Consecuencias del sobrepeso: el camino se pone cuesta arriba

Consecuencias del sobrepeso: el camino se pone cuesta arriba

Última actualización: 19-11-2018. Equipo Nutricioni

El cuerpo humano, como máquina funcional, no está diseñado para cargar exceso de peso, aunque puede adaptarse.

El sobrepeso puede terminar afectando de muchas formas a las personas, debido al sobre esfuerzo que debe realizar el organismo para llevar a cabo sus distintas funciones.

Si alguna vez tuviste (o si tienes) unos kilos de más, de seguro notaste que al subir pendientes o escaleras, se te dificultaban más de lo normal, teniendo que exigirle más a tus piernas y a tu corazón para llegar a dónde ibas.

En esta y otras situaciones similares el organismo se ve en la necesidad de consumir mayor cantidad energía de la que requeriría en otras circunstancias.

Los músculos deben hacer uso de las reservas de vitaminas y minerales en mayor proporción y esto trae como consecuencia fatiga, cansancio, alteración en el pulso cardiaco, entre otros síntomas.

El cuerpo nos está avisando que algo no anda bien y que es necesario tomar en cuenta cuál es el camino a tomar para evitar el sobrepeso, o yendo más allá, la obesidad.

¿Qué es el sobrepeso?

A grandes rasgos el sobrepeso suele definirse como la acumulación de grasa que se concentra  de forma excesiva en algunas zonas del cuerpo.

La organización Mundial de la Salud (OMS) estandariza los niveles de sobrepeso en las personas de acuerdo a su edad, tamaño y género, esto puede determinarse sobre la base del Índice de Masa Corporal (IMC). Por ejemplo:

En el caso de los niños de 5 años de edad se considera que están  fuera del margen normal de peso corporal cuando su (IMC) sobrepasa el percentil 85.

Al hablar de percentil se está haciendo referencia a cuadros de medidas que permiten calcular, valorar y comparar el peso de los niños y niñas en relación con los márgenes establecidos para determinar si su desarrollo peso/tamaño es típico o atípico.

En cualquier percentil lo demarcado como medidas estándar, son aquellas que se encuentran en 50.

Esto hace referencia a que si el peso y estatura del niño o niña se encuentra dentro del percentil 50, forma parte del 50% de aquellos que tienen su misma edad, es decir, se encuentra bajo los parámetros normales de peso y estatura.

En el caso de las personas adultas la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el sobrepeso se puede determinar cuando su Índice de Masa Corporal (IMC) es igual o superior a 25.

Aunque el IMC es una medida estandarizada tanto para hombres  como para mujeres, se debe considerar como un valor aproximado debido a que hay personas que son más gruesas que otras y esto conlleva a que la medida varíe.

Un paso de distancia entre el sobrepeso y la obesidad

El sobrepeso va ligado con la obesidad, y es que entre ambos problemas de salud existe solo un paso de distancia.

Al cruzar esa delgada línea las personas pueden verse involucradas en consecuencias de alto impacto en contra de su salud debido al exceso de peso.

La obesidad está catalogada como una de las enfermedades epidemiológicas más agresivas en la actualidad, con tasas de mortalidad elevadas, que afecta tanto a niños, jóvenes y adultos.

Es necesario notar que pocas veces se menciona a un anciano con obesidad, esto se debe a que pocas personas con exceso de peso logran alcanzar esta etapa de la vida.

Es necesario educarse antes de tomar en cuenta alguna acción al respecto. Es de mucha importancia que la persona tome conciencia de los riesgos y consecuencias que están presentes al estar en sobrepeso. Por ejemplo:

El aumento de peso o sobrepeso pueden traer muchas consecuencias negativas, más cuando el exceso de grasa se aloja en el perímetro de la cintura, en este caso se corre el riesgo de desarrollar un síndrome conocido con el nombre de resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina o síndrome metabólico (SM) está asociada con enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Cabe destacar que la insulina es una hormona anabólica secretada por las células β del páncreas en respuesta a diversos estímulos, siendo la glucosa el más relevante.

Su principal función es mantener la homeostasis glucémica y  otros sustratos energéticos; la insulina suprime la liberación de ácidos grasos libres mientras que favorece la síntesis de triglicéridos en el tejido adiposo.

En pocas palabras, el exceso de peso puede ocasionar que el organismo no reaccione adecuadamente ante la acción de la insulina en el organismo, trayendo como resultado la presencia del síndrome metabólico (SM).

En otro caso el sobrepeso puede hacer que las personas sean más vulnerables a problemas de tensión arterial, aumento del colesterol malo (LDL) y triglicéridos, disminuyendo con ello la cantidad de (HDL), es decir, colesterol bueno.

Vigilar el peso es vital. Luego de concienciar y empaparnos muy bien en lo que el sobrepeso puede ocasionar al organismo, es recomendable mantener un control adecuado del peso corporal.

Esto se puede lograr de distintas formas, ya sea incorporando una dieta equilibrada para así reducir todos esos elementos que generen el sobrepeso.

Añadido a esto es necesario hacerle frente al sedentarismo (colaborador inmediato del sobrepeso) implementando un estilo de vida más activo, y optimista, ¿por qué no?

Muchos ven el tema del sobrepeso como un problema de estética; lo cierto del caso es que esto va más allá de una pancita pasada de volumen o fatigas al caminar más de lo común.

Ahondemos un poco más al respecto

Ya se han nombrado algunas consecuencias e impactos negativos que pueden presentarse en las personas con sobrepeso.

Las personas con kilos de más sin darse cuenta se encuentran en una autopista repleta de enfermedades altamente perjudiciales, que en el peor de los casos pueden causar la muerte debido a la resistencia y nivel de complejidad presentes en ellas.

Es necesario frenar a tiempo para evitar accidentes o colisiones contra graves padecimientos, para así no sufrir las consecuencias que trae consigo el sobrepeso, veamos:

  • Cáncer de estómago.
  • Cáncer de riñón.
  • Cáncer de hígado.
  • Cáncer de ovarios y útero.
  • Cáncer de recto y colón.
  • Entre otros.

El sobrepeso genera una sobrecarga en las articulaciones; con el tiempo el exceso de presión puede causar la degeneración de manera gradual, trayendo como consecuencia la aparición de la osteoartritis.

Los especialistas señalan que por cada libra de peso extra las articulaciones de las rodillas sufren cuatro libras más de presión, esto es un número preocupante.

Si una persona pesa alrededor de 150 libras sus rodillas reciben un excedente de 400 libras de presión.

Por ende las personas cuyas rodillas reciben este peso extra están más propensas a sufrir de osteoartritis de forma prematura.

Aparte de esto la grasa que se crea en el organismo tiene la capacidad de liberar sustancias que pueden llegar a incrementar el proceso inflamatorio en el área afectada.

En el caso de la hipertensión se puede apuntar que son muchos los motivos que desencadenan esta enfermedad degenerativa crónica en las personas, entre ellas se encuentra el sobrepeso y la obesidad.

La hipertensión degenerativa crónica se produce por la acumulación de grasa en las arterias, ocasionando que suba la tensión arterial incluso desde la infancia.

Estudios especializados han podido reflejar que por cada diez kilos de peso ganado se proporciona un aumento de la tensión arterial a unos 2-3 mm Hg (milímetro de mercurio).

Así como la resistencia a la insulina se produce debido a la acumulación de grasa en el perímetro de la cintura, la hipertensión se produce debido a esta misma acumulación de grasa, es decir, en la zona abdominal.

Por otra parte el sobrepeso puede acarrear otro tipo de enfermedades o  condiciones, tales como:

  • Dislipidemia (niveles altos de colesterol total o de triglicéridos)
  • Accidente cerebrovascular.
  • Enfermedad del hígado y de la vesícula.
  • Apnea del sueño y problemas respiratorios.
  • Baja autoestima.

Como se puede notar el sobrepeso es un asunto serio, hay que reflexionar en el fuerte impacto que ejerce contra la salud personal para así tomar las medidas que favorecen sistemáticamente el restablecimiento de un peso corporal más saludable.

El camino más “corto y sencillo” siempre será el hacerse la vista gorda, pero la realidad es que lo mejor es afrontar y confrontarnos para así reconocer que se puede estar presente ante una situación de riesgo.

Sobrepeso, ¿qué camino  tomar?

Lo primero a considerar es el ser asistido por especialistas en el tema de sobrepeso y obesidad.

Estos determinarán el exceso de grasa que se encuentre en el organismo, tomarán en cuenta los riesgos potenciales que se puedan manifestar en contra de la salud e indicarán un plan acorde con el caso que esté presente.

Por lo tanto, un buen plan para empezar a bajar de peso va acompañado de una dieta balanceada y ejercicios que intensifiquen la acción muscular.

De esta forma se podrá comenzar a disminuir el exceso de grasa que se encuentre acumulado en las distintas áreas del cuerpo.

Para implementar una dieta balanceada hay que mejorar los hábitos alimenticios, tomando en cuenta la gran importancia que tiene el alejarse de las comidas basura o chatarra, e integrar a la dieta alimentos ricos en vitaminas, minerales y fibras.

Tips para bajar de peso

Dentro del consumo alimenticio se deben tomar en cuenta muchos factores; las dietas no son mágicas y se necesita de mucha disciplina para poder alcanzar el objetivo establecido, en este caso eliminar el sobrepeso.

  1. Reducir las calorías mejora la calidad de vida

Para que una dieta de pérdida de peso sea exitosa es necesario empezar con reducir la cantidad excesiva de calorías que se consumen diariamente.

Es necesario conocer muy bien cuáles son esos alimentos que pueden proporcionar calorías innecesarias para el organismo y hacerlos a un lado.

El secreto del éxito es limitar el consumo de calorías y quemar más calorías con ejercicio.

Si bien las calorías nos ayudan a generar la energía necesaria para ejecutar con normalidad  rutinas diarias, el consumo en exceso puede causar sobrepeso en las personas.

Debido a que las calorías son una unidad energética lo que se consuma será la cantidad de energía que ingrese al organismo.

La cantidad requerida debe estar entre los 1.200 y 2.000 calorías un consumo mayor a estos es lo que genera el sobrepeso.

La ingesta de calorías va a variar de acuerdo al sexo de la persona.

Por ejemplo:

Para el 70% de las mujeres de edad media estaría entre 1200-1500 calorías diarias, mientras que para el 85% de los varones se ubicaría entre 1500 y 1800 cal/día.

Consumir por encima de estas medidas fomenta la ganancia de peso en exceso; por ende es necesario evitar esos alimentos y productos que sumen más calorías de las que podamos quemar. Entre estos debemos mencionar las comidas basura.

Las comidas basura o chatarra, si bien son del agrado de muchas personas y gozan de gran popularidad, son las principales fuentes generadoras de sobrepeso y obesidad en las personas.

Veamos:

Una hamburguesa promedio genera alrededor de 295 calorías, pero al ser consumida con papas fritas, queso y un refresco se incrementa el contenido calórico a 1260 calorías aproximadamente.

Es decir, que en una sola comida estaríamos ingiriendo toda la ingesta calórica diaria recomendada para una mujer, sin dejar de mencionar el efecto nocivo de las grasas y frituras presentes en este menú.

Si sumamos las calorías del desayuno más las del almuerzo y la cena, se puede ver que con facilidad se puede sobrepasar la cantidad necesaria de estas al no llevar un control de ingesta calórica.

¡Cuanto más si se agregan las del resto de los productos chatarras que se suelen consumir con regularidad!

  1. Evitar el consumo de bebidas y jugos industriales

Otros productos a evitar son aquellos que contienen altos niveles de azúcares como las gaseosas, bebidas achocolatadas, zumos de frutas, bebidas energéticas e incluso existen bebidas alcohólicas con altos niveles de calorías. Observemos lo siguiente:

Rango calórico de bebidas no alcohólicas:

  • Refrescos (250 ml) = 105 calorías, equivalen a 9 terrones de azúcar
  • Té helado (250 ml) = 70 calorías, equivalen a 6 terrones
  • Smoothie de frutas (250 ml) = 135 calorías, equivalen a 10 terrones
  • Zumo de naranja (250 ml) = 115 calorías, equivalen a 8 terrones
  • Bebida energética (250 ml) = 116 calorías, equivalen a 9 terrones
  • Bebida isotónica (250 ml) = 60 calorías, equivalen a 5 terrones

Por otra parte tenemos una variedad de bebidas alcohólicas con alto contenido de azúcar.

  • Vino blanco dulce (250 ml) = 250 calorías, equivalen a 5 terrones de azúcar
  • Vino tinto (250 ml) = 210 calorías, equivalen a ½ terrón
  • Cerveza (250 ml) = 100 calorías.
  • Piña colada (250 ml) = 235 calorías, equivalen a 9 terrones

El consumo en pequeñas proporciones no genera ningún tipo de alerta; el problema se presenta cuando se desarrolla un hábito desmedido y se pone su ingesta por encima de una dieta adecuada y balanceada.

Son muchos los casos de sobrepeso, obesidad y otras enfermedades debido a su consumo en exceso.

  1. Vida activa: caminando hacia la vitalidad

Hoy día existen muchas formas y métodos para luchar contra el sobrepeso.

Existen rutinas de ejercicios que se pueden desarrollar dentro de la comodidad del hogar.

Para los que les gusta estar al borde de la cornisa, hay una gran variedad de deportes que pueden beneficiar la pérdida del exceso de peso.

Si eres de los que te gusta la potencia o quieres no solo bajar de peso sino lograr una figura de acero, para tal fin se encuentran los gimnasios.

Dentro del abanico de oportunidades y propuestas tenemos:

Saltar a la cuerda: este ejercicio ayuda a ejercitar las piernas, pantorrillas y antepiernas, abdomen, pectorales, hombros, espalda, glúteos y brazos.

Al ejecutarse se logra quemar aún mayor cantidad de calorías en relación con otros ejercicios aeróbicos como correr o caminar.

Aeróbicos: estos son una buena opción ya que debido a su dinámica ayudan a quemar con mucha facilidad los excesos de adiposidades que se suelen acumular en las distintas áreas del cuerpo.

Los ejercicios aeróbicos están compuestos por: caminatas, correr, ciclismo, natación, montañismo, entre otros.

Running: este método se basa en llevar a otro nivel el sencillo ejercicio aeróbico de correr; se suelen utilizar en su desempeño cuatro niveles que van desde trote lento a trote rápido, carrera lenta a carrera rápida.

Natación: la natación es una disciplina que involucra todo el cuerpo al momento de ejecutarlo.

Ayuda a quemar muchas calorías y beneficia al organismo de muchas formas; no se limita solamente al estilo libre sino que se puede practicar en su modalidad de espalda, pecho y mariposa.

Abdominales: el ejercicio abdominal es el clásico de los clásicos. Forma parte de la vieja escuela tanto como de la nueva. Al ejecutarlo se involucra la zona media del cuerpo, es decir el área del abdomen.

Goza de una gran variedad de rutinas que garantizan la quema de exceso de grasa en esa área y su tonificación.

Entre sus rutinas de acción se encuentran: deadbug o bicho muerto, plancha, plancha con flexión, giros rusos, bicycle crunch, entre otras formas más.

Hay que tomar en cuenta la rutina de ejercicio que más te favorezca; también es recomendable ir de menor a mayor mientras se generan las fuerzas y las condiciones necesarias para poder exigirle al organismo el ir una milla más.

  1. Más vitaminas: mejores resultados

Las vitaminas son fundamentales dentro de todo plan para bajar de peso, ellas se encuentran en su gran mayoría dentro de los alimentos que se suelen consumir a diario.

Los productos cárnicos, verduras o vegetales, leche y sus derivados son fuentes importantes de vitaminas; existe una excepción en el caso de la vitamina D ya que esta se obtiene por medio de la radiación solar.

Los expertos en la materia del sobrepeso y la obesidad concuerdan en que las vitaminas, de acuerdo a sus propiedades, ayudan considerablemente en la pérdida de peso.

En el caso de dietas restrictivas se dejan de percibir dichos beneficios por lo que se recomienda el uso de complementos vitamínicos.

Es necesario procurar un balance adecuado a la hora de emplear cualquier dieta como método para bajar de peso.

El asunto no es pasar hambre. Las dietas deben basarse en el saber qué comer, cuándo comer y el por qué se debe consumir determinado alimento.

Las vitaminas recomendables para sobreponerse al exceso de grasa en el organismo según especialistas son: la vitamina C y la vitamina D.

La vitamina C ayuda en la reducción de peso debido a que mejora el rendimiento dentro de las distintas rutinas de ejercicio y es un excelente quemador de grasa.

Por otra parte estudios especializados han podido traer a la luz que las personas con déficit de vitamina D son más propensas a acumular grasa en el área del abdomen, por consiguiente, pueden aumentar con mayor facilidad de peso.

El sobrepeso es un tema que se debe encarar con mucha responsabilidad, si no se toman riendas en el asunto, las personas que lo padecen pueden sufrir un embate de salud como consecuencia del exceso de peso.

Nunca está de más el ser meticulosos para  mantenernos sanos. El sobrepeso no es como montarse en la montaña rusa y sufrir múltiples sensaciones que al bajarnos desaparecen.

Mientras esté presente existirá la posibilidad de poner en riesgo la salud y en peores casos, la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *