Alimentos saludables para el cerebro y la memoria. Pizarra con la frase Brain Food, sobre fondo blanco.

Conoce cuáles son los mejores alimentos para la memoria

Conoce cuáles son los mejores alimentos para la memoria

Última actualización: 03-06-2019. Equipo Nutricioni

La memoria, necesita de un grupo de alimentos para poder desarrollarse efectivamente y a su vez, permitir una respuesta ágil de nuestra mente. De allí que se promueva constantemente una alimentación balanceada, ya que la misma nos garantizará, la asimilación mínima de nutrientes para su fortalecimiento.

No obstante, si deseamos darle un mantenimiento particular a la misma, es bueno tener en mente, que tipo de rubros son los más adecuados para satisfacer esta necesidad.

En ese sentido, la memoria requiere de prácticamente todas las proteínas que podamos consumir, debido a que cada una, aporta una cualidad particular para esta. Asimismo, las vitaminas son necesarias para procesar otro tipo de nutrientes o asimilar algunos que terminan favoreciendo la salud cognitiva de las personas.

Caso semejante se presenta con algunos minerales, los cuales favorecen el aporte de oxígeno al cerebro y le suministran energía a nuestro organismo para sus actividades. No solo eso, los mismos se involucran en el transporte de información neuronal, en la protección de las células cerebrales, así como evitar el deterioro de nuestra memoria.

Parte de esta última función, viene de la mano con los antioxidantes, un tipo de sustancia esencial para nuestro organismo, ya que impiden el desarrollo de los radicales libres. Los antioxidantes son necesarios para evitar el envejecimiento de nuestros sistemas y sobre todo, para prevenir complicaciones cognitivas psicológicas.

A ello se le suman los ácidos grasos esenciales, ya que los mismos cuentan con un rol especial dentro de nuestro organismo, aportándonos múltiples beneficios. Uno de estos, está estrechamente ligado a nuestra capacidad de rendimiento cognitivo, a la velocidad de respuesta de nuestros reflejos, entre otros aportes que nos genera.

No podemos dejar de lado, aquellos productos como los suplementos alimenticios, los cuales como su nombre lo indica, complementan nuestra nutrición. Existen algunos de estos productos, que se especializan en el cuidado y mantenimiento de la memoria y concentración de las personas.

De modo que los suplementos alimenticios, debemos incluirlos en nuestro esquema de nutrición, a fin de potenciar las capacidades de nuestro organismo. Procure siempre no excederse en la ingesta de cualquier alimento.

Dibujo del cerebro y la mejor comida nutritiva para la salud y la buena memoria, sobre mesa de madera blanca.

Alimentos que siempre debes consumir para cuidar tu memoria

Dentro de los alimentos que no pueden llegar a faltar en tu dieta, si deseas tener una mente ágil y una memoria activa, están los granos enteros. Ya que los mismos, aportan una gran cantidad de energía, necesarias en tu organismo para cumplir con diferentes actividades, en el caso de tu cerebro, las cognitivas.

Alguno de estos granos enteros o derivados, son la quínoa, el salvado de trigo, la pasta integral, el arroz integral, entre otros.

Consuma ácidos grasos, ya que estos no los generamos de forma natural, sino que debemos asimilarlos por medio de la alimentación, siendo el más importante el omega 3. Este tipo de sustancia se hace presente en el salmón, la trucha, la caballa, las sardinas, el arenque, algunos frutos secos, algunas semillas, la soja, entre otras.

El omega 3, se considera especial para tratar problemas psicológicos de carácter degenerativo, así como para cuidar tu mente.

Los arándanos por su aporte antioxidante, permiten darle un mantenimiento efectivo a la memoria y reduce el daño que el tiempo puede ocasionar en las neuronas.

El aguacate por su lado, se le atribuye propiedades en fibra, ácidos grasos esenciales y potasio, todos elementos asociados con el cuidado de nuestra memoria. Inclusive, se considera muy sano, debido a que no aporta colesterol, tiene abundante antioxidante y energiza significativamente nuestra mente.

Puedes optar por el aceite de oliva, sin temor a elevar los índices de colesterol en la sangre y tiene vitaminas, minerales, antioxidantes y carbohidratos que cuidan tu mente. El aceite de oliva además, disminuye la probabilidad de padecer problemas cognitivos, por lo que favorece la protección de tu memoria.

También puedes optar por la ingesta de tomate, ya que el mismo es un gran antioxidante natural, que disminuye el daño que pudieran presentar los radicales libres.

El brócoli, es otro alimento capaz de brindarte ayuda, ya sea por los minerales que tiene o sus vitaminas, que inciden de manera activa en el mantenimiento de la memoria.

Otro producto es el apio, el cual ralentiza el deterioro cognitivo, mejora tu capacidad de memoria y te genera una mente ágil.

Las vitaminas: un nutriente necesario en tu dieta

El ser humano requiere de diferentes nutrientes, para generarle un mantenimiento adecuado a nuestro cerebro y por ende, a nuestra memoria. Una de estas sustancias, son las vitaminas, las cuales no somos en su gran mayoría capaces de producir, dependiendo de los alimentos para acceder a ellas.

Dentro de las vitaminas que nos ayudan a fortalecer la memoria, el beta-caroteno es una de ellas, la cual se considera esencial para la producción de vitamina A.

Entre los beneficios que es capaz de generarnos, se encuentra el de ocasionar un funcionamiento eficaz de la memoria. También se le atañe la capacidad de mantener por mucho tiempo, las neuronas, indispensables en el flujo de información cerebral.

Se puede acudir al complejo B, para el mantenimiento de nuestra memoria, para ello debe consumir productos con la vitamina B1, B6, B9 y B12. Las mismas son capaces de impedir el deterioro progresivo de la memoria y modificar el estado emocional de las personas, a uno fuera de la depresión.

Ellas son esenciales para la síntesis de energía que necesita nuestro organismo para recibir estímulos y generar respuestas. También ayudan en la creación de neurotransmisores, tal es el caso de la dopamina, epinefrina, norepinefrina, gaba y acetilcolina.

Las mismas estimulan la producción de glóbulos rojos, importante para el transporte de oxígeno, la agudeza mental y la función eficaz del cerebro.

La vitamina C, considerada uno de los más poderosos antioxidantes dentro de su rama, evita que las neuronas en su organismo se vean perjudicadas. Inclusive, aplica para el tratamiento de enfermedades como el párkinson, el Alzheimer u otras demencias.

Entre otros roles que es capaz de ejecutar para mejorar la memoria, se encuentra su habilidad para asimilar el hierro, el cual nos puede ayudar a oxigenar el cerebro. Además de trabajar como un elemento antidepresivo, ya que estimula la producción de serotonina.

No olvide consumir vitamina K y E para fortalecer las actividades cognitivas cerebrales, así como aprovechar por su contenido en ácidos grasos y antioxidantes. La vitamina D, es la única que naturalmente produce nuestro organismo y constantemente nos beneficiamos de su aporte.

Los minerales: sustancias que favorecen las funciones cognitivas

Las personas requerimos de muchos nutrientes para garantizar el funcionamiento adecuado de todos los sistemas que conforman nuestro cuerpo. La memoria no escapa de esta realidad y es que la ausencia o escasez de alguna sustancia en particular, pueden llegar a afectar nuestras capacidades cognitivas.

De allí que el consumo de minerales, sea tan necesario para nuestra memoria, tanto para el funcionamiento eficiente de sus capacidades, como para evitar su deterioro. Partiendo de este contexto, existen algunos minerales, que tienen mayor incidencia en el mantenimiento de nuestra memoria.

Uno de ellos es el calcio, no solo es especial para el funcionamiento del sistema óseo y muscular, sino que además tienen grandes repercusiones en nuestra mente. Entre los roles que desempeña en el organismo, está el de transmisor de las células nerviosas, así como la regulación de la excitabilidad nerviosa.

El magnesio está incluido en esta lista, por su intervención en la síntesis de muchas vitaminas del complejo B, además de que su consumo, beneficia a la memoria. Este mineral en conjunto con el calcio, regulan la excitabilidad del sistema nervioso y favorece la retención de ideas a largo plazo, siendo bueno para tratar ciertos trastornos.

Adicionalmente, es importante que las personas consumen suficiente hierro, ya que el mismo se vincula, a mejores tiempos de reacción de la persona a temas cognitivos. De igual forma, se le atribuyen una mejor capacidad inhibitoria y de planificación, quizás esto se deba, al transporte de oxígeno que le provee al cerebro.

Sumado a esto, encontramos el zinc, un mineral con la habilidad de mantener saludable a tu mente y cuya ausencia se asocia a problemas con Parkinson y Alzheimer. Este mineral es uno de los más importantes en nuestra alimentación, inclusive desde la niñez, ya que el mismo aplica para prevenir algunos trastornos psicológicos.

Finalmente, podemos añadir a esta lista el potasio, un mineral que participa en la oxigenación cerebral y permite el adecuado funcionamiento del sistema nervioso. Incluso, se ha comprobado que su ausencia en el organismo, conlleva a problemas de concentración, memoria e irritabilidad.

Los aceites grasos esenciales y sus beneficios para la memoria

Al hablar de los aceites grasos esenciales, nos referimos a los lípidos necesarios para la adecuada evolución y activación de los diversos sistemas del ser humano.

Existen tres tipos de aceites grasos, los saturados, monoinsaturados o los poliinsaturados, y dentro de este último, existe un par de aceites grasos considerados esenciales. Se consideran esenciales, porque la única manera de poder obtener o sintetizarlos, es por medio de un régimen de alimentación balanceada.

Dichos aceites grasos esenciales son mejor conocido como omega 6 (ácido linoleico) y el omega 3 (ácido alfa-linolénico).

La ausencia de ellos en nuestro cuerpo, se refleja en un cuerpo físicamente agotado, por lo que la energía necesaria para el funcionamiento cognitivo se reduce.

También se le asocia a cambios en la conducta de las personas, los cuales pueden fácilmente repercutir en las emociones del mismo. Se dice que estas variaciones son consecuencia de la ausencia de omega 3, ya que ella se vincula a los puentes neuronales, así como al excelente desarrollo de la mente.

Existen otros tipos de consecuencias emparentadas a la ausencia o escasez de estos aceites grasos esenciales en nuestro cuerpo, pudiendo reflejarse de varias formas. Una de ellas es en una piel seca, en abortos o nacimientos prematuros, acné, problemas prostáticos, musculares, cardiovasculares, visuales, renales, articulares, entre otros.

De estos dos aceites grasos esenciales, el omega 3 está más emparentado con el beneficio a una memoria fortificada y una mente ágil.

Estudios han señalado que a mayor cantidad de omega 3 en nuestro organismo, mayor será la dimensión cerebral. Esto se traduce, en una mente y memoria en mejores condiciones, cuando nos encontremos en la vejez.

También pudiéramos añadir, que el omega 3 nos permite postergar el deterioro cognitivo de las personas, por lo cual es eficaz para tratar y prevenir el Alzheimer.

Para alcanzar los niveles deseados de omega 3, es importante que incluyas en tu dieta y de manera frecuente, productos que aporten este tipo de sustancia en el organismo. El omega 3 está presente en pescados, mariscos, las nueces, la semilla de linaza, el aceite de soja, entre otros.

No te olvides de los alimentos antioxidantes

Si lo que deseas es pensar en un régimen de alimentación que potencie la memoria, debes considerar los alimentos antioxidantes. Los mismos se caracterizan por generarle a nuestro cuerpo, una protección especial a las diferentes células que conforman nuestro organismo.

En el caso particular del cerebro, parte de su labor consiste en proteger a las células neurotransmisoras, las cuales ayudan en el transporte de la información. Se puede señalar que los antioxidantes, le hacen frente a los radicales libres, los cuales se entienden como moléculas generadas a partir de la degradación de alimentos.

Otro elemento que puede llegar a favorecer la aparición de los radicales libres, es el contacto con un entorno contaminado por humo o el exceso de radiación. Por lo que podemos señalar, que es común la aparición de los radicales libres en  nuestro cuerpo, los cuales actúan naturalmente, deteriorando las estructuras de un sistema.

En el caso de la mente, los radicales libres afectan el funcionamiento cognitivo de la memoria, aceleran la aparición de trastornos psicológicos, entre otras consecuencias.  También podemos acotar, que los radicales libres se encuentran de manera natural en los alimentos, por lo que el consumo de antioxidantes es muy importante.

Algunos alimentos antioxidantes son el brócoli, el tomate, el chocolate negro, los frutos rojos, como la manzana, las fresas, arándanos, frambuesas, moras, entre otros. Además podemos añadir la canela, el aceite de oliva virgen, las legumbres tales como la alfalfa, los guisantes, las judías, los garbanzos, las habas, entre otras.

Otros alimentos con capacidades antioxidantes son el ajo, las uvas y los frutos secos como las nueces, las avellanas o las almendras por señalar algunos.

Consumir suficientes antioxidantes, evitará que nuestro cuerpo envejezca rápidamente, aplicará como preventivo ante el Alzheimer y mejorará la memoria. Mejorará significativamente el sistema nervioso, tanto la velocidad de reacción, como el desarrollo cognitivo de la persona.

Otros beneficios ligados a ellos, son la prevención de obesidad en ciertos individuos propensos, pueden llegar a inferir ante inflamaciones corporales. Incluso, evitan problemas circulatorios y cardíacos, aceleran el proceso de restauración de tejidos afectados por el entrenamiento y rejuvenecen tu apariencia.

Los suplementos alimenticios: una alternativa saludable

Los suplementos alimenticios tienen la capacidad de potenciar los nutrientes que usualmente consumimos por medio de nuestra dieta. Además, algunos se especializan en proporcionar cuidados particulares, a alguna zona de nuestro organismo, como lo puede ser la mente y sus funciones cognitivas.

MetaMente es uno de ellos, quien se encarga de estimular y facilitar el flujo de información que pueda existir entre los neurotransmisores, lo cual mejora nuestra agilidad mental. Este producto tiene la cualidad de potenciar nuestra memoria, así como la capacidad de concentración de las personas, lo cual mejorará enormemente tú día a día.

También se incluye la capacidad que tiene para fortalecer la retentiva de las personas y la capacidad de respuesta del organismo ante algún estímulo o pregunta.

Otra de las cualidades de MetaMente, vienen de la mano con los antioxidantes, quienes cumplen con el rol de hacer frente a los radicales libres, que deterioran nuestro cuerpo. De tal manera, que impide que las personas tengan dificultades cognitivas, siendo eficaz para emplearse como tratamiento para algunos problemas de índole psicológico.

Este suplemento alimenticio por lo tanto, retarda la aparición de Alzheimer en algunas personas, así como también, promueve un estado de ánimo más alegre.

MetaMente, estimula la funcionalidad de la acetilcolina, lo cual ocasiona que se genere la eliminación de partículas celulares a nivel cerebral.

Alguno de los componentes naturales que integran la fórmula de MetaMente, son el ginkgo biloba, la hierba de san juan, la bacopina, entre otras.

Lo mejor de este producto, es que tiene la capacidad de restablecer la atención y deterioro cognitivo de las personas, por lo que sirve como tratamiento ante el Alzheimer.

¿Las hierbas también nos suministran las mismas propiedades?

Si las hierbas cuentan con propiedades particulares, que son capaces de brindarnos múltiples beneficios, entre ellos, el mantenimiento de nuestra memoria.

Una de estas plantas es ginkgo biloba, cuyos extractos son capaces de ofrecernos cualidades terapéuticas, en especial para nuestra mente. De allí, que esta sea constantemente empleada para tratar complicaciones cognitivas como el Alzheimer, así como la demencia vascular.

Su principal cualidad, recae en su efecto antioxidante, la cual impide el deterioro progresivo de las capacidades intelectuales de la persona.

Otra planta con fines similares es el ginseng, quien es reconocida por el mantenimiento que le realiza a nuestra memoria. Ella permite que los neurotransmisores se activen, lo cual se asocia con una mejor retentiva de la información, así como una mejor descarga de la misma.

El romero también entra en esta clasificación, aunque sus usos son principalmente como una planta aromática, se ha descubierto que contiene propiedades para agilizar tu mente. Esta planta posee antioxidantes, que son capaces de hacer frente a los radicales libres que deterioran nuestros sistemas y pueden deteriorar la funcionalidad de la memoria.

La salvia, gracias a sus componentes activos, es capaz de estimular la neurotransmisión, por lo que las personas pueden desarrollar mejor su capacidad cerebral.

Otros optan por el consumo de té verde, cuyos extractos beneficias a las proteínas y vitaminas liposolubles que pueden verse afectadas por la oxidación. Incluso, se le atribuye la cualidad de cuidar al hipocampo, que interviene en los procesos emocionales, cognitivos y del sistema nervioso autónomo de la personas.

La rhodiola rosea, se especializa por no solo incentivar la capacidad de memorización del individuo, sino que además, puede llegar a mejorar la concentración de la misma. Sus adaptógenos colaborar con nuestro organismo, para generar en mejorar la condición anímica y cognitiva.

Usar la bacopa como una planta medicinal, nos puede proporcionar resultados similares, debido a que la misma fortalece la capacidad de memoria, aprendizaje y atención.

Algunos optan por la centella asiática, quien se reconoce por incentivar nuestra capacidad cognitiva, logrando que desarrollemos una mejor memoria, concentración e intelecto.

¿Persisten tus debilidades cognitivas?

Ciertamente, la alimentación es el mejor vehículo o alternativa para garantizar un excelente funcionamiento de los diversos sistemas de tu organismo. No obstante, existen personas que tienen la particularidad que a pesar de llevar una dieta balanceada, no mejoran sus capacidades cognitivas.

Tal vez, pudiéramos estar en presencia de alguna complicación mayor, por lo que es bueno consultar con un especialista para su orientación.

Alguno de los problemas asociados a la falta de concentración son los problemas cardiovasculares, ya sea por la tensión o el colesterol.

Incluso, la diabetes juega un rol perjudicial, ya que quienes padecen esta enfermedad, pueden tener mayores problemas cognitivos que quien no la desarrolle.

Los medicamentos también pueden tener una ración de responsabilidad, ya que algunos pueden son capaces de afectar tu retentiva y concentración.

Ante estos escenarios, es bueno ayudar a la memoria con otras rutinas a parte de la alimentación que pudieras tener. Una de ellas, es la de involucrar a los sentidos en el reforzamiento de las capacidades mentales, por lo que emplear el olor, sabor, sonido, textura o color, puede ayudarte.

Puedes recurrir a ejercicios sencillos que plantea el reforzamiento de ideas o te permitan concentrarte con mayor facilidad. Asimismo, opta por la descansar y dormir entre 7 a 9 horas, ya que el sueño es la mejor alternativa para recuperar las energías cognitivas y las del resto del cuerpo.

También procura dejar de comer alimentos que dañen tu capacidad mental, así como dejar de hacer actividades que afecten tu organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *