Conoce estas pastillas para el dolor muscular

Conoce estas pastillas para el dolor muscular

Última actualización: 29-11-2018. Equipo Nutricioni

En la actualidad es muy frecuente observar cómo las personas toman pastillas para el dolor muscular. Son muchas las razones por la que optan realizarse un tratamiento sin prescripción médica. Puede ser por factor tiempo o por la urgencia de aliviar ese dolor en algún músculo.

Ciertas descripciones como las ya mencionadas, han ocasionado que la mayoría de las personas por desconocimiento no tomen el tratamiento adecuado. Es por ello, que es necesario conocer las opciones que permitirán tratar adecuadamente el dolor.

A menudo el dolor muscular puede estar originado por varias causas. Entre ellos se puede mencionar trastornos musculoesqueléticos que producen mucho dolor, como son esguinces, contusiones, sobrecarga, contractura muscular y tendinitis, entre otras lesiones.

Entre otras causas también puede existir dolor muscular debido al déficit de algunas vitaminas. Así como también, el estrés, enfermedades del tejido conectivo, e infecciones virales, dónde los tratamientos son diferentes.

Algunos  medicamentos que pudiesen estar prestos para su uso para el dolor pueden ser clasificados como analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares. Para tener un mejor efecto y alivio del dolor es importante saber el medicamento adecuado.

Cada tipo de dolor de acuerdo a su ubicación en el cuerpo posee causas diferentes. Aquellos fármacos que tienen venta libre pueden también ser usados con indicación de un farmacéutico. Es esencial consultar al médico para tratar la causa del dolor si persiste.  
Se debe tomar en cuenta que uso excesivo e indiscriminado de medicamentos puede incrementar  el riesgo de la aparición de enfermedades como la hepatitis o cirrosis. También puede enmascarar algunos síntomas, lo que imposibilita hacer el diagnóstico con precisión.

Hombre muestra diferentes sintomas de dolores musculares

¿Sabes por qué duelen los musculos?

El dolor es una sensación molesta en el ser humano. Ésta limita la habilidad, destreza y la capacidad para ejecutar actividades diarias. El dolor muscular evidencia la señal de inicio como advertencia de que algo no está bien.

Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, éste representa una experiencia sensorial y emocional desagradable. Se asocia a un daño a un tejido corporal. Es referente a  un daño real o potencial.

La intensidad del dolor muscular puede variar según la condición en el individuo. Estos dolores pueden mencionarse de la siguiente manera:

  • Dolor leve: Éste se presenta cuando existe una molestia localizada o un dolor muy intenso.
  • Dolor agudo: Se  manifiesta como una afección crónico a largo plazo. El dolor agudo actúa como un factor de protección en los individuos. Contrarresta lesiones corporales o situaciones de peligro potencial.  

El dolor agudo puede convertirse en dolor crónico. En este caso debe intervenir el médico especialista para tratar la afección. De ésta forma, instruirá al tratamiento adecuado de acuerdo a su origen.

En definitiva, el dolor muscular se caracteriza por ser una sensación molesta. La mayoría de las personas intenta evitarlo. El estar conscientes de la existencia del dolor permite evitar lesiones repetitivas y cuidar de causar daños al cuerpo de manera casi que permanente.

El dolor cursa en la parte muscular y se ha convertido en un mecanismo de defensa.  Avisa de la existencia de lesiones y de ésta forma contribuye a proteger el cuerpo. Por ejemplo, al realizar ejercicios o sobreesfuerzos los músculos pueden sufrir daños.
El sistema nervioso es el protagonista de controlar el dolor muscular.  Ésto se realiza mediante un proceso natural complejo.

Se produce cuando un agente externo, activa las células nerviosas receptoras para que manden una señal desde la médula espinal al cerebro.

Éstas células receptoras son factibles de sentir calor, frío, luz, tacto, presión y dolor. La manifestación de dolor puede ir en conjunto con otros síntomas físicos, como náuseas, mareo y debilidad de acuerdo a su intensidad.
A menudo, una de las primeras reacciones del individuo al sentir dolor muscular es quedarse inmovilizado. La mayoría de las personas opta y tiene la creencia de que el reposo coopera a  la recuperación.

En estos casos, se recomienda la visita al médico. Éste  instruirá a realizar el tratamiento y el ejercicio moderado si aplica, y puede contribuir a que la lesión se recupere muchos antes, para lograr la inserción a la actividad cotidiana.

En ciertas ocasiones, las funciones propias del músculo en actividades extravagantes hace que se reduzca o se contraiga. Pueden darse en movimientos cotidianos. Algunas veces no tienen que ver con ejercicio, pero son parte de las actividades del día a día.

Biceps, Triceps - movimiento de los músculos de los brazos y las manos. Fondo blanco.

Recomendaciones para el dolor muscular en el ejercicio o el deporte

En el ejercicio o en actividades deportivas es inevitable el dolor en los músculos. Por tanto, cuando no es costumbre, o inicia una nueva rutina y  aumenta de intensidad, es común el dolor muscular.

Se debe considerar que el ejercicio es importante para tener una vida sana.

En la actividad deportiva, los músculos se estiran, se expanden para su elasticidad. Ésta acción provoca que se separen de sus extremos.

Se genera dolor después de un esfuerzo intenso, ya que se evidencia fracturas  microscópicas en los músculos.

Ésta serie de consecuencias, origina inflamación y limitación de movimiento. No existe  forma de evitar este dolor muscular. El cuerpo por naturaleza tiende a acostumbrarse a la actividad deportiva, incluso con prácticas de calentamiento y estiramiento.

Al inicio de cada entrenamiento deportivo se sentirán molestias. Se debe mantener en la rutina y hacer un esfuerzo y continuar con los ejercicios. Se recomienda descanso si se tiene alguna lesión, y las siguientes consideraciones al presentar dolencias:

Práctica de estiramiento muscular:  Los estiramientos son práctica vital. No centrarse solamente en las zonas del dolor, se debe estirar todos los músculos. Al inicio se percibe mucha molestia, pero paulatinamente el cuerpo se  relajará y reducirá la afección.

Terapia de temperatura combinada:  La combinación de agua caliente y fría ayuda. Se recomienda para relajar los músculos y bajar el dolor. Luego del baño normal, se debe alternar 20 segundos de agua fría con 10 segundos de agua caliente.

Masaje:  Como opción ventajosa también, debe considerarse  un masaje relajante. Si la zona afectada está al alcance de la propia persona, puede masajear por sí sola el músculo afectado suavemente.

Terapia de calor:  Considere colocar compresas calientes. Permiten llevar fluidez de sangre a la zona afectada acelerando la recuperación. Relaja los músculos, disminuyendo la rigidez. Aplique durante 10 minutos dos o tres veces al día, hasta que se quite el dolor.

Pastillas para el dolor muscular: Es una alternativa muy útil. Se deben administrar sólo si existe dolor e inflamación.

Dentro de la amplia gama de pastillas para el dolor muscular se aprecian en el mercado de medicamentos mucha diversidad. Existen medicinas alternativas eficaces para el trato de dolencias a nivel del músculo.

Entre ellas se mencionan las que son elaboradas a base de hierbas y enzimas. Esta mezcla es una de las combinaciones más avanzadas que existen en el mercado de medicamentos.  Aliviáne es un producto formulado para coadyuvar en lesiones a nivel muscular.

La fórmula de Aliviáne respalda la respuesta del cuerpo a condiciones de sobreesfuerzo físico.  También apoya en la recuperación de las lesiones que pueden provocar el dolor intenso y molestias provocadas de la actividad inherente de la vida cotidiana.

Las propiedades naturales de este medicamento, pueden ser beneficiosas para reducir los efectos del esfuerzo excesivo. Contiene ingredientes que permiten la descomposición, metabolismo y digestión de las proteínas dañadas como resultado de un esfuerzo excesivo.

ilustración de rutina de ejercicios

Algunos medicamentos para el aliviar el dolor muscular

Generalmente, se recomienda como pastillas para dolor muscular aquellos  fármacos de la familia de los AINES (antiinflamatorios no esteroides). Uno de los más comunes es el principio activo del ibuprofeno.  
Existen otros que son conocidos como frecuentes o de intensidad leve, donde se recomienda  como primera alternativa el paracetamol o acetaminofén. Esto teniendo en cuenta que son medicamentos que en la mayoría de los casos se venden sin prescripción médica.
Entre otra serie de dolor muscular persisten aquellos que van acompañados de inflamación de la parte afectada. En este caso,  se utilizan analgésicos no esteroideos con alta actividad antiinflamatoria como es el principio activo del naproxeno y el diclofenaco.
Aunque son recomendados, estos ultimos mencionados deben ser prescritos médicamente. Se debe tomar en cuenta que no se deben utilizar como primera opción ya que sus efectos adversos son mayores que el ibuprofeno.  
Debe considerar que al ingerir medicinas antiinflamatorias, éstas pueden alterar los niveles en su cuerpo. Por ejemplo: aumento de la tensión arterial, gastritis, alergias, entre otros efectos adversos que pudiesen modificar también su estado de ánimo.
Cuando existe dolor relacionado a una contractura muscular, es necesario, asistir a un médico especialista. Este a gran medida le debería recomendar un relajante muscular y terapias de ejercicios de estiramiento para lograr normalizar el músculo afectado.
Dentro de la familia de las pastillas para el dolor muscular se encuentran unas más fuertes que las ya mencionadas. Éstas pertenecen al conjunto de los mórficos, trátese de los  derivados de la morfina.
Entre ellas se puede identificar la codeína, fentanilo, metería, oxicodona. Tenga en cuenta, son muy fuertes y solo se utilizan bajo prescripción y vigilancia médica, debido a que alteran el sistema nervioso central y crean dependencia por su principio activo.
Entre lo más sofisticado del momento para el dolor muscular, Aliviáne es una mezcla de hierbas y enzimas. Ésta fórmula ideada por científicos se ha elaborado para respaldar la respuesta del cuerpo por los sobreesfuerzos y lesiones musculares.

Lo más recomendable al ingerir una pastilla para el dolor muscular es indispensable respetar la dosis recomendada.

Al exceder la dosis no pretende disminuir el dolor rápidamente. Al contrario,  aumenta los efectos adversos y toxicidad producidos por el medicamento.
Si el paciente afectado por alguna lesión muscular, considera que no mejora con el tratamiento para dolor muscular, debe asistir al médico. Si tiene duda debe manifestarla con el especialista. No se automedique.

¿Qué ocurre al tomar medicamentos para el dolor muscular?

El dolor muscular en las personas es algo desesperante e inusual. Cualquier persona lo puede padecer de acuerdo a la actividad que desempeñe diariamente y a su estilo de vida.

Cada quién busca de manera rápida aliviarlo ya que es desagradable.

A partir de ésta reseña surge una interrogante, que a menudo se preguntan los afectados por el dolor muscular. De alguna manera, los medicamentos atacan directamente en la parte afectada?

Acertadamente, el medicamento que se suministra para el dolor no ataca directamente la parte que duele o molesta. A pesar de que el dolor sea muy específico o en una región del cuerpo ya localizada, el medicamento actúa principalmente en las células.

En consecuencia, los principios activos de los fármacos interactúan en las terminaciones nerviosas. Por tanto, el sistema nervioso y el cerebro son las partes del cuerpo humano donde ataca el medicamento para controlar y contrarrestar el dolor.

En tanto, la piel y los tejidos están contentivos en su totalidad de terminaciones nerviosas. Algunas de éstas pueden sentir dolor, como por ejemplo, el provocado por alguna quemadura o por algún impacto violento en cualquier parte del cuerpo.

Lo cierto es que, de cualquier modo, y de acuerdo a las lesiones que pudiese tener el cuerpo humano se encuentra lesionadas las células. Estas al ser quebrantadas liberan sustancias químicas que se conocen como prostaglandina.

La consecuencia de la liberación de ésta sustancia química es que las terminaciones nerviosas son muy sensibles. Por lo que, reaccionan enviando señales a través del sistema nervioso hasta el cerebro, quien reconoce la señal de dolor.

Toda ésta emisión de mensajes, al ser percibidas por el cerebro, indica cómo, dónde y qué intensidad se encuentra el dolor. El dolor es sencillamente una reacción natural del cuerpo, y es un alerta inicial de que algo en el cuerpo está irregular.

En las lesiones musculares, por ejemplo, al realizar actividad deportiva y se tiene un esguince, se experimenta dolor. Por tanto la reacción del individuo será apartarse de la actividad física y tratar de aliviar la afección.

En éste caso, el cerebro hace que el individuo se retire de la actividad física de inmediato para que no se exponga aún más a la lesión. Al ingerir medicamentos contra el dolor, impide a  las células que sigan generando la sustancia que emite la señal al cerebro sobre el dolor.

Entonces, el hecho de que éstas células dejen de liberar esas sustancias, significa que el cerebro dejará de recibir una señal tan inédita y rápida sobre el dolor. De tal modo, que el dolor se aliviará mientras dichas células dejan de liberar la prostaglandina.

En otro orden de ideas, las lesiones extensas del tejido, por ejemplo una intervención quirúrgica, requieren una medicina más potente. Estos medicamentos actúan impidiendo que las células nerviosas puedan transmitir el mensaje de dolor entre sí.

En conclusión, al ingerir pastillas contra el dolor muscular, la señal de dolor no puede llegar hasta el cerebro, lo que impide que la persona sienta la afección. Sólo tiene que tomar la pastilla previo conocimiento de lo que se tiene y el dolor pasará.

Lesión de tobillo con dislocación y esguinces, vendaje apretado con vendaje elástico y moretón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *