Prueba de glucosa para comprobar los niveles de la sangre

¿Conoces cuáles son los parámetros de glucosa en la sangre?

¿Conoces cuáles son los parámetros de glucosa en la sangre?

Última actualización: 27-11-2018. Equipo Nutricioni

La glucosa es un carbohidrato y está enlazado a la cantidad de azúcar que el organismo está capacitado para absorber. Además es el primordial y más importante generador de energía.

Las células necesitan energía para preservar las funciones vitales, por lo que absorben la glucosa a partir de los alimentos que son consumidos por la persona. La glucosa es al ser humano lo que la gasolina al automóvil.

Los parámetros de glucosa establecidos ayudan a determinar la cantidad necesaria de ésta en nuestra sangre, para así garantizar el buen funcionamiento de las células del organismo.

Existen muchísimas maneras de cuidar los valores de glucosa en la sangre, incluyendo medidas naturales, como Azúcar en la Sangre que está hecho con una extraordinaria combinación de hierbas y nutrientes.

Prueba de glucosa para comprobar los niveles de la sangre

¿Cómo actúa la glucosa?

La manera en cómo ocurre este proceso entre glucosa y células, se manifiesta durante la digestión, a través del tubo digestivo, en el cual se accionan una serie de cambios químicos.

Los alimentos que han sido consumidos se van reduciendo a sustancias mucho más pequeñas, conocidas entonces como nutrientes. Estos también se dividen en elementos aún más pequeños, siendo la glucosa el componente más simple.

Éstos, al encontrarse con el intestino delgado, se trasladan al torrente sanguíneo y, posteriormente, a las células, especialmente del hígado y el cerebro.

Sin embargo, la glucosa no funciona por sí sola, puesto que para ser aprovechada como energía necesita trabajar concomitantemente con la insulina.

En palabras simples, la insulina es como una llave que se encarga de abrirle las puertas a las células, pero necesita concordar con la cerradura, que vendría siendo la glucosa.

Es interesante mencionar que las células del sistema nervioso y, a la vez, del cerebro no necesitan de insulina, así como tampoco poseen otra fuente de energía más que la glucosa.

Puesto que  Azúcar en la Sangre contiene vitamina C y vitamina E, al igual que picolinato de cromo, es muy recomendable para acelerar la insulina, al mismo tiempo que se estabiliza la glucosa en la sangre.

Foto en primera plana de frutas cítricas que contienen vitamina C

Regulación los niveles de glucosa en la sangre

Con respecto a las regulaciones, sobre todo realizadas por el organismo, podemos mencionar que el nivel de glucosa en la sangre se ve incrementado luego de haber consumido alimentos.

Por consecuencia, el páncreas inicia su proceso de producción de insulina. Esta hormona se ocupa de incrementar la captación de glucosa en todos los tejidos.

Las células de los tejidos realizan un proceso en el que quema la glucosa, pudiendo compararse con la producción de combustible para su aprovechamiento.

No obstante, la única función que posee la insulina no es ésta. La insulina se encarga, de igual forma, de accionar los mecanismos celulares que se requieren para que la glucosa sea convertida en glucógeno.

El glucógeno es almacenado en el hígado así como también en los músculos, normalmente ayuda o funciona como una reserva de energía pero a corto plazo.

Además, el glucógeno puede ser utilizado cuando se requiera energía después de haberse realizado un esfuerzo superior a los normales. También tiene actividad en los periodos de ayuno.

Ahora bien, llegará un momento en el cual las células se habrán saciado, por lo que no usaran más glucosa; cuando esto ocurre, vuelve a entrar en juego la insulina.

En ese momento, la función de la insulina va a estar dirigida a transformar el exceso de azúcar en grasa que, a continuación, será almacenado en aquellas células del tejido adiposo. Nuevamente, esta grasa será utilizada como reserva de energía.

La insulina y sus niveles están, o deben estar, muy vinculados con los niveles de glucosa; si la glucosa desciende, la insulina debería hacerlo también.

¿Qué ocurriría si la insulina no se reduce?

La insulina se reduce a medida que los niveles de glucosa también lo hacen, normalmente luego de realizar ejercicio o tras haberse sometido a algún periodo de ayuna.

De no ocurrir esta reducción, se estaría corriendo el riesgo de una disminución exagerada de la glucosa, por lo cual, no podría ser suficiente para administrar las células del cerebro.

Si la glucemia (que es la medida de la glucosa) baja hasta sobrepasar los niveles normales, tomaría acción la hormona pancreática denominada glucagón.

La hormona glucagón posee efectos antagonistas a la insulina, por lo que acciona el movimiento o activación de las reservas de energía que han sido almacenadas en el organismo.

Niveles de glucosa en la sangre

En términos muy sencillos, podemos definir a los niveles de glucosa en la sangre como la proporción en la que se encuentra el azúcar en la sangre.

Otros nombres con los cuales se conocen estos niveles son “glucosa en suero” y “glucemia”.

Para comprender mejor este punto, debemos saber que la glucosa es medida, en algunos países en milimoles por litro (mmol/l), mientras que en otros se mide en miligramos por decilitro (mg/dl).

También es importante que sepa que los niveles de glucosa pueden verse incrementados luego de las comidas. No obstante, puede disminuir por las mañanas, exactamente antes del desayuno.

Sin contar lo anterior, los parámetros se mantienen bastante estables durante el resto del día, entre 72 y 145 mg/dl (4 y 8 mmol/l).

Los pacientes con diabetes se diferencian del resto debido al incremento exagerado de los parámetros de glucosa en la sangre.

Debido al riesgo de enfermar con diabetes es que resulta de gran importancia hacer frecuentemente un análisis de los niveles de glucosa en sangre.

En el campo de la medicina, existen múltiples exámenes o pruebas destinadas a medir estos niveles, algunas de ellas pueden ser:

  • Exámenes de orina (en ella se busca la aparición de glucosa).
  • Pinchazo del dedo mediante un glucómetro. Éste aparato se encarga de medir la glucosa, no obstante, en muchos casos no resulta ser completamente preciso.
  • El análisis sanguíneo es la prueba más apropiada o conveniente, por su efectividad. Éste análisis debe realizarse sin haber ingerido alimentos.
  • Prueba de tolerancia a la glucosa oral. Ésta prueba se realiza sin haber ingerido alimento durante 8 horas, para, posteriormente, suministrar una dosis de glucosa para realizar un análisis sanguíneo al cabo de 1 y 2 horas.

Niveles óptimos

Entre los niveles adecuados, o los parámetros correctos de glucosa en sangre, tenemos los siguientes valores:

  • Sin haber consumido alimento, la cantidad glucosa en sangre debe ser de 72-110 mg/dl (4 -7 mmol/l)
  • Al medir la glucosa luego de alguna comida, debe realizarse una hora y media, aproximadamente, después. Los niveles deben estar por debajo de 180 mg/dl (10 mmol/l).
  • Al momento de acostarse a dormir, las medidas normales van desde 126 hasta 180 mg/dl (mmol/l).

Debe tener en cuenta que, si a esta hora y de manera consecutiva o repetida, los niveles de glucosa en sangre son muy altos o muy bajos, es necesario que consulte a un médico; otra recomendación es cambiar su dieta (vea la categoría: dieta) o dosis de insulina.

No espere a que esto ocurra, para ello recomendamos Azúcar en la Sangre, que ayudará  al cuerpo a mantener los valores óptimos o adecuados de glucosa en la sangre que ya se encuentra dentro del rango normal.

¿Cuándo es necesario medir los niveles de glucosa en sangre?

Las recomendaciones más adecuadas con respecto a este punto es, medir de manera frecuente la glucosa en la sangre para estar seguros de no tener ninguna alteración.

No obstante, sabemos lo tedioso que puede ser ello. Sugerimos que la glucosa en la sangre sea medida cuando la persona no se encuentre muy bien de salud, o en aquellos casos en los que se crea que los niveles pueden estar alterados.

También resulta oportuno hacer las mediciones pertinentes en aquellos casos donde la persona se encuentre padeciendo una enfermedad que le produzca fiebre mayor a 37º C.

Por otra parte, en los pacientes diabéticos, que cuenten con niveles mayores a los 360 mg/dl (20 mmol/l) y que, además, perciban la presencia de azúcar en la orina, es necesario que se cercioren de que no haya evidencia de acetona en ella.

Para poder comprobar ello, deberá medirse la acetona con pruebas similares a las que ya mencionamos en este artículo.

De ser positivo (que se encuentre acetona en la orina), es sumamente importante que acuda de inmediato al médico, pues es probable que se esté comenzando una acidosis diabética.

No solo la diabetes altera los parámetros de glucosa en sangre

Si bien es cierto que la enfermedad más conocida relacionada con la glucosa es la diabetes, existen algunas otras que van a alterar los parámetros de la misma en la sangre.

Tras haberse realizado alguna de las pruebas, y los resultados arrojados sean atípicos (muy altos o muy bajos) podría significar la afección de alguna enfermedad.

Existe una división entre las enfermedades que podrían manifestarse a través de valores muy altos de glucosa en sangre y valores muy bajos de los mismos.

Las enfermedades más comunes por las que se manifiesta un nivel incrementado son las siguientes:

  • Hipertiroidismo, también conocida como tiroides hiperactiva. Esta se define como la producción exagerada de la hormona tiroidea por la glándula tiroides.
  • Cáncer de cualquier tipo, o tumores en general.
  • Pancreatitis. Ésta se singulariza por una inflamación o turgencia del páncreas.
  • El incremento de glucosa puede ser provocado, en algunos casos, por estrés.

Con respecto a lo que sucede cuando los niveles de glucosa en sangre se ven demasiado disminuidos y muy por debajo de los valores normales, es probable que nos encontremos con un caso de hipoglucemia.

La hipoglucemia puede aparecer debido a distintos factores. La reducción de glucosa en la sangre podría suceder en:

  • Pacientes con alguna enfermedad o disfunción renal o hepática.
  • Personas que hayan sido sometidas a alguna cirugía para adelgazar.
  • Personas que hayan perdido peso de manera exagerada y rápida.
  • Personas que se sometan a ejercicios muy rigurosos.
  • Personas que, antes de realizarse los exámenes, hayan pasado por un ayuno que se prolongó demasiado tiempo.

En el mercado nos podemos conseguir ciertos medicamentos que pueden influir en los valores de glucosa en la sangre, alterándolos de manera que se incrementen o reduzcan.

Nuestra recomendación es que le informe a su médico de todos aquellos medicamentos que se les están administrando al momento de realizar las pruebas. De esta manera podrá prevenir ciertos resultados alterados y evitar algún diagnóstico equivocado.

Bajos niveles de glucosa en diabéticos

La hipoglucemia también se puede presentar en ciertos momentos de la rutina de aquellos pacientes que padezcan diabetes.

Se puede deber a factores relacionados, especialmente, con la insulina:

  • Se puede deber a una excesiva cantidad de insulina en la sangre. Esto puede ocurrir de manera accidental, puesto que el paciente pudo haber consumido una dosis (ya sea de insulina o cualquier otra pastilla para la diabetes) demasiado alta.
  • También lo puede provocar una disminución excesiva de insulina. Normalmente esto ocurre cuando el paciente ha ingerido menos alimentos, ha aumentado el ejercicio o la ingesta de alcohol.

En aquellos pacientes diabéticos que presenten una escena hipoglucémica puede manifestarse síntomas como fatiga, temblores, palidez, pérdida temporal del conocimiento, sudoración, entre otros.

No obstante, especialmente en los pacientes que han sufrido diabetes por muchos años, dejan de aparecer los síntomas, por lo que es necesario intentar evitar que ocurra.

Una manera recomendable para evitar padecer hipoglucemia es mantener los parámetros de glucosa en la sangre por encima de los niveles normales en comparación a otros pacientes.

También es muy importante que se midan estos niveles de manera aún más frecuente que el resto de las personas.

Importancia de controlar los parámetros de glucosa en la sangre

La importancia de controlar los parámetros de glucosa en la sangre recae, de manera principal, en los pacientes diabéticos. Éstos deben asegurarse en todo momento de que sus valores se mantienen en cifras normales.

Sin embargo, es sumamente importante, para las personas diabéticas o no, que se evite eque la glucemia esté por muy debajo, por muy arriba, de los niveles normales.

Podemos disminuir de manera considerable cualquier peligro de complicación en enfermedades, siempre y cuando se mantengan los parámetros en niveles adecuados.

Nuevamente, con respecto a la diabetes, pueden ocurrir complicaciones sobre todo luego de 10 o 15 de haberse iniciado la enfermedad en el tipo 1. Cuando el caso de diabetes es de tipo 2, lo normal es que sucedan antes de los 10 años.

Azúcar en la Sangre puede ayudar a controlar y evitar la alteración de los parámetros de glucosa en la sangre. Sin embargo, también resulta muy eficaz en las personas con diabetes, sobre todo del tipo 2.

Información importante

Ahora bien, en la actualidad existen muchísimas medidas, especialmente fármacos, utilizados para controlar los niveles de glucosa en sangre.

Dependiendo del mecanismo de acción con el cual actúan estos medicamentos, se puede incrementar el desarrollo o producción de insulina pancreática.

También pueden actuar reduciendo la resistencia a la insulina o bloqueando la formación de glucosa a través del hígado.

Otras acciones van dirigidas a la absorción de los hidratos de carbono; así como también pueden elevar la captación de glucosa a nivel de los músculos.

Sin embargo, existen pacientes en los que, todos estos mecanismos no actúan de manera suficiente, por lo que se requiere el aporte o la administración de insulina externa.

Los exámenes para determinar los niveles de glucosa en sangre se deberían hacer cada 3 años en aquellas personas que cuenten con más de 45 años.

En los casos donde existan factores de riesgo, ya sea por antecedentes en la familia, sobrepeso u otros, la glucemia debe ser analizada anualmente.

Es necesario que usted se encuentre bajo la supervisión médica si se está realizando algún tratamiento referente a la glucosa y a la insulina. También debe informarle de cualquier alteración, por mínima que sea, en los niveles de ambas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *