Conoce qué es la libido y su importancia en tu vida sexual

Conoce qué es la libido y su importancia en tu vida sexual

Última actualización: 25-02-2019. Equipo Nutricioni

Hombre y mujer joven acostado en una cama, mientras se mira

Palabra de origen latina, libido es deseo sexual. Los seres humanos, como todo animal, tienen libido. Es decir, que la naturaleza diseñó a todos los animales el deseo sexual para garantizar la reproducción y preservar las especies.

Según el diccionario de la Real Academia Española, es una palabra llana y no esdrújula, pues deriva del latín “libído”.

La costumbre de acentuarla de forma esdrújula quizás se deba a la influencia de la palabra lívido, sin ninguna relación semántica con el deseo sexual.

También es erróneo el género masculino de esta palabra, pues es un sustantivo femenino, lo correcto es “la libido”.

Este término se usa tanto en medicina como en el psicoanálisis de forma general para conceptualizar el deseo sexual de una persona.

En la medicina la libido es específicamente el deseo sexual. Casi todos los médicos consideran que un nivel de la libido por debajo de lo normal es patológico.

Una buena nutrición previene cualquier cuadro médico que atente contra una vida sexual saludable. LibiActiv Mujer, contiene esos suplementos que tu cuerpo requiere.

Para muchos especialistas, la causa más común de la disminución de la libido se atribuye es algún trastorno emocional afectivo de corte depresivo.

También existen conceptos más técnicos de la libido. Entre estos se encuentra la desarrollada por Sigmund Freud, donde se refiere a la energía psíquica.

Este autor vincula esta energía, llamada por él energía libidinal, con las pulsiones y a su carácter prominentemente sexual como meta principal. También a una energía mental indeterminada que estimula el desarrollo personal de un individuo.

Sin embargo, antes de desarrollar el concepto de la libido en el psicoanálisis según la óptica de Freud, es necesario contextualizarla a través de la historia.

Esta visión permitirá una mejor comprensión del significado de este interesante tema.

Visión histórica de la libido

Se cree que en la prehistoria los seres humanos no estaban dominados por reglas religiosas o morales.

Sin embargo en algún momento se empezó a manejar ciertos límites a la sexualidad, siendo muy probable que uno de los primeros fuera el tabú al incesto.

Unos de las primeras evidencias religiosas sobre el control de la libido, se evidencia en la tradición judeocristiana donde la lujuria es catalogada como pecado capital.

No es casual que los conceptos de libido y lujuria enuncian la misma idea, el apetito sexual.

El hombre sobre todo a través de la religión, se dedicó a cuestionar todo lo que no sabe o no entiende hizo del deseo sexual un tema tabú y en muchas ocasiones algo sucio y pecaminoso.

Por esto, las grandes religiones monoteístas juzgaron la libido como desorden de la conducta y por ello fue regulada y restringida dentro del matrimonio. Aseguraban que el deseo sexual era solo para la procreación.

No deja de llamar la atención que los que ejercen como sacerdotes, religiosos y otros servidores espirituales tengan la castidad como un valor incuestionable.

También el celibato es obligante para algunas iglesias, como es el caso de la católica.

Sin embargo, otras grandes sociedades como la oriental han vivido la sexualidad con naturalidad. Un ejemplo es el tantrismo budista o el Kama-Sutra de la India.

Pero esta visión moralista de la libido tuvo su impacto en la sociedad occidental. Por esto lo largo de historia, se generó y sigue generando vías de escape alternativas para satisfacer el deseo sexual, tales como la pornografía y la prostitución.

Otro ejemplo es que la moda de bañarse en la playa se inició apenas a finales del siglo XIX. La sociedad no veía con buenos ojos exhibir el cuerpo con poca ropa.

Es en el siglo XX donde explota la revolución sexual. Se deja de ver la libido como tabú y es reconocida como una expresión natural.

Sin embargo palabras como lascivia, lujurioso o libidinoso revelan que aún persiste cierta connotación peyorativa en la cultura.

La libido de Freud

El deseo sexual, por la misma razón de su cuestionamiento y tergiversación es de los temas más estudiados en la historia, sobre todo en los siglos XIX y XX.

Sigmund  Freud a través del psicoanálisis, es sin duda uno de los más avezados investigadores de la libido de todos los tiempos.

En el psicoanálisis, la sexualidad humana juega un rol protagónico. Freud considera el deseo sexual como un aspecto fundamental de la personalidad. Esto en los roles sociales y en la vida diaria.

Afirma Freud que la mente es una serie de conexiones donde su equilibrio viene del choque entre tendencias opuestas. Son energías psíquicas profundas que dirigen el comportamiento hacia un desenlace y se descarga al lograrlo.

Esta energía se denomina libido y es la que trabaja en la lógica interna de la psique.

En la teoría psicoanalítica de Freud, la libido es la energía de la pulsión que condiciona además de la sexualidad las relaciones amorosas y por ende, las relaciones matrimoniales y paterno-filiales.

En los trabajos iniciales de Freud, la definía sólo desde el punto de vista sexual. Luego, en otros estudios la amplia y agrega la energía productiva vital del ser humano.

Freud dice que la libido tiene origen somático y se reconduce al yo desde diversas partes del cuerpo. Lo que permite apreciar más fácilmente los casos donde la libido se exterioriza como excitación sexual.

Aunque el autor reconoce que existen varias regiones somáticas que contribuyen más a la libido, asegura que el cuerpo íntegro es una zona erógena como tal.

También afirma que la libido puede ser desexualizada por medio de normas sociales. Lo que implica que en una sociedad con mucha represión sexual, es probable que el deseo sexual se canalice a través de otras formas.

Ahora bien ¿La libido se comporta igual en la mujer y en el hombre? No pierdas detalles de la siguiente información.

La libido en femenino

Mujer acostado al lado de un hombre, sonriendo.

Una sexualidad sana incluye saber qué le excita. Entonces debes ponerlo en práctica. Pero ¿Sabes qué es la libido femenino? ¿Cómo se manifiesta? No te pierdas esta excitante experiencia.

Lo primero que debes saber es que en este proceso intervienen diferentes factores tanto psicológicos como físicos.

En la explosión del deseo sexual interviene la educación, fantasías, modo de vida, hormonas, sentimientos, entre otros.

Sin embargo son las hormonas las que llevan la mayor responsabilidad. Las hormonas del deseo son la testosterona y los estrógenos.

Estas son producidas por los ovarios y debido a la fluctuación hormonal que ocurre durante la menstruación influye especialmente en el incrementa del deseo sexual femenino.

Durante la ovulación el cuerpo femenino registra una subida de estrógenos, por lo que la libido femenina está en pleno apogeo.

Pasa lo contrario al momento del alumbramiento, pues emana prolactina la cual es una hormona anti deseo. Esto puede explicar que muchas veces la sexualidad post parto plantea problemas en muchas parejas.

Por otra parte, dentro del deseo sexual femenino el factor psicológico ejerce un papel preponderante.

El cerebro es un verdadero dictador en materia sexual. Se debe tener una mente abierta y esto no tiene nada que ver con la edad cronológica.

Otro factor importante que se debe tomar en cuenta es el aumento de la libido mediante afrodisíacos.

Según algunos científicos, se ha comprobado que no potencian la libido, sino que produce un efecto psicológico.

Otro factor es tu estado de ánimo. Si estas estresadas o cansada tu libido estará por el piso. Debes estar positiva al momento de la intimidad, libérate de todo lo que te moleste, recuerda que gran parte de la libido femenina depende de tu mente.

Durante el embarazo aumenta el deseo sexual. La libido aumenta durante la dulce espera, pues aumentan la cantidad de hormonas en esos días provocando mayor deseo sexual.

La ingesta del alcohol disminuye la libido. Unas copitas pueden aumentar el deseo sexual, pero si te pasas de trago tu libido disminuye. El licor disminuye el flujo de sangre y por ende el apetito sexual.

Despierta tu pasión, redescubre el deseo sexual

Amor apasionado. Vista de los pies de una pareja joven que yace en el suelo en la cocina de su casa.

Si estás pensado en aumentar tu deseo sexual, te ofrecemos algunas recomendaciones que seguramente te serán de mucha utilidad.

Planifica tus momentos sexuales. El deseo se puede provocar a conciencia y lo puedes planificar igual que una comida especial. Por ejemplo, planifica los momentos cuando quieras tener sexo, apago la tele para una cena romántica; Probar nuevas experiencias; en definitiva tener la mente abierta.

El diablo está en los detalles. El deseo se despierta en los preliminares. Ten en cuenta que todos esos detalles como ser cariñoso, el juego previo, retardar el coito, incrementa la libido en la mujer y si se hace bien, el sexo será verdaderamente salvaje y placentero.

Estímulos eróticos y táctiles para el éxito. Esto ayuda a la mujer a centrarse en el sexo. Si estos son placenteros le darás más confianza y disfrutará más del sexo.

Recuerda repetir y enriquecer los estímulos que funcionen y excluir los que no lo hagan.

El momento es clave. La pareja debe conciliar un momento emocionalmente estable para el sexo. Si peleaste o están bajo mucho estrés, posponga el momento de hacer el amor.

El orgasmo puede esperar. Es verdad que no tener nunca un orgasmo puede ser un problema. Pero si no es el caso no se frustre y goce la experiencia. A veces las mujeres no lo buscan ni lo necesitan.

Muchas veces es un problema para los hombres que se preocupan mucho si no logran que sus parejas lleguen al orgasmo.

La libido para ellos

Los hombres también tienen momentos de crisis donde la libido está baja. Pueden ser económicos, sociales, culturales o políticas. Lo cierto es no siempre está dispuesto a tener sexo.

Durante esos momentos cuando se está en plena crisis por lo general el hombre lo intenta y entonces sobreviene la ansiedad.

Otras causas de estas crisis de la libido pueden ser discusiones con la pareja, falta de descanso, fracaso en el trabajo, timidez, inseguridad, entre otras causas.

También puede sobrevenir durante un problema de salud, trastorno circulatorio, bajos niveles de testosterona, entre otras enfermedades.

Para estos problemas de salud, nada mejor que LibiActiv Mujer, que contiene esos suplementos necesarios para el fortalecimiento de la libido y devuelve la vitalidad.

Es importante recordar, durante estas crisis que el organismo va cambiando a los largo de los años. Que muchas veces precipitamos estos trastornos por malos hábitos, mala alimentación y estilo de vida,

Si es su caso, busque ayuda con un profesional para conocer las causas. Pero no se preocupe demasiado, en la mayoría de los casos tienen solución a corto plazo.

Recuerde que el abuso en el consumo de alcohol, tabaco o drogas afectan considerablemente el deseo sexual.

Si su libido es actualmente baja, seguramente tendrá problemas para tener sexo o disfrutar de la sexualidad. Pero recuerde que con paciencia y una buena planificación puede recuperar la llamarada del deseo sexual.

Pero es muy importante contar con una pareja comprensiva. Esto se logra a través de una buena conexión con tu pareja y ábrete con ella sobre todo en aquellos problemas causantes de su estrés.

También es necesaria una dieta rica en zinc y otros alimentos que mejoren su estado de Salud como frutas y hortalizas.

Recuerda que tu mejor aliado para el goce de tu libido es tu médico, así que visítalo cuando cualquier condición médica amenace tu salud.

Buenas recomendaciones para subir esa libido

Recuerde que para aumentar la libido no todo es sexo. Es importante pasar mucho tiempo de calidad con su pareja. Tenga una cita una noche de la semana; vayan al gimnasio juntos; coman afuera cada vez que puedan.

Compartan los deberes de la casa. Si una sola persona se encarga puede ser agotador, y seguramente es ella la encargada. Dividir las tareas hace que ambos se sientan apreciados y reluce un sentimiento de equipo que puede ayudar también con la intimidad en la cama.

Dedícale a tu pareja unos minutos de meditación al día. Vaya a un lugar tranquilo, concéntrese en ella e imagínala en tu mente y recuerda su olor, el sonido de voz y todo lo que recuerde.

Mantenga pensamientos positivos de su pareja y visualizala sonriendo, no molesta ni peleando.

Haga ejercicios por lo menos 3 veces a la semana. Haz tanto ejercicios cardiovasculares como de resistencia.

Fíjate la meta de tandas de 45 minutos 3 veces a la semana. Si te ejercitas unas horas antes del sexo, tu libido aumentará de inmediato.

El ejercicio estimula la libido al aumentar el flujo de sangre en todo el cuerpo y esto incluye el pene.

También lo ayuda estar más a gusto con su cuerpo y por ende una vida sexual más placentera.

Otra forma de mejorar su libido es compartir con su pareja sobre sus deseos sexuales. Sincérate con la frecuencia que deseas tener las relaciones sexuales.

Aclara otros objetivos sexuales que desees, como probar cosas nuevas en la cama, háblale de lo que es para ti una relación sexual. Por ejemplo un abrazo es romántico durante el sexo pero no es sexual.

Programa un horario para el sexo. Puede dar resultado si se tiene un horario muy disparejo.

Se trata de buscar en la semana el día y la hora con más disponibilidad y poder disfrutar del sexo sin la ansiedad del tiempo.

Otras recomendaciones para elevar la libido

Incorpora a tu dieta  y la de tu pareja muchos productos frescos. Trata que estos alimentos sean ricos en antioxidantes y nutrientes.

LibiActiv Mujer, es el complemento ideal para la mujer. Contiene esos aditivos naturales que su cuerpo necesita para fortalecer la libido de tu pareja.

Incluye tomates y brócolis y otras frutas y verduras de colores fuertes que por lo general brindan más libido y otros beneficios a su salud.

El zinc colabora en la producción de testosterona. Por esta razón es necesario incorporar alimentos tales como  ostras, cordero, espinacas y carnes rojas.

Otra fuente de generación de la libido son los masajes de cuerpo completo. Recuerda que el factor psicológico es de mucha importancia para el deseo sexual.

Compra algunos aceites de masajes, pon música suave y masajéense mutuamente por lo menos por 30 minutos.

Aunque puede documentarse por internet, no es necesario que sea un experto para darle placer a su pareja. Solo trate de concentrarse en los puntos más rígidos del cuerpo de su pareja.

Pregúntale a tu pareja a cerca del masaje. Se le gustó, cómo se siente después del masaje, lo importante es esa comunicación entre ustedes.

Otro elemento que puedes incluir en tu repertorio de elevar el deseo sexual es incorporar al menos 15 minutos de juegos antes del sexo.

Tómense el tiempo necesario para besarse y acariciarse mutuamente. En esos momentos solo trate de concentrarse en ustedes mismos y olvídense del mundo exterior.

Estos juegos ayudan a preparar el cuerpo para el coito, lo que lo hace más intenso y placentero.

Asegúrate de estar siempre al tope de tu capacidad física para disfrutar tu vida sexual. Una es la creatividad, otra es la fortaleza física a través del ejercicio, donde LibiActiv Mujer juega un rol fundamental al brindarte esa energía y vitalidad que necesitas para aumentar la libido.

Una dieta bien balanceada complementa tu salud al brindarte las vitaminas para un deseo sexual sano.

Si deseas saber más sobre este tema o cualquier otro, simplemente visita la página nutricioni.com y dale clic al artículo de tu preferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *