¿Conoces los medicamentos para regenerar el cartílago de las articulaciones?

¿Conoces los medicamentos para regenerar el cartílago de las articulaciones?

Última actualización: 12-01-2019. Equipo Nutricioni

A medida que envejecemos el problema de las articulaciones y su desgaste progresivo se considera algo normal. Sin embargo, ¿alguna vez has considerado la idea de prevenir o evitar este proceso degenerativo?

En muchas ocasiones se les suele restar mucha importancia a las articulaciones y cartílagos que ni siquiera nos preocupamos de cuál es su función. Sin tener en cuenta la importancia que tiene para la realización de actividades en nuestro día a día.

El cartílago es un tejido elástico que cubre la superficie de las articulaciones, formado por matriz extracelular y otras células denominadas condrocito.

Su principal función es servir como amortiguador y disminuir el roce cuando realizamos algún tipo de movimiento, como correr, caminar, saltar, etc. Pero como todo tejido, el cartílago con el paso de los años se va degenerando si no se tienen los cuidados adecuados. Sin embargo es posible ralentizar su desgaste.

¿Qué causa el desgaste del cartílago de articulaciones?

Existe una gran diversidad de motivos por el cual una persona puede sufrir de un desgaste en el cartílago, entre los más conocidos están:

La obesidad: el aumento de peso en nuestro cuerpo genera un mayor riesgo de sufrir un desgaste en el cartílago.Hombre obeso con ropa deportiva simulando que está corriendo

¿Por qué? Cuando aumentamos de peso, toda esta carga se concentra en el centro de nuestro cuerpo, en el tronco y las rodillas. Debido a esto, se origina un menor soporte en los cartílagos, y por consecuencia, su desgaste progresivo.

El sedentarismo: la falta de actividad física aumenta significativamente el desgaste del cartílago. El motivo de esto, es que con el tiempo los músculos de nuestro cuerpo van disminuyendo.

Esto trae como consecuencia que las fibras del tejido cartilaginoso reciban una carga mayor por lo que pierde soporte e incide en el desgaste.

Desorden alimenticio: la falta de fibras y nutrientes en nuestro plato trae una serie de consecuencias en la calidad de nuestro organismo. Pues, afecta el funcionamiento de nuestros órganos y articulaciones. Al mismo tiempo abre paso al desgaste progresivo del cartílago de articular con el paso de los años.

La edad: uno de los factores principales de la degeneración del cartílago es la edad. Puesto a que las personas que oscilan alrededor de los 40-50 años o más tiene un mayor riesgo de padecer enfermedades como la artrosis.

El género: por razones aún no concretas las mujeres suelen tener una mayor predisposición de sufrir de enfermedades degenerativas del cartílago, en este caso, la artrosis. Sin embargo, muchos incidentes concuerdan con factores genéticos y hormonales.

Factor genético: las alteraciones genéticas también inciden en la aparición de artrosis.

Los genes que regulan el colágeno pueden transmitirse de padre a hijo. Si los genes vienen alterados, existe cierta probabilidad de que también puedas padecer  alguna enfermedad degenerativa de articulaciones con el paso del tiempo.

Mala postura: mantenernos en una mala postura con frecuencia aumenta la presión y distribución incorrecta de nuestro peso corporal. Esto aumenta considerablemente el riesgo de desgaste en los cartílagos.Mujer joven sentada con dolor en la espalda baja

Esfuerzo excesivo o movimientos repetitivos: las personas que realizan deportes como el fútbol, el tenis o la realización de levantamiento repetitivo e inadecuado de cargas pesadas, suelen tener un mayor riesgo de padecer artrosis, incluso a una edad temprana.

Factores post-traumáticos: cualquier traumatismo importante que haya causado alguna lesión o fractura grave en las articulaciones pueden conducir a una enfermedad degenerativa con el paso del tiempo.

¿Cómo se degenera el cartílago?

En primer lugar, su degeneración empieza en las fibras superficiales que normalmente se encuentran en paralelo. Esta empieza a levantarse del cartílago causando un proceso llamado fibrilación.

Con el tiempo las fibras se rasgan por completo causando las primeras lesiones en la segunda capa del cartílago y medida que el desgaste avanza. Se van rasgando las fibras del tejido cartilaginoso quedando expuesta las articulaciones rozándose una a otra.

Los síntomas característicos del desgaste del cartílago articular son: dolor, hinchazón y rigidez en las articulaciones. Estas molestias se intensifican cuando nos exponemos a zonas climatológicas frías o al realizar movimientos bruscos.Hombre se sostiene la rodilla en medio de una inflamación

También pueden presentarse formación de edemas en las áreas afectadas, sensación de hormigueo durante el día y crujidos tras un periodo de descanso.

Artrosis: desgaste de articulaciones

La artrosis es una enfermedad que desgasta en forma progresiva las articulaciones cartilaginosas. Causando la destrucción de toda la superficie articular y generando mucho dolor, rigidez y disminución de movimiento en la zona afectada.

Esta patología es capaz de afectar a todas las articulaciones, pero se presentan con mayor frecuencia en la cadera, rodilla, hombro y dedos de las manos.

Aunque existen componentes de riesgo genético. Las posibilidades de padecerlo se deben mayormente a:

  • El exceso de peso en nuestro cuerpo.
  • El levantamiento constante de cargas pesadas.
  • La falta de ejercicio.
  • La adopción de malas posturas.
  • El impacto generado en el cartílago articular por la realización de ejercicio de alta intensidad, como; el tenis, el fútbol, el básquet, etc.).

Todos estos factores favorecen a que esta patología se desarrolle. El uso de suplementos como Articagos , tanto para prevenir como para disminuir los síntomas, son bastante aceptados.Mujer joven que da masajes a su pie doloroso de ejercitar y correr, estilo de la vendimia.

Artrosis de rodilla: la artrosis de rodilla es el tipo de artropatía más frecuente en el mundo. Se define como el deterioro o degeneración del cartílago articular ubicado en la rodilla.

La rodilla está formada por tres compartimientos, uno para cada articulación, entre ellas se encuentra el fémur, la tibia  y el peroné. Estos compartimentos pueden verse afectadas por la artritis tanto por separado o en conjunto.

Esto conduce a la aparición de dolores durante la actividad física, disminuyendo así, la movilidad articular y degenerando la rodilla hasta llegar a deformarla.

Cuando la artrosis está muy avanzada, puede dañar y deformar la rodilla de la persona que lo padece. Hasta el punto en que esta no podrá moverse sin sentir dolor ni podrá realizar algún tipo de actividad cotidiana.

En este caso la persona tendrá que ser intervenida quirúrgicamente.

Artrosis de cadera: la cadera es una de las zonas más propensas al desgaste debido a la carga de peso de nuestro cuerpo generando así esta enfermedad.Ilustración 3D, radiografía esquelética dolorosa de la cadera, concepto médico.

La artrosis de cadera es la degeneración del cartílago causando daños en la cabeza del fémur y el cotilo.

El desgastamiento de esta zona hace que la persona presente dolor intenso y falta de movilidad. Además de erosiones focales, esclerosis ósea, quistes óseos subcondrales y formación de osteofitos.

La causa principal de este mal no sé ha definido de forma clara. Aunque existen factores como la obesidad, la carga excesiva, la actividad profesional. No son suficientes para considerarlo como una razón de peso por el cual la artrosis de cadera puede generarse.

Sin embargo, la teoría más aceptada y que es considerada como la razón principal de este padecimiento. Es la alteración de la composición del cartílago articular con paso de los años y la realización de movimientos bruscos a lo largo de nuestra vida.

Artrosis de hombro: también llamada artrosis gleno-humeral, se trata de la tercera artrosis más frecuente en las personas, seguido de la artrosis de rodilla y de cadera.

La artrosis de hombro o glenohumeral, se define como el desgaste del cartílago articular que se encuentra en el hombro.

Su principal función es evitar el roce entre la cavidad glenoidea y el húmero.

La causa de su desgaste, no solo se limita a la vejez, pues también puede generarse en jóvenes. Debido a los movimientos bruscos e inadecuados durante el ejercicio o realizando algún otro tipo de actividad.

En otros casos, la artrosis gleno-humeral se puede generar debido a una operación postraumática o postquirúrgica. Causándole al paciente severas inflamaciones, osteonecrosis y desgaste en los tejidos fibrosos.

Artrosis de mano: al igual que las artropatías anteriores, la artrosis de mano suele desgastar los cartílagos, produciendo dolor, rigidez y deformidad.

Su origen es causado por la suma de factores genéticos y ambientales.

Es habitual que personas ligadas a factores genéticos (familiares que padecen o padecieron esta enfermedad) también padezcan esta enfermedad.

La artrosis de mano también es muy común en personas que solían realizar trabajos manuales repetitivos. Al igual que las personas que sufrieron alguna vez una lesión en los dedos que haya provocado una fractura o daño en el cartílago.

La artrosis de mano más frecuente es la que ocurre específicamente en la punta de los dedos, en la zona cercana a la uña.

Este tipo de artrosis suele presentarse mayormente en mujeres alrededor de los 40 o 50 años de edad, aunque en realidad existen casos que suelen padecerla después de los 50 años.

Medicamentos para el desgaste del cartílago

Los medicamentos utilizados para la degeneración del cartílago articular contienen varios propósitos, entre ellos:

  • Aliviar el dolor.
  • Reducir la inflamación
  • Disminuir el desgaste progresivo de los tejidos.

Existen diversos tipos de fármacos que pueden ser utilizados sin ninguna receta y son capaces de reducir el dolor, la hinchazón y la rigidez causada por el desgaste del cartílago, son:

Acetaminofén o paracetamol: es uno de los analgésicos más conocidos para aliviar el dolor, la inflamación y en otros casos, reduce la fiebre.

Por lo general, los médicos lo recomiendan como prueba para aliviar el dolor en pacientes que padecen artrosis.

Aunque es un medicamento de venta libre, siempre es recomendable tomarlo según las indicaciones y jamás consumirlo sin antes hablar con un médico.

El consumo indebido o exagerado de este medicamento puede conducir a un daño hepático grave.

Puede ser consumido con o sin alimentos, pero nunca junto con una bebida alcohólica y algún anticoagulante; en caso de pacientes con insuficiencia renal.

Antiinflamatorios no esteroides: como su nombre lo indica, estos medicamentos son utilizados para tratar la inflamación y el dolor.

Pueden ser obtenidos sin prescripción médica y generalmente son seguros si se usan según lo indicado.

El médico es quien decidirá cuál dosis es la más apropiada para usted y ayuda aliviar cualquier tipo de artritis.

Algunos nombres genéricos en que puedes conseguir este tipo de medicamento son: Ibuprofeno, Naproxeno, Diclofenac de potasio, Diclofenac de sodio, Diflunisal, etc.

Aunque sea un medicamento de venta libre, hay que tener cuidado con la dosis ya que el uso inadecuado de este medicamento puede ser contraproducente. Algunas recomendaciones son:

  • No consuma dos productos que contengan antiinflamatorios, consulte con su médico antes de tomar un antiinflamatorio junto con un acetaminofén.
  • Puede causar efectos colaterales si no se usa según lo indicado.
  • Este medicamento tiene contraindicaciones para las personas que sufren o padecen de enfermedades como: insuficiencia cardiaca o renal, úlceras, problemas hepáticos e hipertensión no controlada.
  • Tenga en cuenta que, la dosis de las diversas presentaciones que tiene este medicamento, varía.
  • Dos productos pueden tener el mismo ingrediente activo o formar parte de una misma marca. Esto no quiere decir que ambos contienen la misma cantidad de compuestos.
  • Es recomendable que descontinúe el medicamento de manera gradual y no abrupta.
  • Siga una dieta sin sal y tome suplementos vitamínicos para evitar pérdidas de masa ósea.

Fármacos condroprotectores: los fármacos o suplementos que contienen condroitín sulfato y glucosamina ayudan a disminuir el dolor, mejoran las articulaciones y detienen el desgaste de los cartílagos.

Números estudios han comprobado la eficacia de estos suplementos pues ellos en comparación con los antiinflamatorios (no esteroides) contienen menos efectos adversos.

Estos fármacos vienen en forma de suplementos u se pueden obtener sin necesidad de prescripción médica.

Puedes encontrar una gran variedad de medicamentos con este compuesto. También hay suplementos como Articagos, que ayudan a disminuir el dolor y la inflamación debido a sus componentes de condroitina y glucosamina.

Inyecciones de ácido hialurónico: el ácido hialurónico es una sustancia presente en nuestra rodilla que ejerce una función de soporte sobre las articulaciones. Cuando una persona padece de artrosis esta sustancia disminuye volviendo la zona afectada más vulnerable.Closeup manos de doctor listas para inyectar vacuna al paciente.

El médico puede inyectar ácido hialurónico con el fin de ayudar a lubricar y proteger la zona afectada.

Hay estudios recientes en los que se afirma que tiene un efecto modificador de artrosis. Su efectividad dura de 3 a 6 meses.

Este tratamiento solo está indicado para la artrosis de rodilla.

Inyecciones de corticosteroides: estos esteroides ayudan a reducir los dolores, la inflamación y retrasa el proceso de desgaste del cartílago.

El alivio puede durar varios meses, pero si se inyecta más de 2 o 3 veces al año puede llegar a ser dañino.

Entre sus efectos secundarios pueden generar: aumento de peso, diabetes, adelgazamiento de huesos.

Analgésicos tópicos: son bastante efectivos para personas con dolor leve y aquellas que no desean realizar terapias sistémicas (como tomar pastillas).

Este tipo de analgesicos no son recomendables para la artrosis de cadera. El motivo se debe a la cantidad de músculo en esa zona y pueden no lograr la absorción deseada para el alivio.

Terapia conservadora: La fisioterapia

La fisioterapia como tratamiento de artrosis o desgaste de cartílagos es una de las mejores opciones para las personas que padecen este tipo de patología. Es una excelente técnica capaz de aportar los siguientes beneficios:

  • Disminuye el dolor y la inflamación.
  • Ayuda a aumentar la movilidad articular.
  • Previene la atrofia muscular
  • Retrasa la evolución de desgaste del cartílago.
  • Previene las deformidades de las articulaciones.

Existen diversas técnicas físico terapéuticas capaces de brindar diversidad de beneficios.

Incluso hasta el punto de no verse en la necesidad de recibir alguna intervención quirúrgica, entre ellas:

La crioterapia: esta técnica consiste en la aplicación continua de frío en la zona afectada.

Este tratamiento incluye una gran cantidad de técnicas específicas, como la utilización de frío en sus tres formas: líquida, sólida y gaseosa.

No se considera un tratamiento invasivo y alguna de sus ventajas son:

  • Alivio del dolor y disminución de espasmo muscular.
  • Aumento de la capacidad de movimiento.
  • Tiene efecto antiinflamatorio.
  • Disminuye el edema en caso de fracturas o hematomas.

La termoterapia: al contrario de la crioterapia, esta técnica consiste en la aplicación de calor. Por lo general, la aplicación de calor también tiene grandes beneficios para la artrosis, entre ellas:

  • El alivio del dolor y disminución de rigidez.
  • Aumenta la circulación.
  • Reduce la inflamación.

Este tratamiento puede ser aplicado por:

  • Contacto: a través de compresas, parafinas, etc.
  • Irradiación: por onda corta, infrarroja, ultravioleta, etc.
  • Mecánica: se realiza a través de masajes, ultrasonidos o vibro-terapia.
  • Conversión: se basa en la transformación de un campo electromagnético a un calor profundo justamente en la zona que necesita ser tratada.

La electroterapia: consiste en la aplicación de pequeños choques eléctricos en la zona afectada.

Durante el tratamiento se colocan electrodos sobre la piel para transmitir diferentes tipos de corriente bien sea, continua, de baja frecuencia, media frecuencia y alta frecuencia.

La frecuencia e intensidad de la corriente varía dependiendo del especialista.

El fin único de este tratamiento es el de aliviar el dolor y puede ser complementado con alguna terapia manual, como la masoterapia.

La masoterapia o terapia manual: se trata de la realización de distintas técnicas de masaje. Su fin único es el de disminuir los dolores causados por el desgaste del cartílago y aumentar la capacidad de movimiento de las articulaciones.

Lo mejor de todo, es que este método también está libre de efectos secundarios.

Algunos tratamientos quirúrgicos

Cuando las fisioterapias, los medicamentos o algún otro tratamiento conservador no funcionan, es recomendable optar por una intervención quirúrgica.

Generalmente los tratamientos quirúrgicos son utilizados como última opción, y son muy tomados en cuenta para aquellas personas cuyo estado de sus articulaciones es bastante grave.

Hay diversidad de tratamientos quirúrgico, pero todo depende de la gravedad y las características de cada paciente. Algunos métodos son:

Cirugía artroscópica: es un tratamiento mínimo invasivo que consiste en examinar la articulación desde el interior y extraer los fragmentos rotos del cartílago.

Trasplante de cartílago:  consiste en utilizar células propias reparar los fragmentos dañados del cartílago. Esta técnica es utilizada para tratar lesiones y prevenir una futura artrosis.

La artroplastia: consiste en el reemplazo total o parcial de la articulación mediante la colocación de un implante o prótesis. Esta operación suele durar entre una o una hora y media.

El objetivo de esta técnica es brindar alivio y devolverle la capacidad de movimiento a la persona afectada. Con el fin de que las personas puedan realizar sus actividades como anteriormente lo hacían.

La osteotomía: este tratamiento está indicado mayormente para las personas que sufre de desgaste de articulación debido a la presión.

La técnica consiste en extraer un fragmento del hueso para realinear.

Algunos métodos para prevenir el desgaste del cartílago articular

Si bien el envejecimiento de las articulaciones es algo natural, existen métodos para ralentizar este proceso, entre ellas te recomendamos:

Realizar actividad física: es totalmente absurdo creer que la realización de actividad física es mala para las personas que sufren de desgaste en las articulaciones.

Hombre y mujer realizando ejercicios en camineria de piedraAl contrario, realizar actividades como caminar, correr, nadar, etc. Incrementa la formación de nuestros músculo.

Esto hace que los cartílagos de nuestro cuerpo reciban menor carga y por consecuencia, un menor desgaste.

Controla tu peso: mantener un peso ideal ayuda a mantener las articulaciones sanas.

Pues como ya sabemos, el sobrepeso en nuestro cuerpo hace que la carga se centre en nuestro tronco y rodillas haciendo presión a los cartílagos incidiendo en su desgaste de forma progresiva.

Mantener una postura adecuada:  tal y como lo mencionamos en párrafos anteriores, mantener una postura inadecuada hace que nuestro peso se centre en una sola parte de nuestro cuerpo, generando mayor presión y proporcionando un mayor desgaste.

Mantener una postura adecuada trae beneficios como el alivio de tensión de los músculos. Algunas recomendaciones a poner en práctica son:

  • Evitar encorvarse mientras estás sentado.
  • Evita sentarte en sillas muy bajas para disminuir la tensión que sufren las rodillas y caderas al estar en esta posición.
  • Utiliza sillas con espaldar recto.

Mantén una alimentación saludable: contáctate con un nutricionista y realiza una dieta rica en proteínas (carne, leche, huevo) para ayudar a mantener las articulaciones saludables.

Todas las hortalizas y verduras también son muy beneficiosas, entre ellas: la calabaza, el brócoli, lechuga, pepino, zanahoria, etc. El contenido de vitamina y antioxidantes de estas verduras ayudan a prevenir el desgaste del cartílago.

Ingiere suplementos:  la ingesta de suplementos vitamínicos, como Articagos , y de ácidos grasos de omega 3, disminuye considerablemente la inflamación de las articulaciones y ralentiza su proceso degenerativo.

Es recomendable la ingesta de Articagos para fortalecer la salud de los huesos y articulaciones, lo que contribuye a la salud y al bienestar integral.

Comments 4

  1. tengo desgastes de cartílago en rodillas y no puedo subir ni bajar gradas que me duele mucho y ademas tengo tendinitis en un dedo de la mano izquierda que
    recomienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *