Ilustración de un medico mujer sosteniendo los organanos encargado de la digestión humana

¿Cuál es la función del aparato digestivo? Comer = Nutrición

¿Cuál es la función del aparato digestivo? Comer = Nutrición

Última actualización: 21-11-2018. Equipo Nutricioni

Seguramente, al menos en una ocasión, hemos llegado a escuchar que el cuerpo humano es sin lugar a dudas “una máquina perfecta”, de la cual el aparato digestivo forma parte.

Muchos son los inventos y avances tecnológicos creados por el hombre, en busca de la perfección, siendo el hombre en sí mismo la perfección hecha vida.

Y todo esto se debe al balance que existe entre los diferentes sistemas que lo conforman, todos con su debida función y relevancia.

Y entre ellos nos encontramos con el sistema digestivo, una compleja agrupación de órganos que de manera coordinada hacen una importante labor. Pero somos realmente conscientes de ¿cuál es la función del aparato digestivo?

Ese conjunto de órganos que conforman el aparato digestivo contribuyen a la transformación de los alimentos.

Este proceso complejo y necesario, es conocido como digestión; pero para qué y por qué se considera tan necesario esta transformación.

Para entenderlo es necesario que hablemos de nutrición.

¿Cómo funciona el aparato digestivo?

El trabajo del aparato digestivo comienza desde la boca, ya que ésta es la puerta de entrada a nuestro cuerpo de los alimentos que hemos decidido ingerir.  

Una vez activado este mecanismo, comienza un proceso que culminará en la clasificación y distribución de aquello que el organismo necesita y lo que debe que desechar.

El mayor trabajo se concentra en el intestino delgado, ya que es el encargado de realizar las funciones de digestión, absorción, barrera y además inmunidad.  

Es aquí donde se absorben todos los nutrientes que requiere el cuerpo humano. Tengamos presente que cada cinco días este órgano renueva toda su superficie, es decir, cambia sus células.

La función que lleva a cabo el intestino delgado es posible gracias a que allí es donde se encuentra la flora intestinal, que no es más que un conjunto de microorganismos y bacterias buenas.  

Estos microorganismos conviven en nuestro cuerpo sin causarnos enfermedades desde el mismo momento en que nacemos.

Cabe resaltar, que para ayudar al correcto funcionamiento del aparato digestivo es importante la ingesta de alimentos que contribuyan al proceso digestivo de la manera menos traumática posible.  

Existen alimentos que en su composición poseen probióticos que son microorganismos (principalmente bacterias vivas) que contribuyen a la salud.

Ilustración de un medico mujer sosteniendo los organanos encargado de la digestión humana

¿Comer es sinónimo de nutrición?

Diariamente como parte de nuestra rutina de vida ingerimos alimentos. Es decir, comemos para saciar nuestro apetito y al mismo tiempo, para poder obtener la energía necesaria para desempeñar nuestras actividades.  

Pero ¿realmente todos aquellos alimentos que ingerimos contienen los nutrientes que nuestro organismo necesita?

La clasificación de lo que realmente necesitamos, a nivel orgánico para un correcto desempeño. Y a la vez desechar lo que no tiene ninguna clase de valor nutricional recae en el aparato digestivo.  

Porque no todos los alimentos que hoy día están a nuestro alcance son realmente adecuados para una correcta y sana nutrición.

El hecho de satisfacer la necesidad de comer y de saciar el hambre. No implica que le estemos aportando a nuestro cuerpo lo que realmente necesita para dar su mejor y mayor rendimiento.

La ingesta de alimentos inadecuados puede llegar a producir malestares que pueden incrementarse y afectar seriamente la salud.

Sin embargo, con una adecuada información podemos prevenir complicaciones futuras. Sólo es cuestión de comprender que somos responsables del correcto desempeño de nuestro organismo.  

En la actualidad, y debido al ritmo de vida cotidiana principalmente en grandes ciudades, se suele dejar en un segundo plano la ingesta de una alimentación realmente nutritiva.

Hombre joven de barba sonriendo mientras se toca el estomago, producto de una buena digestión

La salud entra por la boca

Es indudable que el correcto funcionamiento del aparato digestivo va a depender en un alto porcentaje de todo aquello que comamos.  

Es por ello aconsejable seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien declaró los beneficios del consumo de alimentos probióticos.

Estos alimentos son aquellos que poseen organismos vivos de manera natural y que al ser consumidos en las porciones adecuadas tienen efectos beneficiosos para la salud.  

Entre los alimentos probióticos más destacados podemos recomendar:

  • Derivados lácteos como el yogurt y quesos de leche de cabra, ya que sus niveles de probióticos son más elevados que la leche de vaca, además de ser más digerible y causar menos alergias.
  • Curiosamente encontramos el chocolate negro, que si bien no contiene probióticos, se ha encontrado que es un vehículo muy efectivo para los mismos.  

Esto se debe a que el chocolate ayuda a los probióticos a sobrevivir los niveles de PH extremo del tracto digestivo y así poder llegar al colon (intestino grueso).

Es válida la ocasión para mencionar que existen productos alternativos, que contribuyen a un correcto soporte gastrointestinal para una digestión saludable.  

Siendo este el caso de SúperBio, que aporta una cantidad considerable de bacterias probióticas tan efectivas como las que encontramos de manera natural en algunos alimentos.

Desayuno saludable que contiene yogurt, café, panquecas, jugo de naranja, almendras.

Las bacterias buenas: huéspedes necesarios

Existe un conjunto de microorganismo localizados de manera normal en distintos sitios del cuerpo humano, siendo de vital importancia para la salud del ser humano.  

Más del 95% de estos microorganismos se encuentran en el tracto digestivo, habitando principalmente entre el intestino delgado y grueso. Es lo que se viene a denominar flora intestinal.

Estas bacterias buenas comienzan el proceso de colonización inmediatamente después del nacimiento. A través de los primeros microorganismos que pasan por la boca con los alimentos.  

Y es a medida que van teniendo contacto con la mucosa del intestino, cuando estas bacterias buenas comienzan su proceso de anidación y multiplicación. Formando así la flora intestinal.

Se considera que ya a la edad de 2 años la flora intestinal es la definitiva, es posible algunas alteraciones en momentos puntuales por el uso de antibióticos. Pero nada que no pueda ser de carácter reversible.  

En líneas generales cada individuo mantiene una flora predominante y estable.

De tal manera que estas bacterias buenas son las que van a permitir la fermentación de la dieta no digerible.

Como es el caso de la fibra vegetal contenida en alimentos como: cereales de desayuno, legumbres, frutos secos, etc.  

Por otra parte son quienes contribuyen a la formación de ácidos grasos, de las vitaminas D y K, lo que favorece la recuperación y absorción de calcio, hierro y magnesio.

También actúan como barrera al prevenir la invasión de microbios patógenos, los cuales son ingeridos por nosotros a través de los alimentos.  

Es así entonces como las bacterias buenas constituyen un eslabón esencial del sistema inmunológico.

Cuerpo masculino, hombre rodeado de microbioma nube esférica de bacterias, virus, microbios. Representación 3d Poca población de microbios dispersos

¡Más probióticos, más vida!

La palabra probióticos tiene su origen en el griego y significa “a favor de la vida”, es por esto que los descubridores decidieron bautizarlos con este nombre.

Estos microorganismos vivos, tan necesarios para una buena salud cumplen diferentes funciones.

Los probióticos no son sólo responsables del equilibrio de la flora intestinal, también forman una defensa en contra de microorganismos potencialmente dañinos que ingerimos.  

El cuerpo humano es tan perfecto que apenas al abandonar el vientre materno comienza a crear sus defensas.   

A través de la leche materna, alimento con el más alto nivel probióticos,  que se ingiere las primeras bacterias buenas, desarrollando la flora intestinal en el recién nacido.  

Indudablemente con el tiempo se irán incorporando a la rutina alimenticia del bebé complementos que contengan probióticos.

La ingesta de la leche materna en combinación con alimentos y suplementos probióticos, contribuyen a un aumento a la protección de la salud del niño en sus primeros años de vida.

Algunas de las dolencias que llegan a ser prevenidas y que son muy comunes en la infancia son por ejemplo:

  • Infecciones respiratorias.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Alergias a ciertos alimentos
  • Las diarreas agudas.  

Pero no sólo son los niños los que se ven favorecidos en su salud, también de adultos somos  beneficiados por una ingesta adecuada de probióticos.

Ya de adultos una de las alteraciones que podemos llegar a padecer son por ejemplo:

  • Síndrome del colon irritable, lo cual es perfectamente controlable con un consumo apropiado de probióticos.  
  • Disminución de la distensión abdominal.
  • Combaten una bacteria mala de nombre Helicobacter Pylori la cual es la responsable del diagnóstico de muchos casos de gastritis y úlceras.

¿Qué sucede cuando los niveles de bacterias probióticas son bajos?

Como bien hemos mencionado nuestro organismo de manera natural es poseedor de bacterias buenas las cuales contribuyen a que gocemos de buena salud.

Por lo tanto es indiscutible que una alteración de estas bacterias puede generar ciertas complicaciones.

Podemos llegar a padecer enfermedades de mayor o menor relevancia, que pueden ser tomadas como un simple malestar o dolor de estómago.  

Pero que puede complicarse, llevándonos a un deterioro no deseable de la salud.

Uno de los principales padecimientos por un bajo nivel de bacterias probióticas se manifiesta en la enfermedad diarreica.  

Esta enfermedad no distingue a quien puede afectar, pero en el caso de niños menores a cinco años es donde se agrava su presencia.  

Una diarrea que no se atiende de manera oportuna, puede en un porcentaje elevado llegar a causar la muerte.  

Podemos percibir que existe un problema en la flora intestinal al notar una frecuencia de evacuaciones acuosa, esa sería la primera señal de alerta.  

Esta alteración puede tener su origen en diferentes factores que contribuyen a un déficit en la producción y mantenimiento de bacterias buenas.  

El estrés, la presencia de parásitos, el uso de antibióticos, entre otros son causas comunes.

Las constantes deposiciones acuosas nos indican que nuestra flora intestinal está sufriendo cambios desfavorables. Es así como el organismo de una manera alarmante pierde nutrientes.

La pérdida acelerada de nutrientes favorece la posibilidad de llegar a padecer una infección intestinal. Existen registros que indican que tres de cada diez personas con diarrea desarrollan infecciones bacterianas en el intestino.

Ilustración de mujer en el baño con fuerte dolor de estomago

Consumir probióticos a través de suplementos ¿Cuándo y por qué?

No dejemos de tener en cuenta que los probióticos o bacterias buenas habitan de manera natural en nuestro organismo.  

También recordemos que existen alimentos que contienen de estas bacterias.

¿Qué puede entonces motivar el consumo de un suplemento probiótico?  La razón puede ser tan sencilla como compleja al mismo tiempo. Es el hecho de ayudar a mantener una excelente salud intestinal.

SúperBio reúne una cantidad de microorganismos vivos que garantizan la salud del sistema digestivo.  Sin dejar a un lado la ingesta de alimentos que contengan probióticos.

Se trata más bien de un respaldo para obtener más beneficios en conjunto para la salud.

De esta manera le permitimos a nuestro aparato digestivo realizar su función con un mayor y mejor rendimiento.  

El momento para comenzar a hacer uso de un suplemento es por lo general una decisión particular.

Salvo algunos casos que por una alteración muy severa de la flora intestinal sea prescrito por un médico, no hay nada que impida el consumo de suplementos probióticos.  

La edad no es limitativa, sin embargo con niños menores a 14 años, es recomendable la supervisión médica.

No es común detenernos a pensar en las bacterias, en los beneficios que estas aportan a nuestro organismo.  

No somos conscientes de todos los procesos en los que intervienen, para que podamos disfrutar de una buena salud.  

Estimularlas y ayudarlas a mantener su equilibrio en nuestro organismo, es motivo más que suficiente para comenzar a consumir un suplemento probiótico.  

Para así contribuir al mantenimiento de una salud óptima, evitando así visitas innecesarias al médico.

Imagen en primer plano de pastillas, capsulas y cinta de medir. Fondo blanco

El suplemento probiótico más adecuado

No es un secreto para nadie que comercialmente existen una variedad de productos, casi innumerables.

Cada uno ofreciendo una serie de beneficios a la salud, no dudando que así sea, qué tan amplia puede ser la capacidad de acción que posean.

De allí la importancia no solo de ofrecer la solución temporal a una afección, sino también mantener de manera prolongada un estado óptimo de salud.  

SúperBio reúne el mayor número de componentes que se pueden conseguir en un producto enfocado al aporte de Probióticos.  

La ingesta de un suplemento probiótico, combinados con una dieta adecuada garantizaran el correcto funcionamiento del aparato digestivo. Los beneficios para la salud serán evidentes en muy corto plazo y prolongable en el tiempo.

Cada individuo es responsables de mantenerse saludable, salvo eventos que escapen de control de manera inevitable. Pero sabiendo que se tiene la oportunidad de beneficiarse, sin la implicación de un gran esfuerzo ¿por qué no aprovecharnos de eso?  

No siempre se puede contar con los alimentos que proporcionarán los probióticos que necesitamos. De allí la importancia del uso de un suplemento adecuado, ya que contribuye al aporte equilibrado.  

Es la ventaja de pertenecer a esta era, en donde gracias a los avances científicos y tecnológicos se cuenta con recursos que nos benefician.

Las oportunidades para ser saludables son increíblemente accesibles.

Una decisión muy personal

El uso de un suplemento probiótico como SúperBio para beneficio de un buen estado de salud, por su contribución a las funciones del aparato digestivo.  Es solo una sugerencia, que debe ser tomada en cuenta.

Pero es cada individuo quien puede saber y determinar qué considera una prioridad en su vida.  A la ligera y hasta de forma jocosa se hace mención a la importancia que tiene la salud.

Sin embargo no es hasta cuando creemos haber  perdido algo de salud, cuando empezamos a preocuparnos. En lugar de habernos ocupado de su cuidado con anterioridad, evitando así grandes males.

Cada individuo posee unas cualidades orgánicas muy personales pero a la vez muy generales.  El correcto desempeño de cada uno de los sistemas que conforman nuestro cuerpo depende del cuidado que le demos.

El aparato digestivo posee la capacidad de absorber, crear una barrera  de protección e inmunizar. ¿Por qué entonces no ayudar en su funcionamiento? podemos mejorar la digestión de manera significativa.

Haciendo uso de suplementos probióticos, administrados en las dosis adecuadas se estimula el desarrollo de las bacterias buenas.  En nuestro organismo conviven diversas bacterias que cumple funciones específica y beneficios diferentes.

Nunca es tarde para empezar a cuidar de la salud, pero mientras más pronto se haga menos complicaciones llegaremos a padecer.  

La decisión de cómo y cuándo queda a criterio personal, recordando que se trata de una decisión vital.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *