Conoce la fisiología del estrés y sus consecuencias

Conoce la fisiología del estrés y sus consecuencias

Última actualización: 22-11-2018. Equipo Nutricioni

El estrés es la respuesta automática ante una presión o esfuerzo al que está sometido el organismo. El estrés afecta de manera general todo el cuerpo y mente. La fisiología del estrés se refiere a que interviene en todo el funcionamiento del cuerpo, en la forma de pensar, sentir y actuar.

Dentro de las reacciones fisiológicas que produce el estrés en el cuerpo están: las glándulas suprarrenales, que son activadas por el hipotálamo y son las encargadas de enviar la señal de alerta. Estas segregan hormonas como la cortisol y adrenalina.

El cerebro es el responsable de identificar a estos agentes supresores que desbaratan a las hormonas que producen el estrés. El mensaje que envían estas hormonas liberan a la glándula suprarrenal, la cual libera en el torrente sanguíneo la adrenalina y el cortisol.

La adrenalina aumenta la frecuencia cardiaca, los sentidos se agudizan, lo que hace que el cuerpo se mantenga en un estado de alerta.

Mientras que el cortisol es mucho más prolongado y diverso porque logra aumentar el nivel de glucosa en la sangre. Y de esa forma promueve la liberación de dopamina, que es la misma hormona encargada de conducir a los orgasmos, pero en este caso con una alta frecuencia.

Es decir, la alta liberación de sustancias que genera el cuerpo ante una situación de estrés lo pone en sobre aviso y comienza a alterar todas sus funciones normales.

Cuando una persona se encuentra en una situación agobiante o de presión, se le dilatan las pupilas y aumenta su ángulo de visión.

También aumenta la tensión arterial y el ritmo cardiaco lo que conduce a distintas enfermedades cardiovasculares en un futuro.

Así mismo, los músculos del cuerpo se tensan como mecanismo de defensa y los vasos capilares de la piel se contraen.

El estrés ha sido considerado como la enfermedad de la edad promedio.

En los últimos años se han realizado estudios considerando que más del 80 por ciento de la población mundial ha estado sometido a situaciones de presión.

Estos resultados llamaron la atención de los expertos, llegando a la conclusión que muchas de las patologías actuales son a causa del estrés.

Tipos de estrés

Son muchos los episodios de estrés a los cuales puede estar sometido el ser humano que genere esta enfermedad. Pero los tipos de estrés se catalogan en factores internos y externos.

El estrés interno, es una apreciación subjetiva de cada individuo y como tal depende de aquello que se haya vivido o que esté sucediendo en el presente.

De acuerdo a la situación, el individuo podría experimentar sensaciones de miedo, tensión, e incluso pensamientos obsesivos e ilógicos.

Todo esto puede ser controlado, muchas veces es necesario estar sometido a tratamientos farmacológicos para estabilizar al organismo.

Por otra parte el estrés externo, lo propicia todo el entorno donde se encuentre la persona o individuo.

Este puede ser originado por los cambios de temperatura, el ruido, los pesticidas en los vegetales, los olores fuertes, algunos conservantes de las comidas, el tráfico vehicular, entre otros.

Los expertos han investigado durante años las consecuencias del estrés, tomando en cuenta todos los factores que lo originan.

Estos han llegado a la conclusión que son factores biofísicos, psicosociales y psicológico-individuales.

Estos factores han sido estudiados como tipos de estrés, pero que van de acuerdo al origen.

Cuando son biofísicos se reconocen primordialmente por poseer un dolor crónico de los tejidos musculares y en gran parte de la cabeza. Este es quién más acarrea las patologías como la hipertensión, dermatitis en la piel, acné, ansiedad, entre otras.

Los factores psicosociales producen competitividad exacerbada, frustraciones continuas, y con ella sensaciones de incapacidad para realizar los objetivos.

E incluso pueden llevar al individuo a sufrir algún tipo de depresión a consecuencia del estrés, que en ciertas ocasiones es momentáneo.

Tomando lo expresado anteriormente, se menciona a una fuente de estrés psicológico-individual. El individuo se regocija en su interior y comienza a experimentar cierta crisis personales y emociones momentáneas que no son propias de él. Podría ser irá, llanto desesperado y falta de autonomía personal.

¿Ansiedad es lo mismo que estrés?

Cuando la adrenalina y el cortisol se adueñan de nuestro organismo, el estrés pasa a ser crónico y pasa factura.

Se estima que el 90 por ciento de las enfermedades que sufre toda la población mundial sea producido por el estrés.

Mucha gente confunde el estrés y la ansiedad, pero no son exactamente lo mismo.

El estrés lo provoca cualquier estado de tensión en el individuo cuando éste pide un cambio. La ansiedad es ese estrés acumulado, acompañado de un sentimiento de temor o de síntomas somáticos.

Es decir, del estrés proviene alguno de los tipos de ansiedad comunes. Pero ambos son dos grados de lo mismo, un estado de tensión en el organismo y una sobrecarga emocional y física.

La tensión de la ansiedad es un mecanismo primitivo. Se manifiesta con el miedo y con reacciones fisiológicas. Dentro de la vida moderna se desarrollan grandes tensiones y estamos expuestos a diversos cambios y emociones, e incluso el tipo de alimentación genera ansiedad.

A pesar que la ansiedad se deriva del estrés, entre ellos hay una gran diferencia, y es que la ansiedad es un estado de ánimo que se puede presentar en todos los seres humanos.

El estrés es una patología que se ha vuelto común pero sigue siendo patología.

Palpitaciones fuertes, dolores difusos musculares, angustia, temores inexplicables y fobias, son un variado de síntomas que confirman que se padece de ansiedad.  

Cuando realmente no se puede controlar el estrés y la ansiedad, se debe acudir al médico de cabecera y explicarle todo lo que le está ocurriendo al organismo.

El médico deberá medicarle correctamente un tratamiento de acuerdo a sus necesidades, pero lo primordial es atacar a las glándulas suprarrenales que producen en exceso el cortisol y adrenalina.

SupraEnergía es realmente efectivo en el ataque hacia las glándulas suprarrenales, debido a que recupera su energía luego de su liberación excesiva de hormonas en situaciones de estrés.

¡No pongas la mente en blanco!

Si crees que lo mejor para combatir el estrés es la inactividad, estas equivocado.

Para tranquilizar el ritmo vital, se debe sintonizar todas las ondas cerebrales con el entorno y dale a la mente el alimento que realmente pide.

SupraEnergía es un efectivo oxigenante cerebral que desintoxica la sangre, y permite una mayor circulación en todo el cuerpo hasta su llegada al cerebro, la cual es limpia.  

El complejo vitamínico SupraEnergía también ayuda a aumentar la memoria y la retención de las ideas en la mente.

El quedarse estático y sin movimiento alguno, no genera tranquilidad en ninguno de los aspectos, de hecho si eres una persona activa y realizas ese cambio brusco, el resultado es peor.

El cambio ante situaciones de estrés debe ser progresivo y pausado, pero nunca estático.

Lo primero que debe realizar una persona, es reconocer que está sometido en una situación de estrés, en el momento que lo acepte todo será mucho más fácil.

Para muchos el tema está envuelto en el ámbito cultural. La sociedad en la que vivimos basa la felicidad en la adquisición de bienes materiales y potencia la competitividad y el egocentrismo por encima de todo. Dejando a un lado lo que realmente vale.

Cambiar de hábitos es la solución más factible para eliminar las tensiones y preocupaciones que nos agobian diariamente y son las responsables de generar el estrés como enfermedad. Debido a que se produce por varios factores se recomienda comenzar por limpiar tu entorno.

Los primeros cambios que puedes realizar son: disfrutar del silencio, buscando sonidos placenteros y que sean de agrado a tus oídos.

Desconectarse de todos los aparatos tecnológicos al menos por un día. Su uso excesivo nos ha invadido nuestra privacidad y a veces hasta la intimidad de cada ser.

Puedes buscar espacios naturales y abiertos donde puedas relajarte, pero sin inactividad, sólo con el hecho de cambiar de ambiente la mente se despeja de preocupaciones.

Dieta anti estrés

Cambiar tus hábitos de golpe suele ser duro, pero si lo haces poco a poco, no abandonarás las intenciones y tendrás resultados óptimos.

Tomar el ritmo de una vida sana no sólo se basa en una buena alimentación. Los hábitos que son malignos debes eliminarlos de tu dieta.

El consumo de café, alcohol y tabaco es un acelerador por excelencia. Pero poco a poco se puede disminuir hasta eliminarla.

Procura tomar una siesta de quince minutos y medita sobre todo lo bueno del día.

No consumas cereales refinados, azúcar blanca en cantidad, ni aceites recalentados.

Diariamente come verduras y frutas crudas, que ayudan a desintoxicar el flujo sanguíneo rápidamente.

Hoy en día tenemos un enorme estrés digestivo e inmunológico. La razón principal es al preparar y cocinar los alimentos, debidos a que sus moléculas se rompen y se entretejen. En ese momento es donde se agrupan al azar formando nuevas combinaciones que no se las da la naturaleza.

Esto hace que el sistema inmunológico trabaje más y se manifieste a través del cansancio durante la digestión.

Algunos alimentos estimulan el buen funcionamiento de las células nerviosas ayudando al organismo a entrar en un estado de relajación continuo. Otros, como lo mencionamos anteriormente, sólo favorecen a la irritabilidad.

Dentro de los alimentos de la dieta anti estrés están: el plátano que es rico en vitamina A, B,  C, además de poseer potasio, calcio, cobre y magnesio. Ideales para el sistema nervioso.

Las almendras, son otras que contienen todas las vitaminas y minerales necesarias para reforzar al sistema nervioso, siendo parte de los frutos secos que consumimos.

Al igual que las almendras, las pasas son parte del grupo de los frutos secos con alto contenido de hierro, calcio, fósforo, y magnesio, perfecto para combatir el estrés y la ansiedad específicamente. Y son una gran fuente de fibra que también ayuda a disminuir el estreñimiento.

La leche caliente, es un alimento, que aunque no lo creas, revitaliza el sistema nervioso central, el calcio proveniente de la leche es sumamente beneficioso en cualquier etapa de la vida. Y con el calor ayuda a relajar el área estomacal, aliviando distintas afecciones.

Relajación y respiración

Mientras estamos sometidos ante situaciones de estrés, el ritmo cardíaco aumenta por la gran liberación de adrenalina que es producida en el organismo.

La respiración pausada y profunda puede ayudar a controlar esas fuertes emociones producidas por esta sustancia.

Respirar resulta fundamental para que se relaje adecuadamente nuestro cuerpo, tanto de manera físico como mental.

Tomar aire y expulsarlo parece sencillo, es un gesto que hacemos continuamente. Sin embargo, el mismo azar al que estamos sometidos hace que las personas lo realicen de la forma incorrecta. Esto impide el ingreso de la mayor cantidad de oxígeno al organismo.

Cuando nacemos respiramos de una forma natural con el diafragma, pero a medida que crecemos y nos llenamos de bloqueos emocionales, sólo se utiliza una pequeña parte de la capacidad respiratoria.

¿Qué queremos decir con esto? Que desde muy pequeños el estrés está dentro de nosotros y debemos aprender a controlarlo y vivir con ello adecuadamente.

Recuperar la correcta forma de respiración innata es sólo cuestión de práctica, se trata de tomar el aire desde la región del vientre y no con el pecho.

De ese modo el oxígeno tendrá una mayor circulación dentro del organismo y será uniforme. Así se calmarán todas las sensaciones que produce el estrés.

En cuanto a la relajación es comenzar por no tomarte todo a pecho, la vida sigue y continúa y no somos indispensables para nadie. Cualquier circunstancia que se presente en el camino tiene que ser canalizada con tranquilidad emocional, sin intentar que esto intervenga en tu día.

Actualmente hay distintas técnicas para llevar a cabo una relajación del cuerpo realmente efectiva. El Tai Chi, que es una meditación en movimiento y el yoga que sirve como la meditación para armonizar mente y cuerpo. Es una de las prácticas mundialmente usadas para combatir el estrés.

Pero las mismas provienen del continente asiático y son tan efectivas que a la fecha, se consideran universales.

Estas actividades trabajan directamente con la respiración de los individuos y el funcionamiento de sus emociones debidamente controladas.

La relajación reduce los niveles de secreción de adrenalina, incidiendo favorablemente en el  estrés.

Equilibrio en nutrientes

Todos los nutrientes que consumimos están implicados de forma directa o indirecta en el equilibrio emocional. Pero hay unos específicos que intervienen en las reacciones de tolerancia ante las situaciones de estrés.

Vitaminas del grupo B. Son importantes, puesto que participan en las reacciones de obtención de energía y son esenciales para el equilibrio psíquico.

Este grupo actúa como miembro absorbente de las hormonas de adrenalina y cortisol que generan el estrés.

Vitamina C. Es la perfecta esponja absorbente de la síntesis de neurotransmisores. Potencia el sistema inmunitario y es un gran antioxidante.

Esta vitamina suele encontrarse en los cítricos y vegetales frescos.

Ácidos grasos esenciales. El cerebro necesita de los ácidos grasos esenciales para trabajar adecuadamente, en este grupo se encuentran los aceites Omega 3, 6 y 9.

Debido que las células nerviosas están compuestas en su mayor parte por los mismos. Pero cuando son insuficientes en la dieta la integridad y calidad de la respuesta de las neuronas puede verse afectada.

SupraEnergía tiene dentro de sus componentes principales las vitaminas B y C, además de un gran complejo de plantas, entre ellas el ginseng que es un gran estimulador y protector de las células nerviosas.

Así como su gran contenido de magnesio que cataliza las reacciones de transformación de los ácidos grasos esenciales para la interconexión del mensaje entre las células.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *