Conoce cuáles son las células sanguíneas

Conoce cuáles son las células sanguíneas

Última actualización: 30-08-2018. Equipo Nutricioni

Las  células sanguíneas   o glóbulos sanguíneos  se forman en la médula  ósea.

Surgen de una célula calificada como no especializada llamada madre o progenitora.

Al  separarse  nacen los glóbulos rojos  y blancos, inmaduros, además,  de las plaquetas.

Cuando están  maduras, se convierten  en eritrocitos, leucocitos y trombocitos.

El  vital líquido  fluye por las venas  y arterias, al tener  los tres componentes la llaman  entera o completa.

La  sangre  no  puede  ser fabricada,  por lo tanto se  hace necesario su donación  para la transfusión en casos  de intervenciones quirúrgicas de gran  envergadura o infecciones crónicas como el  dengue.

Los  glóbulos rojos  varían, si tienen  valores altos pueden  provocar un infarto al miocardio o un  accidente cerebrovascular. Mientras  que las cantidades  bajas, ocasionan cansancio y debilidad.

El   flujo sanguíneo es  determinante para tener   una buena salud en el individuo.

A  medida que la población  envejece, el volumen de  grasa suele elevarse en la  médula ósea.

Esta es la razón por la cual  disminuye la producción de células sanguíneas, provocando  anemia.

El organismo extrae los nutrientes de los alimentos, los cuales  son trasladados a través del plasma.

Al donar  la sangre humana se  salvan tres vidas y  solo abarca el 10% de  lo necesario para el organismo.

Es vital consumir alimentos con hierro, vitaminas B-12 y B-6, ácido fólico, entre otros nutrientes.

Para  la constitución de  la sangre, se requiere  de ácido fólico, a través del cual  se forma y madura los glóbulos rojos  y los blancos.

Otra   forma de   mantener sanamente  las células sanguíneas es por  medio del uso de Diurherbal, promoviendo la energía  y la resistencia del sistema inmunológico.

El  torrente sanguíneo en el ser  humano

La  sangre  es el medio  para garantizar la  vida humana. Se conoce  como un tejido líquido.

La  cantidad de sangre  en el ser humano dependerá  del género, altura, peso corporal y edad. Lo  normal  es que la  persona tenga  entre 4 y 6 litros de este  flujo sanguíneo, lo que representa  el 7% de su peso.

Las  células  sanguíneas provienen  de las células madres que  conviven en la médula ósea.

Las células madres se transforman en variados tipos de células, con  diferentes funciones vitales para la vida del ser humano.

La médula ósea   es un tejido blando,  que se localiza en el interior de los  huesos.

Si las células madres tienen errores las  células sanguíneas serán imperfectas. La variación entre  sus valores acarrea  enfermedades, lo ideal  es tener los rangos normales.

Componentes  de las células  sanguíneas

Está estructurada en  cuatro sustancias: plasma, glóbulos  rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Plasma

Es la  parte líquida  de la sangre, de color amarillo,  donde se encuentran suspendidas los  otros tres elementos.

Está  formado  por agua en  un 90%, la misma  está compuesta por    sales en disolución y  proteínas.

La   albúmina  es la proteína  que más predomina  en el plasma. Se  encarga  de evitar  que el líquido se filtre  fuera de los vasos sanguíneos  y penetre en los tejidos.
También es un transporte al unirse a sustancias hormonales y varios  medicamentos.

Otra proteína se denomina anticuerpos, que defienden  al organismo en contra de los virus, bacterias, hongos y células cancerosas.

Cuando el  cuerpo requiere  agua, emplean el plasma como primer  recurso, convirtiéndolo en un reservorio. O  en casos de   manifestar exceso  del líquido en los tejidos, es  absorbida por el plasma.

Controla  la temperatura  corporal, al circular  por el flujo sanguíneo, constantemente.

Glóbulos   rojos

Conocidos como eritrocitos o hematíes, forman el  40% del volumen en la sangre. Son  discos en  forma bicóncavos, se  parece a una esfera hueca, sin  núcleo. Duran en el organismo 120  días y son eliminados por el hígado y  el bazo.

Para  que la médula  ósea forme estos glóbulos  requiere hierro, vitamina B-12, ácido fólico, vitamina B-6, entre otras  sustancias.

Tienen una  proteína llamada  hemoglobina, es rica  en hierro, está encargada  de otorgarle el color rojo a la  sangre.

En las células de los riñones se desarrolla la hormona de la  eritropoyetina, la cual controla la formación de los glóbulos  rojos.

Esta hormona suele  estimular a la médula para que  reproduzca los hematíes, en casos de emergencia.

Existe en el  mercado farmacéutico  la eritropoyetina, en forma sintética, empleada como consecuencia  de bajos niveles de eritrocitos por una quimioterapia o insuficiencia renal.   

Su característica  principal consiste en transportar  oxígeno desde los pulmones a todos los  demás tejidos en el individuo, y de  llevar de  regreso el dióxido de carbono de los órganos a los pulmones para  su respectiva expulsión.

Suele manifestar síntomas de cansancio, falta de aire, dificultad para concentrarse, dolor en el  pecho, debilidad muscular y taquicardia.

Están presentes en enfermedades de la anemia por VIH, renal o rápida  destrucción de estos glóbulos, polictemia (poco común) e intoxicación  por plomo

Los parámetros normales de los glóbulos rojos para los hombres  oscilan entre 4,5 y 6 millones por milímetro cúbico, y en las mujeres abarca entre 4 a 5,5 millones por milímetro cúbico.

Glóbulos blancos
Clínicamente se  conocen como leucocitos, su proporción en la sangre  es mucho menor, son más grandes que los rojos y poseen núcleo.

El  organismo genera aproximadamente 100.000 millones de  glóbulos blancos, diariamente. Duran unas doce horas aproximadamente dentro del  individuo.

Combate  las infecciones en el organismo y  elementos de origen extraño que intenten  penetrar en el cuerpo humano.

Existen  cinco tipos de glóbulos blancos: neutrófilos, linfocitos, monocitos, eosinófilos y los basófilos.

Viajan   por el torrente  sanguíneo, atraviesan  las paredes para entrar  en otros tejidos.

Al  detectar  una infección  se agrupa para atacar, son como un  ejército.

Cuando  la cantidad de  glóbulos blancos es  muy bajo, se está propenso a  una infección.

Se enfatiza en las  infecciones crónicas, fatiga, fiebre superior a   los 380 C, escalofríos, sudoración, pérdida de peso  (desconocido) y sensación de malestar. Pero,  al presentar volúmenes elevados,  hace referencia a ciertas enfermedades.

Entre  las que destacan la leucemia, leucopenia y  virus de inmunodeficiencia humana (HIV).

Existen inyecciones que  estimulan la creación de  glóbulos blancos.

Plaquetas
Las plaquetas o trombocitos son partículas  mínimas, más pequeñas que los glóbulos  blancos y rojos, las cuales circulan por el sistema circulatorio, formando coágulos necesarios para sanar las cortaduras superficiales o profundas.

Hay en el organismo una plaqueta por cada 20 glóbulos rojos, sólo perduran unos diez  días y son sustituidas por nuevas células, constantemente.

La  hormona encargada de generar  plaquetas se llama trombopoyetina, en la médula  ósea.

Esencialmente,  controlan la liberación de  componentes que ayudan en la coagulación, generando en la zona de sangrado  un tapón que colabora en el sellado del vaso sanguíneo.

Entre  los síntomas están las lesiones que no cicatrizan o demoran en hacerlo, la sangre no se  coagula después de un corte.También aparecen los hematomas en  la piel, sangrado por la nariz o encías, sin  causa aparente y el periodo en la mujer es intenso.

La  cifra  normal de  las plaquetas deben estar  entre 150.000 y 450.000/mm3 en sangre.

Según una investigación  de la Universidad de Texas (USA), publicado  en la revista “Nature Communications” establecieron que  las células sanguíneas se acoplan a las zonas de altura. Experimentaron  en ratones y seres humanos.

Trastornos de las células  sanguíneas

Por  lo general,  la anemia se produce por  una deficiencia de hierro en  la sangre. En los afroamericanos  es frecuente la anemia de  células falciformes (ACF), es  un tipo de anemia. Se caracteriza  por ser anormal y suele  ser una enfermedad hereditaria.

La anemia suele  afectar más a las  mujeres que a los hombres, sobre todo  al tener períodos abundantes.

Los vegetarianos  son más propensos a  padecer de deficiencias  sanguíneas.

Riesgos de la sangre  

Es importante  cuantificar la cantidad de hierro en el  flujo sanguíneo.

Al padecer  de una infección  o enfermedad auto inmunitaria, produciendo  altibajos en los glóbulos blancos.

Debe conocerse si hay antecedentes familiares con trastornos de las células  sanguíneas.

Grupos  sanguíneos

La sangre posee moléculas particulares llamadas antígenas, localizada  en la primera capa de los glóbulos rojos.

El componente que marca la diferencia son los azúcares, a través  de los cuales determinan el grupo sanguíneo.

Debido a   sus particularidades  el individuo no puede  recibir donación de cualquier  persona, deben coincidir los antígenos.

Uno de  los sistemas  más aplicados es  el ABO. Existen cuatro  grupos: A, B, AB y O.

Para  el A, recibe  antígeno A, el B requiere antígeno B, el AB abarca  los dos antígenos y el O, omite el antígeno A y B.

Otro  sistema es el factor Rh, descubierto  en 1940, usaron simios Macaccus Rhesus,  a través de los cuales concluyeron que existen  Rh positivos y negativos.

Es  decir, existen ocho  factores Rh: A+, A-, B+, B-, AB+, AB-, O+ y O-.

El  A+ se  emplea en  personas con A+ y AB+. El A- se  utiliza en A y AB positivos y negativos.

El B+ comprende  a B+ y AB+, mientras que  B- se aplica a B y AB positivos y negativos.

El  grupo que es considerado  como el receptor universal  es el AB+ y dona a su conglomerado. El  AB- salva vidas a AB positivo (+) y negativo (-).

El  O+ puede  donar a A+, B+, AB+ y O+. El O- es donante universal.

Los   componentes  sanguíneos al  donar sangre están conformados  por: agua con 275 g, albúmina con 11 g, factores  coagulantes con 0,8 g, plaquetas con 8,5 g, leucocitos con 1,1 g, globulinas con 6,3 g y hematíes 190 g.

La sangre requiere cuidados especiales, por  esa razón es prudente sugerir el suplemento Diurherbal, compuesto por vitamina B-6, potasio, cloruro, e  hierbas de diente de león, té verde, baya de enebro, paprika y sandía, básicamente.

Alimentación para  el flujo sanguíneo

Al   menos 6  ostras poseen  5 miligramos de  hierro, fortaleciendo la  sangre.

Los  frijoles  negros son  una tradición hispánica, aportan  1.8 miligramos de hierro y otros elementos que favorecen el flujo sanguíneo, según el  listado de "The Doctor's Book of Food Remedies".

La  codorniz, según el Departamento de Agricultura y Ciencias Ambientales de la Universidad de Georgia, posee  vitamina B6, B3, hierro y proteínas, contribuyendo a la renovación de las células sanguíneas, muy rápidamente.

Los  expertos sugieren el  consumo de la morcilla,  una de tamaño mediana contiene  36% de hierro, y sin ser acompañada del  chorizo y las achuras.

Las  lentejas viene a ser el  alimento ideal para el ser  humano, media taza aporta 3,3 miligramos de  hierro. Debido a su gran valor nutritivo no puede faltar en  tu dieta.

Las  almejas  son un tipo de  molusco, alrededor del  mundo existen 12 tipos, contienen 294% de  hierro, pero, cuenta con un colesterol elevado.

Según  una investigación de la Universidad de Filadelfia, la forma  ideal para absorber el hierro es mezclar carnes con verduras.

Siendo  el pavo la  carne escogida, en especial la parte  oscura, porque contiene altos compuestos  pro sanguíneos.

De acuerdo  a la Organización Mundial  de la Salud (OMS), la deficiencia  nutricional del hierro es la más  generalizada, siendo la carne blanca (pollo)  una de las formas para combatirla.

La zona  del muslo y la  pierna del pollo tiene 1.2  miligramos de hierro. La  papa  hervida  cubre la  dosis diaria del  hierro que todo ser  humano requiere.

Para la Cruz Roja, el  hígado de res es uno de  los mejores alimentos con hierro, contiene 71 miligramos en  3 onzas.

La combinación de avena, arroz, quinoa y otros  cereales, es otra fuente potente de hierro. Agregan  más de 8 miligramos por ¾ de taza, incrementando la  energía, razón por la cual se recomienda en el desayuno.

Adicionalmente, el  empleo de Diurherbal contribuye a disminuir  el azúcar en la sangre, reduciendo el colesterol, eliminando el exceso  de líquidos en el cuerpo, lo cual garantiza unas células sanguíneas sanas y dentro de los rangos  normales.

Los  siete alimentos de las  plaquetas

El  consumo  de la calabaza, de  forma regular, permite  absorber las proteínas y vitaminas A, cuyos nutrientes participan en la producción de  las plaquetas.

Las frutas cítricas, como  la naranja y el limón, por sus elevados aportes de vitamina C, deben  ser ingeridas con moderada precaución.

La grosella espinosa de la India, posee vitaminas A y C, requeridas para  originar nuevas plaquetas.

Se   recomienda el jugo  de aloe vera, tiene  vitaminas y minerales, esenciales.  Es un producto usando durante siglos.  Se encarga de proteger y purificar los  componentes sanguíneos.

En las  espinacas  hay aporte nutritivo de vitamina K, además, de las  proteínas. Se consumen en ensaladas o en jugos. Su consumo permite el aumento de las microcélulas y facilita el paso por el  flujo sanguíneo.

La  papaya  o lechosa,  ya sea en jugo  o en infusión regula   los valores de las células  sanguíneas e impide el desarrollo de  enfermedades crónicas.

La raíz de la remolacha, es ideal ingerir en jugo, porque fortalece  y previene trastornos circulatorios y sanguíneos.  Y  sus aportes en vitaminas A, C ,y K, acompañada de  minerales, colaboran en la purificación del líquido rojo  y disminuyen el daño en los vasos sanguíneos.

El consumo de estos alimentos debe ser supervisado por el médico  tratante, hay que considerar los hábitos, fármacos y demás, terapias.

Vitaminas

La vitamina B6 forma parte de la  hemoglobina y estimula  las defensas en el ser humano.

La  vitamina B12,  unida al ácido fólico,  colabora con la maduración  y el desarrollo de los glóbulos  rojos.

La  vitamina C absorbe  el hierro y eleva los  rangos de las defensas.

La  vitamina K contribuye  con la creación de los factores de  coagulación en la sangre.

La vitamina E defiende a  los glóbulos rojos de sustancias  extrañas y los hace más resistentes.

Minerales

El  hierro elabora hemoglobina, por  lo tanto contribuye con el traslado del oxígeno al  resto del cuerpo.

Según el  departamento de  Agricultura de Estados Unidos, en el día el  hombre requiere 8 miligramos y las  mujeres 18 miligramos de hierro. Una embarazada debe  consumir 30 miligramos diarios.

El  cobre  se unifica  con el hierro  y la vitamina B12 para   elaborar células rojas.

El  zinc  colabora  en el nacimiento  de los linfocitos (pertenece  a los glóbulos blancos).

El  cobalto contribuye  en la constitución de  la hemoglobina y los glóbulos  rojos.

El  yodo es  el elemento esencial  para la correcta formación  de los glóbulos rojos y la  producción de las plaquetas.

Estos  minerales, en conjunto con la vitamina B-6 y las hierbas naturales de diente de león, té verde, baya de  enebro, paprika y sandía, representan la base del producto Diurherbal por medio del cual se garantiza el  funcionamiento saludable de las células sanguíneas.

Consejos  de última hora: la  sangre lo vale

  • Ingerir  alimentos vegetales  sin almidón, caso de  la zanahoria, espinaca y  tomate. La papa hay que  reducir su ingesta, pero no evitarla  completamente.
  • Las  proteínas  ideales son las  que posee las carnes  magras, pollo, pavo y pescado. No  se recomienda las carnes rojas.
  • Ni lo que es  procesado como  las salchichas y  el tocino.
  • El  arroz,  el pan y la pasta  deben ser integrales, por  la cantidad de fibra que contienen.
  • Hacen que el azúcar en  la sangre aumente lentamente y  ofrezca una sensación de saciedad.
  • Se recomiendan el uso del aceite  de oliva o canola para condimentar la comida.
  • Eliminar el consumo de mantequilla,  debido a los altos niveles de grasa saturada.
  • No consuma bebidas  azucaradas, es preferible  ingerir aguas naturales con  toques de fruta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Conoce cuáles son las células sanguíneas

Última actualización: 30-08-2018. Equipo Nutricioni

Insertar texto aquí.