Función de las Enzimas Pancreáticas

¿Cuáles son las enzimas que intervienen en la digestión?

¿Cuáles son las enzimas que intervienen en la digestión?

Última actualización: 08-04-2019. Equipo Nutricioni

Las enzimas se caracterizan por ser moléculas que se encargan de catalizar  de las diversas reacciones química que acontecen en el cuerpo.

Existe una para cada proceso, pero ¿cuáles son las enzimas que intervienen en la digestión?

Las enzimas que intervienen en la digestión son todas las moléculas que se encargan de la absorción de los nutrientes en los alimentos que consumes.  Por esto son muy necesarias para el desarrollo de una digestión sana.

Estas enzimas resultan indispensables para los procesamientos de los nutrientes en beneficio del organismo. Cuando existe la carencia de alguna de ellas, se dificulta el proceso metabólico y digestivo.

Las enzimas son producidas por el organismo. Es por ello que factores como una alimentación no balanceada, problemas digestivos o incluso la edad, pueden afectar su calidad y cantidad y por ende su funcionamiento.

En el organismo, las enzimas cumplen funciones diferentes. Esto se debe a que cada unas de las enzimas cumplen funciones sobre un nutriente específico.

A las enzimas digestivas se las puede distribuir de la siguiente forma:

  1. Proteasas: se encarga de digerir las proteínas de los alimentos.        
  2. Amilasas: esta enzima digiere los carbohidratos presentes en los alimentos.
  3. Lipasas: se encarga de digerir las grasas o lípidos.
  4. Celulasas: su función es la descomposición de las fibras.
  5. Maltosas: se encarga de la transformación de las azúcares en granos de glucosa.
  6. Lactasas: esta es la enzima cuya función es la de digerir el azúcar que se encuentra presente en la leche y en los productos lácteos.
  7. Fitasas: esta participa en la digestión completa, se encarga de la producción de la vitamina B.

En muchos casos las enzimas también se encargan de metabolizar y digerir las proteínas dañadas del organismo para que esta funcione correctamente.

Las enzimas pueden añadir a los productos naturales para que cumplan con esta misión. Aliviáne combina enzimas digestivas del tipo proteolítico, encargadas de la regeneración de los tejidos dañados.

Enzimas digestivas: ¿cómo funcionan en el organismo?

Para que se produzca la digestión, los alimentos deben pasar por un proceso antes de llegar a los ácidos del estómago. El proceso de la digestión inicia en la boca, donde se mastican los alimentos para formar el llamado bolo alimenticio.

En este proceso participan las enzimas producidas por las glándulas salivales, las cuales producen una sustancia resbaladiza presente en la boca. Esta sustancia está compuesta por agua y otros químicos. Se trata de la saliva.

La saliva se encarga de de humedecer los alimentos para que se puedan tragar con facilidad. Además, humedecen la lengua para que se active el sentido del gusto y se deleite con los sabores.

La saliva es de vital importancia en el proceso de la digestión, esta permite que los alimentos inicien el proceso de descomposición. Además se encarga de mantener limpia la boca, facilitando la eliminación de las bacterias patógenas.

Una vez que los alimentos llegan al estómago en forma de bolo, se produce la pre-digestión.

Esto se debe a que el bolo alimenticio se mezcla con las secreciones gástricas. Al ser expuesto a un pH bajo y a la pepsina, permite que los alimentos se fraccionen en pequeñas partículas.

Estas secreciones son las que se encargan de esterilizar los alimentos, y también son fundamentales para la absorción del hierro de las comidas.

Una vez que concluye este proceso, entra en acción el ácido clorhídrico y neutraliza las enzimas y también a los patógenos. Entonces empieza la función de descomposición del resto de los alimentos.

Los alimentos y sus nutrientes van al intestino delgado, después pasan al páncreas y las enzimas digestivas entran de nuevo en acción en el proceso digestivo.

Al terminar la digestión, los nutrientes obtenidos de todo este proceso van a las paredes intestinales y son absorbidos en el sistema sanguíneo.

Esta es la función que ha diseñado la madre naturaleza para nuestro organismo. Si se sigue este proceso correctamente tendremos buena salud y un mejor vivir.

Otras sustancias que participan en la digestión

Además de las enzimas que ayudan a la digestión de los alimentos, también existen otros químicos, que participan de una forma indirecta en este proceso.

Estos se encargan de ayudar a las enzimas digestiva a realizar su función entre ellos se tiene:

Las secreciones intestinales: estas secreciones son las que se encargan de proteger a las paredes del estómago y las intestinales de excoriaciones.

De igual forma la protege de las acciones bacterianas. Por lo general, estas secreciones se encuentran compuestas de agua y enzimas como lactasa.

También protege a nuestro intestino grueso de infecciones y contribuye al paso de las heces, facilitando la evacuación.

La bilis:  es un líquido de color amarillo producido por el hígado y se encuentra protegido en la vesícula biliar.

La función de la bilis en el proceso de la digestión es la de transformar las grasas en ácidos grasos.

La bilis está integrada por partículas de agua, sales corporales como lo son el sodio y el potasio. También contiene colesterol, ácidos o sales biliares, bilirrubina, cobre y otros compuestos.

El jugo pancreático: Este es un líquido normalmente transparente el cual proviene del páncreas.

Está compuesto por agua, enzimas como la lipasa y amilasa y precursores enzimáticos inactivos. Entre ellos se tienen: la quimotripsinógeno, tripsinógeno y procarboxipeptidasa, sales minerales y electrolitos.

Las enzimas que lo componen se encargan de desintegrar las proteínas, las grasas y los carbohidratos. Los jugos pancreáticos se encuentran bajando por el páncreas y van vaciando el duodeno a su paso.

Los alimentos que fortalecen la función de las enzimas

Las enzimas son producidas por el organismo de forma natural. Sin embargo, también se pueden obtener a través de los alimentos y de suplementos naturales.

Aliviáne provee enzimas proteolíticas que ayudan a la regeneración muscular después de hacer esfuerzos físicos. Tienen propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Y también ayudan en la digestión de las proteínas.

Dentro de los alimentos que fortalecen las enzimas dentro del cuerpo se tiene:

La naranja: es una fruta con una gran cantidad de nutrientes como ácido fólico, calcio, fibra y vitamina C. esta fruta ayuda a mantener la salud del hígado favoreciendo los procesos digestivos.

De igual forma, ayuda a acelerar el metabolismo, gracias a sus compuestos tiene un efecto saciante.

La papaya: al igual que la naranja, la papaya es fuente de muchos nutrientes, entre ellos se encuentran ácido fólico, calcio, carotenoides y vitamina C. Son ricas en fibras y ayudan a favorecer los procesos digestivos.

Contiene papaína que ayuda a digerir y a metabolizar las proteínas dañadas producto del sobreesfuerzo físico. Esta se caracteriza por ser una enzima muy útil en el organismo, por lo que es recomendable su consumo.

La papaína se puede ingerir a través de suplemento como Aliviáne. Es totalmente natural y cuenta con una combinación única de enzimas naturales para la recuperación post ejercicio y el alivio del dolor.

El kiwi: es una fruta rica en fibras que favorece la digestión de los alimentos. Contiene bajo contenido de calorías y poseen efecto saciante. Además de vitaminas A, C y E. Posee magnesio, cobre, calcio y potasio.

La piña: contiene bajo porcentaje de calorías, rica en fibras y agua. Es considerada un laxante natural.

Tiene bromelina, que es una enzima natural que se encuentra en gran cantidad en el tallo de la piña. Esta reduce los problemas físicos que causan las lesiones por sobreesfuerzo físico.

Por eso Aliviáne, un suplemento diseñado para ayudar a la recuperación del organismo, contiene bromelina entre sus compuestos naturales.

Aliviáne ayuda a aliviar los dolores que se puedan presentar, y de una forma muy práctica. En una cápsula está el mejor combinado de enzimas y extractos vegetales que alivian el dolor ¡Pruébalo ya!

¿Quienes deberían ingerir enzimas digestivas?

Las enzimas digestivas resultan de grandes beneficios para las personas ya que:

1- Reducen los síntomas de la acidez estomacal

2- Disminuyen los gases e hinchazón ocasionada en muchos casos por la mala digestión.

3- Evitan la intolerancia a la lactosa, promoviendo la correcta digestión de los productos lácteos.

4- Mejoran los síntomas del estreñimiento, ulceras, gastritis y hernia de hiato.

Sin embargo, existen personas que ameritan el consumo de estas enzimas más que otros. En especial:

Los que tienen problemas digestivos: esta son personas que presentan problemas al momento de realizar la digestión, por ejemplo:

  • Reflujo gástrico.
  • Gases o flatulencias.
  • Síndrome de intestino irritable.
  • Colitis ulcerosa.
  • Mala absorción de los nutrientes.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Enfermedad diverticular.

En estos casos las enzimas digestivas son de gran ayuda. Ellas pueden ayudar a desinflamar, disminuir el dolor y acelerar la digestión.

En Aliviáne, contiene enzimas que facilitan la digestión, además de sus otros beneficios para el organismo.

Las enzimas digieren las proteínas dañadas, mejorando rápidamente las lesiones. De igual forma ayudan a mejorar la circulación sanguínea hidrolizando la hemoglobina.

De igual forma, el consumo de enzimas sea a través de los alimentos o de suplementos alivia: el estrés de estómago, páncreas, hígado, vesícula biliar e intestino delgado en la digestión de proteínas, almidones y grasas.

Problemas relacionado con la edad: se deben a que con el paso de los años, las personas comienzan a padecer de achaques. Esto ocurre generalmente porque el entorno gástrico se vuelve alcalino.

Con el paso del tiempo los procesos digestivos van disminuyendo sus funciones. En especial en la digestión de las proteínas y de las grasas.

Es por ello que a medida que se avanza en edad, la alimentación deberá ser más cuidadosa y reforzar la digestión a través del consumo de suplementos y de frutas naturales.

¿Problemas con las enzimas? Aquí está la solución

En muchas ocasiones, la mala alimentación y la deficiencia de nutrientes puede producir deficiencia en las enzimas, en especial las digestivas.

Las enzimas vinculadas con la vitamina B6 se encuentran en muchos alimentos y actúan en muchas actividades de la digestión. Al existir problemas con las enzimas digestivas, se producen malas digestiones.

Cuando nuestro organismo no produce suficiente lactasa, esto implica que no habrá una buena digestión de la lactosa (azúcar de la leche). Entonces puede  producirse intolerancia a la lactosa que se desencadena al comer leche y sus derivados.

Cuando se comen alimentos que contienen muchas grasas se hace más difícil la digestión y se va a necesitar más lipasa de la que nuestro organismo produce.

Hay momentos que nuestro organismo necesita complementos de enzimas para ayudar en una buena ingestión de alimentos y así se evitan las molestias. Para esto se debe mantener una alimentación balanceada.

El principal objetivo de la alimentación es tener nutrientes para conservar una buena salud.

Para eso debemos consumir alimentos con una buena dosis de enzimas digestivas.

De esta forma se aprovechar sus virtudes teniendo una mejor digestión y evitando la formación de sustancias dañinas y tóxicas en el tracto digestivo.

Entre los alimentos ricos en enzimas podemos encontrar

  • Vegetales: en especial los verdes como el apio, perejil y brócoli.
  • Miel de abeja: posee enzimas digestivas capaces de mejorar la absorción de los alimentos, el movimiento intestinal  permitir una buena digestión.
  • La soya, uvas y miel cruda sin pasteurizar: contienen enzimas digestivas con gran poder de asimilación óptima por parte del organismo.

Los alimentos frescos y crudos tienen enzimas digestivas que nos ayudan a tener y mejorar nuestra salud. Además, una comida balanceada y dedicar por lo menos 30 minutos de ejercicios al día, nos darán  mejores momentos de vida y salud.

El suplemento enzimático ideal es Aliviáne ¿Cuáles son sus beneficios?

Actualmente existen en el mercado medicamentos y suplementos con enzimas para aliviar los malestares que provocan ciertas enfermedades.

Las enzimas digestivas contribuyen a una buena digestión y son un buen recurso para aliviar las molestias que surgen al comer comidas copiosas o pesadas.

A la hora de comprar, ten en consideración cuatro cosas:

  1. El  producto que elijas debe contener diferentes tipos de enzimas digestivas
  2. Los ingredientes deben ser naturales y de alta calidad
  3. Debes conocer la cantidad de ingrediente y en qué proporción
  4. La empresa que la produzca debe ser de calidad y confiable

El suplemento enzimático ideal es Aliviáne. Posee 5 enzimas todas con beneficios para el organismo.

Además son antiinflamatorias y Aliviáne las combina con extractos de plantas analgésicas: jengibre, garra del diablo y corteza de sauce blanco.

Este producto cuenta con gran efecto analgésico y antiinflamatorio que cuida y protege las articulaciones y protege los músculos de calambres, desgarres y lesiones.

Si llevas una vida agitada y acelerada Aliviáne, es el suplemento para mejorar tu cansancio, dolores, fatiga, migraña y muchos dolores que el estrés te puede estar causando sin que te des cuenta.

El ingerir este producto natural también mejora considerablemente la salud de las personas de la tercera edad, quienes presentan los achaques asociados comúnmente con la edad.

Debes seguir las instrucciones y si tienes una enfermedad existente debes consultar a tú médico para saber si puedes consumirlo. Muchas veces el alivio que las enzimas producen enmascara un padecimiento subyacente.

La única advertencia es que el suplemento contiene lácteos, soja y trigo.

cabe destacar que la industria química y médica se encuentra realizando diversos estudios donde los principales protagonistas son las enzimas.

Existe una gran cantidad de ellas que aún son desconocidas para la comunidad científica y están por descubrirse cuáles serían los aportes que harían a la salud.

Las enzimas de Aliviáne mejoran la salud de muchas formas

El cuerpo humano se caracteriza por ser una máquina casi perfecta. Es por ello que, cuando se presenta una lesión o se debilita el sistema inmune, las enzimas digestivas ayuda a solucionar el problema.

Estas enzimas se encargan de promover la producción de más células NK (natural killer) y mejorar la eficiencia de los glóbulos blancos.

De esta manera se refuerza el sistema inmune notablemente, ayudando a evitar muchas enfermedades infecciosas y a acelerar la recuperación luego de muchas afecciones.

También acelerará la curación y el mecanismo de defensa del organismo, evitando el rechazo de tejidos, y órganos trasplantados, logrando un mejor equilibrio e inmunidad.

Las enzimas que se encuentran en los glóbulos blancos, ayudan a acabar con las bacterias, y virus que intentan dañar nuestra defensas y ponen en riesgo la salud. Es otra forma en que Aliviáne ayuda a fortalecer el sistema inmune

También nos ayudan a estabilizar el proceso inflamatorio, y esto a su vez nos lleva al proceso de curación.

El cuerpo humano necesita de una buena alimentación y tener un sistema adecuado para así evitar enfermedades.

Por otra parte, las enzimas que se encuentran en la sangre son producidas por diferentes órganos como el corazón, hígado y riñón.

Los diagnósticos en la sangre dependen de las enzimas que se encuentran allí, y que pueden ser indicadores de condiciones sospechosas.

Con análisis sanguíneos se puede medir el nivel de enzimas que se encuentran en la sangre y hacer un diagnóstico para saber en qué condiciones se encuentran los tejidos del corazón o el hígado.

Cuando hay niveles de enzimas anormales en la sangre, es indicativo que hay desorden o problemas de salud en algún órgano del cuerpo.

La sangre recibe toxinas cuando las funciones del hígado se sobrecargan y su capacidad para eliminarlas queda reducida.

Ilustración que muestra la circulación sanguínea.

De igual forma se puede contaminar la sangre por el exceso de fibrina acumulado. Esto hace que se espese y dificulte la circulación, facilitando la formación de los peligrosos coágulos sanguíneos.

Pues bien, con la ayuda de enzimas digestivas sistémicas, la sangre puede mejorar el normal funcionamiento del hígado y eliminar el exceso de fibrina y pegajosidad de las células sanguíneas.

De esta forma se evitan ataques al corazón, coágulos de sangre y se minimiza unas de las principales causas de apoplejía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *