplasias: Es la acumulación anómala de vasos sanguíneos dilatados y débiles en el tubo digestivo, los vasos al estar frágiles se rompen con facilidad.

Aparece en personas mayores de sesenta años, con un cuadro de enfermedades en la sangre.

Entre los síntomas se encuentran las hemorragias en las heces, anemia, vómitos, deposiciones de color negra o rojiza.

La enfermedad es recurrente. A veces pareciera haber mejoría en el sangrado, pero con el tiempo aparece nuevamente la hemorragia.

Cáncer de colon: Inicia con pólipos adenomatosos benignos en el colon, que luego se transforman en malignos, originan miles de pólipos. Son imperceptibles ya que producen pocos síntomas o simplemente no causa.

Este mal suele aparecer después de los cincuenta años de edad, sin embargo, en edades más tempranas también se ha diagnosticado.

Entre los síntomas que produce se encuentran: la diarrea, dolor abdominal, estreñimiento, consistencia de las heces con cambios a los acostumbrados, sangrado en las heces o el recto.

También se presentan flatulencias, impresión de que al momento de evacuar el proceso de vaciado no se completó, debilidad, entre otros.

No se sabe el origen de enfermedad, los científicos solo conocen que el padecimiento es provocado por células con errores en el ADN. Es decir, células dañadas se vuelven cancerosas, al crecer de forma desproporcional invaden y destruyen los tejidos, incluso desplazándose a otras áreas del cuerpo.

Por esta razón, es que se piensa que el cáncer puede ser hereditario. Se detecta a través de análisis genéticos.

Esta enfermedad es sometida a constantes estudios científicos, por los momentos se ha identificado que una dieta alimenticia alta en grasas y poca fibra favorece el riesgo de padecer cáncer de colon.

De igual modo, el consumo de carnes procesadas y carnes rojas es un factor de riesgo a considerar, por lo que su consumo debe ser limitado.

Colitis ulcerosa: Es la inflamación de las paredes del intestino grueso con úlceras pequeñas.

Entre los síntomas más comunes se hallan dolor abdominal, diarreas con sangre, moco o pus, sensación intermitente de defecar, urgencia para las deposiciones,  ocasionalmente, puede generar náuseas y vómitos.

Colitis colágena: Es la inflamación del colon, se caracteriza por causar diarrea crónica sin sangrado en ocasiones con incontinencia fecal, dolor y distensión abdominal.

Se suele diagnosticar en pacientes con más de sesenta y ochenta años.

Colitis linfocítica

Afecta el intestino grueso, entre los síntomas que genera están la diarrea crónica sin sangrado en ocasiones con incontinencia fecal, dolor y distensión abdominal.

Se suele diagnosticar en pacientes con más de sesenta y ochenta años.

Enfermedad de Crohn: Es la inflamación crónica (brotes) del aparato digestivo; se presenta con mayor incidencia en el íleon y el ciego.

Los síntomas más frecuentes son: cansancio, diarrea, dolor abdominal y fiebre. En algunas ocasiones el área anal es afectada con abscesos y fístulas.

De no ser atendida por especialistas médicos puede desencadenar casos de perforación intestinal y abscesos en el abdomen, que conllevarían a la intervención quirúrgica.

El tiempo de los brotes suele ser de entre dos y cuatro semanas.

Enfermedad diverticular: Constituye la aparición de bolsas que se forman en las paredes del colon, por el aumento de la presión intraluminal o la disminución de la fibra dietaria.

Aparece en edades comprendidas desde los sesenta hasta los ochenta años.

Entre los síntomas de la enfermedad se hallan los cambios en las heces, dolor abdominal, fiebre, abscesos o fístulas, entre otros.

Estreñimiento: Sucede cuando una persona tiene problemas para defecar de manera frecuente. Por lo generar las evacuaciones son dolorosas porque las heces son duras y sin lubricación.

Megacolon Agangliónico:  Es una enfermedad congénita de los neonatos. Ocurre por la inexistencia de células ganglionares en los plexos submucosos y mientérico del intestino grueso, así como en el recto.

La falta de células genera anormalidad en la motilidad intestinal, que conlleva a la obstrucción intestinal, con ausencia de deposiciones, hinchazón abdominal, canal anal angosto, vómitos biliares - fecaloideos y fiebre.

Pólipos de colon: Son tejidos adicionales (tumores benignos) que crecen en el intestino grueso o colon.

Miden aproximadamente menos de un centímetro. La mayoría no son peligrosos, pero unos resultan ser cancerígenos.

Entre los tipos de pólipos comunes se encuentran: el pólipo hiperplásico y adenoma. El primero no tiene riesgo de cáncer, pero el segundo si lo puede desencadenar, y mientras más grandes (dos centímetros) sean mayores son los riesgos.

Entre los síntomas de la enfermedad se pueden mencionar: la presencia de sangre en la materia fecal, dolor abdominal, secreción de moco, cambio de color en las heces, entre otros.

Estas enfermedades brevemente explicadas pueden ser evitadas con una alimentación saludable y con BioBacflor, porque fortalece el sistema inmunitario.  El microorganismo Lactobacillus rhamnosus, presente en este suplemento es una potente bacteria que beneficia al sistema digestivo.

Los probióticos para la salud del sistema digestivo

Representación de los probióticos. Buenas bacterias y microorganismos para la salud humana. Fondo blanco.

Los beneficios de los probióticos fueron descubierto por primera vez a fines del siglo XX. El científico ruso Eli Metchnikoff, premio nobel en 1907, detectó que en algunas regiones de Bulgaria había un alto porcentaje de individuos longevos, determinando que los mismos consumían leche fermentada de manera habitual.

Los probióticos son microorganismos vivos (bacterias y levaduras) que ingeridos con los alimentos benefician a la salud, previniendo patologías o enfermedades.

Los microorganismos son bacterias productoras de ácido láctico, entre las que destacan los lactobacilos, lactococos, bifidobacterias, estreptococos, enterococos, entre otros.

Entre los principales beneficios de los probióticos podemos mencionar:

  • Mejoran la funcionalidad del sistema inmune, creando una barrera contra las infecciones.
  • Tratan patologías del aparato digestivo, como lo son la asimilación de los componentes de la dieta que no se pueden digerir; disminuye la intolerancia a la lactosa; evita las diarreas, entre otros.
  • Ayudan a absorber mejor los minerales.
  • Tratan las patologías del aparato urogenital (cérvix, periuretra, riñón, uretra, vagina y vejiga).
  • Disminuyen la absorción y producción de sustancias carcinógenas y mutagénicas.

Alimentos para el intestino grueso

Debemos incluir en nuestra dieta alimentos con prebióticos como la achicoria, alcachofa, lechuga, estragón, puerros, cebollas, ajo, espárragos, patata, entre otros, ya que son beneficiosos para la microbiota.

Es conveniente Ingerir cereales como la avena, trigo, cebada, afrecho porque estimula en tránsito intestinal y favorece el desarrollo de los prebióticos.

Podemos consumir probióticos, como la ingesta de yogur y BioBacflor, que contiene diferentes mezclas microorganismo, tales como: Bacillus coagulans, Bifidobacterium bifidum, Lactobacillus acidophilus, entre otros.

Es recomendable comer frutas como mango, fresas, lechosa, ciruelas pasas, entre otros

Podemos consumir verduras como las berenjenas, el calabacín, auyama, tomate, acelga, espinaca, papa, ñame, entre otros.

Es bueno beber dos litros de agua al día, ya que elimina toxinas, hidrata al organismo y favorece la digestión.

Es recomendable consumir aceite de oliva extra virgen, porque contiene polifenoles que son beneficiosos para los microbios del aparato digestivo y actúa como antioxidante.

Podemos beber infusiones naturales como las de manzanillas, anís, hinojo, jengibre y menta ayudan a asentar el estómago y a calmarlo.

Hábitos que ayudan en la preservación del intestino grueso

  • No tener una vida sedentaria, realizar ejercicios ayuda a drenar el estrés.
  • Evacuar por lo menos cuatro veces a la semana.
  • Evitar el uso de laxantes, ayudar al sistema digestivo con alimentos naturales.
  • Beber alcohol con moderación, y dejar de fumar.
  • Mantener un peso saludable.
  • Incluir en nuestra rutina saludable BioBacflor ya que crea bacterias sanas y mata las bacterias dañinas.
  • Evitar la ingesta de antibiótico, utilizarlos sólo cuando sean estrictamente necesarios.
  • Reducir al mínimo el consumo de comidas basura o chatarra, ya que matan las bacterias buenas e incrementan las bacterias malas.
  • Desparasitar el sistema digestivo sólo una vez al año, hacerlo más veces elimina los microorganismos que nos protegen de diversas enfermedades.
  • Es importante no saltar las comidas, el desayuno es indispensable por lo que no se debe obviar en las mañanas.
  • Al momento de evacuar utiliza una posición sentada, con la espalda recta, inclinada hacia delante y los pies ligeramente inclinados, esto ayuda a vaciar las heces del intestino grueso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *