Conozca la estructura y el funcionamiento de las vitaminas

Conozca la estructura y el funcionamiento de las vitaminas

Última actualización: 05-09-2018. Equipo Nutricioni

Muchas veces no pensamos en lo importante que son las vitaminas para obtener una alimentación balanceada, y mucho menos en la estructura química de cada una de ellas.

Para empezar, hay que aclarar la pregunta de qué hace que un contenido químico se considere como vitamina.

Una vitamina es cualquier compuesto orgánico que necesite nuestro organismo para vivir, que no somos capaces de producirlos por nosotros mismos o mejor dicho, no podemos producir en las cantidades que necesitamos.

Cuando nos referimos a las vitaminas hacemos énfasis en que no hacemos referencia a otros componentes como pueden ser los aminoácidos, ácidos grasos, carbohidratos y minerales.

En la actualidad existen trece vitaminas que son aprobadas como tal: Desde la vitamina A hasta la E, en estas se encuentran intrínsecas una variedad de vitaminas B y vitamina K.

La línea de exclusión algo rara que va desde las letras entre E y K se dio después de los cambios en las denominaciones de vitaminas; por ejemplo, se sabe que  la vitamina B7, o mejor conocida como biotina, antes se conocía como vitamina H.

Hoy en día conocemos las vitaminas liposolubles y solubles. Para generalizar, podemos decir que las vitaminas forman parte de sólo dos categorías bastante grandes.

Las que conocemos como vitaminas liposolubles, que son las vitaminas A, D, E y K, estas pueden ser juntadas pueden por nuestros cuerpos en la zona del hígado o muchas veces en los tejidos grasos.

Estas se almacenan en alguna de las dos partes hasta que nuestro cuerpo las necesita, lo que nos lleva a la conclusión que no necesitamos ingerirlos con mucha frecuencia o en grandes cantidades.

A diferencia de las liposolubles las vitaminas solubles en agua, no suelen ser almacenadas en el cuerpo. En este caso si se hace estrictamente necesario adquirirlas de forma regular a través de la dieta para prevenir las deficiencias.

Funciones de las vitaminas

Hay que considerar la amplia variedad de funciones que tienen las vitaminas en nuestro organismo.

Un ejemplo es la vitamina B, que algunas de sus derivaciones son beneficiosos para los glóbulos rojos y también para ayudar en el metabolismo de algunos compuestos durante el proceso de digestión.

Por otra parte muchas vitaminas tienen uso de forma más concreta en ciertas partes del cuerpo.

Se sabe que la vitamina A es muy importante para el funcionamiento correcto de nuestra vista, así también se sabe que la vitamina K es un componente fundamental en la coagulación de la sangre.

Lo que muchos no toman en cuenta es que las deficiencias de las vitaminas suelen tener consecuencias a corto y a largo plazo.

Por ejemplo, la vitamina C es esencial ya que su deficiencia puede generar escorbuto, famoso entre los marineros, siendo uno de sus problemas antes que se conociera la importancia de dicha vitamina.

Otro ejemplo es la vitamina K. En este caso la deficiencia de vitamina K puede ser causante de problemas de sangrado.

Es ésta la principal razón de por lo que a los bebés cuando nacen se les suministra una inyección con vitamina K, lo que previene algún sangrado en el cerebro o un posible daño cerebral a futuro.

Muchos nos hacemos la siguiente pregunta ¿deberíamos tomar suplementos vitamínicos para evitar estas deficiencias? Si se tiene una dieta balanceada lo más seguro es que nuestro cuerpo ya esté adquiriendo vitaminas en las cantidades que se necesita.

En la mayoría de los casos la falta de vitamina es causada por la pobreza extrema, muchas modas en la forma de comer, el consumo de drogas y el alcoholismo.

Existen casos especiales de personas a las que se les recomienda el uso de suplementos.

Pero no es recomendado su uso sin prescripción médica ya que como consecuencia de usar altas dosis de vitamina A, D, B6 o niacina se puede generar una toxicidad de la vitamina (hipervitaminosis), ya sean las vitaminas liposolubles vitaminas A, D, E y K o también las solubles en agua vitaminas B y vitamina C

Hay que destacar que las vitaminas B  abarcan la biotina, el folato, la niacina, el ácido pantoténico, la riboflavina, la tiamina, la piridoxina y el B12.

La única forma de que los veganos no generen una deficiencia en la vitamina B12 es que consuman alimentos bastante fermentados o con levadura, ellos también pueden desarrollar una dieta baja en zinc, calcio y hierro.

Componentes de las vitaminas esenciales para una alimentación balanceada

Biotina (Vitamina B7). Es la que actúa como una especie de enzima para las respuestas del cuerpo con respecto a la carboxilación, primordiales para el proceso de metabolización de las grasas y también de los carbohidratos. El consumo adecuado para los adultos es de 30 ml al día. Las mayores fuentes de biotina son; el hígado, el huevo, las verduras de color verde y los granos.

Ácido Fólico (Vitamina B9). La vitamina B9, también conocida como folato, está relacionada con el proceso de maduración de los glóbulos. Así como también la síntesis de las purinas y pirimidinas que se necesitan en el desenvolvimiento del sistema nervioso en los fetos.

El consumo adecuado de ácido fólico antes de la concepción y también durante los tres primeros meses de embarazo ayuda en la prevención de dificultades cerebrales, en el sistema nervioso y de la médula espinal como por ejemplo; la espina bifida.

La cantidad recomendada de ácido fólico diario es de 400 mg y el límite mayor es de 1000 mg.

Hay que tomar en cuenta que al tener los niveles de ácido fólico bajos se tiende al desarrollo de anemia megaloblástica que no se distingue de la anemia causada por la deficiencia de vitamina B12.

La deficiencia de ácido fólico en la etapa de  la vejez incrementa de gran manera el riesgo de desarrollar demencia.

Podemos encontrar fuentes ricas en ácido fólico como: los guisantes secos, alimentos con levadura o fermentados, frijoles secos y vegetales que tengan hojas verdes como las espinacas y la lechuga.

Niacina (Vitamina B3). La vitamina B3, también conocida como niacina o ácido nicotínico tiene entre sus componentes, nicotinamida adenina dinucleótido y nicotinamida adenina dinucleótido fosfato, conocidas por ser las coenzimas que actúan en el organismo respondiendo en la parte de oxidación-reducción cuya función es vital en el funcionamiento celular.

La vitamina B3 baja en la alimentación puede ser causante de una enfermedad conocida por venir acompañada de dermatitis, así como de problemas gastrointestinales y también alguno trastornos mentales. Los alimentos que son extraídos del mar y algunos hongos son buenas fuentes de niacina.

Ácido pantoténico (vitamina B5). La vitamina B5, conocida también como ácido pantoténico es una vitamina que se conoce por encontrarse en una variedad amplia de alimentos.

La podemos encontrar en una cantidad grande de cereales, huevos, carnes y también en legumbres.

El ácido pantoténico es fundamental para el desarrollo de la coenzima-A CoA y es necesaria en el metabolismo para lograr la sintetización de los carbohidratos, proteínas y grasas.

Se sabe que los adultos necesitan  un aproximado de 5 mg al día. El ácido pantoténico se encuentra también  en algunos hongos, la levadura y el hígado.

Vitaminas que favorecen a las personas mayores

Riboflavina (Vitamina B2). La vitamina B2 o riboflavina está relacionada en el proceso de la metabolización  de los carbohidratos, es una coenzima muy especial para las reacciones de oxidación/reducción. La riboflavina no es tóxica para nuestro organismo.

La falta de riboflavina a menudo se desencadena junto con otras deficiencias de vitamina B. Entre los síntomas y signos de su deficiencia están el dolor de garganta, varios tipos de lesiones en los labios, dermatitis seborreica y la anemia normocrómica/normocítica.

Podemos encontrar La riboflavina en varios hongos, la levadura y las carnes, como la carne de res, la de cerdo y el cordero.

Tiamina (Vitamina B1). La vitamina B1 o la tiamina es una vitamina que está muy disponible en cualquier dieta. La tiamina está relacionada con el metabolismo de carbohidratos, así como de grasas, aminoácidos, glucosa y también en el alcohol. La tiamina no es tóxica.

La deficiencia vitamina B1 es conocida por ser la principal causa de la enfermedad del beriberi cuyo desarrollo es más común entre las personas que frecuentan el consumo de arroz muy refinado el consumo de otros carbohidratos.

La soja, la levadura que está en la cerveza y los cereales fortificados son fuentes en las que podemos encontrar la tiamina.

Vitamina A. La vitamina A o retinol es necesaria para ayudar en el creación de rodopsina, la rodopsina es un pigmento fotorreceptor en la zona de la retina.

La vitamina A estimula el mantenimiento de los llamados tejidos epiteliales. Casi siempre la vitamina A suele ser almacenada en su 90% en el hígado.

El consumo diario de vitamina que se suele recomendar para los hombres es de 900 miligramos y para las mujeres de 700 miligramos.

La deficiencia de vitamina A afecta la de forma considerable la visibilidad y a en ocasiones trae como consecuencia erupciones cutáneas y problemas oculares comunes, como los ojos secos y la ceguera nocturna.

Vitaminas que ayudan al buen funcionamiento de la sangre y el cerebro

Vitamina B12. Los compuestos químicos con actividad biológica derivado de la vitamina B12 también son llamados como cobalamina.

Dichos compuestos están inmiscuidos en el metabolismo de los llamados ácidos nucleicos, la transformación y el paso de metilo y la síntesis.

La dosis diaria recomendada de vitamina B12 es de 2,4 miligramos, que es la medida que podemos encontrar en 85 gramos de carne de res.

Las almejas y las ostras son ricas fuentes de vitamina B12, así como también el pavo, el pollo, la carne de res y en el cerdo.

La vitamina B12 en bajas cantidades es causante de anemia megaloblástica, problemas en la sustancia blanca de la médula espinal y en el cerebro, así como también neuropatía periférica, que es conocida por causar hormigueo o entumecer las manos y  los pies.

Vitamina C. El ácido ascórbico o vitamina C es una de las encargadas en la formación del colágeno, así como de la carnitina, hormonas y aminoácidos. Es necesaria para las curas de a heridas y juega un papel fundamental en la recuperación de las quemaduras.

La vitamina C es también conocida por su poder como antioxidante, ayuda en la función inmune y también hace que sea menos complicada la absorción del hierro.

La vitamina C baja (de forma leve) puede ser causada por desnutrición general, pero cuando pasa a grados mayores es la causante del escorbuto, aunque es muy poco común en la actualidad.

Los síntomas de deficiencia de la vitamina C baja pueden ser la fatiga, depresión  y problemas en el tejido conectivo, ya sean gingivitis, erupciones cutáneas, hemorragias internas o un retraso de la cicatrización delas  heridas

Las mayores fuentes de vitamina C las podemos encontrar en frutas y verduras; Las naranjas y los limones son fuentes comunes de vitamina C.

Suplementos vitamínicos

Se recomienda el suplemento Suplemax, el cual incluye también minerales, hierbas, ingredientes naturistas, enzimas, aminoácidos y muchos otros componentes.

Los suplementos vitamínicos suelen venir en una variedad de formas ya sea en tabletas normales, pequeñas cápsulas y también polvos, así como bebidas, jarabes e incluso barras energéticas.

Los suplementos más utilizados en el mercado tienen incluidas las vitaminas D y E; muchos minerales, entre ellos el calcio y hierro; hierbas como el ajo; y otros productos adicionales.

Suplemax es un complemento que aporta una cantidad suficiente tanto de vitaminas como de minerales a nuestro organismo. Suplemax no solo nos ayuda a obtener la energía que necesitamos para un buen desarrollo diario, si no que también a mantener nuestro organismo sano y equilibrado.

Si usted no consume la cantidad necesaria de nutrientes en los alimentos, Suplemax puede ayudarlo a obtener las cantidades adecuadas que requiere su organismo para su buen funcionamiento.

Pero, recuerde siempre que los suplementos vitamínicos no pueden sustituir a la variedad de alimentos que hay que ingerir a diario para lograr una dieta saludable.

La ciencia ha demostrado que los suplementos, ya sean dietéticos o vitamínicos son beneficiosos de una forma general para la salud, así como también de maneras más específicas para ciertas condiciones de salud.

Un ejemplo de los casos específicos en que las vitaminas ayudan en la salud pueden ser el uso del calcio y la vitamina D que son muy beneficiosos para los huesos, manteniéndolos fuertes y reduciendo la posibilidad de pérdida ósea.

Otro caso puede ser el ácido fólico que disminuye en gran medida los riesgos de defectos al momento del nacimiento.

Así como el omega-3 de los aceites del pescado y los ácidos grasos tienen una gran influencia en la prevención de las enfermedades del corazón.

Antes de tomar alguna decisión acerca de cualquier tipo de suplementos vitamínicos es recomendable consultar la opinión de un profesional ya que su uso excesivo puede ser nocivo para la salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *