Conoce qué es la artrosis y cuál es su tratamiento

Conoce qué es la artrosis y cuál es su tratamiento

Última actualización: 06-11-2018. Equipo Nutricioni

La artrosis es una enfermedad articular degenerativa reumática que lastima los tejidos articulares, produce pérdida localizada del cartílago y una modificación del hueso adyacente.

Esta enfermedad compromete el buen funcionamiento de caderas, columna cervical y lumbar, articulaciones del hombro, rodillas, las articulaciones de las manos y del comienzo del dedo gordo del pie.

En tal sentido, cuando la artrosis afecta uno de los elementos responsables del movimiento corporal como lo son las articulaciones, esta disminuye la autonomía funcional.

La artrosis genera dolor, rigidez  y reduce la calidad de vida de quienes la padecen, aunque por lo general los cambios estructurales se producen sin síntomas asociados.

Aunque la artrosis no es hereditaria, si posee un elemento de riesgo genético que  puede hacer que se desarrolle esta enfermedad con cierta facilidad en individuos que ya posean una historia familiar.

La falta de ejercicio físico, la obesidad, las alteraciones en la postura y la alimentación son algunos de los factores que te pueden ayudar a prevenir o retrasar la aparición de los síntomas de esta enfermedad.

Imagen de una persona obesa midiendo su barriga con una cinta metrica

Síntomas de la artrosis

La artritis y la artrosis se caracterizan por poseer síntomas muy parecidos, solo se diferencian en que en la artritis, la inflamación es la que promueve la enfermedad, mientras que en la artrosis l se da por el desgaste de las articulaciones.

Por tal motivo los síntomas suelen agudizarse con el movimiento y mejoran con el reposo o descanso.

Ante la sospecha de estar padeciendo esta enfermedad acude al médico, sólo un especialista puede darte el diagnóstico y tratamiento adecuado. A continuación te presento los cinco principales síntomas de la artrosis:

Hinchazón o entumecimiento

La hinchazón en rodillas, hombros, manos y cualquier otra articulación afectada por el desgaste son parte de un fenómeno asociado a la artrosis, debido a un proceso inflamatorio asociado a la misma.

Hombre se sostiene la rodilla en medio de una inflamación

 En ocasiones suele entumecer el área involucrada disminuyendo la autonomía funcional, y afectando la autoestima de quienes sufren esta enfermedad.

Dolor en las articulaciones

Algunas de las cosas que hacemos a diario como levantarnos de la cama o destapar algún frasco requieren del movimiento de nuestras articulaciones, y cuando las hacemos aparece el dolor como síntoma de que algo no anda bien en el interior.

Por tal motivo las personas que sobrellevan esta enfermedad requieren de constantes reposos intentando aliviar el dolor.

La inflexibilidad o rigidez

Muchas de las personas que poseen esta enfermedad experimentan algún tipo de rigidez o inflexibilidad al despertarse en las mañanas o cuando sostienen una misma postura por largo tiempo.

También cuando permanecen sentados por un largo periodo de tiempo, sin embargo este entumecimiento suele mejorar en el resto del día.

Sensación de roce

Las articulaciones son estructuras formadas por la unión de dos huesos, los cuales a su vez están recubiertos por un tejido elástico y resbaladizo llamado cartílago.

La función del cartílago es aislar la superficie de los huesos para que no se rocen, pero cuando estas articulaciones son afectadas, el paciente puede presentar una sensación de roce o crujido.

Esto suele puede ser doloroso al realizar algún movimiento, de hecho en algunos casos puede comprometer la membrana sinovial que recubre la articulación.

Los síntomas descritos suelen ser los principales y más comunes que desarrolla cualquier persona con artrosis.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que esta enfermedad puede alternar periodos sin dolor donde la persona realiza cualquier tipo de actividad física de manera normal hasta que vuelve a aparecer los brotes de dolor articular.

La incorporación de productos como Articagos suelen mejorar este tipo de problemas, ya que posee una serie de vitaminas y minerales que ayudan a mantener la salud del cartílago, articulaciones y ligamentos.

Tipos de artrosis

Podemos clasificar la artrosis según las principales zonas del cuerpo donde que se ve afectada por dicha enfermedad y estas son:

La artrosis de manos

La artrosis de mano por lo general se comienza en una articulación y progresivamente se va extendiendo al resto de la mano. Es considerada el segundo tipo de artrosis más frecuente sobre todo en mujeres y personas con algún tipo de herencia genética.

Mujer mayor con dolor en la mano

A medida que avanza la enfermedad se puede observar cierta deformación en los dedos. Afectando tareas de la vida cotidiana como destapar cualquier envase e incluso escribir.

El dolor se manifiesta de forma más intensa al principio de la enfermedad sin embargo progresivamente va disminuyendo su intensidad a medida en que van apareciendo los nódulos.

La deformación en las manos también permite que disminuyan algunas molestias. Al tratarse de una enfermedad degenerativa, con el pasar del tiempo se afecta la flexibilidad y se forma cierta desviación en la mano.

La artrosis de rodilla primaria

La artrosis de rodilla primaria se origina en personas de edad avanzada o con cierta herencia genética, debido al desgaste en las piezas que conforman la rodilla como los huesos, la membrana sinovial y el cartílago.Ilustración de placas presentando daños en rodilla

Es considerada el tipo de artrosis más frecuente en personas de edad media e incluso puede afectar a adolescentes y niños.

La artrosis de rodilla secundaria

Este tipo de artrosis de rodilla se puede generar a consecuencia de algún tipo de lesión como un daño en los ligamentos o algún tipo de fractura en el área.

Las personas obesas o los deportistas son los comúnmente afectados por este tipo de enfermedad ya que exigen demasiado al funcionamiento de las mismas.

En la artrosis de rodilla secundaria se ven comprometidas las partes internas y/o frontal de la rodilla lo que ocasiona mucho dolor al momento de realizar algún esfuerzo.

La persona afectada puede llegar a desarrollar cojera debido al dolor tan intenso y otros síntomas asociados a la acción degenerativa de la enfermedad.

En algunos casos el paciente puede llegar a desarrollar una sensación de crujido o chasquido.

La artrosis de cadera

En el caso de la artrosis de cadera se ve comprometida la parte superior de la pierna.

Afecta sobre todo a las personas de edad avanzada ya que son pocos los casos de presencia de artrosis antes de los 50 años. Es la tercera en orden de importancia al ser menos frecuente que la artrosis de mano o de rodilla.

Se caracteriza por la presencia de dolor en la parte interna del muslo y en el área de la ingle, en algunas ocasiones el dolor puede ser tan intenso que afecte incluso a la rodilla.Ilustración 3D, radiografía esquelética dolorosa de la cadera, concepto médico.

La ingesta de productos como Articagos al estar compuestos por una  amplia variedad de vitaminas, minerales y otros nutrientes, suele ayudar a la regeneración del cartílago.

Al realizar actividades cotidianas como subir o bajar escaleras, e incluso por tan solo caminar suelen ser motivo de aparición del dolor.

Mantener una postura durante un tiempo prolongado también puede ser motivo de aparición del dolor sin embargo este suele mejorar cuando la articulación entra en calor nuevamente.

La sobrecarga de la articulación o la estimulación agresiva, aceleran la complicación de la enfermedad lo que afecta tareas tan necesarias como flexionar las piernas, caminar, o dormir.

Debido a la posición de reposo por largo tiempo, la aparición de cojera en pacientes con artrosis de cadera suele ser bastante común.

La artrosis de columna

La artrosis se desarrolla en la columna vertebral debido a que la misma se encuentra constituida por un gran número de articulaciones lo que permite que se pueda desarrollar esta enfermedad en esta área sobre todo en la parte cervical y lumbar.

La artrosis de columna por lo general se presenta de forma asintomática de manera que en la mayoría de los casos se diagnostica de manera fortuita.dolor a nivel de sintura (riñon)

No obstante el dolor puede manifestarse sólo cuando se realice algún movimiento o actividad mecánica donde se de una sobre exigencia de esta área incrementándose ante algún cambio de tiempo y presión.

¿Cómo prevenir la artrosis?

La clave del éxito a la hora de prevenir la artrosis es adoptar un estilo de vida saludable, es decir comer sano y de forma equilibrada, tener una rutina de ejercicios de intensidad media.

Sin embargo debes tener cuidado de no exagerar al momento de realizar cualquier actividad, ya que un esfuerzo físico exagerado al igual que cargar constantemente objetos muy pesados puede incrementar el riesgo de desarrollar artrosis.

La práctica de deportes como el rugby, el fútbol y el hockey, o cualquier otro que exija un gran esfuerzo físico deben ser ejecutados con estricto cuidado.

Además este tipo de deportes pueden acelerar el deterioro general causado por la artrosis.

Es muy común entre futbolistas, jugadores de hockey o rugby desarrollar artrosis como consecuencia de algún tipo de lesión obtenida durante algún juego o entrenamiento. Así que si ya padeces de artrosis mantente atento ante estas situaciones.

¿Cómo tratar la artrosis?

Las terapias para la artrosis tienen como prioridad reducir el dolor y mejorar la capacidad física funcional evitando a toda costa la generación de efectos secundarios durante la misma.

Para conseguir tal objetivo en primer lugar se debe instruir a los pacientes a evitar todo aquello que pueda lastimar de alguna manera las articulaciones.

Desde los movimientos repetitivos, el calzado, el sobrepeso, actitudes de trabajo inadecuadas, las malas posturas, el mobiliario poco ergonómico entre otros elementos a los cuales se le debe prestar particular atención.

Posteriormente es recomendable asistir a la consulta con un profesional de la salud que te pueda ayudar a elaborar una lista de ejercicios personalizada y adaptada a tus necesidades particulares.

La supervisión por parte de un fisioterapeuta es fundamental para medir el nivel avance en el logro de los objetivos.

El reumatólogo es el profesional de la salud por excelencia para prescribirte el tratamiento farmacológico según sea el caso.

Tipos de tratamientos

Fármacos condroprotectores

Este tipo de medicamentos son los únicos fármacos específicos para combatir la artrosis a largo plazo.

Debido a que intervienen directamente sobre la articulación afectada, estos medicamentos mejoran considerablemente la movilidad, alivian el dolor y retardan el deterioro de la articulación.

Algunos de estos medicamentos son el ácido hialurónico, el sulfato de glucosamina y condroitín sulfato.

Varios estudios, como el de The Cochrane Library en 2015, confirman que los pacientes tratados con condroitín sulfato mejoraron en gran medida la capacidad funcional y el dolor con ciertas ventajas de seguridad.

Analgésicos y antiinflamatorios

A medida que avanza la enfermedad la inflamación y el dolor suelen presentar de forma más aguda por lo que la persona que padece tal enfermedad requerirá de la prescripción de analgésicos y antinflamatorios como parte del tratamiento.

La cirugía protésica

La cirugía protésica suele ser la opción terapéutica recomendada en etapas muy avanzadas de la enfermedad.

La alimentación y la artrosis

La alimentación juega un papel fundamental en el tratamiento de la artrosis, en tal sentido a continuación te presento la descripción de los alimentos que recomiendan a menudo los especialistas y cuales debes consumir con moderación.

Alimentos beneficiosos para el paciente con artrosis:

  • Alimentos ricos en omega 3-4-6: alimentos como la soja, el aceite de oliva, los frutos secos, el pescado azul, y otros aceites vegetales suelen ser muy beneficiosos para pacientes con artrosis.
  • Alimentos ricos en vitamina C: frutas como las fresas, la naranja, y verduras como los espárragos, los pepinos, los pimientos, y la lechuga por su abundancia en vitamina C suelen ser muy recomendados como coadyuvantes en el tratamiento de la artrosis.
  • Los alimentos con fibra y selenio: como las nueces, el pavo, los cereales, los lácteos y el pavo son otros de los alimentos que debes comenzar a incorporar a tu dieta si de prevenir o combatir la artrosis se trata.
  • El consumo de productos, como Articagos, que  gracias a sus vitaminas y minerales y otros nutrientes ayudan a la regeneración del cartílago, los ligamentos y las articulaciones.

Alimentos que son ricos en vitaminas A, E y complejo B. sobre fondo blancoAlimentos que debes evitar

  • Las carnes grasas y los embutidos debido a su alto contenido en ácido úrico y purina deben ser consumidos muy esporádicamente y con cierta precaución.
  • Mientras que la margarina, las grasas, los dulces, y la mantequilla son otros de los alimentos que debes evitar consumir con regularidad por la forma en que influyen de mala manera a los pacientes diagnosticados con artrosis.

Otras recomendaciones

La artrosis es una enfermedad degenerativa que incrementa su frecuencia con la edad, sin embargo existe una serie de factores que pueden modificar e incluso evitar la aparición y progresión de la misma.

A continuación se describen 10 recomendaciones que podrán ayudarte a mejorar la calidad de vida de una persona diagnosticada con artrosis.

1)    La aplicación de calor en el área afectada a través de la utilización de bolsas de agua caliente o una esterilla eléctrica suele relajar la musculatura y mejorar el dolor. Sin embargo cuando la articulación afectada se encuentra muy inflamada lo más recomendable es sustituir la aplicación de calor por baños fríos o la aplicación de bolsas de hielo.

2)      La prescripción de productos como Articagos, antiinflamatorios, cremas, geles y analgésicos son algunos de los medicamentos por parte de su reumatólogo de confianza puede evitar el avance de la artrosis. Las terapias alternativas como la osteopatía, la acupuntura o las hierbas deben ser consultadas con su médico antes de emplearlas pues solo un profesional de la salud sabrá si son adecuadas en su caso en particular.

3)      El sobrepeso es uno de los principales enemigos de un paciente diagnosticado con artrosis, e incluso aumenta considerablemente el riesgo de padecer esta enfermedad en personas sanas. Adoptar un estilo de vida saludable con una dieta baja en calorías en fundamental para conseguir el peso adecuado según sea su contextura.

4)      Evite a toda costa dormir en sofás, sillones o colchones hundidos prefiera las camas planas y sillas con respaldo donde sus pies estén en contacto con el suelo y sus rodillas y caderas sostienen una posición natural.

5)      A medida de lo posible trate de mantener una actitud positiva y una vida personal normal no se auto limite de hacer actividades cotidianas si no se lo ha sugerido su médico tratante.

6)      Hacer una visita a una spa de vez en cuando para tomar un tratamiento donde se aplican aguas mineromedicinales suelen relajar la musculatura y disminuir el dolor aportando grandes beneficios a las personas con artrosis.mujer joven acostada sobre paño cin velas aromaticas a su al rededor

7)      Las personas que sufren de artrosis a menudo se vuelven dependientes cuando reducen al máximo su movilidad, por lo que realizar algún tipo de actividad física moderada o de bajo impacto es ideal para personas con artrosis. La natación, caminar o andar en bicicleta suelen ser las actividades más recomendadas para mantenerse activo.

8)      La sobrecarga de las articulaciones por cargar un peso excesivo, caminar constantemente por terrenos irregulares e incluso estar de pie por largos periodos de tiempo.     La utilización de carritos de compra o la utilización de bastones suelen ayudar a la hora de evitar tal problema.

9)      Evitar hacer reposos o mantener una postura por largo periodo de tiempo es otro de los aspectos que se debe tener en cuenta si padeces de artrosis.

10)   La utilización de plantillas y el calzado de suela gruesa son ideales para absorber la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar. Suelen ser de gran ayuda para pacientes que sufren de artrosis de rodilla, lumbar o de cadera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *