Mujer obesa en primera plana, al lado cup

¿Cuál es la relación entre obesidad y diabetes?

¿Cuál es la relación entre obesidad y diabetes?

Última actualización: 07-12-2018. Equipo Nutricioni

La obesidad es frecuentemente acompañada por la diabetes, esto es debido a que estas dos enfermedades son manifestadas por la alteración en la nutrición.

La mesura en la alimentación puede ser la diferencia entre vivir o morir.

La obesidad se define como exceso de grasa en el cuerpo y viene siendo un problema de salud que aumenta cada vez más la mortalidad; está asociada a dolencias cardiovasculares, contribuye a la diabetes, hipertensión y apnea del sueño.Mujer obesa en primera plana, al lado cup

La diabetes es un conjunto de trastornos metabólicos y su característica principal es la presencia de elevaciones de glucosa en la sangre, de manera persistente o crónica.

También se acompaña de anormalidades en el metabolismo de los lípidos, proteínas, sales minerales y electrolitos.

Se ha dicho desde hace mucho tiempo que la diabetes es considerada una enfermedad hereditaria. Pero, hay que explicar que si hay un factor hereditario en la diabetes, esto una inclinación no una sentencia.

Esto quiere decir que si una persona tiene antecedentes familiares de diabetes por parte de sus padres, puede padecer la enfermedad:

  • Si no cuida su nutrición.
  • Lleva una vida sedentaria.
  • Duerme poco.
  • Vive con estrés.
  • No practica ejercicios.

Pero esta persona reduce de manera considerable el riesgo de desarrollar la diabetes si lleva una vida sana, en la que:

  • Consume alimentos sanos.
  • Practica deportes.
  • Evita el estrés.
  • Toma suficiente agua.
  • Tiene una buena calidad de vida.

Características de los pacientes obesos con diabetes

Las personas con obesidad y diabetes suelen adelgazar cuando su estado de salud empeora, estas personas son obesos débiles, que sienten mucho frío, son pálidos y se fatigan rápidamente.

También sufren de alta presión en la sangre y su riñón suele funcionar mal muchas veces.Hombre miendo el azucar con un glucometro

La diabetes puede pasar desapercibida por años o con síntomas esporádicos, leves o inexistentes.

De las personas que reciben atención médica, más del 84% de las personas con obesidad y más del 73% de las personas con diabetes no han controlado sus enfermedades.

Esta es la razón por la cual la diabetes viene siendo la primera causa de ausentismo laboral y la primera causa también de insuficiencia renal, esto puede seguir empeorando.

Las personas obesas tienen mayor riesgo a padecer de diabetes que las personas que no lo son, esto es así porque cuando hay mayor cantidad de grasa se observa también un aumento de glucemia.

De aquí viene a que el páncreas expulse insulina en exceso para reducir la glucemia, llevando esto a un estancamiento ya que no se puede producir la suficiente insulina para regular la glucemia, conduciendo todo esto a la hiperglucemia y también se desarrolla la diabetes.

La insulina es necesaria porque algunas de las células dependen de esta para que pueda entrar la glucosa a su interior, se llaman células insulinodependientes.

Están las siguientes: el miocito, que es la célula del músculo; a su vez este músculo requiere de mucha energía proveniente de la glucosa; el hepatocito también requiere de mucha energía por el metabolismo que lleva a cabo, y de igual forma se encuentra el adipocito.

Estas células se requieren para la producción de energía.

La obesidad en conjunto con la diabetes genera una variedad de complicaciones.

Las personas obesas consumen normalmente comidas con exceso de grasa, haciendo que se cree un depósito de grasa en las arterias, a la larga se va complicando esto hasta que pueda llegar a producirse un infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.

Alimentos ChatarraUna persona que sufre de diabetes tiene cuatro veces más probabilidades que la persona que no la tiene a sufrir ataques al corazón. Es decir, que la diabetes daña al corazón.

También tienen mayor probabilidad de sufrir otras enfermedades como el cáncer y hasta el Alzheimer o demencia.

Las personas con diabetes también llegan a tener problemas con los riñones y con la vista, hasta causar ceguera.

La obesidad causante de la diabetes puede dificultar la cicatrización de heridas por falta de oxígeno, por eso los enfermos de diabetes corren el riesgo de tener que someterse a una amputación.

También se presentan enfermedades como el colesterol alto y la hipertensión.

Si la diabetes tipo 1 no es diagnosticada ni tratada, provoca la pérdida de peso en las personas, ya que el cuerpo deja de producir insulina, como antes mencionamos.

La insulina es necesaria para utilizar glucosa, la que viene siendo la forma principal de azúcar en la sangre.

La glucosa es proveniente de los alimentos que ingerimos a diario siendo también la fuente principal de energía necesaria para estimular las funciones de nuestro cuerpo.

Entonces el organismo desecha por medio de la orina la glucosa por no poder utilizarla apropiadamente.

Tipos de diabetes

Expertos concuerdan en que la diabetes tipo dos es más común que la tipo uno.

Aunque puede presentarse a cualquier edad, la diabetes tipo uno aparece con mayor frecuencia en la infancia o adolescencia y es el tipo predominante que se diagnostica antes de los 30 años.

Este tipo de diabetes viene representando del 10 al 15% del total de los casos de esta enfermedad.

Muchas personas presentan sobrepeso cuando se les diagnostica diabetes tipo 2; por otra parte, a una persona que sufre de diabetes tipo dos y sube de peso le resulta difícil controlar el nivel de azúcar en la sangre y también padece de una resistencia a la insulina.

La diabetes tipo 2 suele ser el tipo de diabetes que se diagnostica en personas mayores de 30 años, pero también se presenta en niños y adolescentes.

Las personas con resistencia a la insulina a menudo son obesas, esto se puede revertir con la pérdida de peso, teniendo una nutrición sana y saludable y practicando el ejercicio.

Cuando una persona consume un exceso de carbohidratos refinados tiene un alto riesgo de padecer diabetes. Alimentos como:

  • Pan.
  • Pasta.
  • Harina.
  • Arroz.
  • Papas fritas.
  • Cereales.
  • Chocolate.
  • Leche.
  • Tubérculos.
  • Dulces.
  • Refrescos azucarados.
  • Jugos de frutas pasteurizados.

La mayoría de estos alimentos por ser muy procesados tienen la característica de producir mucha glucosa requiriendo mucha insulina; estas comidas son enemigas totales del control de diabetes y además engordan.

Papas fritas en mesa de maderaLa diabetes y la obesidad tienen en común que para padecer de ambas se necesita tener la glucosa y la insulina alta; excepto las personas que padecen de diabetes tipo 1, por lo ya mencionado, tienen falta de insulina por su daño del páncreas, por eso se mantienen delgados.

Los alimentos que ayudan a adelgazar a las personas diabéticas obesas pueden ser estos:

  • Carnes.
  • Pollo.
  • Pavo.
  • Pescado.
  • Mariscos.
  • Huevos.
  • Vegetales.
  • Jugos de vegetales.
  • Ensalada.
  • Almendras.
  • Nueces.

Estos alimentos producen poca glucosa y requieren de poca insulina, siendo estos amigos del control de la diabetes.

Epidemias muy peligrosas

La diabetes se ha convertido en la pandemia del siglo 21. La mayoría son casos de diabetes tipo 2 que pueden prevenirse.

Saberlo a tiempo y cambiar de hábitos puede salvar tu vida.

La obesidad también ha alcanzado niveles de epidemia, lo que estrecha aún más la relación entre estas graves enfermedades,

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), países como México, Estados Unidos y Nueva Zelanda tienen una gran tasa de obesidad.

Se ha considerado que para el 2030 la obesidad en México aumente a un 39% y en Estados Unidos a un 47%.

Incluyamos que tres de cada cuatro mexicanos mayores de 18 años, sufre de alguna de estas enfermedades, esto ha llevado a la preocupación y a una gran lucha de parte del estado.

En  el 2016 el gobierno mexicano declaró la emergencia sanitaria a nivel nacional por la epidemia de la diabetes y la obesidad.

Según estimaciones de la OMS, desde 1980 la prevalencia mundial de la obesidad ha aumentado en más del doble, registrando incrementos importantes en todas las regiones.

En el África subsahariana, el número de niños con sobrepeso aumentó entre 1990 y 2012 de 4 millones a 10 millones.

Aunque la obesidad está aumentando en todas partes, su epidemiología varía en función de la duración de la epidemia.

Ilustración del mismo chico en frente. Siendo obeso y siendo flacoEn América del Norte y Europa la prevalencia de la obesidad alcanza sus tasas más altas en los grupos con menos ingresos, a menudo concentrados en zonas urbanas que son auténticos «desiertos alimentarios» y donde abundan los establecimientos de comida rápida”.

En cambio, en los países donde la epidemia de la obesidad es un fenómeno más reciente, como la región de Asia y el Pacífico, este problema se observa primeramente en la población urbana de ingresos altos, aunque luego pasa a afectar también a las zonas rurales empobrecidas y las barriadas de las ciudades.

¿Qué se puede hacer para evitar la diabetes?

En la diabetes, la prevención es fundamental porque evita una cantidad de complicaciones.

  1. Evitar el estrés nutricional: el consumo alto de carbohidratos causa estrés nutricional al cuerpo trayendo consigo la diabetes. Este estrés también es causado por falta de magnesio, potasio, zinc y vitamina D.
  2. Tomar mucha agua: el agua es el líquido vital para nuestro cuerpo y se debe ingerir la cantidad necesaria al día.
  3. Quemar las mismas calorías que consumimos: por ejemplo, un plato de arroz de 200 gramos requiere dos horas y medias de ejercicios como trotar o correr, al no hacerse ejercicio se desencadena lentamente la diabetes y la obesidad.
  4. Incluir más proteína para hacer músculo.
  5. Hay que realizar ejercicios: cuando el hígado procesa la glucosa de los cereales, los transforma en triglicéridos, los cuales vienen a formar los depósitos de grasa bajo la piel.

Esta es la principal causa de obesidad, sobrepeso y diabetes, sobre todo cuando no se hace ejercicio equivalente a los azúcares y harinas que se consumen.

¿Cómo se manifiesta la diabetes?

  • Aumento de número de veces que vamos al baño a orinar.
  • Sed excesiva.
  • Una deshidratación constante.
  • Mucha hambre por falta de glucosa.
  • Debilidad o cansancio.
  • Pérdida de peso así no dejemos de comer.
  • Irritabilidad o cambios de ánimo muy a menudo.
  • Problemas del estómago.
  • Infecciones constantes, mayormente sobre las vías urinarias.

También incluyamos que en algunos casos se presenta vista nublada, uñas partidas, mal aliento sin una razón aparente o una lenta sanación de las heridas.

Expertos dicen que cuando se presenta una infección bucal no se puede adelgazar o controlar la diabetes, ya que cuando la encía sangra avisa que hay un foco de inflamación, y esta tiene un efecto sobre el sistema hormonal del cuerpo.

Con esto quieren expresar que cualquier infección que se produzca en el cuerpo va a afectar el control de la diabetes y la obesidad, haciendo esto que la persona engorde ya que el cuerpo responde y produce la hormona llamada adrenalina y también cortisol, hormona de estrés.

Lo que hace una hormona de estrés en el cuerpo de las personas que sufren estas enfermedades es subir la glucosa, y esto hace que se descontrole la diabetes obviamente.

Entonces se deben asegurar que tienen una perfecta higiene bucal.

Todo es cuestión de hábitos y de fuerza de voluntad

El 70% de las enfermedades se da por los malos hábitos de cada persona; el estilo de vida que lleva, la vida sedentaria, dormir menos de 8 horas, son factores que aumentan la obesidad y la diabetes.

Así ha quedado demostrado en muchos estudios clínicos y socioeconómicos.

Se deben cambiar los hábitos alimenticios, disminuir las porciones de cada comida, no comprar en exceso en el supermercado, no cocinar en exceso.

Una alimentación sana y completa hace que tengamos un mejor desarrollo, mayor energía al realizar nuestras actividades diarias y nos ayuda a prevenir enfermedades.

Comida sana. Plato de ensalada con coloridos tomates, pechuga de pollo y aguacateAquí entra también el apoyo que debe haber en las familias y en las comunidades para las personas obesas con o sin diabetes.

Ese apoyo debe basarse en el afecto y la comprensión, dándoles una visión optimista de la vida, invitando y colaborando constantemente para lograr la adquisición de hábitos saludables, que nos permitan tener pueblos, ciudades y países más sanos y productivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *