Conoce las vitaminas de las frutas

Conoce las vitaminas de las frutas

Última actualización: 05-09-2018. Equipo Nutricioni

Las vitaminas son sustancias heterogéneas sumamente esenciales para el buen funcionamiento del organismo y los procesos metabólicos.

Existen alrededor de 13 vitaminas esenciales que pueden ser incorporadas a través de una dieta equilibrada y saludable. Todas ellas son precursoras de co-enzimas, por lo tanto son capaces de convertirse en moléculas activas para ofrecernos una gran cantidad de beneficios.

Pueden actuar como catalizadores junto con otros elementos nutricionales para todos los procesos bioquímicos, provocando la liberación de energía.

Muchas de estas vitaminas no pueden ser elaboradas por el organismos por lo que es importante tenerlas en cuenta al ingerir alimentos.

No obstante, la deficiencia como el exceso de consumo de vitaminas pueden desencadenar un gran grupo de enfermedades y afecciones.

Vitaminas hidrosolubles y  liposolubles

Las vitaminas pueden dividirse en dos grandes grupos: las hidrosolubles y las  liposolubles.

Las vitaminas hidrosolubles se pueden definir como  las mismas precursoras de co-enzima necesarias para los procesos metabólicos. Su principal característica es que son capaces de disolverse en agua.

Son el grupo de vitaminas más grande, en él se encuentra la vitamina C y el grupo vitamínico B (B1, B2, B3, B5,B6, B7/B8, B9, B12).

Por ser hidrosolubles, no pueden almacenarse en el organismo, por lo tanto, es importante consumir las cantidades diarias necesarias para el organismo.  

Hay que tener en cuenta que las personas que realizan ejercicios físicos intensos y las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de sufrir una déficit de vitaminas hidrosolubles. Es necesario compensarlas con la ingesta de una dieta más rica en vitaminas o suplementos alimenticios como Suplemax.

Por lo general, tiene consigo muy pocas consecuencias cuando se las consume en grandes cantidades ya que los excesos pueden ser excretados a través de la orina.

Las vitaminas liposolubles son aquellas que pueden disolverse en grasas y aceites. Se disuelven en los lípidos y viajan por el lumen intestinal para almacenarse en el tejido adiposo y el hígado. Su correcta absorción, depende de el buen funcionamiento de la bilis y los enzimas pancreáticos. Si la bilis y el páncreas no cumplen su función, las vitaminas liposolubles no pueden ser absorbidas por el organismo. A esta condición se le llama “déficit de absorción de grasas” y es necesaria la ingesta de suplementos alimenticios.

Por otra parte, debido a que las vitaminas liposolubles solo son solubles en grasas. No es posible eliminar el exceso de esta vitamina a través de la orina. Esto puede resultar tóxico para el organismo cuando se ingiere esta vitamina de manera excesiva.

Las vitaminas hidrosolubles y liposolubles son de suma importancia para el organismo y para mantener una vida saludable cuando se consumen de forma equilibrada. Están presentes en la mayoría de los alimentos, tanto de origen vegetal como de origen animal. Por esta razón, cuando se tiene una dieta balanceada, es difícil sufrir una deficiencia de estas vitaminas.

¿Que vitaminas necesita el organismo?

Todas las vitaminas son necesarias para el buen funcionamiento del organismo.

Muchas de ellas son más indispensables que otras, es posible prescindir algunos dias de ellas sin que ocurra algún tipo de consecuencia. Esto no significa que se le debe restar la importancia que tienen. Algunas vitaminas necesarias para el organismo son:

Vitamina A: Es una vitamina liposoluble que contribuye al desarrollo de los huesos, dientes, tejido, mucosa y la piel. Es esencial en la respuesta inmunitaria previniendo enfermedades infecciosas.

También está relacionada con el acné ya que estudios han demostrado que la deficiencia de esta vitamina en la dieta, provoca la aparición del acné.

Además, también se caracteriza por ayudar a la formación de la retina y mejorar la función visual.

La vitamina A se encuentra mayormente en alimentos vegetales de hojas verdes y amarillas como: la espinaca, el brócoli y el pimiento. También en frutas como el melón y la naranja.

Vitaminas del grupo B: estas vitaminas hidrosolubles forman un grupo de 8 vitaminas que no guardan relación química entre sí. Pero trabajan en equipo para la realización de una variedad de funciones.

Las vitaminas del grupo B se caracterizan principalmente por la relación que tienen con el metabolismo celular. Ayudan a favorecer el sistema nervioso e inmunológico y la formación de glóbulos rojos.  

También cumple una función en la fertilidad de la mujer, ya que la vitamina B9 o mejor conocida como ácido fólico contribuye con la regulación del ciclo ovulatorio y la formación de óvulos. Además de prevenir defectos en el desarrollo del feto.

Este gran grupo de vitaminas se pueden encontrar en alimentos como: en vegetales de hojas verdes, los cereales, legumbres, alimentos de origen animal y algunas frutas.

Vitamina C: es un antioxidante muy conocido por la cantidad de beneficios que ofrece. Se caracteriza principalmente por el efecto que tiene en la respuesta inmunitaria, fortaleciendola. Ayuda a mantener en buen estado los tejidos corporales y los vasos sanguíneos, además de favorecer la cicatrización de heridas. Los alimentos más ricos en vitamina C se encuentran en las frutas, como la naranja, el limón, el melón, el kiwi y las fresas.

Vitamina D: conocida como la vitamina del sol porque se activa con la exposición a ese astro, protegiendo al organismo de enfermedades como el raquitismo y ayuda a que el organismo mejore la absorción de minerales como el calcio.

Esta beneficiosa vitamina también puede ser encontrada en el pescado, el hígado, la yema de huevo y alimentos enriquecidos con vitamina D.

Vitamina E: su función es proteger al organismo de los radicales libres, el estrés oxidativo y mejorar la producción de glóbulos rojos. Además de un sinfín de propiedades beneficiosas para el organismo, contribuye con el mantenimiento de la piel, las uñas y el cabello.

Las fuentes más ricas de vitamina E se encuentran en frutas, aceite vegetal, el germen de trigo y vegetales de hojas verdes.

Vitamina K: tiene grandes beneficios para el organismo como contribuir el los procesos de coagulación sanguínea.

El aceite de soja, las verduras de hojas verdes y los productos lácteos constituyen las principales fuentes de vitamina K.

Frutas ricas en vitaminas

Las frutas forman parte del grupo de los alimentos más saludables y nutritivos ¿Y por qué no? Sus valiosas propiedades no son un secreto para nadie.

Todos saben lo beneficiosas que son las frutas. Pero lo que muchos desconocen, es especificamente que beneficios contienen y la importancia de cada uno de ellos.

Cada una de las frutas contienen muchas vitaminas esenciales para la salud, algunas más que otras pero igual de importantes para el desarrollo y crecimiento del ser humano. Entre las más beneficiosas podemos mencionar el Kiwi.

El kiwi es una fruta con grandes propiedades nutricionales. Para algunos, es considerado un superalimento debido a la cantidad de nutrientes que posee por cada 100 gramos.  

Tiene un alto contenido en vitamina C, potasio, fibra y antioxidantes. Su mezcla de vitaminas, minerales y fitonutrientes hace del kiwi un alimento protector contra los resfriados, enfermedades respiratorias y patologías cardiacas.

Además es un buen regulador del colesterol, y ayuda a regular la presión sanguínea.

La fresa también forma parte de una frutas más nutritivas. Tiene un poderoso poder antioxidante. Contiene un índice glucémico bastante bajo, de modo que es ideal para las personas diabéticas. Además es rico en vitamina C, k, B9 y fitonutrientes que ayudan a combatir problemas inflamatorios, mejora el sistema inmune, ayuda a reducir la tensión arterial y mejora la salud cardiovascular.

Los arándanos también contienen una rica fuente de nutrientes esenciales. Es rica en vitamina C y E, en menor medida contiene vitamina A y B6. Sus nutrientes ayudan a la formación de colágeno, huesos y dientes. Su contenido en fitonutrientes estimulan el sistema inmune, protegiendo al organismo de bacterias e infecciones.

El albaricoque es abundante en fibra y rico en vitamina A, C y E. Tiene propiedades antioxidantes y mejora el sistema inmune. Su contenido en vitaminas mejora la salud de los huesos y dientes, además de mejorar el aspecto de la piel y el cabello.

El coco es una de las frutas más ricas en proteínas. Tiene un considerable contenido en vitamina C y vitamina B (B1, B2, B3, B5, B6, B9). Es rico en fibras y tiene un efecto hidratante por su contenido en agua. Puede ser incluido en una dieta sana y consumirse de manera moderada.

El plátano es considerada la fruta más rica en potasio. Pero además de ser tan rica en minerales como el potasio, también es rico en fitonutrientes.  Contiene vitamina A, B, C y cantidades mínimas de vitamina E y K. Aporta una gran cantidad de energía y mejora en funcionamiento del aparato digestivo.

La sandía se caracteriza por ser una de las frutas más refrescantes contiene un 95% de agua. Aporta excelentes beneficios para la salud como sus propiedades depurativas y antioxidantes. Es rica en vitamina B, C y A en menor medida.

Por último, la naranja. Se trata de la fruta más rica en vitamina C, se caracteriza mayormente por su poder antioxidante natural. Sus nutrientes favorecen la absorción de hierro en el organismo y fortalecer el sistema inmune.

¿Cómo conservar las vitaminas contenidas en las frutas?

Muchas veces los alimentos en general, tienden a perder sus propiedades nutritivas debido a la forma en cómo son preparados. Así pasa con las vitaminas contenidas en las frutas.

La mayoría de los nutrientes contenidos en cada alimento, suelen determinar la forma en cómo estos deben ser preparados. Esto para lograr conservar los nutrientes de forma intacta o al menos, conservar la mayoría de ellos.

En el caso de las frutas, lo más recomendable es consumirlas totalmente crudas y frescas. De esta manera todas sus vitaminas y el resto de sus nutrientes se conservan totalmente.

El uso de artefactos electrónicos como la licuadora, para preparar jugos. Tienen a destruir la mayoría de nutrientes contenidos en las frutas. Este hecho está 100% comprobado a través de estudios. Pues sus cuchillas no solo trituran la fruta sino también parte de sus nutrientes.

El contacto a altas temperaturas debido al proceso de cocción. También es una de las maneras en las que muchas de las vitaminas de las frutas se pierden totalmente. Si la cocción es necesaria, lo más recomendable es prepararla a fuego lento durante sólo unos minutos.

En caso de querer hervir las frutas, lo aconsejable es no botar el agua. Se puede consumir como refresco para aprovechar el resto de los nutrientes que quedaron disueltos.

No es recomendable trozar ni pelar las frutas a menos que vayan a ser consumidas al momento. No peles las frutas tales como la manzana, la pera, el albaricoque, el durazno, etc. Puesto a que mayoría de los nutrientes se encuentran concentrados en la concha. Si es posible, consume la fruta con su piel.  

No obstante, es de suma importancia lavar muy bien las frutas que vayan a ser consumidas junto con la piel.

Por último, es importante almacenar las frutas en un lugar fresco. Se dice que una de las maneras para conservar mejor las vitaminas de las frutas es exponiendolas a una baja temperatura y la falta de exposición al aire.

Deficiencia de vitaminas: Frutas vs suplementos

Durante el paso de los años, el ser humano atraviesa diferentes etapas de la vida donde requiere aún más de la ayuda y el incremento de nutrientes, entre ellos las vitaminas.

En el caso de los niños, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y la vejez. Son las principales etapas por las que el ser humano requiere de una mayor ingesta de vitaminas.

Los suplementos vitamínicos y la ingesta de frutas ricas en vitaminas son ideales en estos casos ¿Por qué? Porque durante estas etapas el ser humano está  en mayor riesgo de sufrir una descompensación de nutrientes.

Existe un gran número de frutas y otros alimentos para compensar considerablemente la deficiencia de vitaminas. O bien una gran cantidad de suplementos para compensar la ingesta diaria de nutrientes. Escoger la mejor opción depende de cada persona y su organismo.

Suplemax puede ofrecer grandes beneficios en la salud general por el gran número de vitaminas y otros nutrientes. La ventaja de suplementos como Suplemax es que se pueden conseguir grandes cantidades de nutrientes en una sola cápsula. Por lo que resulta beneficioso en personas que sufren de déficit de vitaminas por diferentes causas.

Un ejemplo de ello, es el padecimiento de algunas enfermedades influyen en la correcta absorción de vitaminas, en este caso las vitaminas liposolubles.

Las enfermedades como la fibrosis quísticas o la enfermedad de Crohn hace que el individuo padezca extraños desórdenes en el metabolismo de las grasas. Generando una déficit de vitamina (liposoluble) y viéndose en la necesidad de la ingesta de suplementos.

Una alimentación poco balanceada también puede generar una deficiencia de vitaminas. En cuanto a los malos hábitos como el consumo de alcohol, el cigarro o diferentes drogas influyen significativamente en la correcta absorción de vitaminas hidrosolubles y liposolubles.

Por otra parte, aun en la actualidad muchas personas desconocen la cantidad diaria requerida de vitaminas que el organismo necesita. Aumentando el riesgo de padecer hipervitaminosis (exceso de vitaminas) o hipovitaminosis (deficiencia de vitaminas).
La cantidad de vitamina requerida varía de un ser humano a otro, esto se debe a las diferentes condiciones que se presentan.

En cuanto a los suplementos, cada uno de ellos posee una recomendación de consumo específica que suele estar ajustada a características como sexo, edad y lactancia.

Recomendamos Suplemax, que contiene gran número de nutrientes, por lo que resulta beneficioso en personas que sufren de déficit de vitaminas por diferentes causas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *