Conoce la importancia de las hormonas femeninas

Conoce la importancia de las hormonas femeninas

Última actualización: 30-08-2018. Equipo Nutricioni

El cuerpo humano es una máquina que trabaja de manera perfecta cuando se encuentra en buen estado de salud física y mental.  Cada uno de sus órganos y tejidos cumple funciones determinadas.

La activación de cada sistema con su conjunto de piezas se origina en el cerebro. Este gerente orgánico ordena la secreción de las hormonas femeninas y masculinas para que estas a su vez den inicie a los procesos vitales del cuerpo humano.

Los sistemas digestivos, circulatorio, respiratorio, inmune, depende de la acción conjunta del sistema nervioso y el endocrino. La conexión entre ambos es la responsable de que todo funcione a la perfección.

El sistema endocrino se encarga de aportar las sustancias que hacen posibles los procesos orgánicos. Estos compuestos químicos se llaman hormonas y son secretadas por glándulas específicas.

En el caso de la mujer, las hormonas femeninas son responsables de aquellas funciones que caracterizan a la mujer y la diferencian del hombre.

Otras hormonas como la tiroxina, la bilis y la insulina son parte del sistema físico de damas y caballeros por igual.

La diferenciación sexual se evidencia en los rasgos físicos externos (órganos sexuales) y en las funciones vitales que puede cumplir la mujer y no el hombre.

Este es el caso de la gestación, el parto y la posibilidad de amamantar. Cada uno de estos eventos requiere la participación de hormonas femeninas que activen a los órganos indicado para que se produzcan.

El hecho es que estas sustancias no solo participan de este reducido número de funciones, es decir, también son responsables de cumplir otras funciones en el organismo. Es por esto que las alteraciones en los niveles hormonales afectan también otros procesos.

Es oportuno revelar que esta diferencia orgánica entre hombres y mujeres es parte de la explicación de sus diferencias a nivel psicológico. Esto debido a que muchas sensaciones percibidas por las féminas y su interpretación son totalmente diferentes en los caballeros.

Un dolor de vientre previo a la menstruación, la alegría experimentada durante el parto o la angustia que acompaña la menopausia son eventos exclusivos de la mujer.

El sistema endocrino

El sistema endocrino es el responsable de producir las hormonas que necesita cada sistema para cumplir sus funciones. Es llamado sistema de glándulas de secreción interna.

Las hormonas que liberan estos órganos van a la sangre desde donde pueden llegar a cualquier parte del cuerpo

Al igual que el sistema nervioso el endocrino depende de las señales recibidas por el organismo. El metabolismo depende del correcto funcionamiento del sistema endocrino.

Las glándulas u órganos que lo conforman no tienen conductos que los unan con otros órganos por eso su denominación de endocrinas. Las glándulas exocrinas vierten sus hormonas en tejidos externos o internos de otros órganos.

Entre las características de las glándulas endocrinas destacan su alta irrigación sanguínea y las vacuolas en las que almacenan las hormonas que producen.

Existen unos órganos como el riñón, el corazón, el hígado y las gónadas que cumplen de manera secundaria una función endocrina. El sistema endocrino está formado por la hipófisis, las glándulas tiroides y las suprarrenales.

Los especialistas que estudian el funcionamiento de las glándulas, la secreción de hormonas, sus enfermedades y alteraciones son llamados endocrinólogos. En la mayoría de los casos se acompañan en sus estudios de médicos internistas que conocen de cada uno de los órganos internos del cuerpo humano.

Las hormonas cumplen la función de afectar a los diferentes tejidos a los que llegan según su concentración en la sangre que las transporta. El receptor actuará según su estado de salud.

Las hormonas pueden tener varios efectos: estimulante, inhibitorio, antagonista, sinergista, trópico y de balance cuantitativo.

Las estimulantes activan un proceso, las de función inhibitoria detienen alguno. Las antagonistas son las que funcionan en pareja de manera opuesta mientras que las sinergistas son las que se fortalecen cuando trabajan juntas.

Las llamadas hormonas trópicas son aquellas que actúan sobre otras glándulas endocrinas.

Por último, aquellas denominadas de balance cuantitativo son las que dependen de la concentración de otra.

Las glándulas endocrinas

La glándula pituitaria o hipófisis, ubicada en la base del cerebro, está conectada con el hipotálamo. Esta cumple la difícil misión de regular el funcionamiento de todas las demás glándulas endocrinas. Además, produce la hormona del crecimiento y la prolactina.

La tiroides está ubicada en el cuello por delante de la tráquea. Se encarga de producir tiroxina que regula el metabolismo de los hidratos de carbono y las grasas además de activa la producción de proteínas.

La paratiroides por su parte está detrás de la tiroides y a través de la hormona paratiroidea permite la asimilación del calcio, la vitamina D y el fosfato.

Las glándulas suprarrenales están sobre los riñones como lo indica su nombre. Trabajan en la regulación de las situaciones de estrés produciendo el cortisol, la testosterona y la aldosterona.

Todas estas hormonas son llamadas esteroides y activan los sistemas de alerta del cuerpo acelerando y alterando la tranquilidad funcional del sistema nervioso.

Detrás del estómago, a nivel de las dos primeras vértebras lumbares se encuentra el páncreas. Este órgano se encarga de sintetizar la insulina que es fundamental en el proceso de absorción y asimilación de nutrientes durante la digestión intestinal.

Por último, se encuentran los ovarios y testículos que son las glándulas endocrinas sexuales de la mujer y el hombre respectivamente. Las hormonas que producen son sintetizadas en base al colesterol del cuerpo.

Los ovarios segregan hormonas femeninas, estrógenos y progesterona. Los testículos por su parte solo producen andrógenos

El sistema endocrino se ve afectado por diversas enfermedades muy conocidas como la diabetes, la obesidad, y las alteraciones de la tiroides. Las glándulas endocrinas pueden presentar fallas de dos formas diferentes; por debajo de lo normal (hipofunción) o con exceso de secreción (hiperfunción).

Las endocrinopatías se clasifican en primarias, cuando evitan que la hormona se produzca, secundarias cuando aceleran la producción y terciaria que se refieren a las fallas del hipotálamo en cuanto a la instrucción de producción de la hormona.

El aparato reproductor femenino

La condición de ser vivo incluye cuatro procesos biológicos, el nacimiento, el crecimiento o maduración, la reproducción y la muerte. La reproducción se refiere al proceso que sigue cada especie para formar organismos de la misma especie.

A pesar de ser inherente a cada especie muchos individuos no desarrollan dicha capacidad por motivos genéticos, estructurales, patológicos o ambientales.

El sistema reproductor femenino es el conjunto de órganos que hace posible la fecundación, el embarazo y el parto. Además, este grupo de órganos provee a la mujer del placer de las relaciones sexuales.

El aparato reproductor femenino se encuentra ubicado en la región baja del abdomen, en la pelvis precisamente, tanto en su interior como en su exterior.

Los órganos femeninos relacionados con la producción pueden observarse en el exterior en pliegues de piel llamados vulva. Entre los dobleces de la epidermis se encuentra una abertura, vagina, que conduce a los órganos reproductores internos.

Además de la abertura de la vagina se encuentra otro orificio que lleva a la uretra desde donde sale la orina proveniente de la vejiga.

En la parte interior del aparato reproductor femenino se encuentra la vagina, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. La vagina consiste en un músculo tubular que conecta la abertura con el útero. Al igual que todos los tejidos musculares puede contraerse o relajarse.

El útero es un órgano hueco, muy flexible con paredes gruesas y tiene forma de pera invertida. Sus medidas, cuando la mujer no está embarazada es de 7cm por 5cm. La gestación sucede dentro del útero, allí el embrión va creciendo durante meses, se convierte en feto y desde allí sale por la vagina.

En los extremos laterales superiores del útero se encuentran dos conductos largos similares a las trompas de un elefante, de allí su nombre, trompas de Falopio. Su función principal es conectar el útero con los ovarios.

En ocasiones la fecundación se produce en las trompas de Falopio y después el cigoto desciende al útero.

Los ovarios son dos órganos que producen, almacenan y liberan las células sexuales o gametos femeninos, los óvulos. Este proceso se llama ovulación.

Cada ovario tiene un tamaño aproximado de 4 centímetros. Además de los óvulos, los ovarios son responsables de la producción de estrógeno y progesterona que son las hormonas femeninas.

Los ovarios, una fábrica de vida

Al final de cada una de las trompas de Falopio se encuentran los ovarios. Estos órganos ovoides cuelgan de ligamentos elásticos de la pared abdominal y de las trompas. En cuanto a la estructura, los ovarios están formados por la médula y la corteza.

La médula se encuentra en el interior y se compone de tejido conjuntivo, múltiples vasos y nervios. La corteza recubre el ovario y se compone de igual tejido. En la corteza se encuentran los folículos ováricos.

Cuando nace una mujer ya tiene dos millones de folículos, con el tiempo desaparece la mayoría de ellos. Al llegar a la madurez sexual, durante la pubertad existen entre 300 y 500 folículos maduros.

Cada mes dos o tres folículos crecen, hasta 30 milímetros, se convierten en óvulos y salen del ovario por las trompas de Falopio listos para ser fecundados por espermatozoides. Todo este proceso se conoce como ovulación.

En los ovarios partido del tejido folicular que dejan los óvulos recién formados, se forma el cuerpo lúteo o cuerpo amarillo encargado de secretar los estrógenos y la progesterona que son hormonas femeninas. Si no sucede la fecundación el cuerpo lúteo desaparece y dejan de producirse las hormonas.

Si se desarrolla el encuentro entre óvulo y espermatozoide y comienza la gestación del nuevo individuo las hormonas se producen hasta el tercer mes cuando comienzan a desaparecer.

Además de la importante misión reproductiva, los ovarios cumplen otras tareas de suma importancia para el mantenimiento de la salud física y mental. La producción de estrógeno y progesterona son las que permiten el crecimiento de los pechos y el ensanchamiento de las caderas.

La testosterona también se secreta en los ovarios y es encargada del deseo sexual.

Los ovarios se ven afectados por el estrés. Las situaciones de tensión o presión, así como el agitado ritmo de la vida cotidiana pueden alterar el funcionamiento trayendo como consecuencia que no se produzcan óvulos fértiles.

Algunos estudios han demostrado la relación entre la aparición del acné y el incremento de vello facial en mujeres que sufren de quistes en los ovarios.

Debido a que aún se desconocen muchos efectos de la actividad hormonal ovárica ante síntomas de causa desconocida se edifica su relación con estos.

Las hormonas endocrinas

Las hormonas son sustancias o compuestos químicos que trabajan como mensajeros del cerebro para controlar funciones vitales. Usan las vías sanguíneas para circular a lo largo del cuerpo.

Las hormonas participan en procesos metabólicos, los de crecimiento y desarrollo y los procesos de reproducción. En cuanto a las funciones mentales, las hormonas afectan el estado de ánimo, las habilidades cognitivas y el apetito sexual.

Existen diversos tipos de hormonas, ya sean sintéticas (hechas por el hombre en laboratorios) o naturales (secretadas en el cuerpo humano).

Según la proximidad entre el lugar donde se produce y el lugar donde actúa se dividen en autocrinas cuando su efecto se produce en la misma célula en la que fue sintetizada, o paracrinas en su defecto.

Si se clasifican las hormonas tomando en cuenta su composición química existen tres tipos. Las hormonas peptídicas se forman por encadenamientos de aminoácidos, polipéptidos u oligopéptidos.

Las hormonas derivadas de aminoácidos y las hormonas lipídicas que son esteroides o eicosanoides.

Según su naturaleza las hormonas se clasifican en esteroideas, proteicas y derivados fenólicos. Los esteroides se originan en el colesterol y se producen en los ovarios y testículos además de los riñones.

Las hormonas proteicas son formadas por péptidos y aminoácidos y los derivados fenólicos que son de proteínas de bajo peso molecular.

Cuando las hormonas no se producen en la cantidad necesario o en los momentos requeridos se presentan diferentes afecciones que pueden degenerar en enfermedades crónicas. Las más comunes son la diabetes, el bocio, el hipotiroidismo, la osteoporosis, el enanismo y el gigantismo.

Cada una de estas enfermedades presenta síntomas específicos y los especialistas las diagnostican de forma inmediata para iniciar los tratamientos de curación, si es posible. Sino de alivio a los malestares cuando se trata de patologías incurables.

Hormonas femeninas: la progesterona y el estrógeno

La progesterona es una de las hormonas femeninas producida en los ovarios o en la placenta. La función principal de esta hormona es la de preparar el útero para recibir el óvulo fertilizado que formará el nuevo ser humano.

El feto recibe la sangre necesaria para alimentarse y formarse gracias a esta hormona. Los niveles hormonales aumentan después del proceso de ovulación y se mantienen altos durante la gestación.

Los exámenes de laboratorio que indagan acerca de los niveles de progesterona en el cuerpo de la mujer se realizan en féminas con ciclo menstrual irregular. De igual manera si presenta embarazos de alto riesgo o en casos de infertilidad o dificultad de embarazo.

El nivel se considera alto cuando es mayor a 10 ng/ml, esto es normal en ovulación o embarazo. Si la progesterona tiene niveles menores a 10 ng/ml se considera baja.

Los síntomas más comunes de la disminución del nivel de progesterona son los dolores de cabeza insistentes, cambios de ánimo repentinos y aumento de peso. Así como sensaciones de calor y disminución del deseo sexual.

La segunda de las hormonas femeninas más importante es el estrógeno, también producido en los ovarios. Esta sustancia química tiene funciones que involucran al cuerpo y a la mente.

El estrógeno se secreta también en los riñones y cuando la mujer se encuentra embarazada, la placenta la produce.

El papel fundamental del estrógeno se refiere al desarrollo de caracteres sexuales como los senos y el vello púbico. Además, controlan la regularización del ciclo menstrual y participa en la formación de huesos, coagulación de la sangre.

En cuanto al papel del estrógeno en la salud mental, cuando su nivel es bajo aumenta el riesgo de sufrir de ansiedad y depresión. Contrario a lo que se piensa, los estrógenos también son producidos por los hombres, pero en menor cantidad y cuando se altera la cantidad afecta la producción de espermatozoides.

La disminución del nivel de estrógenos llega con la menopausia de manera natural. Pero puede presentarse antes acompañada de sofocos, sequedad vaginal y disminución del deseo sexual.

Por lo general los endocrinólogos aplican tratamiento de sustitución hormonal, usando cápsulas sintetizadas químicamente o cambios en la dieta donde se incluyan alimentos con alto contenido de fitoestrógenos como la soya, la naranja y las uvas.

Suplementos naturales que fortalecen la función hormonal en la mujer

Alrededor del mundo existen cientos de compañías que se encargan de utilizar los principios activos que contienen algunas especies vegetales para fortalecer el equilibrio orgánico.

La salud física y mental depende del correcto funcionamiento de cada uno de los sistemas de órganos que se encuentran dentro del cuerpo.

El sistema endocrino regula el funcionamiento de otros órganos. Las hormonas femeninas son necesarias para que el cuerpo de las mujeres permanezca estable. Cualquier alteración en la secreción hormonal afecta el resto del metabolismo.

Productos naturales como Apoyo de las Mujeres combinan plantas que favorecen la producción de progesterona y estrógeno. En algunos casos las especies se consideran fitohormonas, es decir compuestos orgánicos que cumplen las mismas funciones que las hormonas secretadas en el cuerpo femenino.

La salvia y la soya se incluyen en estos suplementos para garantizar la ingesta diaria del nivel hormonal correcto.

Existen otras plantas como el Cohosh negro también llamado cimifuga originario de América del Norte y expandido luego a Europa. Los estudios de laboratorio han demostrado su eficiencia en el tratamiento de los síntomas de la menopausia y el conocido síndrome premenstrual.

El dolor de garganta, la fiebre, la tos, el reumatismo y la ansiedad son tratados con esta planta de igual manera.

Como crema o ungüento el cohosh negro se usa para eliminar marcas de acné, verrugas y lunares. La raíz de esta especie tiene propiedades inmunológicas y ayuda al funcionamiento del sistema nervioso ya que facilita la neurotransmisión de los impulsos nervioso.

La fruta de Chasteberry o Vitex es otro de los ingredientes incluidos en los complementos naturales como Apoyo de las Mujeres. Esta fruta del mediterráneo es usada en el continente europeo desde tiempos antiguos como suplemento hormonal.

Su uso contra el cáncer, la menopausia y la infertilidad se debe a que se ocupa de cubrir las responsabilidades de la progesterona cuando los niveles de esta en el cuerpo disminuyen drásticamente

Entre los beneficios que se cuentan por el uso del Chasteberry están el alivio de los dolores de cabeza, sensibilidad en los senos, irritabilidad y en general el síndrome premenstrual.

Reduce el margen de riesgo de sufrir de fibromas uterinos y la endometriosis. Incrementa el flujo de la leche materna y reduce la amenorrea (ausencia de la menstruación)

El ñame silvestre también se incluye en los productos naturales como Apoyo de las Mujeres. En inglés esta planta se conoce como Wild Yam y su papel principal es promover o estimular al cuerpo para que produzca progesterona y estrógeno.

Sus usos son como antiviral, broncodilatador, antiinflamatorio, cáncer de seno, espasmos, vómito, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares y regulación de azúcar en la sangre.

La estabilidad de los niveles de las hormonas femeninas garantizan el equilibrio físico y mental de la mujer, por eso recomendamos consumir Apoyo de las Mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *