Pareja sonriendo mientras la chica sostiene unos globos

Conoce la importancia de la sexualidad en la salud

Conoce la importancia de la sexualidad en la salud

Última actualización: 05-11-2018.  

La importancia de la sexualidad en la salud es fundamental. Pero antes de desarrollar el tema, es necesario aclarar y entender los conceptos de sexo y sexualidad, pues es un error utilizarlos como sinónimos.

Pareja sonriendo mientras la chica sostiene unos globosLa explotación del sexo como una manera de ganar millones de dólares a través de la publicidad, medios de comunicación, redes sociales, pornografía, entre otros medios.

Han llevado a este enredo morfológico, que al momento de determinar la importancia de la sexualidad genera dudas y falsas conclusiones.

Son conceptos abstractos que se interesan, más allá del morbo, por todo lo que simboliza a nivel de la percepción y de la subjetividad que la cultura occidental se ha encargado de moldear.

Por un lado, el sexo es todo aquello que está directamente involucrado con los órganos de reproducción y tiene una relación directa con la procreación humana.

El sexo es un hecho genital, es decir, es un aspecto orgánico. Son las diferencias distintivas entre el hombre y la mujer desde el conjunto de órganos sexuales masculinos y femeninos.

En otras palabras, el sexo está vinculado a las estructuras y funciones biológicas:

  • Cromosomas XY o XX.
  • Genitales externos.
  • Genitales internos.
  • Características sexuales secundarias.

Por otro lado, la sexualidad está relacionada con el desarrollo psicológico, biológico y social del individuo.

Es un elemento básico de la personalidad, una forma de ser, de comportarse, de manifestarnos además de comunicarnos con los demás.

En la sexualidad, además de incluir la anatomía sexual y reproductiva, también se toman en cuenta otros factores como:

  • Anatomía sexual o genital.
  • Cultura y educación.
  • Deseos. Que tiene que ver con pensamientos y fantasías.
  • Filias eróticas: tales como el fetichismo, gusto por la pornografía, comportamiento sadomasoquista, entre otras.
  • Género: niño, niña, hombre, mujer, transgénero, etc.
  • Identidad sexual: Posición con respecto a nuestro género u orientación sexual.
  • Imagen corporal: Posición crítica sobre nuestro cuerpo.
  • Orientación sexual: Heterosexual u homosexual.
  • Sexo biológico: masculino, femenino o intersexual.
  • Vida emocional y familiar.

Como se observa, el sexo es biológico y no es de libre escogencia y está en nuestra naturaleza.

Mientras que la sexualidad se relaciona más con la subjetividad, con la parte psicológica, se puede elegir y es allí donde se busca el placer.

La sexualidad en la historia

Ahora bien, El interés del ser humano sobre el tema no es un fenómeno de la actualidad.

De hecho, desde la existencia misma del hombre y la mujer, la sexualidad ha jugado un papel preponderante en la concepción de la humanidad.

Se ha generalizado la creencia que en la prehistoria, para garantizar la descendencia, no existían normas que regularan el sexo entre hombres y mujeres.

Sin embargo muchos estudios concuerdan que la promiscuidad no se daba de forma arbitraria ni desordenada.

Como las únicas que pueden dar vida, la mujer era la pieza clave de la sociedad, lo que llevó a desarrollarse sociedades poliandrias, que luego fue evolucionando hasta la matriarcal.

Después  se fue modificando a medida que el hombre fue adquiriendo relevancias, hasta consolidarse la sociedad patriarcal que ha sobrevivido hasta nuestros días.

En Roma eran llamadas meretrices y en Grecia haetereas. No se las condenaba moralmente porque estaban fuera de la estructura social formal de estas sociedades.

Algunos investigadores aseguran que de esos términos derivan las palabras meretriz y jinetera.

Los egipcios, como aporte histórico, también han dejado evidencia iconográfica de escenas sexuales con diferentes posturas eróticas.

También legaron una detallada descripción de una disfunción eréctil, así como también de la circuncisión con fines medicinales.

Como dato curioso, fueron los egipcios los primeros en manufacturar preservativos con intestino de animal.

Resalta otra cultura oriental que también contribuyó al  desarrollo de la sexualidad. Se trata de la sociedad hindú con su Kamasutra, el cual puede disfrutarse tallado en piedra en el templo de Khajuraho.

De China se tiene el libro sobre El arte en la alcoba, de Fang-Chun-Shu Allí aparecen desde las 9 posturas para alcanzar el clímax como los 5 signos femeninos que permiten saber si la mujer está llega al orgasmo.

Esta obra de Fang-Chun-Shu, constituyó el apogeo de las emociones humanas. Por ello, la cristiandad occidental prohibió y en muchos casos quemó siglos de conocimientos sobre los placeres externos del ser humano.

Todo esto para frenar sus pasiones internas y dominarlos a través de reglas específicas sobre el contacto sexual.

Así como estos hechos históricos existen muchas más, sin embargo estas pocas líneas explica el porqué de la posición conservadora, por lo menos en apariencia  de buena parte de las mujeres occidentales frente a la sexualidad.

La sexualidad como necesidad vital

La sexualidad es una necesidad vital para el ser humano.  Es parte esencial de su identidad y de su desarrollo personal.

Como ya se explicó, la sexualidad está compuesta por elementos biológicos, sociales y emocionales. Tiene aspectos positivos como el afecto, el deseo la seguridad, y la satisfacción.

También algunos negativos como la violencia, la manipulación y el ejercicio del poder.

Cada persona experimenta la sexualidad de formas diferentes en función de su edad y de su vida vital. Es una parte esencial del estilo de vida de las personas.Mujer y hombre joven toman un poco de sol, ideal para conseguir Vitamina D

Si quieres experimentar un aumento natural de a tu estilo de vida, hazlo naturalmente, prueba LibiActiv Mujer, especial para mejorar el deseo femenino.

La salud sexual

La sexualidad y la salud están estrechamente relacionadas. Hablar de necesidad vital es la búsqueda de los elementos que le brinden al individuo un equilibrio existencial  y la sexualidad es transversal para una vida plena.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el concepto de salud sexual describe el bienestar de la persona en relación a su sexualidad. Y no se refiere solamente al bienestar físico.

La OMS también incluye el bienestar emocional, mental y social. Por ende, no se trata de que una persona no tenga una enfermedad o alguna otra forma de limitación, sino que va mucho más allá.

Estos son enfoques positivos y respetuosos de la sexualidad y del sexo. También cómo lograr tener relaciones sexuales seguras y placenteras sin extorsión, discriminación ni violencia.Hombre y mujer joven acostado en una cama, mientras se mira

Se deben respetarse y protegerse los derechos sexuales de todas las personas para conseguir y mantener una buena salud sexual.

Los humanos viven la sexualidad de forma individual y particular. Por lo que se debe abordarla desde el respeto específico a cada hombre y cada mujer.

La salud sexual, por consiguiente, se traduce en tener relaciones respetándose mutuamente, sanas, disfrutando del sexo, practicándolo con seguridad, protegidos y sin hacer nada que no deseen.

Salud mental y sexualidad

Vicente Briet, miembro de la Federación Española de Sociedades de Sexología asegura que existen enfermedades mentales que pueden derivar en disfunciones sexuales, debido a las patologías o los medicamentos con los que se tratan.

De igual forma, las disfunciones sexuales también pueden dar lugar a depresiones o ansiedad, puntualiza Briet.Mujer y hombre acostados, mientras la mujer levanta la sabana con cara de insatisfacción

Por su parte, Santiago Frago, médico y profesor del máster de Sexología de la Universidad Camilo José Cela, asegura que el estilo de vida occidental dificulta hacer el amor, al erotismo, ni a la pareja.

Por ello, es importante adoptar hábitos saludables, como dejar de fumar, una dieta adecuada, una vida activa, ratos de ocio, entre otros.

Recomendaciones para mejorar la salud sexual

Ejercitarse con regularidad: La práctica de ejercicios estimula una mejoría emocional y este aumentará la libido.Mujer y hombre jovenes realizando ejercicios al aire libre

Un muy buen ejercicio es la natación, ya que, en las féminas, fortalece el tono del suelo pélvico, clave para neutralizar las disfunciones sexuales, como el vaginismo y la dificultad para alcanzar orgasmos. En hombres, mejora el control de eyaculación y ayuda a mantener la erección.

Dejar de fumar: El tabaco afecta los flujos sanguíneos del pene y acelera el envejecimiento de sus arterias.cerrar la mano del hombre con la quema de cigarrillo como pene en el tabaquismo causar la disfunción eréctil sexual y el concepto de advertencia de impotencia aislado en el fondo del grunge

Dieta equilibrada para la salud: Las dietas con cantidad de grasas saturadas afectan la agrupación de espermatozoides en la eyaculación, y produce menos líquido espermático.

Para complementar su dieta, también puede incluir  LibiActiv Mujer, Especial para brindarle al organismo de esos nutrientes que necesita para un buen estado de salud y  además de fortalecerlo, despierta su apetito sexual.

No realizar prácticas de riesgo: el uso de métodos anticonceptivos ayudan a prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

La práctica negligente de la sexualidad es motivo de problemas de salud, de sufrimiento y de desequilibrio personal y social.

Usar preservativos: es necesario conocer todos o la mayoría de los métodos anticonceptivos tales como los de barrera, divididos en mecánicos o químicos; los hormonales; así como los quirúrgicos.

Desarrollar técnicas de autocontrol emocional: El estrés en ocasiones disminuye el deseo sexual al reducir el nivel de testosterona en la sangre. Si le sucede, haga ejercicios de respiración, de relajación muscular o la meditación.

Evitar relaciones abusivas: La relación de pareja debe ser entre iguales, sin presión, chantaje ni violencia”, destaca Casado. Hay que compartir el placer, la ternura y los afectos.Mujer y hombre acostado abrazados mientras sonrien.

Conocerse: Hay que respetar y querer nuestro cuerpo, valorarnos, gustarnos. Se debe saber expresar nuestra erótica para ser felices, aceptando todas nuestras particularidades.

Buena salud, buena vida sexual

Son varias las ventajas de mantener relaciones sexuales. Entre las  más comunes se encuentran la recreación, el bienestar emocional, la intimidad y el embarazo.

Una buena relación sexual puede traer satisfacción emocional y física inmediata. Sexo seguro y un compañero cariñoso es una excelente receta para la felicidad.

Algunos de los beneficios de estas relaciones consensuales entre dos adultos se presentan a continuación:

Alivio del estrés: Una relación sexual con una pareja afectuosa, produce felicidad. La sexualidad alivia las tensiones de la vida. Incluso i duras poco tiempo.

Una libido saludable: Mientras más frecuentes sean las relaciones sexuales en las mujeres, mayor es su capacidad física de repetir estas experiencias.

Estimula el sistema inmunitario: Tener relaciones sexuales produce niveles más altos de anticuerpos, ayudando al cuerpo a combatir enfermedades.

Corazón fuerte y feliz: Las relaciones sexuales pueden proteger contra las cardiopatías. Aumenta el ritmo cardíaco. El sexo estimula la creación el estrógeno  para las mujeres) y de testosterona para los hombres. Ambas esenciales para la salud del corazón.

Reduce la presión arterial: La felicidad combinada con el ejercicio  el ejercicio, baja la presión arterial. El sexo logran precisamente eso.

Hacer ejercicio: Las relaciones sexuales brindan una mezcla saludable de ejercicio aeróbico y musculares.

Excelente medicamento: El sexo y sobre todo el orgasmo, es un remedio natural contra el dolor. El cuerpo segrega hormonas que alivian los dolores de espalda,  y piernas. Además, ayuda con dolores de cabeza, artritis y calambres menstruales.

Si los dolores persisten, pruebe LibiActiv Mujer, que alivia el dolor articular gracias su combinación de vitaminas, minerales, hierbas y otros suplementos.

Sueño reparador: El cuerpo produce la hormona prolactina, que es un relajante natural, inmediatamente después del orgasmo. Esta hormona induce la relajación y ayuda a dormirse rápidamente.Mujer y hombre joven, durmiendo - descansando. Almohada colores azules

Refuerza el sistema Inmunológico: La frecuencia en el sexo mantienen altos los niveles de inmunoglobulina A (lgA), sistema inmunológico presente en la primera línea de defensa del cuerpo.

Reduce el riesgo de cáncer de próstata: Según algunos estudios recientes, eyacular al menos 21 veces al mes reduce el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Mejora el control de la vejiga en mujeres: Como excelente ejercicio, el sexo ayuda a fortalecer los músculos pélvicos, pues estos se contraen durante el orgasmo. El acto sexual ayudar a las mujeres a un mejor control de su vejiga y evitar la incontinencia.

La pareja: trabajo en equipo

Nada mejor para fortalecer su relación de pareja  que una relación sexual sana y feliz. Promueve la confianza y la empatía.

Para ayudar a sentirse unido a su pareja y a experimentar conexiones empáticas, nada mejor que un buen orgasmo. Y esto depende del nivel de oxitocina.

Si observa un decaimiento en la sexualidad de se su pareja, recomiendale el LibiActiv Mujer, para mejorar el deseo sexual femenino, su energía y vitalidad.

Una sana sexualidad con la pareja realza la autoestima. La doctora Así mismo aumenta la confianza y comodidad con el propio cuerpo y disminuyen los complejos de inferioridad física.

El sexo también alivian las preocupaciones cotidianas. Muchas parejas experimentan un cambio de ánimo y otros malestares psicológicos que desaparecen rápidamente con el sexo.

Sin embargo no sólo el sexo sostiene una relación de pareja. Otros factores de igual importancia no se pueden dejar de lado.

Como conclusiones finales, se les ofrecen unas recomendaciones para lograr un equilibrio entre la sexualidad y su vida de cotidiana con su compañero de vida.

Respeto mutuo. Aunque la sexualidad entre parejas es uno de los pilares fundamentales de la pareja, pero no lo es todo. La admiración y el respeto mutuo también es necesaria.

El hombre debe admirar a su mujer como compañera, madre y cómplice sexual. Además, es la administradora de la casa, se encarga de cocinar y otros deberes domésticos.

Por su parte, la mujer debe admirar y respetar al hombre, no sólo por su virilidad, sino por las mismas cualidades que es admirada ella, es decir: ser buen padre, gran compañero, excelente amigo, es generoso e incluso cocina.

Manténgase comunicados. Hable y entienda a su pareja. Recuerde que para que cumpla el proceso de comunicación es necesario que exista retorno, es decir que se entienda el mensaje y se obtenga una respuesta.

Algunos especialistas opinan que  la comunicación tiene que estar a la par de las relaciones sexuales. Es decir, si se tiene sexo y una o dos veces por semana el intercambio de palabras tendría también que tener la misma proporción.

Por su puesto que no es necesario tener un manual o un reglamento. Debe fluir de forma natural y priorizar temas de interés compartido.

Planifique actividades conjuntas. Dense un espacio para estar juntos, que sea no hablar o tener sexo. Sino haciendo una actividad real, concreta, donde en verdad compartan.

Estas actividades dependen de sus gustos. Puede ser ir al parque a caminar todas las mañanas, ver una película semanalmente, ir al teatro los martes o tomar clases de cocina.

Lo importante es que les guste a ambos y los integrantes de la pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *