Conoce los síntomas del acné y aprende a combatirlos

Conoce los síntomas del acné y aprende a combatirlos

Última actualización: 24-10-2018. Equipo Nutricioni

El acné (acne vulgaris) es una condición que la mayoría de las personas padecen en algún momento de su vida.

Puede variar de leve a grave y puede afectar la piel de la cara, la espalda, los hombros y el pecho. Causando lesiones, protuberancias, enrojecimiento, cápsulas purulentas e infecciosas. Destruyendo en algunos casos la autoestima y la confianza de quien lo padece.

Causas que originan el acné

Generalmente la piel está cubierta de vellosidad la cual puede ser visible o no. Cada vello, hebra o pelo de nuestra piel, está soportado por un folículo piloso, el cual se encarga de agrupar las células madre que dan crecimiento al mismo.

Es importante aclarar, que los términos comedón, punto negro, barros y espinillas no necesariamente se refieren a lo mismo. Ya que las características de cada uno de ellos son diferentes y el grado de complicación de cada individuo afectado suele ser diferente.

En condiciones normales, la grasa producida por las glándulas sebáceas, lubrica y protege la piel. Sin embargo, en algunas ocasiones puede quedar atrapada debajo de la piel dando lugar a infecciones incómodas de sobrellevar y curar.

La testosterona (hormona masculina), es una hormona activa en mujeres y hombres. Es capaz de provocar cambios relevantes en diferentes partes del cuerpo, especialmente durante la adolescencia.

Debido a la interacción de la testosterona, las glándulas sebáceas pueden llegar a producir grasa en exceso. Este exceso de sebo o aceite es asociado a ciertos casos de acné, cuando no es liberada a la superficie de la piel, quedando atrapada dentro del folículo piloso.

Algunas personas desarrollan la mala propiedad de hurgar, punzar y extraer cualquier bulto o protuberancia que observen en su piel. Muchas veces sin el grado de higiene y conocimientos requeridos para tal fin.

En poco tiempo estos malos hábitos afloran consecuencias nefastas en la superficie de la piel, extendiéndose a otras áreas.

Piel

Es una membrana que recubre todo el organismo y en el área del rostro donde existen orificios (como las fosas nasales) se extiende hasta las mucosas.

El grosor de la piel varía de una persona a otra. En un adulto promedio (sin problemas de obesidad) la superficie o área de extensión de la piel oscila entre 1, 50 y 2 m2 y su peso generalmente puede superar los 4 kg.

La piel se encuentra conformada por tres capas que catalogadas desde afuera hacia adentro se distribuyen de la siguiente forma: la epidermis, la dermis y la hipodermis.

También forman parte de ella los pelos y los folículos pilosos, glándulas sebáceas, sudoríparas y las uñas.

Nuestra piel funciona como una barrera mecánica contra fricciones y golpes, brinda protección contra las infecciones y radiaciones ultravioletas.

Es además, una capa aislante que evita la evaporación excesiva del agua presente en el organismo.

A través del sudor, la piel elimina un gran número de toxinas negativas y sustancias tóxicas. Es por ello que debemos cuidarla, protegerla y mantenerla saludable.

De igual forma, nuestra piel desempeña un papel esencial en relación a las respuestas de nuestro organismo con el entorno y medio ambiente.

La piel es sensible a estímulos táctiles, térmicos y a agresiones externas como el dolor o el maltrato.

Las capas de la piel

-Hipodermis. Es la capa más profunda de la piel. Forma el denominado tejido celular subcutáneo, un manto de tejido graso compuesto por células grasas o adipocitos.

La hipodermis une las dermis a los tejidos subyacentes, permitiendo a la vez que esta pueda deslizarse sobre los mismos. Además, constituye un depósito de grasa y una reserva energética muy importante.

-Dermis. Corresponde a la capa media de la piel. Es la responsable de la resistencia y flexibilidad que la caracterizan.

El límite entre la dermis y la subcapa basal de la epidermis es sinuoso, de tal forma que en algunas zonas la epidermis es muy delgada delineando unos surcos como los que se observan en la yema de los dedos.

La dermis está compuesta por tejido conjuntivo laxo, rico en fibras de colágeno, elásticas y reticulares que son elaboradas por los fibroblastos, unas células alargadas y aplanadas.

Contiene diversas células defensivas (histiocitos y mastocitos).

 -Epidermis. Es la capa más externa de la piel. Básicamente es un manto tejido epitelial  muy consistente formado por filas de células.

La fila más profunda es la subcapa basal, cuyas células se encuentran en constante reproducción.

A medida que se reproducen estas células se van desnaturalizando y pasan a formar parte, sucesivamente, de las capas más superficiales.

La fila más superficial es la subcapa córnea, que está formada por células muertas, que se desprenden permanentemente.

En la epidermis también se encuentran los melanocitos, células pigmentarias que fabrican melanina; un pigmento pardo- negruzco, responsable del color de la piel y que no permite el paso de los rayos ultravioletas.

Folículos pilosos

Son conductos o cavidades que se encuentran localizados por debajo de la piel, los vellos, pelos y cabellos. Son una prolongación de los folículos pilosos hacia el exterior.

Es decir su extensión abarca desde la  las capas más profundas de la piel (hipodermis), pasando por la capa intermedia (dermis),  hasta la más superficial (epidermis).

El ser humano a cualquier edad posee millones de folículos pilosos durante toda su vida. Desde que somos recién nacidos hasta que envejecemos. Cada uno de los cuales experimenta sus propias fases de desarrollo.

El folículo piloso es una estructura alargada, que consta de un bulbo piloso, que sujeta a su vez a la raíz pilosa, dejando un espacio central; la papila folicular.

En la papila folicular convergen los vasos sanguíneos y las fibras nerviosas que nutren los tejidos.

El pelo

Las hebras de pelo son una especie de delgados filamentos que recubren la piel y que se insertan y crecen a partir de los folículos pilosos.

Los pelos contribuyen al aislamiento térmico y protección del organismo. El pelo consta de un tallo que sobresale de la piel y de una raíz que se encuentra dentro del folículo piloso.

Consta de tres capas: la cutícula, la capa dura rica en queratina (constituida por células muertas) y la corteza que es la capa más gruesa o médula de composición similar a la epidermis.

El pelo se inserta de forma oblicua en la superficie de la piel. El rostro puede estar cubierto por miles de pelitos diminutos, cuya raíz puede infectarse y provocar protuberancias en la piel.

Los pelos o vellos que se forman a partir de la interacción de las células madres permanecen alojados durante periodos de tiempo prolongados, inclusive pueden llegar a mantenerse durante años.

Gradualmente, estos se desprenden dando lugar o estadía a un nuevo pelo. El crecimiento del pelo es cíclico; crece, se detiene y luego se cae. Ese proceso ocurre miles de veces durante nuestras vidas.

Glándulas sebáceas

Son grupos de células distribuidas en la piel. Se especializan en producir y secretar grasa y sebo, sustancias capaces de  lubricar el pelo y la superficie cutánea.

Constan de un saco o alveolo, lugar donde se forma el sebo y con un conducto excretor. Estos conductos abocan siempre a un  folículo piloso.

La unidad está formada por ambas estructuras, es decir, por la glándula sebácea y el folículo piloso en el que ésta desemboca, la cual se denomina folículo pilo sebáceo.

Los folículos pilo sebáceos se distribuyen por toda la superficie cutánea. Excepto las palmas de las manos y las plantas de los pies. Pero donde más se concentran es en la cara, espalda y zona genital.  

¿Qué es la seborrea facial?

Es un trastorno de las glándulas sebáceas también conocido como dermatitis seborreica. Implica una producción excesiva o anormal de grasa o sebo en cantidades perjudiciales para los poros y la piel.

Esta anomalía afecta a millones de personas en el mundo entero y es padecida  tanto por el género masculino, como o por el género femenino.

El exceso  de grasa genera picazón, lo que conlleva a infección, ya que al rascar y romper la piel podemos  introducir microorganismos y bacterias presentes en manos y uñas.

Combinación fatal si padeces acné

  • Combinar malos hábitos de higiene personal con una alimentación pobre en vitaminas y nutrientes esenciales. No prestar atención a la cantidad de azúcares, grasas saturadas y transaturadas que se consumen.
  • Tomar poca agua, asumiendo la deshidratación como algo irrelevante.
  • Usar la ropa o el cabello como un escudo protector para ocultar el acné y sus secuelas posteriores.
  • Mostrarse agresivo o molesto cuando alguien intenta ayudar; brindando información relevante sobre el tema.
  • Tener poco o ningún interés en visitar un especialista que pueda asesorarte para identificar la causa raíz del padecimiento.
  • No investigar a fondo las opciones y alternativas que ofrece la medicina hoy en día. Mostrando apatía y desánimo al asumir erróneamente que no existe solución para este padecimiento.
  • Estos tan solo son algunos de los factores que contribuyen a empeorar la situación y a prolongar el tiempo de recuperación.

Impacto psicológico que sufren las personas que lo padecen

Es posible que quienes padecen de acné se vean forzados a enfrentar diariamente las tareas y actividades más sencillas, como una  experiencia humillante y difícil de soportar.

El aislamiento social es común en las personas que padecen esta enfermedad de la piel. Es una respuesta del impacto psicológico que enfrenta el individuo.

El procurar esconderse debajo del cabello o detrás de la ropa, también es una señal del daño psicológico.

Las secuelas provocadas por el acné pueden ir más allá de un aspecto físico. La persona puede experimentar problemas de autoconfianza, autoestima baja, sentimientos de ira y vergüenza.

Sin los cuidados apropiados y el empleo de un tratamiento oportuno las cicatrices pueden permanecer durante toda la vida dejando impacto emocional que puede ser devastador.

El proceso de recuperación se acorta cuando la persona admite su situación y busca la  ayuda profesional de un dermatólogo para resolverlo.

Errores más comunes que cometen las personas que padecen acné

-Pasar de un tratamiento a otro sin esperar el  tiempo suficiente para obtener resultados sólidos. Olvidar que por lo general la recuperación total de esta enfermedad requiere de paciencia, tiempo y determinación.

-Acatar consejos de personas inexpertas, que no poseen un grado de conocimiento médico apropiado sobre el tema, lo cual puede incluso empeorar la situación.

- En el caso femenino ocultar el rostro y las partes afectadas tapándose con el cabello o la ropa. Esto es algo sumamente negativo ya que contribuye al hacerlo los poros no pueden respirar y la grasa generada por las glándulas sebáceas queda atrapada por debajo de la epidermis.

-Pellizcar, apretar, exprimir, estrujar, prensar, extraer o punzar sin la higiene, material estéril y conocimientos necesarios sobre el tema.

- Actuar bajo el desespero de desaparecer mágicamente los bultos y protuberancias, complicando la condición en la estamos, al no ser realistas en cuanto al tiempo de recuperación real que implica un tratamiento para el acné.

¿Cómo saber si requieres ayuda profesional?

En todos y cada uno de los casos descritos a continuación, se recomienda acudir inmediatamente a un dermatólogo que brinde la asesoría profesional e indique el tratamiento apropiado para cada caso particular.

-Cuando la piel está enrojecida, irritada o presenta cambios atípicos  en su coloración.

-Se observan protuberancias, prominencias, desigualdades.

-La piel se ve maltratada, marchita,  poco saludable.

-Se observan vellos y folículos infectados o purulentos.

-Ante la presencia descontrolada de barros, espinillas, comedones, granos, erupciones y cualquier otra anomalía presente.

Alimentación para combatir el acné

La alimentación es muy importante cuando existen problemas de la piel. Es conveniente tener en cuenta factores intrínsecos implicados en la elección y proporción de  los alimentos se eligen como parte de la dieta diaria.

El déficit alimentario constituye una de las causas más importantes relacionadas con la presencia de enfermedades, en el mundo entero.

A menudo las personas poseen una serie de características particulares y están expuestas a circunstancias estresantes, que pueden definirse como factores predisponentes para padecer todo tipo de enfermedades, incluyendo el acné.

Asegúrate de consumir pescados con un alto contenido de omega 3 omega 6 y aceite de oliva (ácidos grasos saludables). Estos poseen la capacidad de prevenir los procesos inflamatorios, evitando la obstrucción de los poros de la piel.

Los frutos secos ricos en vitamina E y minerales (selenio, magnesio, calcio, hierro, potasio, cobre y manganeso) son una excelente opción para las personas que padecen acné, ya que ellos contribuyen a tener una piel saludable.

La vitamina C que se encuentra en numerosas frutas y vegetales es otra excelente opción.

También puedes probar Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas y obtener múltiples beneficios para tu salud.

Cambios sencillos que pueden ayudarte a solucionar este problema

-No compartas los jabones y otros productos de cuidado personal. Mantenlos secos y guardados en un lugar adecuado.

-El selenio y el zinc son minerales que embellecen la piel. Pregunta a tu dermatólogo si puedes comprar algún jabón natural que los contenga o si puedes incluir un suplemento alimenticio como Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas rico en minerales y vitaminas.  

-No compres por comprar, investiga, asesórate, responsabilízate de tu bienestar. Recuerda que en el mercado abundan productos de marcas no reconocidas o comprobadas clínicamente.

-Mantén tu piel limpia e hidratada. Sin exagerar, ya que un lavado excesivo no eliminará el problema del acné, para ello debes averiguar la causa que lo está provocando y buscar ayuda profesional.

-Toma jugos naturales, bebidas a base de extractos de plantas medicinales. Investiga e ingiere aquellos que posean un efecto purificante, desintoxicante y que a la misma vez aumenten tu sistema inmunológico.

-Evita en lo posible la comida chatarra, alta en grasas, rica en calorías y de escaso valor nutritivo. Si son de tu agrado  consume en abundancia ensaladas y vegetales frescos, que le aporten vitaminas a tu cuerpo. Para la piel son particularmente beneficiosas las vitaminas A, C, D y E.

-Si no te gustan mucho las ensaladas y los vegetales busca alternativas, suplementa tu alimentación con Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas. Sus beneficios te sorprenderán.

-Durante el tiempo que te encuentres en tratamiento para el acné, procura mantener tu cabello alejado del rostro y de otras zonas afectadas, especialmente aplica para aquellas personas cuyo cabello es graso por naturaleza.

-Si por alguna razón estética te ves forzado(a) a extraer el contenido de una espinilla, punto negro o barrillo, desinfecta la zona antes con alcohol isopropílico. Utiliza algún tipo de algodón. Procura hacerlo sin maltratar tu piel.

Productos y tratamientos de bajo riesgo que no requieren prescripción médica

Antes de realizar cualquiera de las acciones descritas a continuación siempre se recomienda la aprobación de un especialista o dermatólogo. La piel es sumamente delicada, en especial la del rostro y no debe ser tratada en forma indiscriminada.

-Peróxido de benzoilo. Puedes conseguirlo en cualquier farmacia de tu localidad. Es un producto eficaz para eliminar bacterias presentes que contribuyen con el acné. Adicionalmente te ayudará a eliminar las células muertas.

-Ácido salicílico. Igual que en el caso anterior funciona como un excelente astringente, que mata bacterias y otros microbios. Este tipo de productos se recomienda aplicarlos durante la noche con la cara lavada y retirar por la mañana.

Debe usarse en pequeñas cantidades como forma de prevención. No es muy aconsejable para la piel muy oscura.

-Mascarillas caseras. La clara de huevo, el pepino, la avena, la miel, la zanahoria, los tomates, te serán de gran ayuda al aplicarlos como mascarillas. De igual forma, puedes emplear el zumo de limón en las áreas infectadas, en pequeñas cantidades como desinfectante y astringente.

Siempre enjuaga muy bien tu rostro con agua y un jabón suave antes de exponerte a los rayos del sol, para evitar manchas en la piel o reacciones indeseadas.

Suplemento alimenticio que puede ayudarte a base de plantas naturales, vitaminas y minerales

Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas es un suplemento rico en vitaminas C, E y B-6 (del complejo B), que te ayudarán a complementar tu alimentación para que puedas lograr una piel saludable en menor tiempo.  

Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas está conformado por 32 elementos especialmente seleccionados para fortalecer las uñas, el cabello y proteger la piel de todo el cuerpo. Actúa nutriendo las células y generando cambios internos y externos.

Igualmente, aumenta las defensas del organismo, aportandoles mayor energía y vitalidad.  Lucirás una piel más joven, saludable y te sentirás mejor.

Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas contiene reconstituyentes vitamínicos y minerales importantes como biotina, calcio, zinc, ácido pantoténico, colágeno, queratina, cobre, selenio, sílice manganeso, ácido hialurónico, bioflavonoides, ácido alpha lipoic y L metionina, entre otros.

Igualmente, la equilibrada composición de Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas integra de forma perfecta extractos de diferentes plantas y hierbas naturales conocidas mundialmente por sus efectos desintoxicantes y purificantes.

Si quieres acabar con tus  problemas de la piel, suplementa tu alimentación con Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas.

10 claves de una alimentación sana que vale la pena conocer

-Come poco, pero varias veces durante el día.

-Mastica despacio y saborea cada bocado.

-Consume una dieta variada.

-Evita el exceso de grasas.

-Consume fibra vegetal.

-Modera el consumo de dulces y harinas.

-Disminuye la sal en tu dieta.

-Evita en lo posible el consumo de bebidas alcohólicas.

-Si lo necesitas, incorpora suplementos a tu alimentación ricos en vitaminas y minerales.

-Hidrátate continuamente con agua natural o jugos bajos en azúcar. Recuerda que la fruta contiene fructosa que es un endulzante natural por excelencia.

Extractos para recordar

-La piel desempeña importantes funciones en el organismo: protección contra los agentes externos, eliminación de sustancias tóxicas, regulación de la temperatura corporal y sensibilidad al tacto, al dolor y a la temperatura.

-Si eres adolescente y tomas previsiones a tiempo, el acné será tan solo una etapa que superarás con facilidad. Recuerda que tan pronto se estabiliza el cambio hormonal en tu cuerpo los problemas del acné tienden a mejorar.

-Es posible curar el acné con alimentación saludable y los tratamientos adecuados. Siempre teniendo en cuenta que cada persona  es diferente y que existe la posibilidad de una predisposición genética a padecerlo.

-Los suplementos alimenticios como Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas, te ayudarán a lograr más rápidamente tus objetivos al compensar en tu sistema las vitaminas y minerales que necesitas para gozar de una mejor salud y bienestar.

-El rostro es nuestra carta de presentación. Es la parte de nuestro cuerpo que siempre está expuesta. Conviene cuidarlo, hidratarlo, protegerlo de las agresiones externas y curarlo cuando su salud se vea comprometida.

- La nutrición es el conjunto de procesos fisiológicos mediante los cuales el organismo incorpora y utiliza sustancias indispensables para mantener sus funciones biológicas marchando adecuadamente.

-¡Hazte responsable! Averigua si posees una predisposición genética a padecer acné o si por el contrario es una condición fortuita. De igual forma no te preocupes en ambos casos hay solución. Consulta un especialista y sobre todo no te desanimes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *